La DIABULIMIA un nombre nuevo para un viejo trastorno

Mantenerse delgado es difícil a cualquier edad pero lo es más en personas jóvenes,  y aún más si son diabéticas y precisan pincharse insulina a diario. En la lucha por mantenerse delgadas, jóvenes con diabetes cambian sus hábitos de alimentación alternando fases de  no comer con fases de comer mucho, picotear o darse  atracones, dejan de ponerse insulina de forma ordenada y entran en un círculo vicioso muy peligroso en el que se asocian los trastornos de conducta alimentaria con la obsesión por adelgazar, y con el control de la diabetes.

Es un triángulo maligno al que se ha puesto el nombre de DIABULIMIA. En pocas palabras la aparición de una bulimia, un trastorno bastante común de la conducta alimentaria, en una persona con diabetes insulino dependiente que abandonan el tratamiento de su diabetes, dejan de controlar su enfermedad y se centran en querer perder peso a toda costa,  incluso a costa de su propia vida.

Al dejar de ponerse insulina, pierden peso como consecuencia de la descompensación de la propia diabetes que con frecuencia les lleva a una situación grave conocida como cetoacidosis que suele conducir a la hospitalización por coma diabético.

Si estos episodios se repiten o se mantienen en el tiempo a medio y sobre todo largo plazo  aparecerán las temidas complicaciones de la enfermedad, se dañarán los ojos, y los riñones dando lugar a pérdida de visión e insuficiencia renal. Es decir ¡¡¡llegar a la ceguera y a la diálisis o al trasplante renal¡¡¡.

Al igual que todas las mujeres del mundo occidental, las jóvenes diabéticas y hablo en femenino por que la mayoría son mujeres, aunque con frecuencia creciente empieza a afectar a varones, están sometidas a la locura que supone mantenerse delgadas en un mundo donde todo lo que nos rodea ayuda a engordar. Nos invade la comida, la gastronomía, se ha puesto de moda cocinar y solo hablamos de Master-Chef, o Madrid-Fusión. Nos invade el cine y la TV, los premios Goya, los Oscar, etc, nos invade la tecnología, nos invaden los restaurantes de comida rápida, las tiendas gourmet, los concursos de tapas, los bares, las bebidas refrescantes, el alcohol, los snacks, los dulces, etc, etc.

Estar delgado es bueno para todo especialmente si eres diabético, pero además vivimos en una sociedad en la que si no estás delgado no existes. La exigencia social por la delgadez sobrepasa la de la salud y lleva a las personas a una lucha en la que es fácil enfermar y caer en un problema de conducta alimentaria. La bulimia, el trastorno por atracones, el picoteador severo o el que se levanta a comer de noche, suelen ser los trastornos más frecuentes.

Cuidar la alimentación siempre en el marco de la dieta saludable, conocer y aprender a manejar los alimentos  y sobre todo aumentar el ejercicio físico diario y o el deporte puede ser el camino para que estas jóvenes se mantengan delgadas. Nunca deben dejar el tratamiento de su diabetes ya  con ello no solo no conseguirán estar delgadas y pondrán en peligro su vida.

trastornos

Comments Closed

Comentarios cerrados.