Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Gracias Papa Luciani

28.08.17 | 10:02. Archivado en Cristianismo

En septiembre de 2008, la desaparecida revista 30Giorni publicó la curación inexplicable de Giuseppe Denora, un milagro atribuido a la intercesión del Siervo de Dios, el Papa Juan Pablo I. La causa de canonización de Albino Luciani continúa nutrida de numerosos testimonios de personas que han recibido el favor de un milagro. Desde 2009, la fase diocesana terminó pasando a las instancias de la Santa Sede, la llamada "fase romana", a fin de reunir investigaciones y documentación para la eventual beatificación del Papa Luciani quien en 2018 cumplirá 30 años de su elevación a la Cátedra de San Pedro.

El siguiente reportaje es la curación de Giuseppe quien, después de un cáncer fulminante, reconoció la mano de la Providencia en la intercesión del Papa de la sonrisa, milagro que es uno de los principales en la causa del Pontífice que renunció a la pompa de la coronación papal.

Stefania Falasca / 30Giorni Septiembre, 2008.- El tiempo justo para tomarse un café en el bar, y luego a la pescadería a hacer la compra. Como cada día desde que se jubiló. A casa llegamos pasando sobre milenios de historia. Callejuelas estrechas de piedra blanca que todavía hoy siguen hablando de griegos y de moros, del noble pasado de Altamura hecho de independencia y de fieras batallas, pero la de Giuseppe es otra historia, de lo más cotidiano. La casa, la familia, los nietos, el tranquilo sendero de su vida, de la que habla con reserva, casi esquivo.

Giuseppe Denora, altamurano de sesenta años, ex empleado de banca, es el beneficiario de la intercesión del papa Luciani. Hace dieciséis años se curó de un tumor maligno en el estómago. Una curación repentina, completa y duradera por la cual se abrió una investigación para comprobar el hecho prodigioso que ahora deberá ser estudiado por la Congregación para las Causas de los Santos. De aquel hecho ocurrido en 1992 es la primera vez que habla, solo ahora que el proceso comenzado por el Tribunal eclesiástico diocesano de Altamura está a punto de cerrarse oficialmente. «Somos una familia como tantas otras», dice tajante mientras abre la puerta de casa. «Del papa Luciani conservo un recorte de periódico con su foto. Mejor dicho, dos. Uno está abajo, en el garaje… Si quiere, se lo enseño». Así es como empieza su narración. Sin retórica barata, en el garaje de su casa. «Mire, está allí. Está también la fecha: 1978, 3 de septiembre de 1978.

En aquellos días me encontraba con mi mujer en las termas de Chianciano. El domingo del 3 de septiembre decidimos hacer una visita a Roma y llegamos a la plaza de San Pedro a la hora del Angelus del nuevo Papa. El papa Luciani se asomó y lo miramos hablar. Le dije a mi mujer: “Se ve que es una bella persona”. Me impresionó. Un hombre leal. De regreso tomé un ejemplar del periódico Avvenire con su fotografía y me la llevé a casa. Le puse incluso un marco… Aquél».

>> Sigue...


Martes, 23 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

August 2017
M T W T F S S
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031