Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

En Nayarit, la violencia parece incontenible: Obispo de Tepic

03.12.17 | 09:46. Archivado en Iglesia católica en México

“Homicidios, feminicidios, levantones, despojos, secuestros, llamadas de extorsión, entre otros delitos, asolan a todo el territorio estatal”.

Guillermo Gazanini Espinoza / A través de redes sociales y en un mensaje publicado en el sitio de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el octavo obispo de Tepic, Mons. Luis Artemio Flores Calzada, lanzó serias advertencias sobre la descomposición que sufre Nayarit a raíz de un escalamiento de la violencia y la comisión de delitos que parecen incontenibles en la entidad.

Obispo con presencia continua en redes sociales, llamó la atención en torno a la inseguridad y violencia en el país como “manifestación de las consecuencias que trae el empobrecimiento de nuestro pueblo, la falta de competitividad, una economía estancada que favorece solo a unos cuantos privilegiados, la ausencia de oportunidades que provocan que sean muchos los que busquen salidas fáciles, mas no legales ni morales, trayendo como resultado una crisis de seguridad pública”.

El caso de Nayarit, estado del Pacífico mexicano, cobra relevancia especialmente por la disputa entre cárteles por el control de la zona: Jalisco Nueva Generación, el cártel de Sinaloa, el del Pacífico, el de los Beltrán Leyva y Los Zetas. Y es que en el Estado subsistía una paz a modo fruto podrido del pacto y control de la última administración priísta desde donde emergieron los casos tremendos de corrupción del fiscal Édgar Veytia (1970) detenido en los Estados Unidos en marzo pasado, acusado de tráfico de metanfetaminas, heroína, mariguana y de diversos delitos contra el pueblo de Nayarit: fraudes, tráfico de influencias, despojo, tortura y secuestro, ilícitos que también alcanzarían al anterior gobernador Roberto Sandoval Castañeda quien dejó el cargo en septiembre pasado e investigado por la Procuraduría General de la República por enriquecimiento ilícito, desvío de recursos y asociación delictuosa.

Nayarit venía ostentando cifras bajas de violencia en comparación a la media nacional; sin embargo, estos índices se mantenían artificialmente por las redes de corrupción que pudieron haberse tejido en la administración de Sandoval Castañeda gracias al poder absoluto y control de la delincuencia ejercido por el antiguo fiscal a quien, incluso, le fue compuesto el popular corrido “Édgar Veytia se llama el señor” y que en una de sus estrofas dice: “Mucho se habla de este hombre valiente, que llegó como procurador, como un héroe lo mira la gente, porque aplica la ley sin temor, el terror de cualquier delincuente, Édgar Veytia se llama el señor”.

Después del proceso electoral de junio pasado, la nueva administración emanada de la alianza entre el Partido Acción Nacional y el de la Revolución Democrática, encabezada por Antonio Echevarría García, afronta esta descomposición misma que fue denunciada por Mons. Luis Artemio Flores Calzada, el pasado 17 de septiembre en redes sociales, antes de la toma del poder del nuevo gobernador el día 19 de ese mes. En la capital, Tepic, se vivieron jornadas sangrientas a unos días de que la anterior administración priísta dejara el cargo. Sólo el 28 de agosto se registraron doce muertos en circunstancias verdaderamente sangrientas.

Lejos de tener paz, Nayarit convulsiona debido al control de la plaza entre grupos delincuenciales y cárteles de la droga. De acuerdo a informaciones del Secretariado de Seguridad Pública, los últimos tres meses han sido los más violentos con más de 77 homicidios, entre ellos, el de Marco Antonio Torres Carrillo, comandante de la guardia civil, ejecutado a las puertas de su domicilio, el 21 de noviembre. De igual forma, el encargado de despacho de la Fiscalía del Estado dio a conocer que hasta octubre, se tenía la denuncia de 206 personas desaparecidas en la entidad y que comenzaron a tener notoriedad desde junio último.

