Teología sin censura

Urge evangelizar España

19.12.17 | 19:27. Archivado en Política

Estamos en vísperas de elecciones en Cataluña. Y en vísperas de Navidad en toda España y en todo el mundo cristiano. Pues bien, las cosas se han puesto de tal manera, que sobran razones para afirmar que, en este momento y concretamente en España, lo más urgente es evangelizar a este país entero.

Me explico. Evangelizar no es simplemente predicar la fe, como dice el Diccionario de la Rae. Ni se reduce a un asunto de curas, que es lo que normalmente piensa la mayoría de la gente. Evangelizar es propagar la forma de vivir que nos enseña el Evangelio. Y digo que es urgente evangelizar España porque eso es lo más apremiante que necesitamos los habitantes de este país, sean cuales sea las ideas políticas, históricas, económicas, religiosas o sociales, que tenga cada cual.

Cuando Jesús de Nazaret predicó y propagó su Evangelio, no predicó ni enseñó una nueva religión. ¿Cómo iba a predicar una religión un individuo que fue perseguido, odiado, sometido a juicio y condenado a la peor de las muertes, precisamente por los dirigentes oficiales de la religión? ¿Qué religión enseñaba Jesús de Nazaret que no pudieron soportarlo, ni a él ni a sus enseñanzas, precisamente los dirigentes oficiales (sacerdotes y doctores de la Ley) que eran los máximos responsables de la religión a la que, según se dice, perteneció Jesús y predicó Jesús?

La noche en que Jesús se despidió de sus discípulos y compañeros más cercanos, quiso hacerlo cenando con ellos en la intimidad, cuando vio que su muerte violenta era cuestión de horas. Pues bien, en aquella cena de despedida, Jesús les impuso a sus discípulos (y a la Iglesia entera) un mandato capital: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; igual que yo os he amado, también vosotros amaos unos a otros. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: en que os tenéis amor entre vosotros” (Jn 13, 34-35).

Es importante caer en la cuenta de que el evangelio de Juan relata este mandato justamente en el mismo sitio y en el mismo momento en que los otros evangelios informan de la institución de la eucaristía. O sea, entre el anuncio de la traición de Judas (Jn 13, 21-32; Mc 14, 17-21 par) y la predicción de la negación de Pedro (Jn 13, 36-38; Mc 14, 27-31 par). Es decir, para el último de los evangelios, el que se escribió con más años de reflexión y experiencia (a finales del s. primero), el mandato de la eucaristía (“haced esto en recuerdo mío”, para que me tengáis presente y os acordéis de mí), ese recuerdo y esa presencia se nota y se palpa en el cariño mutuo que se tienen los que creen en Jesús, aquellos para los que el Evangelio está presente en sus vidas.

Esto supuesto, ¿por qué les dijo Jesús que este mandamiento era “nuevo”? ¿En qué estaba la novedad de este distintivo de los cristianos? Jesús siempre había enseñado que el primero y principal mandamiento es el amor a Dios y al prójimo, inseparablemente unidos ambos amores (Mc 12, 28-34; Mt 22, 34-40; Lc 10, 27). Aquí el evangelio de Juan rompe con la tradición religiosa de Israel. Y pone el distintivo, que califica a los cristianos, en el solo amor a los seres humanos. De forma que es en esto en lo que se distinguirá y se conocerá quién es cristiano y quién no lo es.

Evangelizar es asumir, no el “laicismo” (negación y rechazo de Dios), sino la “laicidad” más radical. Traducir en realidad que a Dios lo encontramos en todo lo verdaderamente humano. Y solamente en lo auténticamente humano.

Esto supuesto, insisto en mi afirmación inicial: urge evangelizar España. Y digo que esto es tan urgente porque, a mis muchos años, puedo asegurar que nunca vi a España tan rota, tan dividida, tan enfrentada, como ahora la ve todo el que tenga los ojos abiertos a la realidad en que vivimos. La convivencia se ha hecho penosa y difícil, con frecuencia insoportable. Es verdad que ahora no quemamos conventos, templos y centros culturales como se hizo en Granada, en los años 30 al 36. Pero también es cierto que ahora la sociedad española está más fragmentada y, en cuestiones muy fundamentales, más enfrentada que en los años que precedieron a la Guerra Civil.

España se ha convertido en un país de fanáticos. Uno de los más prestigiosos escritores de Israel, Amos Oz, ha dicho con razón que “la esencia del fanatismo reside en el hecho de obligar a los demás a cambiar”. Gane quien gane las elecciones del próximo día 21, ¿será posible convivir en Cataluña a partir del día 22? ¿Cómo se ha permitido que las cosas se pongan de manera que ya nos resulta extremadamente difícil, por no decir imposible, convivir juntos todos los ciudadanos de este país? Y conste que la culpa, de haber llegado a esta situación, la tenemos todos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por GIORDANO BRUNO 21.01.18 | 14:43

