Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Francisco es "lo que necesitábamos para darle un nuevo aire a la Iglesia"

14.03.18 | 14:30. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Mons. Felipe Arizmendi Esquivel. Obispo emérito de san Cristóbal de Las Casas / El 13 de marzo se cumplieron cinco años de que fue elegido el Papa Francisco como Sucesor de Pedro, Vicario de Jesucristo. Con esta ocasión, no faltan comentarios en favor y en contra. Algunos, que se consideran especialistas en asuntos vaticanos, aventuran todo tipo de opiniones, con criterios muy a ras de tierra, interpretando lo que el Papa hace o deja de hacer, como si conocieran todas las implicaciones que hay que tomar en cuenta cuando él debe tomar decisiones. Yo ratifico mi convicción de fe en el sentido de que es el Espíritu Santo guía a su Iglesia, y la designación de este Papa es una manifestación de que él actúa, a través de las mediaciones eclesiales.

Cuando fue elegido, yo estaba en Guadalupe Pashilhá, una comunidad tseltal en las montañas de la selva chiapaneca, en un encuentro anual de formación con diáconos permanentes de la diócesis. Al empezar el Cónclave, yo suponía que no me enteraría de su desarrollo, por estar tan lejos y aislado; pero mi sorpresa fue que en varias casas están conectados al satélite y las noticias llegan de inmediato. Cuando me dijeron que había sido elegido el cardenal Bergoglio, expresé mi desconcierto, pues nunca pensé que fuera candidato para este ministerio. Pasando los primeros días, los meses y los años, me confirmo en mi fe de que es Dios quien decide estas elecciones. Considero a este Papa como una bendición para estos tiempos. Es lo que necesitábamos, para darle un nuevo aire a la Iglesia.

Son explicables las reacciones contrarias a su estilo y a sus exigencias evangélicas. Su sencillez contrasta con la forma de vida principesca de muchos eclesiásticos. Su apertura pastoral, marcada por la misericordia, contrasta con la rigidez de quienes sólo cuidan la ortodoxia, la ley del sábado, sin tener en cuenta a las personas en sus necesidades concretas. Su lucha por reformar no sólo la Curia Romana, sino toda la Iglesia, contrasta con quienes nos encapsulamos en nuestras propias seguridades, económicas y culturales. Su exigencia de dar prioridad a los pobres, contrasta con quienes defienden y sostienen este sistema social y económico que enriquece a unos a costa de otros, y no admiten que se les desestabilice. Su dinamismo misionero es molesto para quienes nos contentamos con una pastoral conservadora y autoreferencial. Su intolerancia con la pederastia clerical debe tener siempre como base la verdad, la justicia y la misericordia, tanto con las víctimas como con los pervertidores. Si no se tienen suficientes elementos de juicio, no se puede condenar a alguien quizá siendo inocente. Cuando el juicio es completo y justo, se procede.

>> Sigue...


Viernes, 20 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

March 2018
M T W T F S S
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031