Teología sin censura

El infierno

12.08.17 | 12:30. Archivado en Sin censura, Teología

Recientemente he publicado, en esta misma página, una memoria muy resumida de la excelente Semana Bíblica sobre el tema de "La Muerte", que han explicado los profesores Alberto Maggi y Ricardo Pérez Márquez, del "Centro Studi Biblici G. Vannucci", de Montefano (Italia). En este Encuentro, yo intervine para exponer (de forma resumida) dos temas necesariamente relacionados (para los creyentes) con la muerte: el pecado y el infierno.

Confieso que me ha impresionado la reacción de muchos lectores de Religión Digital. No por la violencia y la agresividad de algunos de tales lectores, en sus comentarios, sino por la ignorancia que dejan patente en lo que dicen. Cuando una persona no tiene más respuesta que el insulto, para expresar su desacuerdo, es que carece de argumentos para rebatir lo que piensa que debe rechazar.

Pero vamos al asunto que interesa. Ante todo, el "infierno". En la enseñanza del Magisterio de la Iglesia, no está definida, como dogma de fe, la existencia del infierno.

Lo que el Magisterio papal ha enseñado es que "quienes se van de este mundo en pecado mortal" se condenan (Denz.-Hün., 1002, 1306). Pero lo que no está definido en ninguna parte es que alguien haya muerto en pecado mortal. Ni de Judas se puede afirmar tal cosa. Porque trasciende este mundo. Y jamás ha estado, ni podrá estar a nuestro alcance. Por tanto, aunque en algunos documentos eclesiásticos aparezca la palabra "infierno", semejante término no pasa de ser una mera hipótesis, que nadie ha dicho que exista realmente.

Además -y esto es lo más elocuente- si el infierno existiera, solamente Dios lo podría haber hecho; y solamente Dios lo podría mantener. Pero realmente ¿es eso posible? El infierno, por definición, es un castigo. Y un castigo eterno. Ahora bien, un castigo -sea el que sea- se puede programar y realizar como medio o como fin. Como "medio", lo hacemos constantemente: se castiga para educar, para corregir, para evitar que un delincuente siga delinquiendo, etc. Pero, si el castigo es "eterno", en ese caso (único), no puede ser medio para nada. O sea, no tiene (ni puede tener) otra finalidad que hacer sufrir.

Pero en este supuesto, ¿se puede compaginar la bondad absoluta de Dios con la maldad absoluta que lleva en sí mismo el hecho de hacer sufrir sin otra posible finalidad que hacer sufrir?

Todo esto supuesto, no hay que calentarse mucho la cabeza para llegar a una conclusión: o creemos en Dios o creemos en el infierno. Armonizar ambas creencias, ocultando lo que interesa para "que cuelen", y sobre todo para meter miedo a los indefensos oyentes de tantos apasionados sermones de iglesia, eso es usar (y abusar) de Dios, para conseguir lo que a nosotros nos conviene.

Es verdad que, al negar la existencia del infierno, dejamos al descubierto el problema de la justicia divina. La justicia de la que echamos mano para explicarnos la solución última que tendrá la incontable cantidad de maldades que vemos y sufrimos en este mundo. Pero lo que, en este caso, tenemos que preguntarnos es, si no ocurre, más bien, que le cargamos a Dios que sea él quien haga la justicia que nosotros no tenemos ni la libertad ni el coraje de hacer.

Además, no es lo mismo el "delito" que el "pecado". Quienes, según sus creencias, se vean a sí mismos como pecadores, se las tendrán que ver con Dios. Pero, si somos honestos y coherentes, tendremos que aceptar que este mundo está tan destrozado y es causa de tanto sufrimiento porque somos nosotros los que permitimos y aceptamos que las leyes, la justicia y el derecho, no existan, en unos casos; no se apliquen, en otros, de manera que los incipientes e incompletos Derechos Humanos, que hemos llegado a redactar, en los asuntos de más graves consecuencias, se queden en meros enunciados que jamás se aplican en defensa de quienes tienen que soportar lo más duro de la vida.

