Teología sin censura

La urgente regeneración ética de España

04.10.16 | 16:14. Archivado en Compañía

¿A qué nivel de degeneración ética y moral hemos llegado, en este país nuestro, que ahora mismo nos vemos en la extraña situación de constatar que aquellos que más nos engañan y nos roban son los que – según dice todo el mundo – tienen más aceptación para seguir gobernando? Cuando, en una sociedad, las víctimas quieren que les sigan mandando los mismos que les han engañado y robado, los que han sido los más directos responsables de la desigualdad social, de la riqueza asombrosa de unos pocos a costa del hambre, la pobreza y la miseria de una sobrecogedora mayoría de desamparados, abandonados, parados, engañados, gentes sin esperanza y sin futuro, sin duda alguna es que en esa sociedad ocurre algo muy extraño y, en todo caso, muy preocupante.

Ya sé yo que lo que acabo de decir y tal como lo acabo de decir, es algo que necesita ser matizado y precisado desde muchos puntos de vista. Porque el extraño fenómeno, que acabo de apuntar, no es tan simple como acabo de indicar. Esto es cierto. Y sin embargo, es un hecho incuestionable que vivimos en una sociedad y en una cultura en la que tenemos una Constitución que establece unos principios y unos derechos que, a la hora de la verdad y cuando venimos a la práctica diaria de la vida, resulta que las leyes, que aplican los principios constitucionales, lo que en realidad hacen es contradecir esos principios constitucionales.

O sea, en España tenemos unos grandes principios fundamentales y unas leyes que tienen (o deberían tener) la finalidad de que esos principios se pongan en práctica. Pero resulta que, con demasiada frecuencia, las leyes, que se dan o se mantienen, están pensadas y redactadas de manera que, con esas leyes, lo que se consigue es hacer imposible la puesta en práctica de la Constitución. No hace mucho, hemos oído al presidente del Tribunal Supremo afirmar en público que el Derecho Penal está pensado y redactado para castigar a los “robagallinas”. ¿Y a los que se llevan millones a los paraísos fiscales? ¿Y a los profesionales que, en la declaración de la renta, no dicen lo que realmente ganan? ¿Y la cantidad de privilegiados, que no pagan determinados impuestos, o pagan fianzas y salen de la cárcel, o no pagan al fisco las debidas tasas “por ser Vos quien sois” (parlamentario, clérigo, millonario con sus millones fuera de España…)?

¿Cómo se nos han educado en este país? ¿Qué hemos visto en nuestras familias? ¿Qué nos han dicho nuestros educadores? Cuando existe la opinión generalizada de que el talento y la categoría de una persona se mide más por “lo que gana” que por “lo que produce”, es evidente que, donde ocurre eso, lo que manda es la ambición, no la honradez. Y el que manda, ambiciona mandar porque sabe que así, y mientras mande, se forrará de dinero. Esto es así, hasta el extremo de que esta convicción encanallada, de hecho, tiene más fuerza y resulta más determinante que las demás convicciones que pueda tener una persona, ya sean convicciones políticas (caso frecuente en la gente de izquierdas) o convicciones religiosas (lo que ocurre tantas veces en gentes de derechas o en “personas consagradas”).

Repito que todo esto se puede (y se debe) matizar todo lo que sea preciso. Pero quiero y debo terminar insistiendo en que en esto está el problema más grave y más urgente que España tiene que resolver en este momento. Lo que nos tiene que preocupar no es quién nos va a gobernar, sino si quien nos va a gobernar es gente honrada, intachable, ejemplar. Gente interesada y preocupada, antes que nada, por remediar el sufrimiento de los últimos.

Hace más de un siglo, Max Weber nos recordaba el criterio que Cromwell le señaló al Parlamento después de la batalla de Dumbar (septiembre de 1650): “Os ruego que evitéis los abusos de todas las profesiones, especialmente de una, que hace a muchos pobres para que pocos se hagan ricos: eso no beneficia a la comunidad”. ¿No tendría que ser éste nuestro criterio a la hora de elegir a nuestros gobernantes, a nuestros maestros, a nuestros profesores, a los sacerdotes a los que queremos oír y aquellos de los que nos fiamos? ¿No debería ser éste el principio determinante de nuestra vida y nuestra conducta? El criterio determinante no tendría que ser la seguridad económica, la defensa de las ideas conservadoras o progresistas, de derechas o de izquierdas, las de los católicos o los de otras creencias. Lo decisivo, ahora y siempre, es ser más humanos, humanizar la convivencia social, defender siempre la justicia, luchar siempre contra el sufrimiento y el desamparo de la gente. Sólo así, podremos ser auténticos españoles. Y también auténticos creyentes religiosos, si es que es eso lo que pretenden.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Ricardo 27.10.16 | 23:24

