Teología sin censura

La religión de los corruptos

18.03.16 | 09:04. Archivado en Moral

Es un hecho que, en España y fuera de España, abundan los corruptos mucho más de cuanto podíamos imaginar. Como es un hecho igualmente que, en España y fuera de España, abundan también los ciudadanos que, no sólo son corruptos (comprobados y documentados), sino que, además y junto a su corrupción, son ostensiblemente religiosos. Yo me atrevería a decir que los corruptos religiosos son (o somos) legión. Lo estamos viendo todos los días. Y lo vamos a ver, con incienso de sacristía. Y con lujo y música de trompetas y tambores, en las próximas celebraciones de la semana santa. Individuos que roban, mienten, se quedan con el dinero de otros y, al mismo tiempo, ahí los tienes, besado “cristos” y “vírgenes”, luciendo túnicas y capirotes de penitencia, asistiendo, tan devotos ellos, a ceremonias sagradas, etc, etc.

¿Cómo se explica que religión y corrupción hayan llegado a ser dos prácticas, dos tradiciones, dos convicciones tan vinculadas la una a la otra? ¿No será porque la una y la otra se necesitan mutuamente? Más aún, ¿no ocurrirá este extraño maridaje porque religión y corrupción se potencian mutuamente?

La tradición cristiana se ha interesado por este asunto más de lo que algunos se imaginan. El Evangelio afirma de forma tajante: “No podéis servir a Dios y al dinero” (Mt 6, 24). Que, en realidad, viene a decir: “No podéis dar culto a Dios y al dinero”. Dar culto a Dios no es simplemente rezar o ir a misa. Dar culto a Dios es hacer lo que Dios quiere. El problema está en que hay mucha gente que reza y va a misa, pero, en los asuntos más serios de la vida, no hace lo que Dios quiere, sino lo que más le conviene para sus intereses de dinero y ganancia. Teniendo en cuenta que la codicia del dinero se canaliza y se gestiona siempre mediante el poder del que tiene, que usa, abusa y explota al que no tiene. Por supuesto, varían las formas de hacer esta macabra y canallesca gestión. Pero, a fin de cuentas, siempre es esto lo que se hace.

Entonces, y en definitiva, ¿en qué consiste la religión de los corruptos? Consiste en el empeño absurdo por hacer posible lo que es imposible. A saber, pretender servir a Dios (en el rezo, en la misa, en las devociones...), siendo al mismo tiempo un corrupto, un tramposo, un embustero, un hipócrita, que no tiene más remedio que ocultar lo que es y lo que hace. Que no es otra cosa que pretender la cuadratura del círculo. Servir a Dios, sirviendo al dinero, aunque eso se haga a costa de quedare con lo que es de otros, con lo que daña sobre todo a los más indefensos, a los más desamparados.

Naturalmente, para vivir entregado a una tarea, tan vergonzosa y repugnante, se necesita astucia y desvergüenza. Pero se necesita también echarle al asunto una buena dosis de “religión”. Porque la religión tranquiliza la conciencia del tramposo. Y ayuda a que semejante individuo tenga buena imagen. Por esto, ni más ni menos, ocurre - con tanta frecuencia - que religión y corrupción se necesitan mutuamente. Y se potencian la una a la otra. Y si no, ¿por qué ocurre, con tanta frecuencia, que las gentes y los grupos más corruptos son precisamente los que más defienden los intereses de la religión? No vendría mal que, en los próximos días de semana santa, además de rezar y ver santos, dedicásemos algún tiempo a pensar en serio la dosis de corrupción, que hay en nuestra vida, y que, no raras veces, ocultamos (ante los demás y ante nosotros mismos) mediante la excelente tapadera que puede ser la religión .


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por azarias Emilio lopera 06.08.16 | 22:48

    que infames los saserdotes corronper alos niños del mundo con la mentira

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 25.03.16 | 18:43

    Cuando Jesús llega a Nazaret, el pueblo donde se ha criado, y probablemente, ha nacido, y tiene el oficio de carpintero, en dos evangelios hay dos preguntas-respuestas , o dos comentarios de sus vecinos. Uno: ¿No es este el hijo de María? y otro: ¿No es el carpintero, el hijo de María? Y otros dos que dicen: No es este el hijo de José?.Esta es la pregunta fácil. Las otras dos son las preguntas "difíciles". Y lo entendemos muy bien por qué. Los que hemos vivido en los pueblos lo sabemos muy bien. Y yo personalmente mejor, porque era, y soy hijo de una hija "natural". Porque estas preguntas- respuestas nos están llevando de una manera también natural a la respuesta verdadera.Porque también conocen al padre putativo, y al biológico, pero no es a ellos a los que se mencionan en las preguntas-respuestas. Yo diría aquí solo una cosa: Sapere aude.

