Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Episcopado mexicano apela por políticos de "corazón grande, visión amplia y bolsillo pequeño"

28.04.17 | 11:09. Archivado en Iglesia católica en México


Conferencia del Episcopado Mexicano
Mensaje al Pueblo de Dios

Cuautitlán Izcalli, 27 de abril de 2017

¡El grito de los migrantes es nuestro grito!

1. Atentos como Moisés al llamado de Dios, que escucha el grito del pueblo sufriente, nosotros, pastores de su pueblo, escuchamos en el sufrimiento del migrante la voz de Dios que, como un grito, llama a nuestro corazón y nos invita a la acción.

2. Ese grito de los que empujados por la pobreza o la violencia abandonan su hogar para trabajar honradamente y contribuir al desarrollo del país al que han llegado, pero que, desde el camino, y aún en su destino, son obligados a vivir en las sombras, sufriendo soledad, maltrato, racismo y explotación.

3. Ese grito de los que están detenidos y de los que padecen un proceso de deportación. Ese grito dramático de los niños y de sus padres al ver desagarrada su familia por las expulsiones. Ese grito de la inadaptación y la impotencia de los repatriados que tienen que recomenzar sus vidas. Son vidas y sueños truncados. Son traumas y resentimientos que pueden alimentar violencia.

>> Sigue...


"Migrantes son víctimas del deficiente Estado de Derecho": Obispos de México

27.04.17 | 10:09. Archivado en Iglesia católica en México

Guillermo Gazanini Espinoza / 27 de abril.- En el segundo día de trabajo de la 103 Asamblea de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el secretario general de los obispos, Mons. Alfonso Miranda Guardiola, dio a conocer la publicación del comunicado “Acompañar a nuestro pueblo en camino. Acciones de la Iglesia Católica ante la emergencia humanitaria, que enfrentan las comunidades de migrantes”.

El comunicado precisa las acciones de la Iglesia de México ante la emergencia humanitaria en la cuestión migratoria para ofrecer un servicio, no como mera compasión momentánea y pasajera o compromiso solidario, más bien de “fidelidad al depósito de la fe por lo que reconocemos que Jesús, José y María fueron migrantes y refugiados, que huyeron de su querida tierra para buscar mejores condiciones de vida y seguridad” en un itinerario cristiano sin evadir esta dramática realidad que afecta a millones de personas de diversas nacionalidades.

Al recordar las políticas intimidatorias del gobierno de los Estados Unidos contra los migrantes mexicanos, los obispos mencionan lo que toca a México en su responsabilidad para exhibir la “vergonzosa situación” del trato inhumano hacia los migrantes vejados por el crimen organizado, son víctimas “del deficiente Estado de Derecho y del poco aprecio a los derechos humanos en nuestro propio territorio”.

Por ello, la “Iglesia Católica, como comunidad e institución que forma parte importante de la sociedad mexicana, asume la responsabilidad histórica de actuar al servicio de nuestro pueblo. Se espera de ella y ofrece, no solamente una palabra profética, sino un compromiso de vida y de acción permanentes” por el testimonio personal y comunitario.

Entre las acciones inmediatas, los pastores de la Iglesia católica mexicana comprometen la generación de “espacios de reflexión para promover ideas, estrategias y acciones al interior de las diócesis y de cada parroquia, en favor de los migrantes”.

Al ser el diálogo el vehículo ideal para afrontar este drama, se pretende abrir varios frentes de colaboración con los distintos episcopados de América alcanzando líneas de acción comunes. En relación al muro de la administración Donald Trump, el comunicado hace memoria de las reuniones de los obispos de México y Estados Unidos donde se compartieron esfuerzos y el intercambio de experiencias para “evitar que los muros lastimen más el tejido social de nuestras comunidades fronterizas”. Para los obispos, el “muro es un signo visible de la discriminación, de falta de voluntad de diálogo, de intimidación y un agravio hacia todo el pueblo y nación mexicana”.

>> Sigue...


Nuncio Franco Coppola a los obispos de México: “Es urgente salir de nuestras oficinas…”

26.04.17 | 08:59. Archivado en Iglesia católica en México

Guillermo Gazanini Espinoza / 26 de abril.- A través de facebook, el nuncio apostólico en México, Mons. Franco Coppola, compartió un mensaje a la 103 Asamblea de la Conferencia del Episcopado Mexicano dirigido a jerarquía y laicos. Poco a poco, dice el arzobispo, ha ido conociendo la realidad mexicana, sus desafíos y problemas, exaltando la profunda fe y devoción del pueblo a la Virgen morena del Tepeyac: “Es de suyo gratamente sorprendente para mí, mirar cómo la imagen de “La Guadalupana” está presente en los templos y capillas, en medallas y hasta en pulseras, en las casas, calles y negocios, en las oficinas y talleres, en las fábricas y negocios… ¡Su imagen está por todas partes!”.

El nuncio apostólico resaltó la necesidad de reconocer a la Virgen María de Guadalupe como Madre que habla a través de su presencia ordinaria. Si María es Madre de todos los mexicanos, afirma, entonces “debe hacerse más presente en la vida, en el corazón y en la mente de cada mexicano y de toda la sociedad” en una pastoral “cuerpo a cuerpo”, de ayuda al prójimo que haga perder el tiempo lo que, en el fondo, es dejar activismos estériles para ocuparse en lo realmente importante: “El gran maestro de perder el tiempo es Jesús. Ha perdido el tiempo acompañando para hacer madurar las conciencias, para curar heridas, para enseñar. Acompañar es hacer camino juntos”.

Una dura referencia parece indicar lo que realmente pasa en la sociedad mexicana cuando corrupción, violencia e impunidad estremecen el panorama ordinario. “Una cueva de animales” que sólo puede ser transformada por la Virgen María para ser “Casa de Jesús”. La actitud de la Iglesia de México, por lo tanto, debe imitar las actitudes de la Madre de Cristo para acompañar a quienes más sufren en estos momentos de incertidumbre transparentando su vocación.

El nuncio Coppola tiene presentes dos emergencias que deben afrontarse de manera inmediata en el quehacer de la Iglesia de México refiriéndose, específicamente, a la formación “integral y al acompañamiento humano-espiritual, tanto de los aspirantes al sacerdocio en los seminarios, cuanto de los mismos sacerdotes en sus respectivas iglesias particulares”.

