Teología sin censura

Reforma de la curia romana, reforma de la Iglesia

23.12.17 | 16:59. Archivado en Iglesia católica

El discurso que el papa Francisco tuvo, como felicitación navideña, a la Curia Romana el pasado día 21 de este mes de diciembre, está dando que hablar en los ambientes relacionados con la Iglesia. El papa les habló, a los miembros de la Curia, con la claridad y la libertad que le caracterizan. Y desde ahora afirmo que, desde su claridad y su libertad, el papa hizo, entre otras, dos afirmaciones que hacen temblar.

1. Dirigiéndose a los cardenales, obispos, monseñores y demás personajes de la Curia, el papa les habló de “la desequilibrada y degenerada lógica de las intrigas o de los pequeños grupos que en realidad representan… un cáncer que… se infiltra en los organismos eclesiásticos”.

2. Y en seguida añadió: “otro peligro, que es el de los traidores de la confianza o los que se aprovechan de la maternidad de la Iglesia, es decir de las personas que han sido seleccionadas con cuidado… pero se dejan corromper por la ambición y la vanagloria”.

O sea, a juicio del papa Francisco, la Curia que gobierna la Iglesia, es (en este momento) un enfermo grave, en el que “traidores de la confianza, que la misma Iglesia ha depositado en ellos, les ha llevado a actuar motivados por “la ambición y la vanagloria”.

¿Se puede pensar que el papa Bergoglio exagera al decir etas cosas sobre personas tan respetables? Con toda sinceridad, puedo afirmar que, pocos días antes de conocerse la renuncia de Benedicto XVI al cargo de Sumo Pontífice, uno de los más importantes personajes en el gobierno de la Iglesia, me dijo en Roma confidencialmente: “Rece mucho por la Iglesia, porque la situación, en este momento, es tan grave, que esta Iglesia que tenemos, no puede caer más bajo de lo que ya ha caído”.

¿Qué está pasando en la Iglesia? Sin miedo a exagerar o sacar las cosas de quicio, creo que se puede (y se debe) afirmar que >el “desequilibrio” y la “degeneración”, que el papa denuncia de la Curia Romana, no se reduce a la Curia del Vaticano. Ese “desequilibrio” y esa “degeneración” se extiende – de una o de otra forma, con más o menos profundidad – por la Iglesia entera. Y aquí podemos decir que quien tenga las manos limpias, que tire la primera piedra. Y quede claro que yo soy el primero que lo digo. Porque somos muchos (más de los que nos imaginamos) los que tenemos mucho que callar.

¿Por qué? ¿Qué está pasando en la Iglesia? Vamos a ser sinceros. Si tomamos el Evangelio en nuestras manos, y si es que aseguramos que en Jesús se nos ha revelado Dios y lo que Dios quiere, entonces no nos queda más remedio que decir que mientras haya obispos viviendo en palacios, clérigos luciendo vestimentas solemnes, diócesis e instituciones religiosas que manejan mucho (pero mucho) dinero, individuos jóvenes que se meten en seminarios y conventos para “hacer carrera”, por más que aseguren que ellos quieren “seguir a Cristo”, mientras las diócesis sigan teniendo privilegios (económicos, legales, sociales…), que la mayoría de los ciudadanos no tienen, ni pueden tener, mientras todo esto funcione así, por más que nos digan que todo esto es así porque así lo estableció Jesucristo, esta Iglesia no tiene arreglo.

Ni con este Papa, ni con cincuenta Papas que vengan detrás de él. Porque, en una institución que funciona como funciona la Iglesia, y dado lo que es la condición humana, en ella habrá gente, bastante gente, que, pensando que está allí para servir a Dios y para servir a Cristo, para salvar al mundo y dar gloria a Dios, en realidad estamos ahí porque ahí, sin ser un genio o ser un héroe, “te colocas bien en la vida y tienes tu vida asegurada”.

No es cuestión de ambición o egoísmo. El problema está en que, como ha dicho el papa Francisco en su reciente discurso a la Curia Romana, la Iglesia está organizada de manera que los que nos metimos en ella diciendo que lo hacíamos porque “seguíamos a Jesucristo”, en realidad muchos terminamos siendo “funcionarios”, que, en palabras del papa, terminamos siendo “traidores de la confianza”, que depositaron en nosotros.