  • Comentario por Antonio Manuel 19.03.16 | 12:12

    Jesús tenía celo por la casa de su Padre. Enseñaba en las sinagogas y, cuando había multitud, se sentaban en el campo para escucharle.
    No entiendo bien eso de "encerrar a Dios entre paredes". Quién se encierra es el hombre cuando solamente se asoma al rito religioso, sea dentro de un templo o en actos fuera de los mismos.

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 18.03.16 | 21:46

    "Dad gratis, lo que habéis recibido gratis". Ni por asomo. ¿De donde ha salido esa Internacional iglesia católica de Roma, que reúne en bienes muebles e inmuebles en todo el mundo "urbi et orbe" más que muchos Estados de la tierra. cien o mil veces más extensos que el Vaticano?¿Quien dijo aquello de: No guardéis vuestros tesoros en la tierra, donde se los pueden llevar los ladrones, sino en el reino prometido donde están al resguardo de ellos?. Por eso le sacan muerto, crucificado, para que no hable, como le dijo el Gran Inquisidor de Dostoieski en los Hermanos Karamazoff. -Vete y no vuelvas más. Pero no puede ser de otra manera.Detrás de todo eso hay un gran negocio turistico interior y exterior. Dinero, dinero, dinero, mucho dinero, para arreglar nuestra balanza comercial, ¿Ha cambiado en algo bueno a este país todas esas "celebraciones"?. No lo veo. A la cárcel van los robagallinas ...Como siempre. Poderoso caballero..... ,

  • Comentario por GIORDANO BRUNO 18.03.16 | 21:24

    Desde el momento en que se acota, se encierra lo religioso, entre paredes, capillas, iglesias, catedrales, ya tenemos alli a Dios encerrado. ¿Se puede encerrar a Dios así, donde en su interior se realizan, ceremonias ,ritos, con unos intermediarios entre el hombre de la calle, y los hombres sagrados, consagrados y un dios, y encima se nos dice que Dios es ubícuo, es decir está en todas partes. ¿Cómo es eso?. Y es que de puertas afuera, ya no está ese dios. Es lo que ellos llaman, lo profano.Y todo porque no está controlado, dominado por el poder que eso les confiere a los dominadores- intermediarios entre el hombre sin más y Dios. Los hebreos tenían también encerrado a su dios,en un lugar "el santa santorum", donde estaba el "arca de la alianza" donde sólo podía entrar (creo) el Sumo Sacerdote, una vez al año. Y eso, qué tiene que ver con el carpintero de Nazaret?. Si, han pasado de sus enseñanzas sobre el ser humano con total desprecio.

  • Comentario por Antonio Manuel 18.03.16 | 16:37

    Jesús insistía permanentemente en el pecado de la hipocresía... ¡escribas y fariseos hipócritas!. Los "nuevos" fariseos son los que se instalan en el aparentar lo que no son. Creo que llega el momento en que la expresión ritual en los actos religiosos católicos debiera consistir en compartir, en nuestros templos, las vivencias y la enseñanza aplicada que Jesús nos trasladó; demasiada simbología puede llevar a confusión a creyentes de buena fe.

  • Comentario por Francisco Tostón de la Calle 18.03.16 | 14:34

    Hola, amigos. Candente y difícil problema el de la corrupción en lo religioso. Buen análisis el de José María. Pero es que también los que mandan en los ámbitos religiosos han contribuido a la corrupción al poner demasiado énfasis en lo externo, lo aparatoso, lo que relumbra, lo que suena, lo que se ve y se nota. Yo me pregunto hasta dónde llega la religiosidad en ese despliegue folcloricoturístico de la Semana Santa. Hay mucha gente buena y sincera que participa o que apoya o a quien sirve todo ese despliegue. Pero me parece que se exagera la importancia de tanta pompa y boato para la celebración. Empezando por todo el costo económico que conlleva. Pienso en los campamentos de refugiados en Europa que seguramente necesitan lo que nosotros "despilafarramos" en estas celebraciones. En Colombia hay un estupendo refrán que me parece oportuno: "Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre". Morir con Cristo y resucitar con él. ¿Llega este mensaje gracias a la Semana Santa?

Lunes, 25 de junio

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930