La primera es advertir a los pastores diocesanos para revisar los planes de formación sacerdotal y responder a los tiempos modernos. “Hoy no se puede formar a los jóvenes seminaristas sirviéndonos de los mismos esquemas, modos y métodos que fueron útiles hace 40, 30 o 10 años”, nuevos métodos para saber si los candidatos al sacerdocio “son formados en una relación estrecha con el Señor y de apostolicidad auténtica para mirar como Jesús lo hizo a quienes sufren y padecen”.

Otros cuestionamientos se dirigen hacia la ausencia de propuestas de pastoral nacional para los jóvenes y adolescentes: “La Iglesia parece no haber logrado elaborar aún una propuesta específica como camino de vida cristiana para los adolescentes, los jóvenes y los jóvenes-adultos. Hay iniciativas. Muchas de ellas originadas por institutos religiosos o movimientos, pero son particulares. Y eso está bien: Mucho se puede aprender de ellas. Pero falta una propuesta, un camino nacional. Algo que la Iglesia, en cuanto Madre, proponga a sus jóvenes”.

Reiteró la urgencia de la Iglesia de salida en camino a quienes viven alejados de la fe cristiana: “Salir de nuestras oficinas, de nuestros salones parroquiales, de nuestros templos y hasta de nuestros mismos automóviles para ir a los jóvenes. No podemos conformarnos con seguir esperando que sean ellos los que vengan y ofrecerles libros y catecismos destinados a ellos. ¿Los llegan a leer?, ¿quiénes?, ¿los que están dentro? Pero, y ¿qué pasa con los que están “lejos”?”

>> Sigue...


Alegría, Paz y migración, los temas de la 103 Asamblea de Obispos de México

25.04.17 | 17:36. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 25 de abril.- A través de un mensaje en redes sociales, el secretario general de la CEM, el obispo auxiliar de Monterrey, Mons. Alfonso G. Miranda Guardiola, manifestó el sentimiento de los obispos de México al ser “conscientes del altísimo papel que tiene la Iglesia en estos momentos, que vive el país, y de su altísima responsabilidad ante Dios y ante nuestro pueblo, ante las cuestiones sociales, los problemas y desafíos”. De esta manera, solicito la oración para que “en esta semana de trabajo que tendremos en la Asamblea Episcopal... podamos responder y estar a la altura de lo que México necesita”.

Y es que la 103 Asamblea de la CEM se reúne cuando el escenario nacional resulta convulso y complejo, sacudido por turbulencias económicas, desafíos internacionales y escándalos de corrupción sin dejar de lado la tremenda violencia que escala en algunas regiones. No es desconocido para los obispos la dramática situación de México y de sus habitantes. Durante esta Asamblea, su pensamiento y ánimo estarán dirigidos a los millones de mexicanos que hoy no han podido conseguir lo mínimo indispensable para sobrevivir día y día, luchan por un futuro nuevo basado en la fe y la esperanza cristianas; su análisis y diálogo se centrará en los desafíos de una nueva evangelización y un Plan Global de Pastoral para llevar con claridad y contundencia el mensaje del Resucitado a dos mil años de la Redención, especialmente en estas horas donde la incertidumbre aparece, la desesperación abunda y la muerte es provocada en donde no hay paz, sea en México o en regiones distantes que impactan indirectamente nuestros destinos; donde muchos no tienen la certeza de volver a ver a sus seres queridos levantados y secuestrados, donde cada día ya no es signo de alegría sino sinónimo de angustia y de horror.

Recientemente, actos violentos han enlutado regiones enteras de México, como en Tamaulipas, donde Reynosa vio duras de batallas el pasado fin de semana entre fuerzas del orden y carteles del crimen decretando los focos rojos de inestabilidad. Igualmente, durante semana santa, el 12 de abril, la diócesis de Cuernavaca fue blanco de una agresión por una balacera contra la parroquia de San Nicolás de Bari en Jojutla, Morelos. El próximo 6 de mayo, la diócesis caminará por la paz ante la incertidumbre y corrupción que han sometido al Estado.

Tampoco ignoran los rumbos por los cuales se pretende llevar al país. Reformas que se dicen «profundas y estructurales» dejan más enfrentamientos que cohesión y los responsables de los cambios parecen estar más alejados de sus representados traicionando el depósito del poder y de la soberanía. La manipulación y manejo de la ley, en ocasiones, parece beneficiar a las cúpulas a costa de una gran población que trabaja más y gana menos o de una juventud que no logra la mínima oportunidad de desarrollo, no obstante las promesas de reformas laborales incluyentes, sumiéndolos en la tristeza que los hace optar por el camino destructivo del crimen. Esto fue denunciado en el mensaje “Por México, ¡Actuemos!” del 30 de abril de 2014 cuando una serie de preguntas sobre la viabilidad de las reformas cuestionaron cuáles eran las garantías de las reformas en bien de futuro no obstante los progresivos gasolinazos que, en este año, han disparado la inflación y encarecido la calidad de vida aumentando el número de pobres.

>> Sigue...


Hediondez del poder

24.04.17 | 06:39. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Editorial Desde la fe / SIAME. 23 de abril.- La captura y extradición de dos ex gobernadores demuestra la cloaca de corrupción que somete a México, donde la impunidad es el principal ingrediente. Los agravios son evidentes cuando la opinión pública conoce del patrimonio exorbitante y de los caudales de recursos que cebaron a los delincuentes en feudos corruptos para solapar negocios y proteger amigos; los allegados se beneficiaron de cargos inexistentes, cuentas fantasma, licitaciones o compensaciones a nombre del Estado, sin mayor explicación o transparencia.

Después de la alternancia y fin del autoritarismo presidencial terminaron los pactos del poder, y los gobernadores encontraron el perfecto filón de oro para satisfacer voraces ambiciones sin responder a nadie y ejecutar el pago de favores. Un inimaginable caudal de recursos llegó a los Estados a través de fondos destinados al desarrollo social o de infraestructura local, aparte del financiamiento público de partidos políticos, donde gobernadores podían intervenir libremente en los procesos para inclinar la balanza electoral en favor de sus intereses; era el arca abierta a su antojo.

Corrupción y democracia son el binomio perfecto del empoderamiento de estos megalómanos. Algunas cifras publicadas durante el pasado proceso electoral federal 2012 mencionaban que, para el caso de una campaña para gobernador, la autoridad electoral habría puesto topes de campaña de entre 40 y 50 millones de pesos; sin embargo, se necesita más que esa pingüe cifra para amarrar el cargo. Una campaña ganadora requiere de entre 400 y 700 millones de pesos. Esto indicaría el engaño y fraude a la ley para fondearse de recursos ilegales, de fuentes no permitidas, incluso del poder corruptor del crimen organizado, a través de contabilidades dobles, una para la autoridad y otra sólo para los ojos del candidato. Ese resquicio legal descompone la democracia para consolidar poderes desmedidos que rayan en lo obsceno y burdo.

