Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Nuestra fe en las elecciones

22.05.15 | 05:49. Archivado en Consejo Analistas Católicos

“Nuestra fe en las elecciones. Exhortación a los católicos al voto responsable”. Documento del CACM

A casi dos semanas de la jornada electoral del 7 de junio de 2015, los obispos de México han ofrecido lineamientos y orientaciones para emitir un sufragio responsable, animando a la participación ciudadana y valorar, conforme a los criterios de respeto a la vida, la dignidad de las personas y el bien común, las propuestas de los partidos políticos y candidatos a contender por más de dos mil cargos de elección popular entre las que se compite por nueve gubernaturas: Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora además de la totalidad de la Cámara de Diputados a la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión.

En respuesta a estos criterios y animados por las palabras de los obispos, el Consejo de Analistas Católicos de México (CACM) publica “Nuestra Fe en las elecciones, exhortación a los católicos al voto responsable” a fin de orientar con cuestionamientos actuales esta responsabilidad política del ejercicio democrático. En el documento, el CACM analiza cuál es papel del laico en la transformación social sustentado por los lineamientos ofrecidos en la Doctrina Social de la Iglesia; el interés y papel de los ministros de culto para orientar a los fieles sobre esta corresponsabilidad y hacer posible el Reino de Dios en la Ciudad temporal conforme a las leyes y principios que forman a nuestra entidad política llamada México. El documento quiere alentar a todos los creyentes a ser testigos de esperanza, superar las tentaciones del desaliento y las decepciones que podrían justificar la abstención o la nulidad del sufragio.

El documento está dividido en VIII secciones donde se responde sobre la importancia del voto, el proceso electoral, los partidos políticos, el compromiso de los laicos, la participación de la Iglesia, la acción política, el desarrollo social y los políticos católicos.

La distribución del documento se realiza de forma impresa y está a la disposición de todo el público en formato electrónico en el sitio del CACM bajo el vínculo http://analistascatolicos.org/2015/05/nuestra-fe-en-las-elecciones-exhortacion-a-los-catolicos-al-voto-responsable-pdf/


Mis días con Bergoglio

24.05.13 | 14:33. Archivado en Consejo Analistas Católicos, Periodísticas

Jorge Rouillon / Diario Los Andes (Mendoza, Argentina). opusdei.es 24 de mayo de 2013.- Una vez le pedí al cardenal Jorge Bergoglio si podía rezar porque en esos días me darían el resultado de un estudio médico de próstata y había posibilidad de que fuera algo maligno. El resultado fue bueno y me olvidé del asunto. Dos o tres meses después, me crucé con el arzobispo de Buenos Aires. Al verme me preguntó: "¿Tengo que seguir rezando?" Tuve que pensar qué era lo que me estaba preguntando. Se ve que él seguía teniendo presente en su oración personal lo que para mí mismo había pasado a segundo plano.

Son muchísimas las personas que pueden dar cuenta del interés, la escucha, la atención personal, la cercanía que les ha brindado ese cardenal sencillo, habituado a andar en subte o en ómnibus, a levantarse al alba y acostarse temprano, a visitar a enfermos y necesitados sin hacerse notar, a encontrarse con vecinos de villas de emergencia sin salir en los medios de comunicación. Ese cardenal que ahora se ha visto llamado desde "los confines de la tierra" para ser obispo de Roma y así cabeza visible de la Iglesia Católica en todo el mundo.

Soy periodista y durante años he tenido a mi cargo una columna semanal de actualidad religiosa en La Nación, diario de circulación nacional. Nunca he tenido con él una larga entrevista personal, porque nunca las ha dado (sólo recuerdo una nota con preguntas y respuestas concedida a chicos periodistas de una revista católica juvenil, y una reunión de prensa con unos quince corresponsales extranjeros en 2001, de la que no participé).

Me parece que sólo estuve en su despacho y sus habitaciones el día en que lo nombraron cardenal, en que recibió la noticia con toda sencillez, en soledad, luego de haberse preparado su propia comida. Pero son muchas las veces en que he coincidido a la entrada o la salida de actos, en visitas a hospitales, hogares o iglesias, en recepciones o encuentros. En verdad, no es afecto a las reuniones sociales y si tiene obligación de asistir y le es posible se va pronto, pero es atento, cordial, dispuesto a escuchar. Lo he visto servir empanaditas, café o un refresco a su interlocutor (algunas veces, yo mismo). Y he advertido siempre un trato afable, fresco, sin vueltas.

