Teología sin censura

Religiosidad para tiempos de crisis

07.09.11 | 22:36. Archivado en Problemas actuales
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

En una situación de crisis económica, como la que estamos viviendo, mucha gente se siente amenazada, se ve en peligro y tiene la sensación de haber perdido la seguridad que antes tenía. Esta situación de miedo y de inseguridad tiene consecuencias, como es lógico, en casi todos los ámbitos de la vida. A muchas personas se les han alterado sus relaciones familiares, profesionales, laborales. Se les ha roto su estabilidad interior. Y todo esto lleva consigo mucho sufrimiento y, en bastantes casos, poca esperanza de salir adelante.
Pues bien, así las cosas, yo me pregunto qué papel está desempeñando la religiosidad de muchas personas en una situación como ésta. Me pregunto concretamente, ¿las creencias y las prácticas religiosas nos están ayudando a superar esta crisis? O por el contrario, ¿la religiosidad está complicando y hasta agravando la penosa situación que estamos soportando?
Sin duda, habrá quien se sorprenda de que yo haga estas preguntas. Es verdad que estamos sufriendo una crisis económica y una crisis religiosa. Como estamos soportando una crisis política, una crisis social, una crisis cultural y tantas otras crisis. Pero, en este enorme maremoto que, nos está zarandeando a casi todos, ¿qué tiene que ver la religión? ¿no estamos cansados de repetir que las creencias religiosas están en crisis y cada día pintan menos? Entonces, ¿a qué viene hablar del papel de la religiosidad en tiempos de crisis?
Hablo de este asunto y propongo estas preguntas, ante todo, porque es un hecho que, en momentos de crisis y dificultad, el recurso a Dios y a las creencias religiosas es una de las soluciones y salidas que más suele buscar la gente. Se ha dicho miles de veces que en las trincheras no hay ateos. Este solo hecho, ya explicaría el planteamiento que acabo de hacer y las preguntas que acabo de formular.
Pero aquí estoy apuntando a algo más concreto y más actual. No estoy seguro de que la crisis económica nos esté acercando a Dios o, por el contrario, nos esté alejando de él. En todo caso, de lo que sí estoy seguro es de que la crisis económica, y la consiguiente crisis política, que se ha desencadenado, lo que sin duda está causando es que nos estamos alejando cada vez más unos de otros, nos estamos enfrentando unos con otros, nos estamos dividiendo y cada día nos resulta más difícil entendernos. Lo que lleva consigo que la convivencia resulta cada vez más difícil y con frecuencia desembocamos en momentos de tensión y crispación que nos rompen por dentro y rompen los grupos humanos hasta hacer muy complicadas y hasta imposibles las relaciones humanas de unos con otros.
Ahora bien, en la medida en que todo esto es así, ¿no es cierto que necesitamos una religiosidad que, en lugar de dividirnos y enfrentarnos, nos tendría que servir para acercarnos, para comprendernos mejor, para unirnos y ayudarnos? Es un dolor lo que está ocurriendo. En los años de la transición política, los españoles supimos aparcar nuestras diferencias, tuvimos el acierto de unirnos y quedó patente que un país progresa en la medida en que los ciudadanos se funden en el mismo proyecto que los beneficia a todos. En aquel momento, la Conferencia Episcopal Española jugó un papel decisivo para unirnos a todos. Y el resultado fue el bien de todos. Ahora, sin embargo, yo no estoy seguro de que la religiosidad nos esté uniendo a los ciudadanos de este país. Pero, entonces, ¿qué demonio o qué ángel de religiosidad llevamos a cuestas que, en lugar de edificarnos, nos está dividiendo y nos está haciendo tan difícil la convivencia y la posible salida de la crisis? En definitiva, la pregunta que yo me planteo es ésta: ¿creemos en Jesucristo para unirnos o utilizamos a Jesucristo para enfrentarnos? No vendría mal, tal como están las cosas en este momento, que todos - yo el primero - afrontemos en serio esta pregunta.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Héctor 22.09.11 | 10:39

    r.anónimo: No entiendo si como afirmas Jesús de Nazaret es un ser desprecible, nos lo ofrezcas como guía después de Mahoma. Quiere decir que, salvo Mahoma, todos, incluido Jesús, somos totalmente despreciables.
    Ni afirmo ni niego lo de Mahoma. Pero desde Jesús para abajo, sinceramente lamentable. ¡Vaya visión la de la realidad de este mundo!
    Me imagino que al menos tú, que eres capaz de darnos la voz de alarma y dirigirnos hacia el camino bueno (que debe ser el tuyo), te salvarás de esa calidad de despreciable ¿no?.
    Si quieres seguir salvándonos y orientándonos, por favor, hazlo, pero sin descalificaciones de ningún tipo para nadie.