No es cuestión de la maldad de los que nos metemos a curas, frailes o religiosos. Ni es un problema de debilidad o cobardía de quienes gobiernan. El problema está en que Jesús pensó en un movimiento profético, que, con el paso de los tiempos, ha terminado siendo una organización mundial cimentada sobre el poder que la religión tiene sobre la intimidad de las personas, la capacidad que da la seguridad económica y, en consecuencia de lo dicho, la influencia socio-política que le dan los poderes de este mundo, con tal que la Iglesia sepa estar siempre en “su sitio”. Un sitio que, con frecuencia, está en los antípodas del que ocupó Jesús, en quien radica su origen y su razón de ser.

Jesús vino a estar con los últimos y a identificarse con ellos. La Iglesia funciona de tal manera, que no tiene más remedio que estar con los primeros o lo más cerca posible de ellos. Así, vivimos y viviremos siempre en la contradicción. De ahí que un Papa como Francisco es, y será, amado por unos y odiados por otros. Tal como somos los seres humanos, esto no tiene otra salida.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Byron Uribe 14.01.18 | 13:41

    El papa es un profeta que anuncia el Evangelio de Jesucristo y denuncia formas de vivir no compatibles con su mensaje de amor. La primera cuestionada con su propia predicación es la iglesia llamada constantemente a conversión, en términos de aggiornamento, Juan XXIII, o en términos de justicia social, Pablo VI, o como en este caso, llamado a la coherencia de vida con la Buena Nueva del Amor, y el servicio en pobreza y humildad. Gracias.

  • Comentario por Giordano Bruno 13.01.18 | 20:13

    Y quiero añadir, que aún hay un gran PROBLEMA, sobre Jesús de Nazaret, que los teólogos aún no se han atrevido a abordar. El miedo a ser tachados de arrianos lo impide. Algún día podrán decirlo sin que nada suceda, sino la verdad de su nacimiento. Pero comprendo que la larga mano de la iglesia, la del poder constantiniano, puede hacerles mucho daño y privarles del sustento de cada día. A mi modo de ver, el hecho de privarnos a la HUMANIDAD del mejor hombre que ha dado esta tierra, es un robo que sólo se sostiene sobre EL DINERO Y EL PODER, que al fin y al cabo es la vergüenza suprema que la mantiene. Libre de esas ataduras ¿cómo va a ser algo malo seguir su ejemplo?. Es ponerlo al alcance de los últimos, puesto que fue precisamente él, uno de los últimos, y con ellos vivió y compartió la vida sin menor desdoro de ser sólo y nada más que hombre?.Para el Dios Padre-Madre es suficiente. ¿O no?.Gracias.

  • Comentario por Giordano Bruno 13.01.18 | 19:53

    Mi más cordial enhorabuena José María Castillo. Esa es la verdad de la iglesia católica en su expresión colectiva de lo que vemos en el mundo, sin hacer mucho esfuerzo. Hace 50 años descubrí que eso que ahora, tan claramente menciona se me hizo presente. Cierto es, que había llegado a la conclusión personal que una cosa era la iglesia y sus instituciones, ceremonias, ritos y sacramentos y otra mi fe en Dios, que a pesar de todo permaneció en su sitio, diferenciando una y Otro. Algo más tiempo me costó deslindar el Jesús de la fe católica, o el cristo o Jesuscristo y el Jesús de la Historia, tan masacrado en los evangelios. Hoy por hoy creo que con mi fe adulta, no necesito para nada a esa iglesia. Reconozco sin embargo, que tengo muy buenos amigos dentro de esa iglesia, pero ni yo intento que se salgan, ni ellos me quieren hacer volver al redil. Tambien reconozco, mis deudas con Juan Luis Herrero del Pozo, Torres Queiruga, Hans Kung, JJ Tamayo, José Maria Pagola, la suya J. María, ..

  • Comentario por Cetimerien 01.01.18 | 14:56

    El comentario 31.12.17/19:29 NO PERTENECE a Cetimerien...a ese día y hora la preocupación está en disfrutar de la familia, no en mantener pulsos en un blog ( de exquisita solvencia como es éste) con un extraño.
    Por lo demás..."si nadie que te hiera llega a hacerte la herida...serás hombre, hijo mío" (Rudyard Kipling). Paso.