Recuerdo un día en que se celebraba el Día del Periodista en un salón del arzobispado de Buenos Aires. Quizá haya habido bastante más de un centenar de colegas. El director de un diario que podría considerarse bastante alejado de su pensamiento y del cual ha recibido no pocos cuestionamientos, avisó que se había retrasado y llegaría tarde. Contrariando su costumbre de retirarse temprano de cualquier reunión, Bergoglio se quedó sentado esperándolo mucho.

Quizá bastante más de una hora después de que casi todos se habían ido. Cuando llegó lo atendió con toda deferencia, sirviéndole algún bocadito y manteniendo una conversación cordial, preguntándole por su familia, interesándose por sus hijos. Ambos charlaron amablemente. Y el cardenal nos agradeció a los tres o cuatro periodistas que nos habíamos quedado allí hasta que llegó ese colega, compartiendo la espera y el recibimiento.

Ciertamente lo vi muchas veces, como otros periodistas, en breves conferencias de prensa al concluir asambleas de obispos del país o en actos oficiales, universidades, congresos académicos. Lo he visto lavar los pies a madres embarazadas en una maternidad pública, enfermos en un hogar de ancianos, chicos en un hospital de niños.

>> Sigue...


Carta de la Conferencia del Episcopado Mexicano al Papa Benedicto XVI

14.02.13 | 17:00. Archivado en Consejo Analistas Católicos

Su Santidad Benedicto XVI

Beatísimo Padre:

Con estupor, pero también con espíritu de fe, los Obispos de México y los fieles que peregrinan en esta noble nación, hemos recibido la noticia de que Su Santidad, después de haber examinado reiteradamente ante Dios su conciencia, ha decidido renunciar, con plena libertad, al ministerio de Obispo de Roma, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

La Conferencia del Episcopado Mexicano agradece a Dios, rico en misericordia, el luminoso pontificado de Su Santidad, y expresa a usted, Santo Padre, su gratitud por haberse propuesto, como programa de gobierno, escuchar la palabra y la voluntad del Señor, y recordarnos que la Iglesia ha de ponerse en camino como Cristo para rescatar a los hombres del desierto y conducirlos al lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios (cfr. Homilía en la Inauguración solemne del Pontificado, 24 de abril de 2005).

Gracias, Santidad, por testimoniar que Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él (1 Jn 4, 16); que es en la cruz donde se debe definir qué es el amor, y que la unión con Cristo es al mismo tiempo unión con todos los demás a los que él se entrega (cfr. Deus Caritas est, nn. 1, 12,14). Gracias por recordarnos que la esperanza es distintivo de los cristianos; que llegar a conocer a Dios es lo que significa recibir esperanza (cfr. Spe salvi, nn. 1,3). Gracias por ayudarnos a tomar conciencia que, siendo destinatarios del amor divino debemos convertirnos en instrumentos de su caridad, asumiendo solidariamente nuestras responsabilidades para favorecer un desarrollo integral, del que nadie quede excluido (cfr. Caritas in veritate, nn. 5 y 10).

>> Sigue...


Profanación de la Catedral de Culiacán

04.05.12 | 19:10. Archivado en Consejo Analistas Católicos, Análisis y Opinión

COMUNICADO DE PRENSA

SOBRE LOS HECHOS QUE PROFANARON LA CATEDRAL BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE LA DIÓCESIS DE CULIACÁN, SINALOA
Los integrantes del Consejo de Analistas Católicos, ante los hechos lamentables de profanación de la Iglesia Catedral de Culiacán, sede del obispo Jonás Guerrero Corona, manifiestan:

1.- La profanación de la Iglesia Catedral, primera en la diócesis de Culiacán, constituye un acto lamentable y reprobable que vulnera, lesiona y ataca las libertades de religión y de culto, garantizadas por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

2.- Las indagatorias de las autoridades deben deslindar las responsabilidades para lograr la captura de los individuos perpetradores de daños a la propiedad pública y de las asociaciones religiosas.

3.- Estos actos de profanación, de acuerdo a los hechos reportados, denotan una agresión a la Iglesia y a la fe de los fieles de la diócesis de Culiacán, de todos los católicos mexicanos y a la de hombres y mujeres de buena voluntad quienes confían en el régimen democrático y de libertades de las que gozamos los habitantes de la República.

