Alimentos engañosos

Saludable, light, bajo en grasas, gluten free, adelgazante, etc., son palabras que se cuelan en la publicidad de muchos alimentos detrás de las cuales sabemos que hay mucho dinero y mucho marketing pero, ¿hay algo de verdad?. Sabemos que más del 70% de las personas o están a dieta o la van a hacer o están cuidando la alimentación con el fin de no engordar o adelgazar, estén con sobrepeso o no. Cuando a un alimento se le añade alguna de estas palabras mágicas, por lo general lo consumimos pensando que realmente nos ayuda. Nos quedamos con el titular publicitario y no leemos las etiquetas.

Los productos “light”, por ejemplo los refrescos, que no tienen azúcar. En efecto no tiene glucosa pero llevan endulzantes muy potentes que pueden tener efectos sobre el cerebro incitando al consumo de más productos dulces.

Muchos productos “gluten free” que se han puesto de moda no sé bien por qué, se consumen pensando que son saludables y que ayudan a perder peso. En efecto no llevan gluten (proteína del trigo) pero a cambio llevan otros carbohidratos refinados de alto índice glucémico que nada tiene que ver con la publicidad engañosa de saludable y adelgazante.

Los alimentos “bajos en grasa“, por ejemplo algunos yogures, en efecto tiene menos grasa pero pueden contener una gran cantidad de azúcares que los hace mas palatables, así que las calorías que quitas de la grasa las tomas como azúcar y por tanto ni adelgazan ni son saludables.

Las “barritas de cereales bajas en calorías” sin azúcar, suelen contener carbohidratos refinados y muchos azúcares que aparecen con nombres diferentes como sirope de arroz, maltodextrinas sirope de fructosa , miel o mezclas de todos ellos, que a la postre son azucares y aportan las mismas calorías .

Snacks saciantes”, con alto contenido en fibra soluble e insoluble, en efecto contiene fibra, y cuando se estudia el efecto sobre la saciedad es el mismo que el que produce cualquier otro alimento rico en carbohidratos, es decir no son más saciantes que otros, y sin embargo se consumen más lo que a la postre aumenta las calorías ingeridas.

La fabricación de estos alimentos implica un procesamiento y refinamiento de los nutrientes, y añadir aditivos que les confieren palatalabilidad. Al creer que no engordan o que son saludables se consumen más. Hay estudios en los que se demuestra que se consumen hasta un 30% más que si no tuvieran esa publicidad y por tanto con frecuencia no solo no se adelgaza sino que se puede ganar peso. Recomiendo ante reclamos publicitarios que puedan ser engañosos, leer siempre bien las etiquetas y asegurarse que no existen azúcares o grasas escondidas bajo otro tipo de nombres. Recordar que la mejor bebida es el agua pero que se pueden tomar refrescos de forma moderada y siempre después de haberse quitado la sed con ella. Que si no se quiere tomar gluten, grasa o azúcar existen alimentos naturales que no los contienen, con lo que se evitan los productos procesados altamente insanos que nos pueden inducir al consumo creyendo que lo estamos haciendo bien.

adelgazar

Comments Closed

Comentarios cerrados.