Teología sin censura

La resistencia al Papa

05.03.17 | 09:31. Archivado en Iglesia católica, Vaticano

Hace pocos días, se ha sabido que la Sra. Marie Collins, irlandesa, ha abandonado el Vaticano donde colaboraba con la Comisión Antipederastia, presidida por el cardenal O’Malley. El motivo de este abandono ha sido que Marie Collins, ha encontrado continuas resistencias, dentro del mismo Vaticano, para defender a las víctimas de abusos sexuales por parte de clérigos pervertidos. Una de tales víctimas, había sido la misma señora Collins de la que abusó un cura cuando era una chiquilla de menos de diez años. Además, todo este asunto se ha producido con un agravante: lo más escandaloso está en que las resistencias, para que se acabe con estos abusos y se castigue a los culpables, vienen de donde menos nos podíamos imaginar, del Santo Oficio. Esto es lo que, en estos días circula por los medios de comunicación.

Si esto, efectivamente, es así, ¿cómo es posible que el Santo Oficio, cuya misión y razón de ser consiste en vigilar por la rectitud de la Doctrina de la Fe y de la vida cristina, se dedique ahora a poner dificultades a una Comisión, organizada por el papa, en un asunto tan grave y tan escandaloso, como es el abuso sexual de menores, sobre todo cuando ese abuso es cometido por “hombres de Iglesia”?

Me resisto a creer que la Congregación parta la Doctrina de la Fe tenga y ampare entre sus funcionarios a individuos tan indeseables, como serían quienes se empeñan en que los delitos y pecados más vergonzosos se puedan cometer impunemente en la Iglesia. Y si es que el Santo Oficio permite que, dentro de él mismo, haya sujetos tan desvergonzados, que no me cabe en la cabeza que eso se esté haciendo porque en el Vaticano haya ahora mismo sujetos con tan poca vergüenza que se dediquen a hacer lo contrario de lo que tendrían que hacer.

Entonces, ¿por qué ocurren estas cosas en la Curia Vaticana? Es cuestión de poder. Se sabe que hay cardenales y obispos que no ocultan su resistencia al papa Francisco. Pero esta resistencia no es por motivos de fe. Nadie ha podido acusar al papa Francisco de desviarse de la Fe “divina y católica”, como quedó definida en el concilio Vaticano I, en 1878, (DH 3011). La resistencia se debe a desacuerdos en el modo de ejercer el papado. Francisco es un hombre sencillo, cercano al sufrimiento de la gente, poco clerical y espontáneo. Ante un papa así, ha cundido el desconcierto. Y la consiguiente resistencia.

¿Dónde está el fondo del asunto? No está en que en el Santo Oficio estén de acuerdo con los pederastas y sus repugnantes crímenes. Lo que el Santo Oficio no quiere es que eso lo resuelva una “comisión” en la que cabe, por ejemplo, una señora venida de Irlanda. No, en estos asuntos, por lo que la señora Collins dice, “mando yo”, piensa el Santo Oficio. Y por esto, sin duda, es por lo que los funcionarios de ese Sagrado Dicasterio no toleran que nadie, venido de fuera, se entrometa en sus asuntos y en el modo de resolver tales asuntos.

Por poner un ejemplo, se me antoja que, en el Santo Oficio, tiene que sentar muy mal que se hagan públicos los abusos sexuales que algunos clérigos cometen contra niños y niñas menores de edad. La práctica preferida del Santo Oficio ha sido el ocultamiento en los motivos y en el proceso de sus decisiones. Los abusos de menores son un asunto que viene de antiguo en la Iglesia. Y hoy sabemos con seguridad que, hasta el pontificado de Benedicto XVI, una de las preocupaciones constantes en la Iglesia era que los abusos de menores se mantuvieran en secreto. Ya, en los años 50 del siglo pasado, yo tuve que soportar los avisos, que se nos mandaban a los que trabajábamos en un seminario diocesano, para que se mantuvieran en el más estricto secreto los abusos que allí se habían cometido contra chiquillos inocentes.

Es evidente que, durante mucho tiempo (no es posible saberlo con precisión), una de las grandes preocupaciones de la Curia Vaticana fue, ante todo, asegurar su buena imagen pública, aunque el precio de semejante imagen fuera destrozar los derechos y la dignidad de criaturas inocentes. Como es lógico, una Iglesia así, con semejantes convicciones y con tal escala de valores, no podía ser ejemplo de nada y para nadie.

Pues bien, así las cosas, el próximo lunes, 6 de marzo, se inicia en la audiencia de Granada el proceso contra los “romanones”. Un colectivo de once curas, que han sido acusados de abusos a menores. El asunto se ha ocultado cuanto ha sido posible. El arzobispo de Granada, don Javier Martínez, sabía lo que ha estado sucediendo en esta diócesis durante años.

Y son bien conocidas las escenificaciones de inocencia que el prelado ha hecho en la catedral de la diócesis y en otras ocasiones. Este arzobispo tiene ya antecedentes penales, como es bien sabido. Pierdan o ganen este juicio los “romanones” (y el arzobispo), ¿cuándo llegará el día en que no sea necesario esperar a que un tribunal civil ponga las cosas en claro, sino que las autoridades eclesiásticas tengan tanta y tan transparente credibilidad, que con su palabra nos baste para estar seguros de lo que realmente sucede y quiere la Iglesia?