4.- Exigimos de las autoridades de seguridad pública de los tres órdenes de gobierno garantizar la integridad de todos los fieles católicos que se congregan en la Iglesia Catedral de la diócesis de Culiacán, así como la protección del obispo Jonás Guerrero Corona y la de los clérigos y ministros.

5.- Finalmente, los católicos mexicanos creemos en el perdón y así lo fomentaremos a través de la oración y desagravio para que estos actos y hechos reprobables no vuelvan repetirse en ningún otro templo, lugar de congregación o sitio de culto de cualquier denominación o creencia presente en el territorio nacional.

MEXICO, DISTRITO FEDERAL, TRES DE MAYO DE DOS MIL DOCE

Por el Consejo de Analistas Católicos de México

Carlos Montiel, presidente
Guillermo Gazanini Espinoza, secretario


Benedicto XVI en México, el peregrino de la paz llega a renovar la fe

Guillermo Gazanini Espinoza / CACM. Tepatitlán de Morelos. 22 de marzo.- Una larga espera llega a su fin. La última vez que un Pontífice Romano estuvo en México fue en julio de 2002, cuando Juan Pablo II canonizó al indio Juan Diego y beatificó a los mártires cajonos de Oaxaca. Las palabras del “Papa mexicano”, con voz temblorosa y fuerte, levantaron el ánimo de todos los mexicanos que lo vitorearon al unísono: “Al disponerme a dejar esta tierra bendita me sale de muy dentro lo que dice la canción popular en lengua española: "Me voy, pero no me voy. Me voy, pero no me ausento, pues, aunque me voy, de corazón me quedo". ¡México, México, México lindo, que Dios te bendiga!”.

Diez años después, México vuelve a recibir al vicario de Cristo. Líder espiritual de más de 92 millones de mexicanos bautizados en la fe católica, llegará a un país con un ánimo difícil y rijoso por las luchas del poder y el inminente inicio de las campañas electorales para elegir al próximo presidente del sexenio 2012-2018. El Papa no ha sido agradable a todos. En el debate legislativo, los representantes populares de la izquierda desdeñan la visita y la califican de injerencista y proselitista. Mientras el Santo Padre se encuentra en México, en el teatro político se incita al debate para anclar a México con el nombre de república laica, tolerante y promovente de los antivalores que empujan al país al abismo de la cultura de la muerte queriendo ver un estado de cosas similar a la de principios del siglo XX y dejar intocable el laicismo decimonónico.

>> Sigue...


Fe y política, una alianza poderosa en vista del bien común

14.03.12 | 00:27. Archivado en Consejo Analistas Católicos, Análisis y Opinión

Umberto Marsich / CACM. 13 de marzo.- Hoy, exceptuando casos de jacobinismos enfermizos, tristemente presentes en nuestro país, no se pone ya en duda el deber y el derecho de la Iglesia a tener su doctrina social, en armonía con la Revelación, y a actuar socialmente. Es, pues, su función propia y parte de su misión evangelizadora: “La evangelización no sería completa si no tuviera en cuenta la interpelación recíproca que en el curso de los tiempos se establece entre el Evangelio y la vida concreta, personal y social del hombre”. En otras palabras: no se puede negar a la Iglesia, en razón de su misión, el derecho y el deber de juzgar la conformidad de una opción económica, jurídica o política, con la ley moral, con la razón humana y con la verdad revelada.

>> Sigue...


Comenzó la distribución de Benedicto XVI, portador de la Verdad, peregrino de la paz

CACM. México, D.F. 12 de marzo.- Ayer domingo 11 de marzo, el Consejo de Analistas Católicos de México comenzó la distribución de la publicación de 52 páginas, Benedicto XVI, portador de la Verdad, peregrino de la paz, la cual describe algunos aspectos del pensamiento del Santo Padre en relación a temas que más preocupan a la sociedad mexicana y al ser humano.