>> Sigue...


Día del Recuerdo del Holocausto y de los Héroes de la resistencia

23.04.17 | 17:17. Archivado en Análisis y Opinión, Grupos religiosos

Guillermo Gazanini Espinoza / 23 de abril.- La preservación de la memoria para que nunca más suceda. En el Día del Holocausto, el Pueblo de Israel recuerda a quienes murieron en la persecución durante la Segunda Guerra Mundial honrando la memoria de los judíos alzados en armas para enfrentar la barbarie nazi. El 19 de abril de 1943, vísperas de la Pascua, comenzó el asedio del gueto de Varsovia cuando 700 judíos iniciaron la resistencia contra el invasor.

Dos mil soldados de las SS y ejército regular enfrentaron la rebelión de casi 700 judíos pertrechados con escasas armas y bombas molotov. Los alzados prolongaron la lucha hasta mediados de mayo sin más ayuda del exterior y las crónicas de la época mencionan la devastación del gueto de Varsovia cuando el ejército, sin piedad alguna, aplicó la política total de destruir y arrasar. Manzana tras manzana, la lucha fue encarnizada y los alemanes calcinaban todo a su paso para acabar con la intentona de libertad.

A finales de abril, la resistencia comenzó a dar señales de fatiga mientras el asalto era implacable. El gueto fue bombardeado con artillería haciendo imposible el avance judío. Mientras en Varsovia los combatientes invierten sus últimos recursos para luchar cuerpo a cuerpo, otros focos de resistencia son brutalmente aplastados. El 30 de abril de 1943, dos mil judíos fueron masacrados cuando, en su deportación al campo de Sobibor, atacaron a sus captores. Los prisioneros fueron asesinados bajo una lluvia de fuego y plomo.

>> Sigue...


"No permitamos que la casa común sea destruida": Obispos de México

22.04.17 | 13:22. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Día de la tierra, día de la casa común

Conferencia del Episcopado Mexicano / 22 de abril.- Con los cambios climáticos que enfrenta nuestro planeta, vemos la urgente necesidad de prestar atención a la forma en que nos relacionamos con la creación de Dios. Porque la naturaleza es una de las manifestaciones más palpables que tenemos del enorme amor de Dios.

Fue Él quien creó esta tierra maravillosa para el goce y disfrute de toda la humanidad, pero el egoísmo y la codicia de las personas, han desvalorizado la importancia del cuidado de lo que el Papa Francisco denominó en su Encíclica Laudato Sí: “casa común”. Fue en este documento donde con su increíble sensibilidad para darse a entender a todas las gentes, nos permite vislumbrar a esta “casa”, como nuestra hermana, quien clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella.

A toda la humanidad nos está faltando una cosmovisión más integral que permita reconocerse como cuidadores y benefactores de la vida, misma que fue concebida para nosotros por Dios.

Esta casa, es el lugar en donde Dios quiso instaurar su Reino, porque en ella colocó todo lo necesario para que juntos viviéramos en armonía. Es nuestro deber como herederos de este legado, salvaguardar y preservar la creación de Dios. Ya que es en esta casa, hermana, en donde nos hemos encontrado con Él, en donde hemos sido testigos de su divino amor.

Aún hay tiempo, para modificar nuestras conductas y para transformarnos en actores responsables. Es muy importante infundir valores éticos en las nuevas generaciones, para que se sientan involucrados en el cuidado de la vida, que contemplen con respeto y amor a la naturaleza, a los animales y el agua.

Los obispos, sacerdotes y personas de la Iglesia ya desempeñan acciones en beneficio del cuidado de la tierra y del medio ambiente a través de la Pastoral Social (Cáritas) y de la Dimensión Episcopal Laboral, Medio Ambiente, Economía Solidaria y Jornaleros. Sin embargo, todavía falta un caminar importante para exigir los derechos del cuidado del medio ambiente, de generar acciones para su conservación, desde las parroquias. Porque en el tema del cuidado de la tierra, nadie es actor pequeño, ni contribuye con granos de mostaza, toda cambio en pro del mundo, es una mejora que los más desprotegidos sentirán en su relación con la naturaleza.

Muchos empresarios ya han comprendido la atención del planeta, pero con su despertar también deben venir soluciones de colaboración bien organizadas que procuren al medio ambiente y la naturaleza.

Los laicos y personas de todas las Iglesias tienen una gran tarea, orar por la creación de Dios y limitar sus acciones consumistas que tanto dañan nuestra casa.

No permitamos que esta casa común, en donde Dios nos permitió vivir, sea destruida por nuestra indiferencia y falta de amor.

+ Mons. Alfonso G. Miranda Guardiola
Secretario General de la CEM y Obispo Auxiliar de Monterrey


Atentado contra la casa cural no debe quedar impune: Obispo de Cuernavaca

21.04.17 | 15:16. Archivado en Iglesia católica en México

Abimael César Guzmán / SIAME. 21 de abril.- La casa parroquial ubicada en la Unidad Morelos, del municipio de Jojutla, en la Diócesis de Cuernavaca, fue atacada a balazos con armas de alto calibre la noche del pasado martes 12 de abril, alrededor de las 22:45 horas.

En el interior se encontraban tanto el párroco como el vicario de la iglesia de San Nicolás de Bari, ubicada en el ejido de Galeana, municipio de Zacatepec, quienes resultaron ilesos. Así lo platicó a Desde la fe Mons. Ramón Castro Castro, obispo de Cuernavaca.

Detalló que los sacerdotes escucharon una ráfaga continua de balazos. Uno de ellos, que en ese momento se encontraba muy cercano al portón, alcanzó a tirarse al suelo para protegerse. Minutos más tarde pudieron constatar que las balas habían impactado en el zaguán, dañando el mecanismo de la misma. “Por el tamaño de los orificios creemos que el arma era de alto calibre”, señaló el Obispo.

Mons. Ramón Castro hizo público el atentado al día siguiente a través de su cuenta de Twitter: “Anoche a las 22:45 balearon la casa cural en Jojutla. ¿Cómo podemos tomarlo? ¿Advertencia? Aviso?”. Y pidió al párroco de Jojutla interponer la denuncia correspondiente.

