Teología sin censura

El odio

08.09.17 | 16:46. Archivado en Compañía

Basta asomarse a las redes sociales, para quedarse impresionado por el odio que se palpa en los más diversos ambientes de la sociedad española. No sé si en otros países ocurre lo mismo. En todo caso, es un hecho que, sobre todo cuando hablamos desde el anonimato y la impunidad de un seudónimo, cosa que pueden hacer tranquilamente quienes ponen comentarios o dan opiniones en los muchos caminos y vericuetos que tenemos en Internet, se sienten enteramente libres para decir lo que sienten y expresarlo como lo sienten. Y esto, ni más ni menos, es lo que propicia y fomenta que cada cual pueda soltar lo que llevamos dentro. Lo que, en otras condiciones y de cara a cara, nunca nos atreveríamos a decir.

Pues bien, así las cosas, no hablo ya de “impresión”. Hablo de “miedo”. Porque el odio envenena de muerte todo lo que toca. Y en España, ahora mismo y de una esquina a la otra, hay mucho veneno de odio. Y no olvidemos que el odio lleva directamente a la muerte. Desde Caín, según el mito que recoge el Génesis (4, 2-8), hasta la “horrorosa ingenuidad” (Nietzsche) que puso el Dante en la puerta del su infierno: “también a mí me creó el amor eterno”, cuando en realidad tendría que haber puesto: “también a mí me creó el odio eterno”. Y es que el odio es tan horrorosamente perverso, que (recordando de nuevo “La genealogía de la moral”, de Nietzsche), “ver-sufrir produce bienestar; hacer-sufrir, más bienestar todavía”. La Historia se ha encargado de demostrar la verdad patética que esto entraña. La crueldad de las guerras (y quienes las costean) que venimos soportando, en los siglos XX y XXI, nos muestran y demuestran que efectivamente “ver sufrir y hacer sufrir son fuentes inagotables de bienestar, para las los causantes de tanto desastre. Es el odio campante, que nos desagrada tanto, cuando cada día lo vemos televisado en directo en los telediarios, pero a sabiendas de que se trata del odio ante el que nos quejamos de lo incómodo que es verlo, pero contra el que no movemos un dedo. ¿Qué puedo hacer yo contra esto?

Podemos – y tenemos – mucho que hacer. Ante todo, no esperemos que los políticos y los potentados nos saquen las castañas del fuego. Tenemos que ser nosotros, entre todos, quienes le demos otro giro y otra orientación a nuestras vidas y a nuestra sociedad. Por supuesto, al hablar de este asunto, no puedo dejar de recordar (una vez más) los textos fuertes, centrales y determinantes del Evangelio (Mt 5, 43-48 par; 6, 24) y de la primera carta de Juan (2, 9. 11; 3, 10. 12. 15). Sólo la bondad, el respeto, la tolerancia y el amor pueden sacarnos del fangal del odio en que, una vez más, nos hemos metido. Y si es cierto que todos nos hemos pringado en este fango del odio y los resentimientos que no arrancamos de nuestra intimidad, igualmente es verdad que sólo con rituales y ceremonias – como sería pretender arreglar esto con banderas y actos patrioteros – nuestro país y nuestro mundo no se arregla y se hace más justo, si nosotros los ciudadanos, cada cual desde su propia vida, su casa y su familia, no toma en serio la bondad, el respeto y la tolerancia de todos con todos.

Un día le dijeron a Jesús que Pilatos había mandado degollar a unos galileos precisamente cuando estaban ofreciendo un sacrificio religioso en el Templo (Lc 13, 1). La respuesta de Jesús fue sorprendente. En lugar de denunciar la maldad y la injusticia del procurador romano, Jesús le dijo a la gente que tenía delante: “¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás…? Os digo que no; y si no os convertís, todos vais a perecer” (Lc 13, 1-3).

La respuesta de Jesús nos viene como anillo al dedo, en España y en este momento, a todos. Si no nos reinventamos hacia el respeto, la tolerancia y la bondad, no es fácil imaginar la salida de este enfrentamiento y del odio que a casi todos nos envenena.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por FLOREN DE ESTEPA 13.09.17 | 19:47

    ¡¡ánimo querido José María!! como aquello de "Verano azul", de nuestro pensamiento y concepción de Dios: "NO NOS MOVERAN". Un abrazo desde Estepa. dedicado para usted: https://cartujoconlicencia.blogspot.com.es/2017/09/la-cobardia-produce-desverguenza.html

  • Comentario por Antonio Manuel 12.09.17 | 11:36

    Ejemplo de la influencia:
    "Comentario por Joan L. 07.08.16 | 17:46
    ¿será verdad que, en las altas esferas de la Iglesia, hay gestores importantes del gobierno eclesiástico a quienes les importa más su dignidad y sus poderes que el sufrimiento, el miedo y el futuro de los más desamparados de este mundo? Respuesta: Sí."

  • Comentario por Antonio Manuel 12.09.17 | 11:30

    Respuesta del Sr. Castillo a Inmaculada:
    "Agradezco a Inmaculada su comentario. No conozco el libro que indica y recomienda. Lo buscaré y lo leeré con mucho gusto. No quiero, en modo alguno, ser injusto con nadie. En todo caso, los condicionantes de la vida de una persona no justifican que esa persona, desde un cargo de muy alta autoridad, diga cosas que indignan a unos o desconciertan a otros. En todo caso, respeto al cardenal, su cargo y su dignidad. Pero no estoy de acuerdo con su propuesta de retroceder, en asuntos de Liturgia, a los siglos anteriores al Concilio Vaticano II."
    Esto es lo concreto, pero la duda expresada generaliza el descrédito.

  • Comentario por Antonio Manuel 12.09.17 | 11:26

    "¿será verdad que, en las altas esferas de la Iglesia, hay gestores importantes del gobierno eclesiástico a quienes les importa más su dignidad y sus poderes que el sufrimiento, el miedo y el futuro de los más desamparados de este mundo?". Esta pregunta, un ejemplo de que ciertas dudas "ofenden", en este caso mancha la reputación de la Iglesia; la hizo el Sr. Castillo el 8/8/2016. Hubo una respuesta de Inmaculada, que yo recogí "Inmaculada aporta una referencia tangible sobre el pensamiento de una persona mencionada en el texto; a ella le parece que lo dicho aquí es contrario y no se corresponde con lo que ha leído en el libro que menciona".
    Se denuncia a personas y se generaliza una duda. La reputación de la Iglesia por los "suelos". Estas actitudes conducen al resentimiento y alimentan el odio hacia los católicos.
    Ahora se nos pide respeto, tolerancia y bondad. Es raro, ¿no?.

  • Comentario por Fittipaldi 11.09.17 | 11:46

    Estimado D. José María, desgraciadamente el odio, y soy testigo de ello, se da también en otros países. Lo que me sorprende sobremanera que estos comentarios vulgares y "envenenados" abundan en las redes católicas. Aquí abajo tenemos ejemplo de uno de ellos (catalán 09.09.17). Da lástima leerlos.
    Atentamente y con deseos de buen día y mucha inspiración en su actividad pastoral y trabajo intelectual.

  • Comentario por catalán 09.09.17 | 23:10

    el autor es un bocachanclas

Lunes, 18 de diciembre

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031