  • Comentario por Cetimerien 31.12.17 | 19:29

    Ah, y que sepa el susodicho que en "pero si procuro ser", ese "sí" va con tilde. No podía dejar pasarlo.

  • Comentario por Cetimerien 30.12.17 | 20:14

    Sepa señor susodicho usurpador que no voy a caer más en sus provocaciones. El lector sabrá distinguir muy bien que la finura que asiste a Cetimerien en sus comentarios está muy lejos del lenguaje soez de este intrusismo. Así pues...ahí quedamos...mi auténtica rúbrica va por otros derroteros mucho más elegantes...no tengo que identificarme más, porque un lector atento me reconocerá enseguida. Que le vaya bien por la vida con este insano proceder.

  • Comentario por Cetimerien 30.12.17 | 00:35

    Otrosí: y no quiero que alguno piense que me la cojo con papel de fumar, pero si procuro ser escrupulosamente educado y limpio. Si me la tengo que coger, siempre con pinzas.

  • Comentario por Cetimerien 29.12.17 | 16:29

    Y...señor "susodicho": está mal ese "por que" de la última frase, es incorrecto, va junto, se debe escribir así..."porque". Se ve que le hace falta un poco de ética para no apropiarse de un nombre ajeno, un poco de depuración en el lenguaje y la emoción, y un poco de estudio de ortografía.

  • Comentario por Cetimerien 29.12.17 | 16:11

    Alerta: el comentario de 28.12.17/23:29 no lo ha escrito Cetimerien: alguien ha usurpado su nombre...vaya formalidad ésta de ampararse en otro comentarista para dar voz a lo propio. Encima termina con otra palabra improcedente. ¿A qué juega este susodicho?

  • Comentario por Cetimerien 28.12.17 | 23:29

    Abundando en mi comentario anterior: la seriedad y transcendencia de esta página en todos los ámbitos teológicos de las más prestigiosas universidades del mundo exigen que se vigile el tipo de sustantivos y adjetivos calificativos que se desparraman por aquí. Por que ya estoy hasta los huevos de gente diciendo palabrotas, joder.

  • Comentario por Cetimerien 27.12.17 | 14:20

    Algún comentario de los que leo, debería "reformar" el vocabulario empleado, y cambiarlo por otro más acorde a la seriedad de la página. Se pueden decir las cosas de muchas maneras...claro que lo más fácil es irse a lo "menos elegante"...lo dejaremos ahí. La "limpieza" y pulcritud en la expresión (hablada o escrita) debe dignificar todos los ámbitos de la vida del cristiano.

  • Comentario por Franz Wieser 25.12.17 | 21:53

    El Papa no está reformando una mierda. Tiene a unos cuantos caraduras que se reúnen a tomar té y pastas de vez en cuendo, haciendo como que hacen algo, creando nuevas comisiones y discasterios, haciendo limpieza de los más fieles a la doctrina (purgas), y poco más.

  • Comentario por Antonio Manuel 23.12.17 | 21:05

    El autor de este texto ayuda muy poco al Papa Francisco. Del texto se deriva que el Papa se refiere a dos "peligros" o riesgos: en primer lugar, "desequilibrada y degenerada lógica de las intrigas o de los pequeños grupos..." que, en mi opinión quiere decir, que con una contumaz y maliciosa crítica, minan el honor de las personas llamadas a ser "pastores" de la iglesia comunidad de Cristo; en segundo lugar, "personas seleccionadas con cuidado y que se corrompen por egoísmo".
    Digo que no ayuda al Papa porque su crítica a "voz alzada" la traslada a toda la Iglesia... "con más o menos profundidad"..., y es en esta expresión donde está la injusticia: si no se conoce la "profundidad", no se puede generalizar, aunque sea usted el primero que se incluye. Usted podrá ser, pero otros muchos no lo son... y Abraham obtuvo el perdón de Dios si solo hubiera 10 arrepentidos en Sodoma y Gomorra.

Domingo, 22 de abril

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30