Una vez que se dio parte a las autoridades, personal de la Fiscalía se presentó en la casa parroquial para realizar las investigaciones pertinentes. Los peritos determinaron que fueron siete los disparos. Hasta el día de ayer las autoridades no habían informado al Obispo sobre los avances de las indagatorias.

Mons. Castro explicó que ha sido precisamente en ese municipio de Jojutla donde se han encontrado varias fosas clandestinas, mismas que aún son investigadas, y en las cuales han aparecido por lo menos 56 cadáveres. Se trata de una zona bastante complicada porque se halla a merced del crimen organizado: “en este municipio aparecen descuartizados y hay que pagar derecho de piso, quien no lo hace, es atacado. Esa es una de las razones por las que nos preguntamos si quien nos ha hecho esta advertencia es el crimen organizado o no”.

Mons. Ramón Castro consideró que no existe motivo para que los sacerdotes que en ese momento se encontraban en la casa fueran atacados de tal manera: “El que ha dicho las cosas, las verdades, soy yo”.

>> Sigue...


Miles de personas salvadas en el mar

19.04.17 | 04:32. Archivado en Análisis y Opinión

L´Osservatore Romano / 19 de abril.-Un intenso “tráfico” de balsas y botes, cargados de migrantes, es registrado en el tramo de mar entre Libia e Italia, con numerosísimas peticiones de socorro. En pocas horas se han salvado a más de 2000 personas, en 19 operaciones de rescate y solo en un caso se ha registrado la muerte de un hombre. Lamentablemente el alivio por el peligro del que han escapado para estas personas no atenúa la angustia por los demasiados muertos contados desde el inicio del año, por los otros 100 desaparecidos en el enésimo naufragio solo hace dos días, y por los dramáticos riesgos que corren cada día cientos de refugiados, entre los cuales mujeres y menores en muchos casos no acompañados.

Son decenas de millones los individuos preparados a salir de África y Asia en dirección a Europa, por razones que van desde el ámbito de emergencia por los conflictos hasta el económico. Pero pesa cada vez más también la avanzada desertificación, con la consecuente penuria de recursos hidráulicos, y el vertiginoso crecimiento de la natalidad de toda la región subsahariana. Todos elementos que contribuyen a la carestía actual en la zona del Cuerno de África y en Nigeria y a la más generalizada crisis alimenticia.

>> Sigue...


Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección

18.04.17 | 14:14. Archivado en Iglesia católica en México

Mons. José Luis Chávez Botello. Arzobispo de Antequera Oaxaca / 18 de abril.- La Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo constituyen la Pascua, el corazón de nuestra fe y no pueden separarse; es el camino elegido por Dios para salvarnos, es fuente de esperanza, de amor y de vida auténtica. Desde la Pascua, la vivencia de la fe siempre impulsa a mejorar; su fuerza nunca queda encerrada en el corazón, en la familia ni en las paredes del templo sino que se proyecta como luz, como fermento y sal buena en quienes nos rodean; tampoco queda estancada ni encadenada. Anunciamos tu muerte; proclamamos tu resurrección; ven Señor Jesús. Es la transmisión y testimonio de fe desde el tiempo de los apóstoles.

¡Anunciamos tu muerte!. Anunciar la muerte de Jesucristo es gastar y dar la vida haciendo el bien, amar sirviendo sobre todo a los más necesitados. Es asumir el esfuerzo para doblegar la soberbia, el egoísmo y la envidia; es tener el valor de pedir perdón y de perdonar, luchar contra el mal y crecer en el bien para establecer relaciones sanas y la convivencia pacífica. Quitar el mensaje de la Pasión y Muerte de Cristo lleva a una vida y triunfalismo estéril, a buscar una vida fácil sin esfuerzo, a querer frutos sin trabajar; lo vemos en ladrones, en la corrupción y en organizaciones del crimen.

>> Sigue...


Feminicidios un crimen impune

17.04.17 | 15:08. Archivado en Análisis y Opinión

Editorial Desde la fe / SIAME. 16 de abril.- México padece un mal que crece de forma alarmante, invisible, y que impacta directamente contra la célula fundamental de la familia. Cada día, las noticias parecen multiplicarse y se aprecia la incapacidad de las autoridades para responder de forma contundente. Se trata de la violencia contra las mujeres, que se ha elevado drásticamente.

Ser mujer en México es sinónimo de desigualdad. Pese a que se han fomentado políticas públicas de defensa de sus derechos a través de modernas legislaciones, todavía encontramos situaciones que nos deberían avergonzar como sociedad.

En 2016, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer el Diagnóstico de la violencia contra la mujeres a partir de las leyes federales y de las entidades federativas. En dicho documento se afirma que “la violencia contra las mujeres, ejercida en sus distintos tipos y modalidades, encuentra su origen en la discriminación por razones de género, como una condición sociocultural persistente en las sociedades”. Y según cifras del Observatorio Nacional de Feminicidios, seis mujeres pierden la vida diariamente en México bajo circunstancias violentas; entre 2012 y 2013 fueron asesinadas casi cuatro mil de ellas.

En el Estado de México –entidad en disputa electoral– entre 2011 y 2013, casi 850 mujeres fueron asesinadas, pero las cifras resultan más escalofriantes en el período comprendido entre 2013 y 2015, cuando cerca de dos mil mujeres fueron ultimadas y 1,500 desaparecieron; la mayoría eran adolescentes, de entre 15 y 18 años de edad. Estas son cifras de escándalo que por supuesto no importan a las autoridades, pues las muertas y desaparecidas no votan.

En el diagnóstico citado, la CNDH dio a conocer que en siete estados se ha declarado la alerta por violencia de género, y en otras catorce entidades se estaría llevando a cabo el procedimiento de solicitud, pero esto no es suficiente. Llama la atención el caso de Morelos –donde por cierto todos los poderes se han confabulado para atacar y perseguir al Obispo por tener el valor de denunciar la violencia y la corrupción que hoy por hoy son ya insoportables–, estado donde este drama crece con desmesura, lo que provocó que el 10 de agosto de 2015 se generara dicha alerta; sin embargo, las mujeres siguen indefensas. Algunas organizaciones civiles han denunciado una incapacidad total del gobierno de Morelos para frenar estos horrores, pues las medidas tomadas son francamente inútiles: cada cinco días, una mujer es asesinada.

