Teología sin censura

Francisco, por una teología más abierta

01.07.17 | 15:00. Archivado en Compañía

El nombramiento del jesuita Ladaria, para el cargo de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, es una de las decisiones más importantes que el Papa Francisco ha tomado para el gobierno de la Iglesia. Es evidente que el actual Obispo de Roma, con su forma de ser y de actuar, le había dado un giro nuevo a la presencia del Papado en la Iglesia, en el mundo y en la sociedad.

Pero también es cierto que, en los asuntos más determinantes, concretamente en cuanto se refiere a la actualización de una teología estancada, que por eso mismo no puede dar la respuesta que necesitan los enormes problemas que hoy tiene que afrontar la Iglesia, en la agitada y cambiante sociedad en que vivimos, en eso es patente que el depuesto cardenal Müller – y quienes se identifican con su pensamiento – han sido (hasta ahora) un freno para la puesta al día de esta Iglesia, crecientemente envejecida, en sus ideas básicas y decisivas.

Pues bien, así las cosas, el cambio decisivo se ha puesto en marcha. El arzobispo Ladaria, por su sólida formación teológica, su experiencia como vice-rector de la Universidad Gregoria, como excelente profesor y decano de la Facultad de Teología Dogmática, por la calidad de sus numerosas publicaciones en los temas más discutidos y de mayor hondura en la teología posconciliar, en todo esto y en su equilibrio como persona, como religioso y obispo, reúne sin duda alguna las condiciones para dar la necesaria solución a los problemas de mayor calado, que el pensamiento y el futuro de la Iglesia tiene que afrontar en este momento.

Se ha dicho, con toda razón, que “en asuntos de verdadera importancia, lo más práctico es tener una buena teoría”. La Iglesia tiene que dar solución ya a cuestiones que no admiten más espera. Y el Papa lo sabe. Por eso, ni más ni menos, el Papa ha puesto, donde tiene que estar, el Prefecto de la Doctrina de la Fe, que estamos necesitando. Ladaria es un hombre que sabe, es un hombre equilibrado, es un creyente que sólo quiere el bien de la Iglesia. Tenemos, pues, el camino abierto a un futuro de esperanza. Quien supo estar de parte de K. Rahner, Y. Congar, E. Schillebeeckx, H. U. von Balthasar, J. Alfaro y tantos otros que aceptaron lo más original y mejor que nos dejó el concilio Vaticano II, es un hombre, un teólogo y un creyente, que, en su fidelidad a la Iglesia, es un excelente gestor de la respuesta que necesitamos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Antonio Manuel 02.07.17 | 11:40

    El hombre hereda la soberbia y el egoísmo por su condición de formar parte en la naturaleza del reino animal. Perdimos la virtud por un episodio que la Biblia simboliza en el paraíso y en las personas de Adán y Eva.
    Dios viene a nosotros como Jesús, y nos enseña que por nuestra inteligencia podemos vencer nuestra inclinación de tiranía hacia los semejantes, y "darle la vuelta a la moneda" para que sea el amor el que presida mi acción en las sociedades artificiales que hemos creado.
    Desear un Prefecto u otro es una condición humana, y por tanto tiene "aplausos" o "silbidos". A mi solo se me ocurre elevar una oración para que la autoridad religiosa siga el camino que Dios le ilumina.

  • Comentario por Antonio 02.07.17 | 10:12

    Con profunda alegría siento que se abre una puerta importante para que entendamos mejor -sintamos y gustemos -LA BUENA NOTICIA DE JESÚS HUMANIZACIÓN DE DIOS. SEGUIR EL CAMINO EN VERDAD Y VIDA,nos abrirá mas el corazón para ser hermanos y construir EL REINO.La teología mas abierta es dejar que sea Dios el que juzgue y nosotros a querernos ayudarnos y perdonarnos setenta veces siete.Jesús anduvo con prostitutas y adúlteras y nos dijo que "tiráramos la primera piedra".El comía con pecadores y nos dijo por qué había venido y para qué. Recomiendo que leamos seguido ...hasta el final , por ejemplo el evangelio de Marcos. ! No son los justos los que necesitan perdón, sino los pecadores ! .

  • Comentario por Evaristo-Madrid 02.07.17 | 00:37

    ¿Qué es una teología más abierta? ¿la de Ratzinger es abierta o cerrada? ¿Soñáis con que sea el prefecto que permita la comunión de los divorciados en nuevas uniones y los matrimonios homosexuales?

Martes, 22 de agosto

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031