La obesidad y la diabetes: las amistades peligrosas

Dos epidemias asolan el mundo de la opulencia; la obesidad y su prima hermana la diabetes. Ambas surgen sobre una base genética cuando la abundancia y los excesos en la alimentación nos sobrepasan. Hoy en los albores del siglo XXI hay mas muertes por estas dos enfermedades que por la malnutrición. Se empieza por unos kilos de más a los que no se da importancia, y se termina con una diabetes pinchándose insulina.  La grasa que acumulamos dentro del cuerpo como resultado de los excesos, sobre todo la que se nos pone en el abdomen es la gran culpable. Se mete dentro del hígado, de los músculos, rodea las vísceras y no deja que funcionen bien.  Se produce un fenómeno llamado resistencia a la insulina que acaba provocando una diabetes. Una vez que nos hemos hecho diabéticos, los tratamientos que se utilizan para bajar la glucosa favorecen la obesidad.  Así se establece un círculo vicioso del que es muy difícil salir.  Moraleja, mas vale prevenir que curar. En esos momentos la cintura manda, es mas importante que los kilos. Cuando en una mujer la circunferencia de cintura sobrepasa los 88 cm. y en un varón los 102 cm, nos debemos  poner en alerta. Estamos llenos de grasa por dentro y ello nos llevará a la diabetes.  Evitar  los alimentos dulces que son todos los que tengan glucosa, fructosa, sacarosa o dextrosa,  acostumbrarse a beber agua en vez de bebidas azucaradas, disminuir el alcohol y  reducir  las grasas saturadas de origen animal presentes en carnes rojas y quesos grasos, es imprescindible. Por otro lado  hay que aumentar las verduras, legumbres, pescados y frutas frescas y moverse mas, cualquier actividad vale. . Aumentar la actividad física  y cambiar la alimentación no solo nos ayudaran a prevenir la obesidad sino que nos evitará ser diabéticos.

adelgazar, diabetes, obesidad ,

Comments Closed

Comentarios cerrados.