Teología sin censura

Dios y lo humano

16.02.16 | 17:20. Archivado en Moral

El cristianismo enseña que a Dios sólo podemos encontrarlo en lo humano y desde lo humano. Porque lo divino es precisamente lo que nos trasciende y, por tanto, lo que no está a nuestro alcance. A Dios, nadie lo ha visto (Jn 1, 18). A Dios nadie lo conoce (Mt 11, 27; Lc 10, 22). Lo que nosotros podemos saber y decir de Dios, no son sino las “representaciones” humanas que nosotros, los humanos, nos hacemos de Dios. Pero nada de eso es Dios “en sí mismo”.

Por esto, y porque el cristianismo ha tomado esto en serio, por eso el cristianismo afirma que, en Jesús de Nazaret, Dios se nos ha dado a conocer, se nos ha revelado, se nos ha manifestado, en un hombre, Jesús. Es decir, el cristianismo enseña, como punto de partida de su existencia y de su razón de ser, que Dios se nos da a conocer y se nos revela en lo humano. Lo cual quiere decir que solamente alcanzaremos la plenitud de lo divino, en la medida en que lleguemos a alcanzar la plenitud de lo humano.

De ahí que lo específico del cristianismo radica, no en la sumisión a lo divino, ni en la exactitud de lo religioso o de lo sagrado, sino en la defensa de lo humano, en el respeto a lo humano, en la promoción y el fomento de todo lo verdaderamente humano, en el cariño y hasta el exceso de la demasiada ternura con lo humano.

El problema que, sin embargo, todo esto representa, radica en que lo humano, químicamente puro, no existe. Lo humano es el resultado de un proceso de evolución, increíblemente prolongado y largo, de miles de siglos. Un proceso que sigue adelante en la historia. Y que consiste en la superación constante y creciente de lo inhumano que llevamos inscrito en la sangre misma de nuestro ser.

Ahora bien, esta superación, esta liberación, de lo inhumano es la tarea más dura y más costosa que todos tenemos que afrontar. Por eso es la tarea a la que más nos resistimos. Y es tanto lo que nos resistimos a esta tarea - de constante y creciente humanización - que hasta echamos mano de lo divino, de lo sagrado y de lo religioso para justificar criterios y comportamientos criminalmente inhumanos. Por esto, en nada nos tiene que extrañar que, en la historia y en la presencia actual del cristianismo en el mundo, lo más complicado de aceptar y lo que más se ha resistido a admitir esta Iglesia (con sus jerarquías a la cabeza), no ha sido lo divino de Jesús y de la vida cristiana, sino precisamente lo humano de Jesús y del comportamiento cristianismo. ¿Cómo se explica - si no - que en la Iglesia se haya visto, como lo más excelso que, para amar más a Dios, tengamos que amar menos o negar el cariño, la bondad, el respeto y la ternura a seres de carne y hueso que son tan humanos como nosotros?

Yo creo en Dios, busco a Dios y tomo en serio el problema de Dios. Pero, precisamente por eso tomo en serio lo humano, a todo ser humano. Y por eso igualmente no me cabe en la cabeza que haya tanta gente - de religión y de Iglesia - que se amparan en lo presuntamente divino, para justificar comportamientos que son intolerablemente inhumanos. ¿Qué explicación tiene que en Estados Unidos, los republicanos aparezcan como los más religiosos y, al mismo tiempo, los defensores de la pena de muerte, de la venta de armas y del rechazo total a los homosexuales? ¿Cómo se puede entender que, en ambientes clericales, donde tanto se predica de pureza y de puritanismo, no se puedan ya seguir ocultando tantos y tantos escándalos de todo tipo que avergüenzan a cualquiera? ¿Y qué decir del incomprensible silencio de nuestros obispos ante tanta corrupción y tanto sufrimiento de los más indefensos? ¿Por qué será que donde hay tanta religión anda tan escasa la verdadera humanidad? Sea por lo que sea, una cosa es cierta: es inimaginable la cantidad de los que se creen creyentes que en realidad son ateos sin saberlo. “Ateos anónimos”. Pero, a fin de cuentas, ateos auténticos.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por GIORDANO BRUNO 14.03.16 | 21:56

    Desde luego que lo humano es la referencia más auténtica de Dios. Para mi no hay dudas. Lo que si me parece algo fuera de lo común es, si es verdad que Yeshúa dijo aquello de "Atesorad las riquezas en el cielo, porque en la tierra se la comen los ratones". Al pie de la letra no es, pero la idea era: No te vas llevar los tesoros de la tierra, por que aquí te lo vas a dejar todo. Y si es así, después de leer, AVARICIA, del italiano Emiliano Fitippaldi, y tantas y tantas otras en ese mismo sentido como la de David Yalop, el Arzobispo Marzinsky ya muerto, Bertone, bien vivo con un apartamento de 300 metros cuadrados,; ese viaje, (por las prisas, sin duda) de gastarse 24000 euros en cogerse un helicóptero, los infinitos bienes en muebles e inmuebles por todo el mundo de la iglesia, por eso es universal, Y todo esto, ¿hasta cuando?. Lo verdadero, lo real, es servir con sus ritos, sacramentos y ceremonias en servir de excusa a los fieles poderosos, dadivosos con ella.Buen negocio.

  • Comentario por OK 17.02.16 | 14:16

    La Iglesia dice ser depositaria de la fe como si se tratara de un patrimonio cuyo haber lo forman los dogmas, los preceptos, los ritos y los sacramentos, erigiéndose así en altavoz de un Dios "fosilizado". Pero la fe, ante todo y sobre todo, es vida. La religión es uno de los valores fundamentales de la vida humana. De nada sirve profesar la fe y acudir a la iglesia si no se viven las consignas evangélicas, tan simples como el empeño de que los hombres se comporten humanamente. Todas las consignas evangélicas son valores irrenunciables de la vida humana. La fe no es un ideal de vida, sino un motor del vivir equilibrado, el debido, el humano. Creo que solo quien se ocupa del hombre y se preocupa por él puede ocuparse y preocuparse razonablemente de Dios. De otro modo, Dios es solo una idea muy rentable para muchos proyectos humanos turbios, razón por la que se convierte en un contravalor pernicioso y, como tal, repudiable.

Jueves, 15 de noviembre

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930