Los crímenes contra mujeres son el diagnóstico del lamentable estado de la procuración de justicia y del respeto a los derechos humanos, son nuestro fracaso como sociedad.


El estupor de la resurrección

16.04.17 | 12:43. Archivado en Cristianismo

Pedro se levantó y corrió al sepulcro. Se asomó, pero sólo vio los lienzos y se regresó a su casa, asombrado por lo sucedido (Lc 24, 12)

Estupor. No hay palabra más propia para definir este impacto tremendo; el colgado en la cruz, el ajusticiado por nuestros delitos, el que fue llevado como cordero al matadero, triturado y deformado, sepultado en las entrañas de la tierra, está vivo. De ese momento en la mañana de la resurrección, como reza la secuencia, fueron testigos sepulcro y sudario. Sus amigos lo vieron, se presentó a los discípulos y dándoles instrucciones, les deja la paz. Lo reconocen al partir el pan, el recuerdo de la cena pascual, ese banquete de liberación ya no es el mismo porque vence las barreras del tiempo, no será la pascua a celebrar cada año en la primera luna de primavera, es hacerlo “en memoria” de Aquél, el resucitado de entre los muertos porque su cuerpo venció las dimensiones en las que estamos atrapados, de nuestro andar y vivir; es glorioso, anticipando nuestro futuro desde la fe y la esperanza.

Estupor porque las tinieblas han sido vencidas. Porque la Iglesia meditó la historia de la salvación, porque Cristo, Luz del Mundo es Camino, Verdad y Vida. Es una verdad que partió la historia humana, anunciamos su muerte y proclamamos su resurrección revelándonos la vida eterna y libre de la estrechez y el dolor. Todo llegó a ser distinto, con verdadera y decisiva profundidad. La resurrección es el anuncio de la incandescencia de la vida venciendo la esterilidad del pecado y la muerte eterna.

Estupor porque a pesar de la miseria, del desorden y del pecado; de las injusticias y del odio, de las infidelidades y de misterio del mal que nos agobia, Cristo decide estar en medio de todas estas cosas porque está presente en la historia humana, de sus caídas y vergüenzas. Está en el mendigo, en el ladrón y en el que escandaliza a los más pequeños; está en los infelices y agobiados, se encuentra en los necesitados de justicia a causa de las mezquindades. El resucitado está en nuestra impotencia como potencia para aparecer en los débiles.

Estupor porque la Iglesia vive por eso, ese es el misterio de la fe. Pasmo porque esta es la verdad de una religión antigua y nueva, donde todas las cosas se instauran en Cristo, por esta Buena Noticia muchos, en el pasado, consideraron cosa mínima su vida cuando se vive por Cristo resucitado.

¿Qué cosa hace falta? Que el estupor de la resurrección de Cristo transforme nuestras vidas. Que la obra de Dios, en la resurrección de su Hijo, se convierta en la felicidad de nuestras existencias que pasme la tumba de nuestros corazones, desde nuestro ser y fe libres para lograr la transformación de la realidad que inició en la mañana de resurrección.

"Ahora vayan a decirle a los discípulos: Ha resucitado den entre los muertos e irá adelante de ustedes a Galilea; allá lo verán, eso es todo..."


El silencio del sepulcro

15.04.17 | 15:55. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 15 de abril.- Después de la crucifixión, el cadáver de Jesucristo era una masa deforme y sanguinolenta sin apariencia humana (Is 52, 14), pero el ajusticiado era judío, creció bajo la Ley y los mandamientos dados al pueblo y tenía preceptos rigurosos en cuanto al trato a los muertos y la deposición de los cadáveres en la sepultura para demostrar el respeto a los cuerpos tocados por el sueño de la muerte.

Sabemos cuál fue el destino del nazareno terminado el suplicio de la cruz. El cuerpo debía prepararse para observar el duelo según la Ley. Las Escrituras coinciden en afirmar que eran las vísperas del día del descanso –sábado-, cesaría cualquier actividad hasta el primero de la semana. Jn 19,13 y ss. describe la forma de deposición del cuerpo envolviéndolo en vendas con aromas, una mezcla de cien libras de mirra y áloe. Los estudiosos de las costumbres judías dicen que los encargados de llevar el cuerpo de Jesús eran la comitiva de nobles responsables de dar sepultura a los restos del ajusticiado y los símbolos dicen que debería gozar de un reposo digno.

Cada elemento funerario en el judaísmo implica un símbolo de dignidad. Cristo fue llevado a un sepulcro nuevo propiedad de un hombre bueno y justo, José de Arimatea (Mt 27, 57-61). Según las costumbres, la fosa era preparada el día del entierro para no dejarla abierta porque equivaldría a dejar libres las fauces de la tierra.

>> Sigue...


¿Por qué fue condenado Cristo?

14.04.17 | 16:31. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 14 de abril.- El proceso fue irregular, a todas luces fuera de la legalidad. Sería una error compararlo bajo nuestros actuales esquemas avanzados del derecho donde el reconocimiento de las prerrogativas fundamentales de las personas y sus garantías tienen andamiaje bien estructurado para su tutela y defensa; no obstante el paso de los siglos, nos esforzamos por conocer qué resultó mal y cómo un hombre que pasó haciendo el bien fue condenado a pena tan excesiva y cruel sin mediar defensa alguna según se describe en las fuentes sinópticas por las que conocemos el relato de forma directa. ¿Por qué fue condenado Cristo?

Sobre Jesús pesaban envidias religiosas y políticas. Mt 26, 3-5 nos dice de la conspiración que líderes religiosos urdieron contra el nazareno y su grupo. El plan llegó a las esferas del sumo sacerdote y, con argucias, llevarían a Jesús a la muerte. El Evangelio de Mateo dice que sería preso antes de las fiestas para evitar una especie de agitación o amotinamiento espontáneo lo que podría indicarnos cuál era el estado de efervescencia en la conciencia de una nación subyugada.

Lc 22, 2 afirma el “miedo” de los jefes de los sacerdotes y maestros de la Ley y, como solución a sus problemas, Judas se les ofrece para revelar los planes de los doce y cómo podría ser viable la captura de Jesús sin propiciar mayores agitaciones populares, de forma rápida y sin comprometer la estabilidad de las fiestas pascuales (Lc 22, 5-6). El prendimiento estaba en marcha, mediando la traición misma y sin avisos justos para poner a la disposición de la autoridad a cualquier sujeto.