    Por eso las iglesias crecen como hongos y no menos los ritos y ceremonias, que la iglesia va creando a o largo del Imperio Romano. La asistencia a esos cultos y ceremonias dan fe de la existencia de una nueva religión, dado que a imagen y semejanza de los cultos paganos van surgiendo los sacerdotes y obispos, con sus vestiduras que aún vemos, al cabo de los siglos mostrándonos su pomposidad, poder y riquezas. Desde esos templos se controla todo, hasta lo más inmoral: las conciencias.Las palabras de Jesús se han tergiversado, amañado, para servir al fin realmente conseguido: el dominio de cuerpos y mentes.Subieron desde las cloacas de Roma a los palacios del Emperador. ¡¡¡Pero Jesus no subió. Seguía estando con los últimos, con los que la sociedad despreciaba. Su mensaje era claro, nítido: "No se puede servir a dos señores. No se puede servir a Dios y al dinero-poder. La iglesia escogió y allí sigue estando: Un Estado, con un poder, y dineros a raudales.Pero Jesús sigue ahí, esperando

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 21.01.18 | 14:23

    Me parece bien la idea, siempre y cuando sea el seguimiento de Jesús de Nazaret. Otra cosa, para mi es la iglesia de Cristo.. palabra griega no traducida que ha dado origen a cristianismo, erróneamente.Pero el culpable fue Saulo el converxo, cuando la traducción daba UNGIDO y su sentido no era cierta, puesto que Jesús, no había sido ungido, cosa reservada a reyes o sumos sacerdotes.Pero la fantasía de Saulo el converso tiene su visión de un Cristo en el tercer cielo como sumo sacerdote, que se impone en Antioquía, donde empiezan a ser llamados cristianos a los seguidores del Cristo que Saulo predica. No podía ser de otra manera cuando el tal Saulo el converso impone la adoración al dicho Cristo....El seguimiento que Jesús de Nazaret predica, no tiene por tanto nada que ver con el Cristo rey o sumo sacerdote visionado y digno de adoración. ¿Acaso dijo alguna vez, -mírense los evangelios-Jesús, ser adorado?. NUNCA. Es el seguimiento lo que pide. Ser adorado es fácil.Seguirle es lo duro

  • Comentario por Antonio Manuel 20.12.17 | 10:46

    (.../...)
    David van Reybrouck, en su libro Contra las Elecciones Como salvar la democracia, recoge una denuncia de Jean-Jacques Rousseau en el "Contrato social" (1762): El pueblo inglés piensa que es libre y se engaña: Lo es solamente durante la elección de los miembros del Parlamento: Tan pronto como estos son elegidos, vuelve a ser esclavo, no es nada.

  • Comentario por Antonio Manuel 20.12.17 | 10:42

    ¿Quién puede hacer la Evangelización sino la Iglesia de Cristo, la comunidad que está bajo la protección del mismo Dios?.
    El texto deriva a la denuncia de una situación social y política, una "agitación" en nuestra democracia. Democracias del siglo XXI que en mi opinión solo tienen el nombre de lo que realmente debe ser una democracia. Lo que en verdad tenemos son "Partitocracias", las oligarquías de los Partidos Políticos. Estos son entes de generación de beneficios personales y de pequeños colectivos. Todos los miembros relevantes están bien pagados y llenos de privilegios. Para mantener esos "status" hay que hacer "lo que sea" para convencer, aunque exista engaño. Se forman en la base del enfrentamiento más cruel y despiadado con las formaciones políticas contrarias; vencer, como sea, es el lema: La victoria traerá "pingües" beneficios para unos pocos.
    (.../...)

  • Comentario por true 20.12.17 | 09:33

    La obsesión de los independentistas catalanes es cómo pactar una ruptura de España, y no se dan cuenta de que lo que nos están pidiendo es nuestra autodestrucción como nación milenaria, porque no es un "que se vayan" que no soluciona nada, pues sería más bien una exportación suicida del problema a otras autonomías, cosa q a los independentistas catalanes les da igual, o más bien, de la que el imperialismo independentista catalán espera beneficiarse. Para nosotros no es un asunto de intereses, sino de supervivencia como España, problema q Cataluña como tal no tiene por seguir formando parte del estado español. No es un momento de crear rupturas sino de ver cómo se pueden entender las personas. La unión es siempre mejor q la desunión. Aunque hayan estado vendiendo la mentira de "España nos roba" lo cierto es q formamos una unidad con beneficios mutuos y esa unidad se traducía en detalles simpáticos como las apuestas Madrid/Barça en los bares andaluces q desaparecerá.

  • Comentario por true 20.12.17 | 09:16

    Cuánta razón tiene... A ver qué se puede hacer para mejorar la convivencia, porque aunque parezca que no tiene solución, tiene que tenerla sí o sí. Más difícil parecía la solución en 1977 y España por primera vez en su historia demostró que el entendimiento es posible cuando todos quieren poner solución. Lo extraño es que los catalanes que entonces fueron un pilar firme en el camino del entendimiento hayan evolucionado de una forma tan disruptiva que impide la convivencia dentro de Cataluña y fuera de ella.
    Si no se reconocen las causas no se podrán ver soluciones.
    Los independentistas catalanes tendrían que reconocer que su cultura y su lengua y su identidad no han sido oprimidas sino que han gozado de toda libertad, como es justo, a lo largo de estos años de democracia y q han estado utilizando lo "español" como chivo expiatorio injustamente.
    Toda España debe reconocer q no hemos sabido crear lazos de contacto sólidos mostrando la unidad de lo diverso.

Miércoles, 25 de abril

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Abril 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30