Ante el Emmo. Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera, cabildo de la Iglesia catedral y fieles católicos congregados, el secretario general y autor de la obra, Guillermo Gazanini Espinoza, presentó la publicación señalando: “El Consejo de Analistas Católicos y la Parroquia de San Bernardino de Siena de Xochimilco, se dieron a la tarea de crear una obra que acercara a los fieles el pensamiento y anhelos que el Santo Padre tiene en algunos temas de interés y que preocupan a todos los seres humanos. Benedicto XVI, portador de la Verdad, peregrino de la paz, es una obra presentada por nuestro Pastor, el Cardenal Norberto Rivera Carrera quien afirma que la presencia y figura del Vicario de Cristo forma parte de nuestro ser mexicanos, “apasionadamente fieles a Cristo en la persona de su sucesor, del Dulce Cristo en la tierra, como lo llamara Santa Catalina de Siena”.

>> Sigue...


La Iglesia y Benedicto XVI no pactan con el crimen organizado

COMUNICADO DE PRENSA

En el marco de la visita del Papa Benedicto XVI a México del 23 al 26 de marzo y, ante la situación de violencia en la República Mexicana, el Consejo de Analistas Católicos de México (CACM), manifiesta:

PRIMERO. La visita del Sumo Pontífice es esperanza de paz; personas de buena voluntad y ciudadanos afectados por el crimen organizado anhelan, con la presencia del sucesor de San Pedro, un México receptor del mensaje evangelizador del Santo Padre que permita construir un país exento de maldad.

SEGUNDO. Estamos convencidos de que las distintas máscaras mortíferas de la maldad como el narcotráfico, secuestro, robo, trata de personas y corrupción, entre otras, van a tener un freno inmediato pues confiamos que los católicos y personas de buena voluntad mantengan viva la invitación del Papa a no ceder a las sugerencias del crimen por ser un camino de muerte.

TERCERO. Invitamos a todos los actores sociales, asociaciones civiles, medios de comunicación y políticos a coordinar esfuerzos y dejar actuar al Espíritu Santo en cada uno, para ser coparticipar en la solución de ese problema.

CUARTO. Recordamos a todos los mexicanos que la presencia en nuestro país del Papa Benedicto XVI es una bendición para renovar nuestro interior y permitir las relaciones de solidaridad para erradicar el odio, egoísmo, divinización del ser humano, ambición y deseos incontrolables de poder.

QUINTO. Exhortamos a los hombres y mujeres involucrados en delincuencia y el crimen organizado a aprovechar el tiempo de purificación y conversión de la cuaresma, junto a la visita del Santo Padre, para alejar de su vida el pecado que cometen al transgredir el orden social y destruir al prójimo. Sus agresiones que no respetan el derecho a la vida y los derechos ciudadanos son considerados como pecado social que clama venganza a los ojos de Dios,

SEXTO. Actuar en contra del bien del prójimo obstaculiza, debilita y genera un enorme retraso en el desarrollo de los pueblos. Se opone a la voluntad de Dios imponer a los demás la propia voluntad por el afán de ganancias ilícitas y la sed de poder. Para suprimir esa conducta, los ciudadanos debemos recordar el mandamiento de amor y respeto por todos sin condición.

SÉPTIMO. La solución para conducir al país por un camino de paz se encuentra en la imitación de Jesús. “Aquí tienen todos a Cristo sumo y perfecto ejemplar de justicia, caridad y misericordia, y están abiertas para el género humano, herido y tembloroso, las fuentes de aquella divina gracia, postergada la cual y dejada a un lado, ni los pueblos ni sus gobernantes pueden iniciar ni consolidar la tranquilidad social y la concordia”. (Papa Pío XII. Carta Encíclica Divino Afflante Spiritu)

POR EL CONSEJO DE ANALISTAS CATÓLICOS DE MÉXICO

Carlos Montiel, director.
Guillermo Gazanini, secretario general.


Fe cristiana y compromiso social

28.02.12 | 19:52. Archivado en Consejo Analistas Católicos, Análisis y Opinión

Umberto Marsich, Misionero Xaveriano / Integrante del Consejo de Analistas Católicos de México. 27 de febrero.- En la expresión “Fe cristiana y compromiso social” queremos evidenciar, principalmente, tres realidades:

1.El Cristianismo, con la riqueza de sus valores morales y sociales.
2.La fe de cada cristiano, vivida en adhesión al proyecto histórico de Dios.
3.La acción política, como compromiso de los creyentes, en vista de la construcción del ‘bien común’.