En el atropellado proceso, Jesús mismo toma defensa de su causa para descargar contra quienes son juez y parte. En uno de los interrogatorios afirmó el carácter público de sus enseñanzas en el templo y sinagogas donde se reúnen todos (Jn 18 20-21) y echa mano de lo que parece el uso de un recurso a su favor, el de los testimonios (Jn 18, 21). Ante tal defensa, la acción fue una bofetada del guardia protegiendo a la autoridad, sin embargo Jesús resiste con argumentos más lógicos que jurídicos ante la pérdida del sentido común. (Jn 18, 23)

>> Sigue...


Leer los signos de los tiempos: Obispo de Cuernavaca ante ataque contra parroquia en el Estado de Morelos

13.04.17 | 21:56. Archivado en Iglesia católica en México


Guillermo Gazanini Espinoza / 13 de abril.- En un mensaje especial a través de las redes sociales, el obispo de Cuernavaca, Mons. Ramón Castro Castro, pidió a los fieles y personas de buena voluntad a usar la mejor arma ante lo que definió como un debilitamiento de la paz en Morelos: la oración.

Y es que ayer, a través de un tuit, Castro Castro denunció el ataque perpetrado en contra de la parroquia de San Nicolás de Bari, en Galeana, municipio de Jojutla: “Anoche, a las 22:45, balacearon la casa cural en Unidad Morelos de la parroquia de S Nicolás de Bari. ¿Cómo podemos tomarlo? ¿Advertencia? ¿Aviso?”

“Hay que saber leer los signos de los tiempos” dijo Mons. Castro en el mensaje especial. “En este momento hay algo importante que debemos saber qué leer”, refiriéndose a la paz en riesgo. “La balacera contra la parroquia revela una vulneración de la paz, ¿cómo interpretarlo?”

También urgió a la construcción de la paz como responsabilidad de todos sin excepción. “El arma extraordinaria que tenemos es la oración” y recordó su solicitud e insistencia por continuar con el Ángelus cotidiano, además de las Caminatas por la Paz. Por tercer año, los fieles se reunirán el 6 de mayo a partir de las 9 de la mañana partiendo desde cuatro distintos puntos de la capital del Estado de Morelos por lo que llamó a no ser indiferentes porque la Caminata “es forma de construir la paz”.

En reiteradas ocasiones, el obispo de Cuernavaca ha dicho que Morelos está a merced del crimen. Municipios y poblados como Temixco, Tehuixtla, Tilzapotla, Puente de Ixtla, el sur y el oriente del Estado están a merced de las redes del narcotráfico; sus habitantes viven con miedo y zozobra, padeciendo robos y secuestros, mientras los territorios están bajo fuego sin autoridad que remedie estas situaciones.

>> Sigue...


La esperanza nace de la cruz

13.04.17 | 15:45. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

L'Osservatore Romano / 13 de abril.- «El amor es el motor que hace ir adelante nuestra esperanza». Lo repitió varias veces el Papa Francisco en la audiencia general del miércoles 12 de abril, elogiando en particular a las madres que cuando dan a luz una vida sufren, pero después están alegres, felices.

En la vigilia de triduo pascual, el Pontífice comentó para los fieles presentes en la plaza San Pedro el pasaje del Evangelio de Juan (12, 24-25) en el que se contraponen las esperanzas del mundo y la esperanza de la cruz. «Las esperanzas terrenas caen delante de la cruz — afirmó al respecto —pero renacen esperanzas nuevas» que «duran para siempre». Esa que surge de la cruz, de hecho, es «una esperanza diferente de las que caen, de las del mundo».

¿De qué esperanza se trata? Para explicarlo, el Papa recurrió a la imagen del grano de trigo tirado en la tierra. Jesús, de hecho, « ha llevado al mundo una esperanza nueva y lo ha hecho como la semilla: se ha hecho pequeño pequeño, como un grano de trigo; ha dejado su gloria celeste para venir entre nosotros: ha “caído en la tierra”». Y precisamente como una semilla se ha dejado «romper por la muerte» antes de brotar.

He aquí porque «en la cruz, ha nacido y renace siempre nuestra esperanza»; he aquí porque «con Jesús cada oscuridad nuestra puede ser transformada en luz, toda derrota en victoria, toda desilusión en esperanza». Por tanto, cuando «elegimos la esperanza de Jesús — subrayó Francisco — poco a poco descubrimos que la forma de vivir vencedora es la de la semilla, la del amor humilde».

Cierto, a primera vista puede parecer «una lógica perdedora». Y de hecho «quien ama pierde poder, quien dona, se despoja de algo». Y también, aclaró el Pontífice, «la lógica de la semilla que muere, del amor humilde, es el camino de Dios, y solo esta da fruto». Por otro lado, «quien es voraz no está nunca saciado», porque busca tener mucho pero al final pierde todo, incluida la vida. «Quien ama lo propio y vive por sus intereses — repitió —se hincha solo de sí mismo y pierde. Quien sin embargo acepta, está disponible y sirve, vive a la forma de Dios: entonces es vencedor, se salva a sí mismo y a los otros: se convierte en semilla de esperanza para el mundo».

El ejemplo más elocuente viene de las madres, que para dar la vida al propio hijo aceptan sufrir pero al final son felices. Así es el amor, que «da a luz la vida y da incluso sentido al dolor», se convierte en «el motor que hace ir adelante nuestra esperanza».


Jesús no celebró el ritual del séder de Pésaj

12.04.17 | 06:35. Archivado en Cristianismo, Grupos religiosos


Yehiel Poupko y David Sandmel / Christianity Today magazine. 11 de abril.- La pascua tiene atractivo especial para los cristianos. Es la noche donde Israel ofrece el cordero pascual y come las matzá, el pan sin levadura y hierbas amargas en las inmediaciones del monte del Templo donde Jesús de Nazaret y sus discípulos tienen la Última Cena. Esta es, quizá, la más conocida comida de pascua.

Ambas comidas, la Última Cena de Jesús y la cena pascual, son eventos fundacionales. Cada una inaugura una “civilización religiosa” nueva. Para los cristianos no coincidencia que Jesús indique a sus discípulos que la cena pascual es signo del cumplimento y, como la primera, la Última Cena inaugura una nueva comunidad de fe. Para la historia cristiana, la celebración de la Cena del Señor, la Eucaristía, sustituye al séder judío de pésaj; sin embargo, para los judíos, la más importante celebración pascual es la descrita en Éxodo 12 donde Israel celebra su liberación de Egipto-Mizraim para servir y ofrecerse al único Dios.