¿Y le vamos a exigir a Dios que nos saque las castañas de fuego? ¿Para eso nos va a servir la religión? ¿Para exigirle a Dios que resuelva lo que nosotros tendríamos que resolver? Si este mundo está tan roto como está, no es porque Dios lo ha hecho así. Lo hemos hecho nosotros. Y a nosotros nos corresponde humanizarlo y hacerlo más habitable.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por mercedes 23.09.17 | 16:21

    En Dios vivimos, nos movemos y existimos, decía el Apóstol Pablo
    No existe "lugar " en que Dios no esté .
    EL es TODO en todo
    Así que NO hay "lugar" para el infierno...

  • Comentario por Oliva 04.09.17 | 21:03

    El comentario: "Oliva 01.09.17 | 03:02", no es mío.

    Antonio Manuel, de lo que se viene escribiendo aquí es del distanciamiento de un enfoque "positivista" de la exégesis; incluso de un enfoque estrictamente "hermenéutico", si lo concebimos como la búsqueda del sentido en el interior del texto. Es decir, lo que se ha barajado en este debate es la posibilidad de que que acercarnos al sentido del texto bíblico sin tener en cuenta su espacio de enunciación sociocultural e histórico pueda conducirnos a interpretaciones empobrecidas o desajustadas. El sentido no está en el texto, sino en la relación texto-contexto. Tú, sin embargo, no solo sostienes la separación e independencia de uno y otro, sino que, además, subrayas la superioridad del texto sobre los componentes social y cultural.

    Cristian, en cuanto me sea posible, te respondo a tu comentario en la entrada nueva de Castillo. Sigue escribiendo, me gusta leerte.

    Abrazos.

  • Comentario por Antonio Manuel 02.09.17 | 15:21

    Lo fundamental es el mensaje de Dios por Jesús (su Evangelio). El Espíritu Santo nos ilumina en nuestra búsqueda. La Iglesia es la puerta "...porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos." (Mateo, 18, 15-20).
    Lo demás es importante: sociedad, cultura, opinión, saber, etc.; pero nunca llegará a ser la base, ni la justificación para la Fe del cristiano.

  • Comentario por Cristian 01.09.17 | 19:41

    Este post me ha llenado de esperanza. No hay reproches, no hay culpables, hay enseñanza. Me queda grabada esta frase..."hijo mío, que pecar es ofender al hombre a quien Él ama"...
    Un embarazo no querido, que situación tan difícil... especialmente cuando pongo mi esperanza en tener resueltos los problemas materiales presentes y de futuro. Un hijo, un nieto es la bendición más grande en el amor humano, el centro de los desvelos y el acicate más firme para no decaer, y el futuro es él. Que gran bien pueden hacerle los abuelos a su hija, esa nueva madre para fortalecerse mútuamente con la alegría de un nuevo ser que escribirá un nuevo capítulo en esa familia, ¡ Que bueno sería que el padre del niño también se sumara!.
    Repito mi agradecimiento por este "post"

  • Comentario por Cristian 01.09.17 | 03:06

    Perdón nuevamente por el segundo comentario, mi celular me tiene loco por sus errores de Touch.

  • Comentario por Cristian 01.09.17 | 03:05

    Para Antonio Manuel o para la persona que usa su nombre:
    No se porque deduce que no creo en la Divinidad de Jesús, yo si creo en la Trinidad y en la Encarnación del Verbo.
    Pero no puedo dejar de lado la crítica bíblica, es fundamental para mi comprender el contexto socio-cultural en el que los Evangelios fueron escritos y para que público fueron dirigidos, por ello sigo los trabajos de Xabier Pikaza, Antonio Piñero, John P Meier, Josep Rius Camps, el etc.
    Por ejemplo, en el caso del señor José María Castillo, tengo entendido que no cree en la Trinidad, y viéndolo desde un punto de vista bíblico, es congruente (Evangelios de Marcos y Mateo), pero no porque estemos en desacuerdo, voy a calificarlo que no entiende a Jesús y su mensaje (claramente lo entiende).
    Así que te pido ser más comprensivo con los diferentes puntos de vista bíblicos que confluyen en este blog, porque como muchos de nosotros, el Cristianismo fue un movimiento muy heterogéneo.
    Saludos.