  • Comentario por r.anónimo 18.09.11 | 15:57


    La religión es el opio del pueblo.
    No hay nada peor que la religión.

    La gente no necesita religión ni a ningún dios.
    Necesita trabajo,un salario digno para poder vivir,pan ,libertad.

    ¿que nos solucionan los dioses sean de la religión que seán ?

    Socialismo.

    Jesús fue un comunista seguidor de Moisés.No el hijo de un dios.
    Jesús de nazareth es despreciable.

    Un fracasado .Un traidor .Un maldito.Fue Jesús quién traiciomo a LOS DOCE.etc.


    Es preferible mil veces Karl Marx.



    Si alguién quiere un guía religioso le aconsejo Mahoma detrás Jesús.

  • Comentario por anonimo 15.09.11 | 00:36

    para leonato: lo tuyo si que es la peor creencia , la mas escluyente de todas con la apariencia de la mas abierta de todas

  • Comentario por Josep 13.09.11 | 18:44

    Existen unos escritos muy interesantes, peculiares y lógicos de - Teología Natural (teoría interpretativa) - (Buscar en google) que hacen alusión a una definición muy conveniente del existencialismo, mediante una sencilla exposición de nueve palabras colocadas en los ejes cartesianos. Si se profundiza en cualquier concepto llegaríamos siempre a obtener una explicación que quedaría sintetizada en ese número máximo de nueve palabras y nunca diferentes a las referidas.
    Incluye, con inspiración poética, una oración que en "cuatro lineas" es punto de partida filosófico y se refiere a lo que es y a lo que nos espera. Todo ello "probablemente" muy efectivo en tiempos de "crisis"

  • Comentario por atman 12.09.11 | 22:16

    Nos encanta ir disfrazados. El habito no hace al monje, se ha oido siempre...pero ¿no es verdad que el ritintin del poder, del estar por encima de, a muchos los llama? ¿ por qué no seremos humanos, simplemente humildes humanos sin poder, sin sentirte superior?
    Jesús fue LAICO, un simple laico, sin convencioanlismos, sin importarle el que dirán de que lo viesen con una prostituta, con un gay o con un ladrón públicano. El no pidió cedula de identificación a nadie, pero ahora a los que se dicen sus seguidores, les importa muy mucho, guardar las apariencias, etiquetar a los distintos y guardarlas en los archivos para no contar con ellas. Esos son los cristianisimos de hoy, los del diezmo y el ayuno, los de grupos selectivos especialistas en descartar seres humanos o contar con ellos según lo que reporten con influencias de todo tipo, económicas tambien. ¡ HIPOCRITAS Y FALSOS !

  • Comentario por Ramon Leonato 12.09.11 | 20:17

    Anonimo, las creencias de las que hablas son las más peligrosas de todas. Las que me creo que son verdad considerando el resto equivocadas. O todas las creencias valen, o ninguna vale. Lo que dice Olga es que ninguna vale, ni las suyas. Sin embargo, en la experiencia del amor nos podemos encontrar más allá de nuestras creencias

  • Comentario por anonimo 12.09.11 | 15:21

    Pero Olga con todo respeto, tu te referiras a las creencias en la medida que tengan algo de equivocado porque si son verdaderas venefician un monton y defienden de errores y relativismos. piensa que lo que tu dices es tambien una creencia porque afirma o niega cosas y que podrias estar cayendo en lo mismo que criticas sin darte cuenta.

  • Comentario por Olga 12.09.11 | 12:45

    Las creencias separan, torturan y matan. No sabemos dialogar ni encajar que todo en realidad es lo mismo. Vivimos con demasiada superficialidad.
    La mejor creencia es la própia experiéncia, sin estar atado a religión alguna siendo libres, pero parece que por mucho que pronunciemos la palabra libertad no la sentimos verdaderamente yel miedo a eso, nos hace esclavos de los fundamentalismos más atroces. Nos convertimos en verdugos y víctimas de nosotros mismos y víctimas de los poderes absloutos que desean acaloradamente aprovecharse de las conciencias para su propio beneficio.
    ¿queremos vivir en el cielo o en el infierno?



    Un abrazo.

  • Comentario por JL. 10.09.11 | 19:07

    Al leeros me viene a la mente el dicho ese que afirma: Entre Dios y el dinero, lo segundo es lo primero. Y como se lee, en algun texto de los Evangelios, atribuido a Jesús: No se puede servir a Dios y al dinero.
    Una religión que una a los dos me parece imposible. Lo fue para Jesús, el carpintero de Nazaret, y lo seguirá siendo para quienes entiendan que Jesús propuso un proyecto religioso en el que el hombre es el centro de todas las cosas. En la cultura actual, el centro de todas las cosas es y seguirá siendo el dinero.