En efecto, los católicos mexicanos debemos rescatar la fuerza liberadora de la fe a través de vivencias auténticas del Evangelio, de celebraciones comprometedoras de los sacramentos y de prácticas concretas de Caridad cristiana también en lo político. Esto es parte, en efecto, del contenido de la primera encíclica del Papa Benedicto XVI, “DIOS ES AMOR”. Sin caridad, o sea, sin el don divino del amor y sin participar de este amor trascendente y espléndido, cuya raíz es Dios mismo en la comunión de las personas trinitarias, los fieles laicos nunca lograrán construir un México diferente, es decir, justo y sin violencia.

>> Sigue...


Cuarto aniversario del Consejo de Analistas Católicos de México

Guillermo Gazanini Espinoza / Secretario general del Consejo de Analistas Católicos de México. 22 de febrero.- Nuestra sociedad tiene la fortuna de tener información y conocimientos oportunos e inmediatos. La revolución tecnológica ha propiciado un desborde de opiniones que impactan inmediatamente en el público; en el ámbito católico, las cosas no quedan atrás y los fieles laicos, los católicos de a pie, también necesitan de la opinión formada para normar los criterios y su papel en el cuerpo de la Iglesia.

En 2008, Carlos Montiel González puso en marcha una iniciativa novedosa con el fin de reunir a los líderes católicos más influyentes en un grupo donde se concentraran las opiniones y análisis de temas controvertidos del catolicismo; en otras palabras, reunir a gente católica para que, desde su profesión y desde un punto de vista siempre iluminado por el Evangelio, sostengan un diálogo con el mundo que tenga, como fundamento inicial, a la persona humana.

>> Sigue...


Joseph Ratzinger, una víctima del nazismo alemán

02.02.12 | 20:07. Archivado en Consejo Analistas Católicos, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 31 de enero.- En 2009 escribí para el blog Sursum Corda “La época nazi de Joseph Ratzinger”. Este artículo quiso demostrar cómo el actual papa fue una de las muchas víctimas del nacionalsocialismo al haber sido reclutado, contra su voluntad, en las unidades de defensa del Reich y en las Juventudes Hitlerianas. Sus enemigo han especulado sobre su simpatías al régimen totalitario el cual tomó las riendas del poder hace 79 años, el 30 de enero de 1933, cuando el líder del partido nacionalsocialista fue nombrado canciller por el presidente Paul Von Hindenburg.

Ante la visita próxima del santo padre Benedicto XVI conviene que los mexicanos reflexionemos sobre una de las figuras más prominentes que ha configurado el rostro del catolicismo del siglo XX. La familia Ratzinger, como muchas en la Alemania nacionalsocialista, fue víctima de un régimen colectivista que inventó una idolatría neopagana que llevó al exterminio de millones de seres humanos y a una de las peores guerras que la humanidad haya sufrido. Joseph Ratzinger sufrió en carne propia ese terror y así lo recuerda en su autobiografía.

>> Sigue...


Hacia un nuevo humanismo

20.01.12 | 19:43. Archivado en Consejo Analistas Católicos, Análisis y Opinión

Monseñor Abelardo Alvarado Alcántara / Consejo de Analistas Católicos de México. 19 de enero.- Reflexionando sobre la situación de nuestro país y los desafíos que tienen nuestros gobernantes, hemos señalado en un artículo anterior (“Nuestros buenos deseos de año nuevo”) la necesidad de cambiar la mentalidad de la sociedad actual, carente de un sentido de confianza en el ser humano, de solidaridad y de cultivar en las familias, la escuela y demás instituciones públicas, el sentido de dependencia y colaboración con las demás personas, reconociendo y compartiendo la responsabilidad de crear mejores condiciones para la convivencia social. Esto es lo que llamaríamos la necesidad de un nuevo humanismo.

Cada época ha estado marcada por diferentes tendencias: privilegiar las ideas, el conocimiento, la filosofía, la ilustración de la razón, la ciencia, el comercio y la economía como motor del desarrollo, la cultura y la civilización, los valores éticos, las religiones, los adelantos tecnológicos, etc., todo lo cual incide necesariamente en la organización social, política y económica de un país. Los nuevos conocimientos actuales nos abren un nuevo panorama sobre el sentido de la vida y sobre cómo relacionarnos con el mundo exterior. Se ha valorado en forma muy positiva el humanismo clásico, encarnado en la civilización occidental, y previamente en el pensamiento greco-romano y especialmente en el cristianismo, que centró la atención en el valor esencial del ser humano, bajo la categoría de persona.

>> Sigue...


Martes, 19 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

June 2018
M T W T F S S
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930