  • Comentario por Oliva 01.09.17 | 03:02

    De nada, Cristian, ha sido un placer. Pero te hago una advertencia con cariño: ten cuidado con los escritos de Hanzel Zuñiga, pueden hacer que pierdas la fe.

  • Comentario por Cristian 01.09.17 | 03:02

    Para Antonio Manuel o para la persona que usa su nombre:
    No se porque deduce que no creo en la Divinidad de Jesús, yo si creo en la Trinidad y en la Encarnación del Verbo.
    Pero no puedo dejar de lado la crítica bíblica, es fundamental para mi comprender el contexto socio-cultural el que los Evangelios fueron escritos y para que público fueron dirigidos, por ello sigo los trabajos de Xabier Pikaza, Antonio Piñero, John P Meier, Josep Rius Camps, el etc.
    Pero por ejemplo en el caso del señor José María Castillo, tengo entendido que no cree en la Trinidad, y viéndolo desde un punto de vista bíblico, es congruente (Evangelios de Marcos y Mateo), pero no porque estemos en desacuerdo, voy a calificarlo que no entiende a Jesús y su mensaje (claramente lo entiende).
    Así que te pido ser más comprensivo con diferentes puntos de vista bíblicos, porque como muchos de nosotros en este Blog, el Cristianismo fue un movimiento muy heterogéneo.
    Saludos.

  • Comentario por Cristian 01.09.17 | 02:48

    Gracias por la recomendación de Hanzel Zuñiga, Oliva; después me tomare un tiempo para revisar sus trabajos.
    Un abrazo a todos.

  • Comentario por Cristian 01.09.17 | 02:47

    origen Latinoamericano (Mexicano para ser más específicos) y no todos mis congéneres compartimos los mismos ideales en los temas que mencione, o incluso hemos caído en el fanatismo por ellos.
    Tus ideas Oliva si despertarían interés en los jóvenes como yo, y removerían ciertos prejuicios entre nosotros sobre temas como la Religión.

  • Comentario por Cristian 01.09.17 | 02:40

    Para Olvia:
    Creo que no especifique en que Blog llegue a ver tus comentarios perdón por eso, claro no muy seguido, pero por lo regular recuerdos comentarios que de verdad ayudan a la Fe de las personas.

    En cuanto al tema de los jóvenes creo que puedo ser un buen mediador ya que tengo 19 años, y con seguridad te puedo decir que muchos de nosotros somos hijos de la Posmodernidad como del Consumismo, donde el Internet ha sido un arma de Doble Filo, sobretodo en temas de la Mística, la Religión o la Historia, muchas veces investigándolas muy superficialmente y obteniendo concepciones equivocadas de ellas, o simplemente dejándolas en el olvido y la indiferencia (Mística), que forma parte de un pasado ya superado.
    Aquellos de mis amigos que han optado por la Mística por lo general recurren a la rama Oriental , sin investigar casos como el Islam, el Judaísmo o el Cristianismo.
    Claramente hay excepciones, ya que el panorama que te ofrecí es limitado, porque es de...

  • Comentario por saruce 31.08.17 | 21:28


    Antonio Manuel: usted no es nadie para decir qué comentarios son míos o no, listillo.

    Métase en sus asuntos, y deje de repetir siempre el mismo comentario, cansino.

