Teología sin censura

El obispo de Almería y los derechos de la Iglesia

11.10.17 | 09:13. Archivado en Problemas actuales, Obispos, Iglesia española

El obispo de Almería, Adolfo González Montes, ha dicho públicamente que no piensa cumplir la sentencia del Juzgado de lo Social nº 1 de Almería, amparada por el Constitucional, que conmina al obispo a readmitir a la profesora de religión Resurrección Galera, despedida en el curso 2001-2002, por haber contraído matrimonio civil con un divorciado.

Para tomar esta decisión, el obispo afirma que lo que él hace, al no permitir que Resurrección Galera vuelva a enseñar religión, es sencillamente defender los “derechos fundamentales” y, más en concreto, el derecho a la “libertad religiosa”, por el que nadie le puede obligar a conceder el permiso de enseñar a una persona con cuya forma de vida el obispo no está de acuerdo.

Así las cosas, debo decir, ante todo, que defiendo el derecho de Resurrección Galera a seguir enseñando como profesora de religión. Derecho protegido por el Juzgado de lo Social nº 1 de Almería y amparado por el Constitucional.

Y defiendo el derecho de la profesora, no sólo porque están en juego los derechos de una persona, sino además porque, en este caso, ha quedado patente un hecho más profundo y más grave. Me refiero a algo tan elemental, como es el hecho de que Resurrección Galera (como todos los demás católicos), antes de ser inscrita en el libro de bautismos, tuvo que ser reconocida y aceptada en el Registro Civil. Es decir (por si no ha quedado claro) todo católico, antes que católico es ciudadano español. Por tanto, todo católico, antes que estar sometido al obispo, está sometido a la Constitución. Como todo obispo, antes que ser buen obispo, tiene que ser buen ciudadano.

Lo que me lleva derechamente a la sabia afirmación del profesor emérito de Derecho, Stefano Rodotà, de la Universidad de Roma “La Sapìenza”, en su excelente obra “El Derecho a tener derechos” (Madrid, Trotta, 2014, pg. 69):

“El hecho de que los derechos fundamentales contribuyan a definir una esfera de “lo que no es decible” pertenece a la distribución de poderes en el sistema, incluso para delimitar las esferas de la libertad de cada uno allí donde no pueden penetrar los poderes externos”.

En última instancia, lo que quiero decir es que, a pequeña escala y (absolutamente seguro que lo ha hecho sin darse cuenta), el obispo González Montes está defendiendo el mismo principio en que se basa el separatismo radical que sustenta el conflicto de Cataluña. Se defienden unos presuntos derechos fundamentales, que justifican poderes al margen del sistema. Y no debidamente integrados en el sistema constitucional.

Y por favor, que nadie invoque (en este caso y en tantos otros similares) los acuerdos Iglesia-Estado de enero de 1979. A propósito de estos acuerdos, pregunto:

1º) ¿Por qué aquellos acuerdos se firmaron el 3 de enero de 1979 para explicar y aplicar la Constitución actual, que es de diciembre de 1978?

2º) ¿Por qué aquellos acuerdos se gestionaron en secreto entre el ministro de Asuntos Exteriores, Marcelino Oreja, y el Secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Villot?

3º) ¿Qué ocultó – y sigue ocultando – la Iglesia Española en este asunto tan delicado y tan fundamental?

El día que la Iglesia deje patentes estas cuestiones (y las cuestiones tan serias que todo esto entraña), el obispo de Almería – y los demás obispos – podrán tomar la decisión que se ha tomado en el caso de la profesora Resurrección Galera. Y tantas otras cuestiones que la gente se plantea y para las que nuestros obispos, hasta ahora, no han dado la debida respuesta.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por GIORDANO BRUNO 17.10.17 | 20:19