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Antonio Toston De la Calle 23.03.17 | 19:03

    uchas gracias José María. Estoy muy agradecido: es tal como me salió del alma. Yo nunca volveré a la ICAR. Pero ahora cuando se oye tanto, ¡¡¡volver a las fuentes!!! ¿Qué mejor fuente que Jesús de Nazaret, en el sus parábolas. Son eso me conformo.Gacias y un cordial saludo.

  • Comentario por Antonio Toston De la Calle 23.03.17 | 18:54

    Jose María Castillo, por favor, ¿donde ha ido mi comentario?. Quiero conservarlo, aunque se haya borrado de su blog.¿Es mucho pedir? .

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 23.03.17 | 09:50

    En primer lugar José María quería darle mis más expresivas gracias por haber leído en uno de sus comentarios- no estoy seguro- o en los vídeos que le he escuchado esto: " Ha perdido el Dios de Jesús, ha ganado el dios de Pablo. Unido esto al libro que he leído de Juán Luis Herrero del Pozo, "Religión sin magia" he caído en la cuenta de que es verdad. Porque he llegado a comprender siguiendo también otra reflexión que hacía Andrés Torres Queiruga, cuando repite, "Dios es el anti-mal" que quien ha llevado a esta Iglesia, traducido Asamblea, por este camino de bendecir el mal de la muerte en cruz de Jesús, en la teoría del sufrimiento salvador, en la efusión de sanrgre, ignorando en sus Cartas por completo LA VIDA DE JESUS. (Sólo le cita 2 dos veces, porque nada de eso le interesa). Así tenemos esas ¿Semanas santas?, como un canto al sufrimiento, ¡¡¡horror!!! salvador?, y que coincide con la Primavera, que es UN CANTO A LA VIDA, una explosión de lo grande que es Dios, pura vida.¡¡¡

  • Comentario por Milton 10.03.17 | 02:15

    Nadie ha podido acusar al papa Francisco de desviarse de la Fe “divina y católica”

    Lo invito a que lea amoris laetitia y denzingerbergoglio.com y se de cuenta que el problema si es de desviación en la fe entre otros como el que usted menciona por supuesto.

    Las dubia de los 4 cardenales que son ?

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 06.03.17 | 20:25

    Lo pueden llamar como quieran, santo oficio, congregación para la doctrina de la fe, pero es lo que siempre ha sido Inquisición. Juzgar al que se rebelara contra el poder de la iglesia. ¿Quien ha podido investigar los crímenes de los pederastas clérigos en España desde siempre?. JM habla de los años 50 del siglo pasado....Estoy seguro que nadie, en su sano juicio podría haber hecho semejante heroísmo. Le hubiera perseguido la iglesia hasta la tumba y luego quemado sus huesos.Aquella iglesia era- y lo he vivido- el poder por antonomasia que todo lo penetraba. Hasta las conciencias donde sembraron el terror desde los niños a los ancianos, sin piedad.Pasó lo que pasó, pero aún quedan rescoldos de pequeñas muestras, donde aún late la sospecha sobre los que de alguna manera lo vieron, lo vimos, (como se observa en el escrito anterior), y sólo el instinto de conservación pudo dejarnos con posterioridad recuperar la crítica y otra realidad que aún con sus fallos, puja por gozar de la vida.

  • Comentario por Antonio Manuel 06.03.17 | 14:07

    "Si esto, efectivamente, es así, ¿cómo es posible que el Santo Oficio, cuya misión y razón de ser consiste en vigilar por la rectitud de la Doctrina de la Fe y de la vida cristina,...". Aquí se abre una duda contra el buen hacer de un estamento de la jerarquía de la Iglesia Católica. También se revelan presiones para ocultar el escándalo más horrendo, que Jesús condena sin paliativos "...más le valiera atarse una piedra de molino al cuello y tirarse al mar...", de afectar a la inocencia de los niños con acciones tan repugnantes.
    No es ahora momento de juzgar la historia, aunque ésta tenga solo 60 años; ahora es el momento de que las estructuras jerárquicas de la Iglesia se abran a la transparencia. Ningún medio es moral, ni lícito para el anonimato de conductas perversas, y ocultarlo es hacerse cómplice. Dicho esto, también creo que difundir una presunta complicidad, sin pruebas verificables, no es una de las mejores conductas.

  • Comentario por Moisés 05.03.17 | 18:23

    Supongo que todos estamos de acuerdo con lo que dice el post.

    De todas maneras, hay un párrafo llamativo: "Ya, en los años 50 del siglo pasado, YO TUVE que SOPORTAR los avisos, que se nos mandaban a los que TRABAJÁBAMOS en un seminario diocesano, para que se mantuviera en el más estricto secreto los ABUSOS que ALLÍ se habían cometido contra chiquillos inocentes".

    Y la inmediata pregunta es: ¿Y que hicieron Vd. y los demás "avisados" además de SOPORTAR...? Porque de eso trata justamente el post: de condenar y corregir el silencio, el soportar...

Sábado, 19 de agosto

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031