  • Comentario por Antonio Manuel 30.08.17 | 22:35

    Este post me ha llenado de esperanza. No hay reproches, no hay culpables, hay enseñanza. Me queda grabada esta frase..."hijo mío, que pecar es ofender al hombre a quien Él ama"...
    Un embarazo no querido, que situación tan difícil... especialmente cuando pongo mi esperanza en tener resueltos los problemas materiales presentes y de futuro. Un hijo, un nieto es la bendición más grande en el amor humano, el centro de los desvelos y el acicate más firme para no decaer, y el futuro es él. Que gran bien pueden hacerle los abuelos a su hija, esa nueva madre para fortalecerse mútuamente con la alegría de un nuevo ser que escribirá un nuevo capítulo en esa familia, ¡ Que bueno sería que el padre del niño también se sumara!.
    Repito mi agradecimiento por este "post"

  • Comentario por Antonio Manuel 30.08.17 | 10:46

    Cristian Pérez
    Por sus comentarios, en mi opinión, deduzco que usted no cree en la divinidad de Jesús, como consecuencia deja sin efecto todo el contenido, que no es poco, del Evangelio que se refiere a esa realidad manifestada por el propio Jesús. No se puede entender a Jesús si no fuera Dios en Él; además el Evangelio tampoco tendría valor.

    (Nota: el mensaje indicado como de Saruce, no puede ser de él)

  • Comentario por saruce 30.08.17 | 00:05


    Me alegro, Oliva. Además de simpática, seguro que es usted guapa.

    Ramoncito, que te den, cenizo.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 29.08.17 | 19:46

    Mientras a Oliva la divierte el prolífico usurpador de este post y se carcajea de su anclaje en un proceder que solo justifica el humor, mi carcajada va por otro lado, por lo que le lanzo un reto interesante: ¿por qué, en vez de servirte de nuestros nombres o links, buscando quizá un protagonismo provocador indebido, no nos pones de cotitulares en tu cuenta corriente? Puede que eso fuera compartir algo interesante, pero no lo harás y hasta es posible que alegues que eres insolvente, en cuyo caso, me digo yo, más insolvente eres aquí y, sin embargo, lo haces. Anda, amigo, vete a la playa o mastúrbate si estás ocioso, que así pasarás tu verano de forma más divertida. Si me conoces, toma mi reto como un buen consejo de amigo, un consejo lleno de amor y sabiduría. Al Infierno no te mando porque no existe, pero, en el supuesto de que existiera y fueras a él, te aseguro que por sacarte de allí entablaría con Dios una dura pelea, cual otro Jacob, y te aseguro que se la ganaría.

  • Comentario por Oliva 29.08.17 | 11:06

    Bueno, esta vez el usurpador me ha arrancado una soberana carcajada. Que me disculpe Antonio Manuel si lo ofendo, pero el comentario de "28.08.17 | 23:34", extraído de un original suyo de otro blog, es lo último que se me pasaría por la cabeza escribir. ¡Empiezo a ver réplicas de este comentario hasta en la sopa! Es divertido.

    Un abrazo a todas y a todos; al usurpador también... más fuerte a él si cabe, por despertarme el humor esta mañana. ¡Gracias!

  • Comentario por Oliva 28.08.17 | 23:34

    Este post me ha llenado de esperanza. No hay reproches, no hay culpables, hay enseñanza. Me queda grabada esta frase..."hijo mío, que pecar es ofender al hombre a quien Él ama"...
    Un embarazo no querido, que situación tan difícil... especialmente cuando pongo mi esperanza en tener resueltos los problemas materiales presentes y de futuro. Un hijo, un nieto es la bendición más grande en el amor humano, el centro de los desvelos y el acicate más firme para no decaer, y el futuro es él. Que gran bien pueden hacerle los abuelos a su hija, esa nueva madre para fortalecerse mútuamente con la alegría de un nuevo ser que escribirá un nuevo capítulo en esa familia, ¡ Que bueno sería que el padre del niño también se sumara!.
    Repito mi agradecimiento por este "post"

  • Comentario por Oliva 28.08.17 | 12:16

    Bueno, ahora le tocó el turno a Ramón. El comentario de "28.08.17 | 00:40" no es de Ramón Hernández Martín.

