100 días sin tabaco ¿y el peso qué?

Dejar de fumar es saludable, pero tiene consecuencias, menos agradables y a veces imprevisibles sobre el peso corporal.  Con frecuencia el abandono el tabaco nos incrementa el peso una media de 5 kg, relacionado con un aumento del hambre, por la pérdida de los efectos “anti hambre” de la nicotina,  y por el aumento de la ansiedad que da por comer.  Sustituimos el cigarro por caramelos o chicles sin azúcar, pero no es suficiente. Tenemos hambre a todas horas y picoteamos el doble que antes, y por lo general elegimos alimentos mas calóricos sobre todo dulces. Muchas personas, sobre todo mujeres jóvenes, siguen fumando por miedo a engordar. Beber mucha agua, ser muy ordenado en las comidas, tomar siempre algún carbohidrato de absorción lenta (cereales integrales, legumbres, patatas), frutas y verduras, acompañados de un incremento en la actividad física ayuda a paliar los efectos sobre el peso. Quizá no tener que luchar por dejarlo, sea uno de los argumentos mas potentes para no iniciarlo.

Realidades ,

Comments Closed

Comentarios cerrados.