  • Comentario por Pignatelli 10.09.11 | 04:32

    Bueno, María, etiquetar a la mitad cristiana que no te gusta como creyentes en u" Un Dios severo, justiciero, castigador y moldeable a intereses torticeros", no falta su dosis de mala idea (no sé si de calumnia). Yo, a esa mitad cristiana, lo siento, pero no la conozco. Y simplificar así las cosas, y dividir así al personal, entre buenos y malos (porque los del Dios justiciaro va para los malos, que no mencionas ni calumnias pero que todos entendemos a quiénes quieres referirte) tampoco me parece una actitud cristiana. No sé si Sofia es una rapaz, pero aquí acostumbráis a soltar unas cuantas perlitas que siembran bastante cizaña.

  • Comentario por anonimo 09.09.11 | 18:39

    Pues a mi me da que tu no eres ni varon ni mujer

  • Comentario por pacose 09.09.11 | 18:29

    Lobos disfrazados de corderos eso es lo que sois vosotros, tirais la piedra y escondeis la mano , os meteis con todos y si os contestan los llamais rapaces

  • Comentario por Enzo 09.09.11 | 18:25

    Yo creo que Sofia es varón.

  • Comentario por Antonio 09.09.11 | 17:42

    Estoy de acuerdo contigo María. Yo también me he fijado en las actitudes que generalmente maneja Sofía y no son muy edificantes que digamos. Animo y sigue comentando sin hacer caso de ciertas rapacidades.

  • Comentario por EVA 09.09.11 | 16:25

    No encuentro la relación entre la crisis económica y la religiosidad.

  • Comentario por María 09.09.11 | 15:39

    Sofía, hay mucha gente que utiliza estos medios para dejar fluir sus frustraciones y toda la violencia que llevan dentro. Comento al señor que escribe y no suelo entrar en diálogo con otros comentaristas, ni lo voy a hacer contigo. Sólo quiero decirte que a veces pareces una ave rapaz agazapada esperando una víctima sobre la que lanzarte, yo no voy a entrar en ese juego. Mis comentarios siempre tratan de hablar sobre actitudes y trato de no descalificar a ninguna persona. No creo haber calumniado a nadie.
    En cualquier caso no te voy a contestar más ni voy a abanadonar la lectura de este blog que a mi me aporta bastante y con el que suelo sentirme en armonía.

  • Comentario por sofía 09.09.11 | 15:23

    Tiene vd razón, por ejemplo, la "religiosidad" o lo que sea, de María, la lleva a utilizar la calumnia demagógica para enfrentar entre sí a los creyentes en el Dios de Jesús. Es ella la que tiene que replantearse su "religiosidad" que la lleva a estigmatizar a otros creyentes atribuyéndoles las creencias que a ella le da la gana sólo porque no ponen verde a la jerarquía o están a favor de la vida, o no consagran rosquillas porque creen en el sacramento de la Eucaristía, precisamente porqeu creen en un Dios que es Amor y Vida.
    Si realmente creyera en Jesús, se sentiría unida a todos los que creemos en Jesús, jerarquía incluida.
    Y desde luego que la espiritualidad y la religión siguen siendo efectivas en tiempos de crisis para todos aquellos que no han perdido la fe. Lo constato diariamente.

  • Comentario por jdiazlucio [Blogger] 09.09.11 | 12:11

    Creo quye habría que profundizar en una ESPIRITUALIDAD PARA TIEMPOS DE CRISIS. Dicha espiritualidad no nos tiene que ahorrar el investigar dónde están las causas de esta crisis. Después, desde el evangelio, ver la postura a tomar tanto de denuncia profética como de praxis concreta en el difícil caminar cristiano, incluyendo estilo de vida austero y de solidaridad con los más desfavorecidos.
    Dios no debe ser nunoca un "tapaagujeros" de lo que nosotros no podemos conquistar, sino la "fuerza" que nos impulse a construir un mundo más humano, que eso es el Reino de Dios.

