Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Ilusorias ofrendas y embotador copal

02.11.17 | 18:56. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / La muerte no es el fin… ¿Cómo tenemos esta certeza? ¿Es posible que el ser humano, después de esta vida, continúe su existencia? La conmemoración de los fieles difuntos es celebrada en la Iglesia a favor de quienes nos han precedido en el sueño de la muerte y necesitan de nuestras rogativas. Honramos su memoria y pedimos por su descanso eterno en espera de la resurrección.

En los albores del cristianismo se escribían los nombres de los hermanos que había partido en una tablilla llamada “díptica” donde se inscribían en dos listas los nombres de los vivos y de los muertos por quienes se debía orar. Hacia el siglo VI, la vida monacal tuvo por costumbre la conmemoración anual por los fieles difuntos en el tiempo de Pentecostés. San Odilo de Cluny inició el recuerdo de los fieles difuntos en los monasterios benedictinos y cartujos.

La fascinación por la muerte y tratar de entenderla nos lleva a las especiales veneraciones que se hacían de los difuntos en el México prehispánico. Ofrecer alimentos y ofrendas a quienes provenían del Mictlán fue oportunidad para los evangelizadores e iniciar el sincretismo entre lo antiguo y lo nuevo donde la ofrenda de muertos simbolizó la esperanza de la resurrección en Cristo. La ofrenda guarda especiales simbolismos que tienden a degradarse, sin embargo, aun tienen especial significado: el retrato del difunto que sugiere su presencia y pertenencia a la Iglesia cuando nació a la vida espiritual al ser bautizado; el cirio, pascual del misterio de Cristo; la cruz, símbolo de la victoria sobre la muerte; en algunas comunidades, una cruz de cenizas o sal sugiriendo las rogativas de la Iglesia militante para las ánimas del purgatorio a fin de terminar el tiempo de purificación e ir al Paraíso; el agua, elemento de la vida y de la frescura que el ánima requiere; el vino, tequila o bebida predilecta del difunto y la comida como gestos de buena voluntad de los vivos hacia los muertos; las flores que, en el México prehispánico, eran símbolo de la vida y su aroma hace agradable la ofrenda; el copal que no simplemente es una fragancia agradable, se creía que el humo perfumado limpiaba el lugar de la ofrenda de malos espíritus para que entrara al lugar sin competencia alguna; el papel picado de colores, alegría por la esperanza en la resurrección.

Todos estos elementos atenúan nuestra percepción ante la terrible angustia y desgarre de la existencia humana, la muerte, implica la separación, el fin y, desde el inicio de la conciencia, a saber qué será después de la vida ante un trance ineludible, el dolor por la pérdida de los seres queridos que se aman, la tensión por la propia supervivencia.

Sin embargo, cotidianamente tenemos actitudes de muerte que aniquilan a los demás. Las fiestas propias de esta conmemoración recuerdan con alegría a los que ya no están cuando, en la vida, el desprecio, la mentira, la agresión, la degradación y el menosprecio son constantes en el mundo. Nuestra necrolatría nos hace ver la muerte como espectáculo de la sociedad con vicios destructores y de entretenimiento. Decapitados, mutilados, degollados, desollados, torturados, abortados son muestra del México ambivalente fascinado con la muerte e indiferente por la vida. De un México ocupado por invocar al mal llamado “espíritu de la muerte” para tener la protección del más allá y para que otros sufran. Del México donde la dignidad del cuerpo sin vida se ha hecho mejor una especie del culto por el dolor que nos da espectáculo evasivo y sangre derramada como muestra de poder sobre el prójimo.

Ofrendas, desfiles, calaveras y cempasúchil se quedan en alegría evasiva si no permanecemos atentos a lo que viene al final. Pura necrolatría alegórica vacía de significados. El trance de la muerte es consecuencia del pecado y tiene consecuencias dramáticas perdiendo toda capacidad de amistad con Dios (Rm 3,23) y hay miedo de Dios. Nuestra aspiración de atenuar la muerte tiene detrás una especie de negación del pecado que nos destruye existencialmente sometiéndolo todo a la corrupción (Rm 8,21).

Y perdemos de vista otra cosa que es el punto fundamental de cualquier ofrenda de muertos y desfile de calaveras. Colores y aromas impactan los sentidos sensibles, pero deben conmocionar los sentidos espirituales para reconocer que en el trance de la Cruz, Cristo dio vida nueva (Jn 21, 1-29). Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia (Rm 5,20) y la muerte no será más un ídolo al que libamos ilusorias ofrendas y embotador copal sino advertencia de nuestra precariedad y finitud: “La muerte irrumpe con su capacidad para demoler toda ilusión, barriendo todo obstáculo, humillando toda confianza en uno mismo y encaminando a ricos y pobres, soberanos y súbditos, ignorantes y sabios hacia el más allá… La reflexión sobre la muerte es benéfica pues relativiza muchas realidades secundarias que por desgracia hemos absolutizado… Un sabio del Antiguo Testamento, Sirácida, advierte: ‘En todas tus acciones ten presente tu fin y jamás cometerás pecado (Eclo 7, 36)” (Juan Pablo II, audiencia general del 27 de octubre de 2004)


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comments

No Comments for this post yet...

    Martes, 17 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Julio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
          1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031