    Saludos cordiales.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 28.08.17 | 00:40

    Este post me ha llenado de esperanza. No hay reproches, no hay culpables, hay enseñanza. Me queda grabada esta frase..."hijo mío, que pecar es ofender al hombre a quien Él ama"...
    Un embarazo no querido, que situación tan difícil... especialmente cuando pongo mi esperanza en tener resueltos los problemas materiales presentes y de futuro. Un hijo, un nieto es la bendición más grande en el amor humano, el centro de los desvelos y el acicate más firme para no decaer, y el futuro es él. Que gran bien pueden hacerle los abuelos a su hija, esa nueva madre para fortalecerse mútuamente con la alegría de un nuevo ser que escribirá un nuevo capítulo en esa familia, ¡ Que bueno sería que el padre del niño también se sumara!.
    Repito mi agradecimiento por este "post"

  • Comentario por Oliva 25.08.17 | 20:56

    *Errata. de desantes=deseantes

  • Comentario por Oliva 25.08.17 | 19:07

    Otros aspectos relacionados con la sexualidad, la creencia en el infierno o en la transubstanciación deben quedar en la libre conciencia de cada uno. Pues lo que mide la temperatura de nuestra fidelidad o seguimiento a Jesús es, en ultimo término, cómo traducimos nuestra espiritualidad en el compromiso con nuestros semejantes. Y de qué forma ese compromiso fortalece nuestra espiritualidad, que no necesariamente nuestra religiosidad.

    Abrazos y bendiciones.

  • Comentario por Oliva 25.08.17 | 19:00

    y algunas habrá con una apertura a la trascendencia y una mística más arraigada que la de ciertos hombres y mujeres que les llevan varias décadas de delantera. Por lo mismo, tampoco se puede ni vincular la fuerza a la juventud, ni la sabiduría a la vejez. Lo que sí creo que puede necesitar la juventud son más espacios donde se les brinde la oportunidad de ser sujetos de desantes, "razonantes" y dialogantes, donde puedan manifestarse en el seno de la Iglesia sin mediadores. Pero para eso se necesita una enorme confianza. Hay buenas iniciativas, pero quizás se necesiten más. Y por último, Antonio Manuel, un buen pastor o líder de su comunidad, sea laico o presbítero, debe comprender el liderazgo en clave evangélica, no moral. Apoyándose en la oración, en el diálogo con la comunidad y en el estudio, debe promover el conocimiento de los espacios actuales donde urge la buena noticia de Jesús (ecología, marginalidad, inmigración, diálogo interreligioso y ecumenismo...).

  • Comentario por Oliva 25.08.17 | 18:44

    Pero para avanzar en esa dirección, la Iglesia debería abandonar su discurso esencialista, biologicista, heteronormativo y patriarcal. Y eso eso es difícil. Cristian, Hanzel Zúñiga tiene un blog en Religión Digital, por si quieres ojearlo.
    Antonio Manuel, el discurso sobre el infierno aún está vigente. Sé de una mujer que no quiso llevar a su hijo a la eucaristía de su parroquia para evitarle pesadillas con los tormentos del infierno. No he constatado que Castillo generalice. Hay que aceptar con humildad aquello que hemos ido haciendo mal y modificar el rumbo. Una crítica dura, fundamentada y acertada es una buena forma para despejar el terreno donde construir de nuevo. ¿O no fue eso lo que hizo Jesús cuando arremetió contra los tenderetes anejos al templo? Sobre los jóvenes no creo conveniente opinar. Son una realidad tan compleja y heterogénea que cualquier calificativo resulta deformante. No podemos decir de ellos ni que necesiten plantearse la transcendencia, porque algunos y