    Quisiera responder a Ok.
    Usted dice a el Señor Castillo me dejas descompuesto,pero a mi su reflexión me parece totalmente realista y acertada.Ya dice que faltaría matizar,es un fenómeno insólito,esto de que cuanto "más te robo mas te gusta que te roben".
    Dice que su sensibilad es de Izquierdas (menos mal) y tacha a Castillo por no describir corretamente la sociedad.Claro que es difícil de explicar como un grupo de gente sigue votando a un partido que lo único que parece que tiene limpio es el despacho de Barcenas y sobre tofo EL DISCO DURO..que duro eso digo yo el tener que escribir esto de un gobierno.
    Claro que la sociedad es solidaria pero esto no tiene nada que ver con lo que decide votar.El adoctrinamiento como bien dice Castillo,de que lo que importa es lo que ganas,a creado ambición a un extremo que un yerno de un Rey y esto no es un "cuento" teniendolo todo se sentia como si no tubiera nada y quiso más.Amigo esto es un fenomeno no es un cuento algo pasa.

  • Comentario por Antonio Manuel 11.10.16 | 14:18

    Los actores ya no están. Muchos descendientes directos, con culpa o sin culpa, tampoco. ¿Estamos en la Guerra de los Cien Años? Comparemos el primer tercio del siglo XX con el primer tercio del siglo XXI en Europa. Las sociedades española y alemana de hoy han dejado claro la condena de ese pasado nefasto, y han avanzado en la reparación de tantas víctimas inocentes. Qué más se puede hacer, ¿repetir ahora la historia al revés?. Ahora toca construir para el futuro. El pasado no se puede cambiar, tampoco olvidar, pero ahora hemos de mejorar y no repetir errores.
    La mención de Jesús en la "cruzada española" ha hace usted, Sr. Giordano; está claro que la mención que yo hice fue únicamente en el plano personal.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 10.10.16 | 19:25

    Si, eso era lo que pensaba el general iscariote y se lo manifestó al periodista Jay Allen, del Chicago Tribune: ¡¡¡
    ¡¡Y si es necesario fusilar a media España, lo haré" No llegó a eso, pero cuando empezó en septiembre del año 1939, la Segunda Guerra Mundial, con Hitler y Mussollini, amigos y armadores del Ejército nacional (los otros habían dejado de ser españoles según el caudillo de España por la gracia de Dios) al amparo de la Guerra, una sombra informativa se cernió sobre España, de venganza, que ese caudillo aprovechó para fusilar a más de cien mil españoles y españolas con total impunidad.Era lo que llamaban "limpieza".En España había, entonces una vida "plácida" para los vencedores, y para los perdedores, las cunetas y el infierno.Y ahora, SOLO PIDEN JUSTICIA, y VERDAD.¿Es eso venganza?Durante 40 años pudieron practicar la PAZ la SOLIDARIDAD con ellos.....¿Cuando, como y donde?.¿En Mathaussen, Sobibor, etc. ¡¡¡Por favor, no miente a Jesus en la" Cruzada"española..."

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 10.10.16 | 19:16

    Si, eso era lo que pensaba el general iscariote y se lo manifestó al periodista Jay Allen, del Chicago Tribune: ¡¡¡
    ¡¡Y si es necesario fusilar a media España, lo haré" No llegó a eso, pero cuando empezó en septiembre del año 1939, la Segunda Guerra Mundial, con Hitler y Mussollini, amigos y armadores del Ejército nacional (los otros habían dejado de ser españoles según el caudillo de España por la gracia de Dios) al amparo de la Guerra, una sombra informativa se cernió sobre España, de venganza, que ese caudillo aprovechó para fusilar a más de cien mil españoles y españolas con total impunidad.Era lo que llamaban "limpieza".En España había, entonces una vida "plácida" para los vencedores, y para los perdedores, las cunetas y el infierno.Y ahora, SOLO PIDEN JUSTICIA, y VERDAD.¿Es eso venganza?Durante 40 años pudieron practicar la PAZ la SOLIDARIDAD con ellos.....¿Cuando, como y donde?.¿En Mathaussen, Sobibor, etc. ¡¡¡Por favor, no miente a Jesus en la" Cruzada"española..."