La primera cena pascual fue de hogar en hogar, familia por familia. La lista de invitados son los miembros de cada familia, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, sabios y humildes, entendidos e iletrados, niños y niñas. En otras palabras quienes estaban en esa primera pascua era la familia judía y al celebrarla hoy, se actualiza ese momento para conectar a todos los judíos a través del tiempo y del espacio, todos los que han celebrado el séder de pésaj por milenios.

El resurgimiento del interés de los cristianos por la pascua judía, especialmente por el ritual del séder, es debido, en parte a un contexto americano. Nuestra cultura política y social, donde la gente es libre para practicar su fe y donde puede explorar otras creencias sin restricción alguna, hace posible que judíos y cristianos satisfagan la humana curiosidad y salgan al encuentro del otro como nunca. Este ethos es más poderoso en las relaciones entre cristianismo y el judaísmo cuando Semana Santa y Pascua coinciden en la misma fecha cada cuatro años.

>> Sigue...


Necesidad que brota del corazón

11.04.17 | 06:52. Archivado en Análisis y Opinión

Rogelio Alcántara / SIAME. 10 de abril.- Iniciamos Semana Santa, y una de las principales preocupaciones que seguramente tenemos todos los sacerdotes es cómo ayudar a los feligreses a vivir con intensidad esta semana. Hablaba de esto entusiasmadamente con algunos compañeros de ministerio, explicándoles las “recomendaciones” que quería hacer a mi gente de la parroquia para vivir con profundidad estos días y de cómo motivarlos a participar vivamente en los oficios que se celebran, cuando uno de ellos aludió a algo que ya sabía, pero que inconscientemente siempre había querido olvidar, dijo –y precisamente cuando más acaloradamente yo insistía–: “ningún oficio de Semana Santa es obligatorio, ni siquiera la Vigilia Pascual”. Se hizo un silencio… y tuvimos que asentir, porque efectivamente, ningún católico está obligado a asistir a los oficios de Semana Santa. Qué difícil describir la primera sensación interior, después de recordar esta verdad: la Iglesia no obligaba a nadie a participar en estas celebraciones; sin embargo, el corazón se pacificó al descubrir las siguientes razones que tengo por convicción para así hacerlo:

>> Sigue...


La Semana Santa y el Viacrucis sirio

10.04.17 | 09:58. Archivado en Análisis y Opinión

Carlos Villa Roiz / La Crónica. 10 de abril.-Inicia la Semana Santa en medio de un tenso y enrarecido ambiente internacional, tras la apresurada decisión del presidente Donald Trump de lanzar 59 misiles contra una base militar siria en la provincia de Homs, cuyo resultado fueron destrozos de hangares, tanques de almacenamiento de petróleo, municiones, radares y defensas antiaéreas, aviones y daños a la propia pista, además de 9 muertos militares y civiles.

Este ataque fue la respuesta de Estados Unidos —que retoma un papel que nadie le otorgó como policía del mundo— por el uso de armas químicas presuntamente bajo la orden de presidente sirio Bashar Al Asad, el pasado 4 de abril, contra una población del norte del país, y que dejó un saldo de 131 personas muertas y 400 heridos, entre ellos, varios niños.

El presidente ruso Vladimir Putin, aliado de Siria, en sus primeras declaraciones, dijo que Estados Unidos atacó a un país soberano y calificó la incursión militar como un pretexto, recordando, posiblemente, que la Guerra del Golfo Pérsico en 1990 también se dio bajo la acusación de posesión de armas químicas por parte de Irak, aunque éstas jamás aparecieron.

Irán respaldó las palabras de Putin; en Jordania hubo protestas por la incursión estadunidense. Por su parte, los aliados de Estados Unidos, iniciando por Israel, apoyaron al mandatario estadunidense en su primera acción militar. En general, informaciones y políticas tienen varias contradicciones que el tiempo irá despejando.

La postura de la Iglesia fue clara desde el primer momento y se inclina hacia la paz. Los obispos de Estados Unidos pidieron una pronta solución política para el conflicto, y el nuncio apostólico en Siria, cardenal Mario Zenari, comparó el sufrimiento de Jesús con el sufrimiento de los niños en el poblado de Jan Sheijun, donde ocurrió la liberación de armas químicas.

A estos problemas habría que agregar un atentado terrorista en Estocolmo, que dejó un saldo de 4 muertos y varios heridos, y que fue perpetrado por simpatizantes del Estado Islámico.

El papa Francisco, desde el inicio de su pontificado en el 2013, convocó a una jornada mundial de oración y ayuno por la paz en Siria y ha promovido la humanitaria acogida a los refugiados sin importar su credo; al momento de escribir esta nota, sólo ha dicho que está horrorizado por la masacre que causaron las armas químicas y uso el calificativo de inaceptable. Cáritas Italiana y el Movimiento Pax Christi, a través de un comunicado, convocaron para el 12 de abril a una nueva jornada de ayuno y oración por la paz.

Llega el Domingo de Ramos en medio de interrogantes políticas y un ambiente de muerte y guerra; la postura de la Iglesia es categórica: una enérgica condena de todo acto de violencia, al tráfico y al uso de las armas. La balanza no se puede inclinar hacia uno u otro lado. Cuando estalló la Guerra del Golfo Pérsico, Juan Pablo II puntualizó que los responsables de aquella guerra tendrían que “responder ante la historia y ante Dios”.

Es de esperar que esta Semana Santa, especialmente durante el Viacrucis, el Santo Padre haga algún pronunciamiento más específico y también puede haber otras declaraciones ya que en este 2017, la Iglesia católica romana y la ortodoxa empatan en fechas litúrgicas durante la Semana Santa.


Hosanna en las alturas

09.04.17 | 17:26. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

Salvador Martínez Ávila / SIAME. 09 de abril.- En primer lugar es importante constatar que los evangelios de san Mateo, san Marcos y san Lucas, conocidos en su conjunto como evangelios sinópticos, presentan la entrada de Jesús en Jerusalén como inauguración del ministerio del Señor en Jerusalén, es decir, la última parte del camino de Jesús antes de su pasión y muerte; en cambio, el evangelio de san Juan la propone como la primera acción de Jesús en su primer viaje a Jerusalén.