  • Comentario por Oliva 25.08.17 | 18:29

    Voy concluyendo. Cristian, no sé dónde has visto mis comentarios, porque en Piñero nunca escribí y en Pikaza muy poca cosa. Estoy de acuerdo contigo: por lo poco que conozco, la exégesis ha dado interesantes aportaciones en los últimos años. Y al decir "interesante" no estoy despreciando la exégesis anterior. Solo resalto el esfuerzo por discernir cómo se entrelazan los componentes cultural y teológico en el discurso bíblico. Para ello se están haciendo apuestas arriesgadas, interesantes y valiosas empleando herramientas metodológicas interpretativas no solo filosóficas, sino también sociológicas e históricas. Creo muy positivo avanzar en el reconocimiento de la sociología, la historia o la arqueología como disciplinas auxiliares de la teología, o más concretamente de la exégesis. En esa línea, es grato y esclarecedor el trabajo hermenéutico del joven teólogo Hanzel Zúñiga haciéndose valer de aportes diversos como el utillaje de la perspectiva feminista o de la teoría queer.

  • Comentario por Antonio Manuel 25.08.17 | 12:23

    Oliva
    Agradezco las palabras que se refieren a mi persona. Siento haberte creído autora de ese mensaje soez.
    La fuerza de la juventud va siempre a la búsqueda de horizontes nuevos. Lo maravilloso está en que los jóvenes se planteen la transcendencia; estoy seguro que encontrarán respuestas. Lo que vale para los jóvenes, también vale para los no tan jóvenes.
    En relación con la manifestación de Castillo, mi opinión es que "generalizar" es siempre injusto y favorece la "intención" de desacreditar a la institución religiosa a la que perteneció. Hoy no se debe insistir en situaciones pasadas que estuvieron ubicadas en sus épocas y que hoy se analizan desde perspectivas de conocimiento distintas; yo agradecería enseñanzas positivas a futuro, con la experiencia de lo que hoy entendemos como errores pasados.

  • Comentario por Antonio Manuel 25.08.17 | 11:52

    Ramón H. M.
    Muchos filósofos han teorizado sobre el mal y el bien. Se niega la existencia de Dios por "consentir" el mal; también se dice que la existencia de Dios es un invención humana; o que solo el hombre depende de la existencia de la asociación que le facilita la Sociedad, siendo ésta el "ente supremo", etc.
    Veo que elevas a categoría de "ente absoluto" al Bien o al Mal, como solo existe el "Bien absoluto", se excluye la existencia del Mal. La mayoría de los filósofos no elevan al "bien" o al "mal" a la categoría de "ente absoluto". En tu razonamiento, el mal no puede alcazar al ser humano, solo le afecta el bien y no puede rechazar al Dios verdadero.
    Podría deducirse que el ser humano no puede alcanzar el Bien Absoluto, pero tendrá "grados de bien"; y podría ser que el menor "grado de bien" alcance la zona del "bien equivocado" en la que habría ausencia de la máxima felicidad que pudiera alcanzarse.
    Para mí es debate filosófico. La Fe tiene otras respuest...

  • Comentario por Cristian 25.08.17 | 08:20

    Perdón Oliva por no reconocer tu forma de escritura, te aseguro que no te volveré a cometer el mismo error.
    De hecho ya te conocía por los Blogs que citaste (soy asiduo lector de Xabier Pikaza) pero siempre me limite a la lectura de los escritos como de los comentarios.
    Saludos.

  • Comentario por Oliva 25.08.17 | 01:27

    Hubo un error en la escritura anterior de mi nombre. No me funciona muy bien el móvil y me está resultando difícil escribir: "Olivao" sigo siendo yo, "Oliva".

    Abrazos. Paz y bien.

  • Comentario por Olivao 25.08.17 | 01:21

    como por lo que nos separa. Por eso nunca se me ocurriría insultarte. Además, no soy persona de insultos ni de agravios. Por otra parte, aprecio tus comentarios de forma especial. Al estar tu pensamiento en las antípodas del mío, tus comentarios me empujan a repensar mis propios planteamientos y a ampliar así mi horizonte. De modo que ante ti solo me cabe el agradecimiento. Solo eso.
    Con respecto al párrafo que citas de Castillo, disiento de tu argumentación. Debemos distinguir la reprobación de la crítica fundamentada. Ciertamente, hay que aceptar que en muchas homilías el infierno ha sido utilizado como un recurso para atemorizar a la asamblea.