  • Comentario por Antonio Manuel 09.10.16 | 20:24

    Para algunos la guerra tenía que haber continuado hasta que quedara solo uno en pie, si podía hacerlo. En mi familia hubo muertos por la guerra entre españoles de 1936-39. Mi madre tiene 92 años y recuerda todo muy bien. Somos familias humildes y en aquella posguerra estábamos racionados. Yo también estuve racionado. Fuimos saliendo para adelante con trabajo y esfuerzo. No tenemos rencor ni odio. Fuimos capaces de vivir en aquel entonces y ahora también hacemos lo que podemos y, siempre, tuvimos la esperanza puesta en Dios. En este tiempo, igual que en todos los anteriores, hay poderosos y humildes, ricos y pobres, Jesús ya lo dijo "...a los pobres los tendréis siempre con vosotros...". Esta sociedad no se hace mejor tirando de venganza, ojo por ojo, sino porque cada uno ponga de su parte algo muy importante: convivencia en paz y solidaridad.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 08.10.16 | 17:48

    ¡¡¡YA¡¡¡ Y más de 100.000 fusilados reposan sus restos en las cunetas¡¡¡Hay que ver cuanto duran los restos de lo suevos, vándalos, alanos, godos, (visigodos) y árabes, cuyas calaveras han sido perforadas por una bala.....(Seguro que usted es creyente, católico, apostólico,romano y acudió a las canonizaciones en el Vaticano, de los santos y beatos por cientos, contemporáneos de los que reposan en las cunetas con su bala en la calavera). Muchas gracias.

  • Comentario por Antonio Manuel 07.10.16 | 11:24

    Hay un error en la localización de las causas. Fueron los Suevos, Vándalos, Alanos, Godos y Árabes los que fundaron la sociedad española.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 06.10.16 | 23:46

    A partir del año l939 con la derrota de la España Republicana se abrió un abismo.Ese abismo lo abrieron de consuno los banqueros, los terratenientes, los militares golpistas y la ICAR. Todas las mentiras desde la misma proclamación de la República, año 1931, salieron desde las mismas fuentes: los poderosos, los que de verdad ostentaban el poder la riqueza, los privilegios. Acabada la guerra,que había sido declarada para proteger ¡¡¡esa es la verdad!!! todo eso !!!Auxilio a la Rebelión¡¡¡. ¿De quien?. ¿De ellos?. La Historia al revés. Murió el dictador, y una democracia como regalo de los vencedores.Todavía.A todo eso Paul Preston lo ha llamado EL HOLOCAUSTO ESPAÑOL.Es verdad. Pero como quien pudo hacerlo, no lo hizo, el PSOE, esa España sigue ahí. Con sus Bellidos Dolfos para más INRI. ¿Educación?. Una ICAR de Trento, imponiendo una educación-religión mágica y tenebrosa.Los frutos están ahí. ¿Que se podía esperar de un pasado tan terrorífico?.

  • Comentario por OK 05.10.16 | 20:23

    Castillo, me deja usted descompuesto con una perorata de la que únicamente suscribo las últimas líneas. Mi sensibilidad es de izquierdas y, aun así, sus afirmaciones sobre las derechas me parecen una vulgar descalificación demagógica. Seamos "justos" también en nuestros juicios. Además, la sociedad española no es ni mucho menos como usted la describe, pues una inmensa mayoría de los españoles, de derechas y de izquierdas, tienen conciencia bien formada y son muy solidarios en sus comportamientos. De hecho, aquí nadie se muere de hambre ni tiene que dormir a la intemperie a poco diligente que sea y, lo que es quizá más valioso ,se pueden reivindicar derechos y manifestar libremente opiniones a condición de no insultar ni causar daños a terceros. Todo esto es muy aleccionador. Si la mayoría de los españoles votan que los gobierne la derecha, por algo será, pues como pueblo los españoles no somos nada tontos. Subrayo que esto lo dice uno de izquierdas.

  • Comentario por Antonio Manuel 05.10.16 | 19:27

    La sociedad, pluralidad de personas bajo normas comunes. Gente, pluralidad de personas (no forman sociedad porque no tienen normas comunes). Me parece que hoy más que sociedad somos gente; y en esta pluralidad de personas se acaban asumiendo normas dispares y contradictorias. En esta caótica pluralidad de personas, hay conductas que obedecen a tendencias, por ejemplo como cuando se alababa a ejecutivos estrellas porque alcanzaban gran notoriedad por sus logros económicos, y nada más que por eso; otro ejemplo los famosos "ninis", la otra cara de la moneda, con otra tendencia de conducta. Y las tendencias en la educación y formación como han sido en las tres últimas décadas. Si valores como lo fácil, el individualismo versus el esfuerzo, el grupo etc marcan tendencias, por ejemplo ahora nos quejamos de "los deberes en casa de los colegiales". Los poderes políticos se encuentran cómodos en que haya gente y no sociedad, así no tienen gran contestación.

  • Comentario por Manuel_RH 05.10.16 | 14:36

    Lo más grave es que todos esos abusos se cometan desde la parte más pudiente, más culta y mas, en teoría, religiosa de nuestra católica sociedad ante el silencio de los líderes religiosos que callan para seguir beneficiándose de esta situación y que sólo se atreven a cargar contra los homosexuales para que veamos que siguen ahí. Me parece muy triste lo que está pasando y creo que así poco vamos a evangelizar a nadie. Somos los nuevos fariseos de esta sociedad hipócrita.

Sábado, 20 de enero

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031