  • Comentario por Ramon Leonato 09.09.11 | 10:45

    Continuando con mi primer comentario del 9/9 a las 10:35: Querido José María ¿Que tal la experiencia en vez de la creencia? La experiencia real, actual y objetiva de vivir las enseñanzas espirituales en cada momento de nuestra vida. En esa experiencia te haces uno con el budista igual que con el musulmán y con el cristiano. Las enseñanzas espirituales desde el punto de vista practico varían muy poco. Ninguna tradición espiritual te enseña a mentir por ejemplo, y todas te enseñan a orar, a contemplar, a meditar. Todas te enseñan a abandonar el egoísmo, el ego en definitiva. Y las creencias son parte del ego. De la identidad aparente. Nunca podrás establecer un axioma que todo el mundo pueda creer, pero siempre podrás compartir una experiencia común. Todos los ríos llegan al mar. Puedes amar a Dios en la forma de Jesús o en la forma de Krishna, que más da el nombre que le pongas. Solo hay un Dios Liliallehallah. Y puedes entregar tu vida en vez de guardarla. Es algo individual.

  • Comentario por María 09.09.11 | 09:22

    Creo que el problema fundamental estriba en que dentro de la Iglesia hay dos concepciones y vivencias de Dios totalmente enfrentadas y casi irreconciliables: Un Dios severo, justiciero, castigador y moldeable a intereses torticeros, y un Dios humano y amoroso que lleva a alimentar y nutrir la compasión, la solidaridad y la empatia entre los seres humanos.

  • Comentario por Pigntelli 09.09.11 | 04:29

    En el anterior mensaje me he dejado una parte de una oración:

    "...de acabar diciendo que Jesucristo su mensaje, con la integridad de la fe y el misterio de la Iglesia dan lo mismo que cualquier otra cosa..."

  • Comentario por Pignatelli 09.09.11 | 04:24

    Yo, por mi carácter, abomino de la división. No me gustan las tensiones ni los enfrentamientos. Pero la unidad no se conquista a cualquier precio. Y no es, en modo alguno, un absoluto. EL ABSOLUTO SÓLO ES CRISTO. El propio Jesucristo hablo de él como signo de división, dejando claro que incluso el enfrentamiento y la división deberían ser aceptados por los que quisieran seguirle.

    Llevado esto hasta nuestros días, yo siento que no puedo unirme ni hallarme en comunión con cualquier idea. Lo siento mucho. Intentaré salvar la proposicón de PRÓJIMO, pero no ha precio de malversar la fe, de acabar diciendo que Jesucristo y su mensaje, con la integridad de la fe y el misterio de la Iglesia. Cristo es la causa de nuestra comunión y no alrevés: no poruqe nos unamos nosotros y hagamos componendas hallamos a Cristo.

  • Comentario por Pedro Ferradas 09.09.11 | 00:38

    Se me acurre traer aquì ls palabras de Isaías 58, 1-12. Aunque sean del AT reflejan lo que debería ser el empeño de al menos todos los cristianos. ¿Cuál es el ayuno, el culto, la acción que realmente agrada a Dios y nos pudiera unir en los esfuerzos por edificar la sociedad y el mundo que deseamos? Creo que Isaías tiene bastante que decirnos y que concuerda totalmente con lo que Jesus de Nazaret, hijo de Dios, nos dijo con su vida y su palabra.

  • Comentario por Pedro Ferradas 09.09.11 | 00:38

    Se me acurre traer aquì ls palabras de Isaías 58, 1-12. Aunque sean del AT reflejan lo que debería ser el empeño de al menos todos los cristianos. ¿Cuál es el ayuno, el culto, la acción que realmente agrada a Dios y nos pudiera unir en los esfuerzos por edificar la sociedad y el mundo que deseamos? Creo que Isaías tiene bastante que decirnos y que concuerda totalmente con lo que Jesus de Nazaret, hijo de Dios, nos dijo con su vida y su palabra.

  • Comentario por Mónica 08.09.11 | 22:22

    La pregunta lleva implícita la respuesta. Cuando dividimos en nombre de Jesús es porque lo estamos utilizando. Sin embargo, si en su nombre permanecemos unidos o nos reconciliamos es que Él está presente. Creo que lo que sí tienen las creencias, del tipo que sean, _ y todos tenemos creencias_ es un enorme poder de convicción y por tanto de transformación y de influencia. Lo importante es conocer y explicitar nuestras creencias para, desde ellas, intercambiar un diálogo sincero y recíprocamente respetuoso con el fín de llegar juntos a algún acuerdo concreto sobre la realidad en la que nos movemos y sobre nosotros mismos.