    Un fuerte abrazo, hermano. Me reconforta que se esfumase tu pena.

  • Comentario por Oliva 25.08.17 | 01:03

    Me alegra que haya aparecido Antonio Manuel. Su expresión "siento pena" me produjo cierta desazón y le he dado algunas vueltas a lo largo del día. Quería despejar algunas cuestiones aunque me saliese de la línea del debate. Siempre me has parecido un presbítero entregado de buena voluntad y corazón a su comunidad, Antonio Manuel. Quizás me equivoque y seas laico, pero igualmente con cierto celo hacia su comunidad. Un hombre que busca ante todo ser fiel al Dios al que ama y en quien cree. Soy laica, mujer y lo suficientemente joven como para que mis abuelas sean de la generación de Castillo. Tres características (mujer, joven y laica) que tristemente con cierta frecuencia han sido en nuestra Iglesia motivo de discriminación y de menosprecio. Pero nada de eso nos distingue, Antonio Manuel. Lo que nos distingue es lo mismo que lo que nos acerca: la fidelidad. Ambos apreciamos este concepto, pero lo contemplamos desde perspectivas muy distintas. Y te respeto tanto por lo que nos une,

  • Comentario por Antonio Manuel 24.08.17 | 23:45

    "Oliva, el " comentario" que te "colgaron" me dejó desconcertado porque lo creí como tuyo -no caí en la cuenta de su falsedad-. Cuando Ramón avisó de tal posibilidad, mi desconcierto ahora fue ¡ claro, no podía ser Oliva !.
    "Todo esto supuesto, no hay que calentarse mucho la cabeza para llegar a una conclusión: o creemos en Dios o creemos en el infierno. Armonizar ambas creencias, ocultando lo que interesa para "que cuelen", y sobre todo para meter miedo a los indefensos oyentes de tantos apasionados sermones de iglesia, eso es usar (y abusar) de Dios, para conseguir lo que a nosotros nos conviene."
    Hablando de reprobar, para ejemplo el texto de Castillo. Si aportar es esto, a mí no me es posible estar de acuerdo y menos obtener una enseñaza positiva.

  • Comentario por Oliva 24.08.17 | 18:17

    Cristian, como bien dice Ramón, el mensaje "Oliva 24.08.17/01:09" no es mío. Él y Antonio Manuel me conocen de hace bastante tiempo de otros blogs y saben que el comentario es falso. Gracias, Ramón, por advertirlo. Sé que hay comentarios falsificados de Antonio Manuel. No solo los he visto aquí, sino también en los blogs de Pikaza y Piñero. Insisto en lo que más de una vez he dicho: nos solemos citar para reprobar el comentario de otro u otra, pero no para celebrar los aportes. Eso es algo que, honestamente, creo que deberíamos replantearnos. De hecho, los trolls se ceban con esa tendencia nuestra a la reprobación para avivar la discordia.

    Un abrazo a todas y a todos.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 24.08.17 | 11:56

    De acuerdo, Antonio Manuel, pero no olvides que la religión tiene un fuerte y esencial soporte "filosófico" (piensa solo en la Trinidad y en la Eucaristía). Los escolásticos decían de la Filosofía que era "ancilla theologiae" y, de hecho, la Summa de Santo Tomás es filosofía en un gran porcentaje.
    Piensa solo que no caben dos entes absolutos, el Bien y el Mal. Un ente absoluto excluye todo otro posible. O existe el bien o existe el mal, pero no ambos a la vez. Si cuanto llamamos "mal" lo reducimos a "malas opciones", es decir, a equivocaciones debidas a la limitada libertad humana, tendremos una explicación creíble de cuanto de malo hay en el mundo sin acudir a principios absolutos. Refiriéndonos al "mal moral" (el físico no merece tal nombre). me he hartado de decir que la acción mala (llamada pecado) es solo producto de una elección equivocada y que frente a Dios, Bien Absoluto, no hay equivocación posible. Nadie puede rechazar al Dios verdadero.

