El blog de Ramón Tamames

556. No es un adiós: hasta luego, Balbín

21.07.08 | 10:03. Archivado en Artículos

De la revista La Clave, del 18 de julio de 2008, reproducimos el artículo del epígrafe, de Ramón TAMAMES, en la idea de que pueda ser interesante para los lectores:

Cualquier periódico, incluidas las revistas, como las civilizaciones, que habría dicho Toynbee, nacen, crecen, maduran, senectean y mueren. Y eso es lo que pasa ahora con el semanario La Clave, que un día puso en marcha José Luis Balbín, evocando así el nombre de su programa en televisión; primero en TVE-1 y luego en Antena 3.

Desaparece así del mercado mediático de España lo que fue una continuidad del escenario de debates más concurrido y polémico que nunca ha tenido el país, y que convocaba a millones de personas a la gran discusión de grandes cuestiones. Después hubo, y hay, algunos remedos de La Clave en las emisoras públicas y privadas, pero ninguna llegó, ni seguramente llegará, a parangonarse a aquella cátedra de libre ejercicio de crítica y réplica. Desde la cual se me honró llamándome a casi veinte sesiones, a las que siempre acudí, con una especial preparación mental para controlar las tensiones dialécticas de cada caso.

José Luis Balbín, como director de escena primero ante las cámaras y como director de revista después, ha sido un seguidor atento de la realidad global, española e internacional. Y no en la idea, simplemente, de observar qué pasa en el mundo, sino más bien, en la línea de lo que Karl Marx dijo en el número 11 de sus “Tesis sobre Feuerbach”: la misión del filósofo –y José Luis trabajando su cazoleta de pipa tabaquera filosofa como el que más, que habría dicho Don José Ortega y Gasset—, no es simplemente contemplar el mundo, sino también contribuir a cambiarlo.

¿Y qué mejor manera de hacer eso que llamando a escena a un grupo de discutidores para visualizar en controversia el “estado del arte” de cualquier cosa? Eso es lo que sucedió –y si quieren digo lo de servata distantia—, cuando Platón hizo en la Academia, con su maestro Sócrates y sus discípulos, lo que hasta este último número de La Clave ha venido haciendo José Luis Balbín durante 30 largos años.

Ahora, se preguntarán algunos si ya está llegando el “descanso del guerrero”. No lo tengo por seguro, pues José Luis no es hombre de jubilarse, ni tampoco cabe esperar de él que se retire –a pesar de haber conocido mucho más de la mitad del mundo de las personas pensantes de España y gran parte del extranjero— a escribir unas Memorias, que por lo demás serían un buen repaso de toda una época.

En ese sentido, estoy seguro que José Luis, en la línea del mejor Baroja de “Juventud y Egolatría”, iniciará otro proyecto. Es lo que dijo Don Pío:

“Vuelve un poco en mí el deseo de lucha y de aventura. El puerto me parece triste. La tranquilidad y la seguridad, despreciables. Y por eso exclamó:

— ¡Eh, grumete! ¡Suelta la estacha y larga la vela! ¡Pon en el mástil la bandera roja revolucionaria, y lancémonos a la mar...!

Así que este breve artículo no es una despedida con un sonado y solemne adiós, sino “un hasta luego, José Luis. Y convócanos para el nuevo emprendimiento”.

Ramón TAMAMES


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 27 de marzo

    BUSCAR

    Editado por

    • Ramón Tamames Ramón Tamames

    Síguenos

    Hemeroteca

    Marzo 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031