  • Comentario por Héctor 08.09.11 | 18:20

    4º.- Dos requisitos “sine qua non”: El primero que se ha de hacer y vivir sólo para ayudar y favorecer al hermano, para estar a su servicio. Ser último y servidor de todos. Y el segundo requisito es que todo ha de ser, creo que esto no habría falta siquiera decirlo, es que todo se ha de hacer libre y voluntariamente y con toda la ilusión y alegría del mundo. No en vano se trata de que hemos encontrado la perla perdida o el tesoro escondido. Y doy absolutamente todo lo que tengo, para conseguir dicho tesoro.
    Perdón si me he alargado excesivamente pero, aun así, quedan todavía algunos flecos que aclarar.

  • Comentario por Héctor 08.09.11 | 18:19

    3º.- De esas bienaventuranzas que hemos hecho referencia, la primera y la única (con la última como consecuencia también) que está en presente, es simplemente que nos hagamos pobres, es decir, el último de todos. No olvidemos que Jesús le habla no a sus discípulos por separado, sino como comunidad. Se trataría, pues, de una comunidad de pobres y últimos, que, dedicándose exclusivamente a las cosas del Padre, tuvieran asegurado el pan nuestro de cada día y cada día, inexplicablemente, de una manera distinta. Si en cuanto me faltara aunque fuera un solo día el pan, tuviera una puerta fija y segura donde llamar porque sé que allí me lo van a dar, la Providencia ya no actúa. Es decir, ya no soy cristiano. Por muy último y pobre que sea. Porque, entre otras cosas, no soy precisamente pobre. Tengo asegurado todo lo que quiera y necesite en la puerta donde puedo llamar y sé que me van a atender.
    4º.- Dos requisitos “sine qua non”: El primero que se ha de hacer y vivir sólo para ayudar ...

  • Comentario por Héctor 08.09.11 | 18:18

    eo que hemos de dejar claro lo siguiente que, consecuentemente, puede aportarnos luz al tema que nos atañe:
    1º.- Lo que trajo Jesús (no el cristianismo y mucho menos el catolicismo) no es una religión sino un estilo de vida. Estilo de vida que puede (y debería) ser seguido por todo el mundo, de la creencia religiosa que quisiera. No tiene nada que ver. Por supuesto que todo parte de que Dios es Padre nuestro, Padre de todos y por consiguiente… Pero creo que esa creencia, afortunadamente, es bastante universal.
    2º.- Precisamente el mensaje de Jesús, al menos en Mateo y ayer leíamos también en Lucas, comienza y reitera varias veces, como consecuencias (mejor, requisitos) de su seguimiento la palabra “dichosos”. Luego en absolutamente todas las situaciones, hasta en las más difíciles y quizás de una manera especial en esas, es un mensaje de alegría, de dicha, de felicidad, de superarlo todo y relativizarlo en comparación con lo que en la práctica de la vida se nos ofrece.

  • Comentario por atman 08.09.11 | 14:12

    Estoy de acuerdo: Las creencias separan. Son muy pocos los que pueden salir de su ciudad, de su pueblo, de su isla para irse de vacaciones. La mayoría de los españoles, no salen y no viajan por no tener poder adquisitivo. EL nivel económico de los participantes de visitas papales, congresos nacionales
    de neo- movimientos no es el común de los españolitos, por mucho que lo digan, muchos cuentan con ayudas de gente pudiente, aunque por regla general es habitual la tacañeria y la cicateria en la mayoría que dá importancia a lo cúltico.

  • Comentario por Ramon Leonato 08.09.11 | 10:35

    Las creencias separan José María, pues unos tienen unas creencias y otros otras creencias. Incluso la creencia en Jesucristo es distinta, pues tu concepto de esa creencia es uno y el concepto de cualquier otra persona será otro. No habrá dos conceptos similares de esa creencia. Sin embargo, el ejemplo que dejo Jesús nos puede unir. El ejemplo de perderlo todo y ahí encontrar la totalidad. Ese es el ejemplo de la cruz. El del que lo ha perdido todo. A sus seguidores, su vida, todo. Que mayor fracaso que ese insulto en la cruz. Rey de los judíos como símbolo de la perdida total de todo lo que el ego podía buscar. La crisis nos hace perder. Y eso esta bien. Y si es todo, es la mayor de las bendiciones, pues la vida es para perderla, no para ganarla. La espiritualidad nos puede ayudar mucho ahora y es de hecho lo que mejor le sentaría a la sociedad. Volver a las enseñanzas espirituales que las tradiciones de sabiduria de la humanidad nos han dejado como herencia.

  • Comentario por Carlo 08.09.11 | 09:54

    Benedicto XVI a los seminaristas de Madrid:
    Sed mensajeros de Dios hecho hombre y sed defensores incondicionales de la altisima dignidad de toda persona.
    Estoy de acuerdo.

Miércoles, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

  • José Mª Castillo José Mª Castillo

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sindicación