  • Comentario por Antonio Manuel 24.08.17 | 11:29

    A modo de ejemplo, Ramón H. M (sin ánimo de polimizar)...
    "... La opción Dios-Demonio, cielo-infierno, no cabe en una mente equilibrada y racional...", que le parecería a usted si se dijera lo mismo para quién dice "... el mal no existe, que es solo un bien inoportuno o deficiente..."
    En mi opinión, el debate está en la definición de "el mal no existe" y en la definición de "un bien inoportuno o deficiente". En mi parecer, es más una cuestión de caracter filosófico que religioso.

  • Comentario por Antonio Manuel 24.08.17 | 11:01

    Siento pena. Se dijo aquí "...el que descalifica (y peor si llega al insulto grave) se califica así mismo...". Yo creo que Dios existe, que Jesús es Dios, que los Evangelios son los que Él quiso, creo en la Ley de Dios y creo en la Iglesia que Jesús estableció. Si porque creo en esto, alguien me considera demente, no me ofende.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 24.08.17 | 10:52

    La usurpación de autorías terminará convirtiendo este supuesto diálogo en una pifia, aunque la verdad es que ya de por sí tiene muy poco de diálogo, si es que tiene algo. Obviamente, en el comentario de "Oliva 24.08.17/01:09" no hay absolutamente nada de ella, ni lenguaje, ni estilo, ni forma de pensar. De todos modos, es mejor que los infiltrados se dediquen a esto que a cosas más peligrosas e hirientes.
    Lo dicho sobre el diálogo se debe a que veo que cuanto yo he comentado sobre la "idea de infierno" no sirve de nada o de muy poco. La opción Dios-Demonio, cielo-infierno, no cabe en una mente equilibrada y racional. ¿Cuesta tanto entender que el mal no existe, que es solo un bien inoportuno o deficiente? ¿Cuesta tanto entender que es de todo punto imposible decirle "no" al Dios verdadero, al Bien Supremo y Absoluto? ¿Cuesta tanto concluir que el hecho de que Dios lo será todo en todos no impulsa a la orgía sino que lleva al heroísmo de la fraternidad servicial generosa?

  • Comentario por Cristian 24.08.17 | 05:24

    Oliva , te recomiendo leas todos los comentarios, hubo un Troll haciéndose pasar por Antonio Manuel.
    Además no puedes tachar de ignorante y demente a Antonio Manuel, (si el verdadero escribió los párrafos), ya que sigue las interpretaciones de la Iglesia Latina, pero las sabe justificar, no hay que insultar a alguien simplemente porque no estemos de acuerdo con el (yo tampoco lo estoy).
    Además este post debe ser un centro de debate respetuoso,para que haya un dialogo y aprendizaje mutuo.
    Si bien tomamos a las enseñanzas de los Evangelios, nuestras interpretaciones siempre serán subjetivas, por ello hay que apoyarnos en la crítica histórica y exegesis bíblica actual, (la critica de los Evangelios señala que Jesús de verdad se considero un verdadero profeta escatológico como apocalíptico).
    Saludos.

  • Comentario por Oliva 24.08.17 | 01:09

    Pues sigue asombrándome la ignorancia del tal Antonio Manuel. Primero pone un comentario que no iba en este artículo, y a renglón seguido insiste en sus barbaridades. No pienso volver a contestarle. Qué demente.

  • Comentario por Antonio Manuel 23.08.17 | 13:11

    Jesús, que es Dios venido a los humanos, nos dice que toda la Ley y los profetas penden (subordinan) en el amor; también dice que no vino a derogar, dejar sin efecto, la Ley y los profetas...Mateo 5, 17-19 . El que atenta contra el amor es la actitud egoista y soberbia de la persona humana, no los preceptos religiosos.

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Martes, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031