El estado de cosas en Nayarit ahora es objeto de la denuncia de la Iglesia católica de Tepic. La mejor arma que ha empuñado el Obispo Luis Artemio Flores Calzada es la de la oración a la vez que exige a todos los responsables a reflexionar y cumplir con el deber encargado y generar “los mecanismos necesarios para crear una cultura que prevenga el delito, entre otras obligaciones que llevan a cuestas desde el momento en que asumieron sus respectivos cargos”.

Aquí el comunicado completo del Obispo de Tepic:

Como Obispo –padre y pastor–, recogiendo el sentir de los agentes de pastoral y de los fieles de nuestra Diócesis, expreso mi cercanía paterna a los familiares de las personas que están siendo víctimas de la violencia en el Estado de Nayarit y en el territorio mexicano.

La inseguridad y la violencia que estamos viviendo en nuestra patria son tan solo una manifestación de las consecuencias que trae el empobrecimiento de nuestro pueblo, la falta de competitividad, una economía estancada que favorece solo a unos cuantos privilegiados, la ausencia de oportunidades que provocan que sean muchos los que busquen salidas fáciles, mas no legales ni morales, trayendo como resultado una crisis de seguridad pública. Aunque la violencia puede tener diversas causas, ésta es una conducta que se aprende en casa y en la vida social, donde muchas veces se reduce a la persona en su dignidad.

Hemos sido testigos como en algunas partes de nuestro Estado de Nayarit se recrudece la violencia y provoca la percepción que es incontenible. La crisis de seguridad pública está acabando con la tranquilidad de las comunidades. Homicidios, feminicidios, levantones, despojos, secuestros, llamadas de extorsión, entre otros delitos, asolan a todo el territorio estatal.

Exhorto a las autoridades gubernamentales, a las instituciones y a la sociedad a tomar conciencia de la dignidad de todas las personas, y a luchar contra el grave mal de la violencia que afecta a miles, y que lesiona a toda la sociedad.

Estoy convencido que juntos podemos edificar una cultura donde se respete la vida humana en todas sus fases; donde aprendamos a descubrir la grandeza de nuestra existencia, para vivir con dignidad donde nos respetemos, nos demos a respetar y que exijamos que se nos dé a todos el respeto que merecemos como seres humanos.

Como Iglesia diocesana que peregrina en los estados de Nayarit y Jalisco animo a todos para que apoyemos las acciones e iniciativas de nuestros gobernantes y de la sociedad civil, para que con una visión humanista, cooperemos en la búsqueda de soluciones para hacer frente a la violencia, a la impunidad y a la discriminación.

Los católicos no nos autoexcluyamos de la realidad que nos circunda; recuperemos el tejido social desde las familias y las comunidades. La paz no se logra con violencia; la violencia jamás será la respuesta justa. Humanicemos nuestras familias, nuestras comunidades, nuestras instancias de procuración de justicia.

Del creyente se espera caridad y perdón, pero también solidaridad y congruencia de vida para poder transformar nuestra sociedad y buscar juntos el bien común. Donde cada uno descubramos nuestras propias grandezas, donde podamos vivir con dignidad.

De las autoridades se espera que hagan uso de la autoridad que les otorga la Constitución, que cumplan con la responsabilidad que el pueblo les ha otorgado, que con estrategias sólidas pongan fin a la ola de violencia; que generen los mecanismos necesarios para crear una cultura que prevenga el delito, entre otras obligaciones que llevan a cuestas desde el momento en que asumieron sus respectivos cargos.

Hacemos un llamado a la reflexión a quienes por ambición, codicia y búsqueda de poder, han puesto el dinero por encima de la vida, que es el valor supremo del ser humano. Para que sean conscientes que la violencia que generan amenaza y afecta a todos, incluyendo a sus propias familias.

Hemos impulsado una jornada de oración a Cristo Rey de la paz, para que toque el corazón de quienes se olvidan que somos hermanos y provocan sufrimiento y muerte. Que Santa María de Guadalupe nos ayude a defender la vida, la dignidad y los derechos de todas las personas.

Tepic, Nayarit, 1 de diciembre de 2017.

Mons. Luis Artemio Flores Calzada
8º Obispo de Tepic


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comments

No Comments for this post yet...

    Miércoles, 19 de septiembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Septiembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930