Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Padre José Miguel Machorro murió. Son 19 los sacerdotes asesinados durante el sexenio

03.08.17 | 21:57. Archivado en Arquidiócesis México, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 03 de agosto.- Muchos hubiéramos querido una evolución favorable; no obstante los esfuerzos, el desenlace fatal acaeció la tarde del jueves 03 de agosto después de mediodía cuando, a través del Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México, se dieron a conocer las condolencias del Cardenal Norberto Rivera Carrera solicitando oraciones por el descanso eterno de un sacerdote agredido la tarde del 15 de mayo en el Altar del Perdón de Catedral metropolitana del Arzobispado.

La prolongada agonía de José Miguel Machorro Alcalá da cuenta del estado de cosas en nuestro país. Sufre una agonía similar a la del sacerdote, dolor de cientos de víctimas y miles de muertos conmocionando nuestra estabilidad, impidiendo el eficaz desarrollo para que la paz sea regla y no excepción en muchas regiones asoladas por el crimen y horror desmedidos, diezmados por la sed insaciable de sangre.

La desafortunada agresión de Machorro Alcalá es emblemática porque ocurrió en el corazón del país, en un recinto de capital importancia histórica, cultural además de su significado sagrado y espiritual. A diferencia de otros casos de sacerdotes agredidos y asesinados, él no fue privado de la libertad para ser ultimado provocando la zozobra de sus superiores y la angustia de las familias quienes vieron arrebatada la libertad y sufrieron el asesinato de sus seres queridos. Machorro padeció la demencial y brutal agresión cuando él ejercía su trabajo bajo el aparente cobijo de un lugar donde sería impensable cualquier ataque. Todavía, de acuerdo con declaraciones de sus familiares, manifestaría que jamás había conocido a su victimario ni sabía las razones que le empujaron para hundir un instrumento mortal con alevosía, saña y premeditación. Machorro lo había perdonado, no guardó rencor alguno.

Esta muerte es compleja para la Arquidiócesis de México. Y es impactante por la lucha de un ser humano que al final ya no se recuperó. Ahora su victimario, de quien poco se ha sabido sobre el estado que guarda la causa penal, tiene un giro en cuanto al delito que se le imputaba. Se ha convertido en homicida y él debe pagar por el daño.

Después de Machorro hay una etapa que debería hacernos reflexionar para aliviar esta lamentable descomposición social. La nota roja sigue ocurriendo ante la imparable violencia perjudicando a muchos ciudadanos. Las implicaciones del caso son las mismas para una sociedad viviendo la impunidad y de rodillas ante el delito que sigue escalando sin soluciones contundentes para poner fin a todo lo que desplaza la justicia y el derecho. Está en tela de juicio la efectividad de las políticas públicas de seguridad a las que, año tras año, se les invierte millones y millones de pesos para arrojar decepcionantes resultados mientras la desconfianza crece y el enojo del pueblo de México reclama la ausencia de garantías, de la furia de la gente común sin certeza de ver la luz del siguiente día ante la inhumana violencia.

Y el victimario es reflejo de cómo hemos degradado la dignidad de la vida perdiendo respeto por la integridad de cualquier persona, se han diluido los máximos valores incuestionables que regían el proceder individual para la mejor convivencia social y el bien común.

Nos está llegando el agua al cuello y aún los responsables en materia de seguridad pública nos piden estirarlo más y más con justificaciones inútiles diciendo que todo está controlado y el derramamiento de sangre es de inmediata contención. Lamentablemente las condiciones de seguridad no han mejorado, no hay tranquilidad en el territorio nacional. México avanza por el camino de su aniquilación, pero todavía estamos a tiempo. Hay muchos que creen en la paz. Y la Iglesia tiene las mayores armas: El amor y la misericordia.

Descanse en paz, padre José Miguel Machorro Alcalá (1962, Puebla - 2017, Ciudad de México)


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comments

No Comments for this post yet...

    Miércoles, 17 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031