Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

La destrucción del patrimonio religioso

11.09.17 | 16:06. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

El sismo del jueves 7 de septiembre impactó de forma descomunal a la región pobre de México, el sureste, donde se concentra el mayor número de pobres y los rezagos sociales son evidentes. Al momento, 96 muertos, el doble de heridos y casi dos millones de damnificados son el saldo de esta tragedia. Tan sólo en Oaxaca, 800 mil viviendas resultaron afectadas y los daños ascienden a varios millones de dólares por lo que le proceso de reconstrucción será largo.

En la idiosincrasia de esos pueblos y comunidades indígenas de los Estados más afectados hay un profundo arraigo religioso ahora impactado por el desastre cuando numerosos templos y edificios destinados al culto público están en condiciones de ruina lesionando el patrimonio cultural e histórico de la Nación.

Después del terremoto viene la evaluación de la tragedia y las formas que deben proponerse para levantar lo caído. El obispo de San Cristóbal de Las Casas, Mons. Felipe Arizmendi Esquivel, dio a conocer los daños particularmente en los inmuebles bajo custodia de su diócesis. Venticinco templos requieren de intervención urgente y de forma particular destaca la catedral de San Cristóbal, monumento del siglo XVII, cuya historia reciente es la de haber sido el lugar de los memorables diálogos por la paz a raíz del levantamiento armado zapatista del 1 de enero de 1994 y de los cuales el desaparecido obispo Samuel Ruiz García fue notable mediador.

Numerosos lugares de culto en Chiapas requieren de fondos para que funcionen planes y estrategias que permitan su pronta rehabilitación. El 15 de junio de 1999, por ejemplo, el Estado de Puebla sufrió un terremoto de 7,6 grados que puso al borde del colapso numerosos santuarios coloniales. Su recuperación no fue inmediata.

Por eso, el obispo de San Cristóbal demanda de las autoridades federales los estudios detallados de los daños sufridos y los pasos que se deben dar para la restauración de los inmuebles: "Estos templos no son propiedad de la diócesis, sino que son patrimonio del país. Nosotros somos los responsables inmediatos de su uso, pero de quienes depende su restauración es de la federación. Por ello, esperamos que, así como no tardaron en ordenar que se mantuvieran cerrados al culto, no tarden en su pronta restauración". Por lo pronto, el pastor debe celebrar la eucaristía al aire libre, el obispo vive sin catedral en tanto no se den a conocer las evaluaciones que permitan conocer con certeza si el recinto puede ser abierto al publico bajo condiciones de seguridad absoluta.

>> Sigue...


Viernes, 19 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

September 2017
M T W T F S S
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930