Lo que no mata engorda

Un dicho tradicional que hace referencia a que todo aquello que comamos de más, alimentos líquidos, sólidos, sanos o insanos, o nos mata o nos engorda, yo lo transformaría en que todos los excesos nos engordan y además nos pueden llegar a matar.

Todo aquello que comemos de más, es decir, “cebarnos” sea de lo que sea, el organismo lo convierte en grasa y lo almacena en los depósitos grasos típicos que se ven (los tradicionales michelines), y en los que no se ven que es la grasa interna. Esta grasa interna al igual que ocurre en los animales que cebamos para que engorden y comérnoslos como una exquisitez, véase las ocas o el cerdo, se llenan de grasa por dentro, y convierten sus órganos como el hígado en un “foigras” maravilloso que pagamos a precio de oro, y los músculos, a saber la pata de jamón , en unos de los mayores placeres de nuestra gastronomía.

Evidentemente, nosotros una vez cebados y bien engrasados por dentro, no nos llevan al matadero industrial, pero si llenamos hospitales y cementerios. La grasa interna nos invade como las vetas de grasa de jamón se nos pega a las vísceras y nos pone el hígado graso. Las consecuencias son conocidas: obesidad, diabetes, aumento del colesterol y triglicéridos, sube la tensión arterial, y nos acaba dando un infarto de corazón o un ictus cerebral y cuando estamos a las puertas del matadero , es decir enfermos, nos agobiamos y queremos solucionarlo, pero rápido y sin esfuerzo.

Por favor seamos sensatos. Lo único que tenemos que hacer es “cuidarnos” por dentro al igual que lo hacemos por fuera. Reducir al máximo los azúcares, las grasas y el alcohol. Hacer una alimentación razonable, en las que las cantidades, o el tamaño de las raciones no sean pantagruélicos. Debemos tomar como base, lácteos desnatados, verduras, frutas y legumbres, cereales, pescados y carnes blancas, aves, huevos. Comer variado bien cocinado que esté rico y que nos haga disfrutar. Pero además y sobre todo debemos movernos. Hay que ser más activos, andar, subir escaleras andando, hacer ejercicio diariamente.

Al final el cuerpo funciona a modo de balance con las calorías, lo que comemos menos lo que gastamos, lo que sobra siempre se nos queda dentro.

diabetes, dieta, obesidad

Comments Closed

Comentarios cerrados.