La operación BIKINI un buen método para empezar a ser gordo

Todos los años la operación BIKINI acude a su cita por el mes de mayo o junio. Sale el sol, nos tenemos que quitar el abrigo y nos damos cuenta que tenemos algunos o muchos kilos de más: “Hay que hacer algo”.

Simultáneamente los kioscos de prensa se llenan de revistas que nos hablan de cómo adelgazar sin esfuerzo y por supuesto deprisa, cuanto mas rápido mejor. Nos aseguran que siguiendo una u otra dieta generalmente rara, en pocos días, a lo más algunas semanas, vamos a lucir un cuerpo 10. Y nosotros vamos y nos lo creemos, y sin encomendarnos a Dios ni al diablo nos ponemos manos a la obra y cambiamos por unos días nuestros hábitos sin más miramiento que la báscula. ¿Qué ocurre entonces?, pues que perdemos peso, lo que no quiere decir que perdamos grasa.

El peso inicial que se pierde siempre es agua y algo de masa proteica es decir músculo. La grasa tarda en empezar a quemarse un tiempo ya que el cuerpo la guarda como un tesoro. Lo hace bajando el gasto metabólico de forma que aunque comamos poco el cuerpo gasta menos y la grasa se mantiene. En pocos días hartos de ya no perder peso y encima estar comiendo cosas imposibles, lo dejamos y tenemos el temido efecto rebote. Efecto que se traduce en recuperar el peso perdido mas algún kilo de más, con la particularidad que si la pérdida fue de agua y músculo, generalmente recuperamos los kilos de grasas.

¡Menudo negocio! Hemos perdido masa muscular, hemos ganado grasa y nuestro metabolismo ha bajado lo que significa que estamos mas gordos que al principio y que si no paramos este efecto bikini seguiremos engordando.

Moraleja. Huye de la operación bikini. Planifica los cambios de tu dieta y estilo de vida de acuerdo a tus posibilidades y capacidades de cambio y mantenlos a lo largo de la vida. Con ello perderás grasa, tu salud mejorará y te subirá la autoestima, además no pasarás hambre y te sentirás mas feliz.

adelgazar, belleza, dieta

Comments Closed

Comentarios cerrados.