    Aqui se habla de la gracia de Dios con un desenfado digno del propio Aristóteles. ¿Quien sabe donde hay o no hay tal gracia?. No me imagino que la iglesia, esa creación de Saulo el converso, tenga un medidor especial para saber donde hay gracia y donde no hay gracia. Lo que sí se, es que la mayor desgracia de este país llamado España, es haber caído en las llamadas, manos muertas, en otros tiempos,con unas garras verdaderamente descomunales. Y las tragaderas de riquezas y poder más desaforado que imaginarse pueda uno. ¿Cómo es posible que esta fundación de Saulo el converso llamada iglesia, haya dado consentido, al mayor genocida de nuestra historia "Caudillo de España, POR LA GRACIA DE DIOS"?. ¿De qué Dios hablan?. Será el del Antiguo Testamento, pero del Dios de Jesús de Nazaret desde luego que no. Y ustedes lo sacaron bajo palio en virtud de avaricia insaciable.No hay otra explicación.Desde el siglo IV insaciables, avaros de riquezas.¡¡¡Que vergüenza!!!.

  • Comentario por Roberto 13.10.17 | 00:00

    Una cosa es la religion como asignatura en lo que lo unico que se pide ,como en cualquier otra materia.es preparacion y capacidad pedagógica(se puede ser no creyente incluso)para explicar la religion desde el punto de vista historico,social etc.

    Otra cosa es la CATEQUESIS,como iniciacion a unos valores especificos cristianos.....pero sin entrar en el fuero interno de esa profesora.

  • Comentario por Manolo 12.10.17 | 16:52

    Tu testimonio no vale, Castillo, porque estuviste en un caso parecido; eres juez y parte. Si la adúltera no tiene honestidad, el obispo debe estar en su sitio y enseñaros a los que no sabéis...obra de misericordia...

  • Comentario por Antonio Manuel 11.10.17 | 14:10

    ¿Todos los profesores de religión están libres de pecado?. ¿y los alumnos que reciben las clases de religión; no habrá algunos que sean hijos de matrimonios divorciados. Se les expulsa de las aulas?
    Puede que una profesora de religión católica, siendo divorciada, impacte contra el principio católico de la indisolubilidad del matrimonio. Yo me pregunto que pasaría si en lugar de divorcio fuese anulación del matrimonio, ¿no es todo una decisión humana?.
    En mi opinión, solo una actitud de "proselitismo" hacia el divorcio por parte de la profesora, justificaría su despido.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 11.10.17 | 12:05

    Un matrimonio en cuanto contrato público entre los contrayentes , lo mismo da que sea ante la sociedad civil que ante la Iglesia, no puede ser in aeternum por más que lo sea la voluntad de amarse entre ellos. En primer lugar, se quiebra con la muerte de uno de los contrayentes y, en segundo lugar, aunque cuente con la bendición de la Iglesia y con la gracia incondicional de Dios, las voluntades de los contrayentes pueden cambiar por muchas circunstancias adversas. Si desaparece el amor, allí no queda nada, ningún vínculo. El matrimonio cristiano no se hace una vez por todas; es un sacramento que necesita renovarse día a día en el amor y en la entrega. Esa es su grandeza y su debilidad: su grandeza sostenida por la gracia de Dios y su debilidad por la necesidad de la renovación diaria. Hay una gran diferencia en entender el matrimonio cristiano como gracia de entrega que se realiza día a día con la ayuda divina y una especie de condena a cadena perpetua.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 11.10.17 | 11:49

    Aparte de que un profesor pueda impartir una materia que se preste a tener un sesgo ideológico sin compartirlo o sin creer en él, lo que yo me pregunto en este caso es si la maestra en cuestión es menos "católica" por el hecho de haber contraído matrimonio civil con un divorciado. Si así lo fuera e incluso hubiera dejado de ser católica, ¿por qué no confiar en su honestidad profesional de que imparta como es debido la asignatura de religión? Pero si no lo es, es decir, si sigue siendo igual o más católica, entonces la única pregunta que cabe hacerse es si no está fallando la Iglesia católica (al menos la de Almería en boca de su obispo) al no entender que una mujer católica contraiga matrimonio civil, el único que le es posible dada la posición empecinada de la Iglesia católica (no solo la de Almería, sino también la universal) y al no asumir un fenómeno tan general en la sociedad actual como el divorcio. ¡Cuánto dolor causa la Iglesia católica!

Viernes, 15 de diciembre

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031