En este año leemos al evangelista san Mateo y en su relato, el evangelista insiste en que con la entrada de Jesús en Jerusalén se cumplía la profecía del mesías prometido por Dios. En efecto, el evangelista nos cita dos pasajes proféticos uno de ellos tomado del profeta Isaías (Is 62,11) y otro de ellos tomado del profeta Zacarías (Za 9,9). Ambas profecías hacen referencia al rito de entronización (toma de posesión) de los reyes de Judá. Este rito consistía en tomar la mula de combate del rey anterior y montar en ella al nuevo rey haciéndolo subir desde la fuente Guijón hacia el palacio y el Templo. Este era el rito para inaugurar el reino en Judea. Así pues, tanto Isaías como Zacarías anunciaron la llegada del mesías pacífico, no montado en mula de guerra sino en la cría de un asno, que a todas luces no sirve para salir a la guerra. La multitud, por su parte, aclama a Jesús con vítores propios del saludo al nuevo rey: “¡Hosanna al Hijo de David!, bendito el que viene en el nombre del Señor, ¡Hosanna en las alturas!”

Con respecto al significado de la aclamación “hosanna” en su origen, era una expresión usada para consolar a los que habían perdido a un ser querido. Era como una expresión de consuelo, algo así como un “¡ánimo, ya no estés triste!”. El significado a lo largo de los siglos fue cambiando, sin perder del todo su significado original, como un saludo mesiánico, es decir, como la forma de vitorear al consolador definitivo del pueblo, el que pondría fin a todos los sufrimientos y desórdenes de este mundo.

El relato de san Mateo concluye con un diálogo anónimo sobre la identidad de Jesús. En este diálogo expresa que la gente reconoció al profeta Jesús de Nazareth como el mesías. El mismo relato nos mostrará que a pesar de esta aclamación, Jesús no fue reconocido ni proclamado rey por ninguna autoridad, ni por la generalidad del pueblo, con lo que este acontecimiento, en realidad, no tuvo ninguna repercusión político religiosa que influyera en el proceso acusatorio contra Jesús poco tiempo después.


En la señal de la Cruz

06.04.17 | 13:53. Archivado en Cristianismo



L´Osservatore Romano / 6 de abril.-
Hacerse «la señal de la cruz» de forma distraída u ostentar «el símbolo de los cristianos» como si fuera «distintivo de un equipo» o «un ornamento», quizá con «piedras preciosas, joyas y oro» no tiene nada que ver con «el misterio» de Cristo. Tanto que el Papa Francisco sugirió un examen de conciencia precisamente sobre la cruz, para verificar como cada uno de nosotros llena en la cotidianidad el único verdadero «instrumento de salvación». Estas son las líneas de reflexión que el Pontífice propuso en la misa celebrada el martes por la mañana, 4 de abril, en Santa Marta.

«Atrae la atención —hizo notar enseguida, refiriéndose al pasaje del evangelista Juan (8, 21-30)— que en este breve pasaje del Evangelio en tres ocasiones Jesús dice a los doctores de la ley, a los escribas, a algunos fariseos: “Moriréis en vuestros pecados”». Lo repite «tres veces». Y «lo dice —añadió— porque no entendían el misterio de Jesús, porque tenían el corazón cerrado y no eran capaces de abrir un poco, de tratar de entender ese misterio que era el Señor». De hecho, explicó el Papa, «morir en el propio pecado es algo feo: significa que todo muere ahí, en la suciedad del pecado».

Pero después «este diálogo —en el cual Jesús repite tres veces “moriréis en vuestros pecados”— continúa y, a al final, Jesús mira hacia atrás en la historia de la salvación y les hace recordar algo: “Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que Yo Soy y que no hago nada por mi propia cuenta”». El Señor dice precisamente: «cuando hayáis levantado al Hijo del hombre».

Con estas palabras —afirmó el Pontífice, refiriéndose al pasaje del libro de los Números (21, 4-9)— «Jesús hace recordar lo que sucedió en el desierto y hemos escuchado en la primera lectura». Es el momento en el que «el pueblo aburrido, el pueblo que no puede soportar el camino, se aleja del Señor, habla mal de Moisés y del Señor, y encuentra esas serpientes que muerden y provocan la muerte». Entonces «el Señor dice a Moisés que haga una serpiente de bronce y la levante, y la persona que sufra una herida de la serpiente, y que mire la de bronce, será sanada».

>> Sigue...


Lamentables los abusos al interior de la Iglesia: Mons. Miranda Guardiola

05.04.17 | 23:51. Archivado en Iglesia católica en México

Vladimir Alcántara / SIAME. 05 de abril.- El pasado martes 4 de abril, en la sede de la Universidad Pontificia de México, se llevó a cabo la Jornada de Oración por las Víctimas de Abuso Sexual, actividad que fue encabezada por Mons. Alfonso Miranda Guardiola, Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Monterrey, quien lamentó que al interior de la Iglesia, “un santuario de protección a la vulnerabilidad”, se hayan cometido este tipo de delitos, y pidió justicia para todos los afectados.

Mons. Miranda Guardiola dijo que, como Obispo, es consciente de las acciones erróneas que han cometido miembros de la Iglesia, mismas que la sociedad ha sufrido en distintos grados, pero no más que las víctimas y sus familiares, víctimas de una inocencia dañada por una estructura clerical con síntomas desbordantes de poder, de espectadores silenciosos, del ocultamiento, la complicidad y la incomprensión. “En esta jornada, queremos decir a todos los niños, adolescentes y personas vulnerables que fueron abusadas sexualmente por algún miembro de nuestra Iglesia, que lo sentimos mucho. Pedimos justicia para ustedes y le pedimos a Dios que no haya impunidad dentro de nuestra Iglesia en el tratamiento de estos delitos”.

>> Sigue...


Santos Niños Mártires de Tlaxcala, una canonización en favor de los más vulnerables

04.04.17 | 09:22. Archivado en Iglesia católica en México, Cristianismo

El Administrador de la diócesis de Tlaxcala, padre Jorge Iván Gómez Gómez, explica que la inminente canonización de Cristóbal, Antonio y Juan es signo de esperanza en favor de los niños, los más vulnerables de la sociedad.

Guillermo Gazanini Espinoza / 04 de abril.- Es la diócesis más antigua de México. Erigida el 13 de octubre de 1525 fue la cuna de la evangelización de la Nueva España cuando franciscanos y dominicos plantaron la semilla de la fe sobre los vestigios de otra civilización. Aquí, las primeras escuelas de catequesis tuvieron sus adeptos y, de entre ellos, fueron tres niños quienes entre 1527 y 1529 sufrieron el martirio.

Siglos después, Cristóbal, Antonio y Juan serán elevados a la gloria de los altares y gracias, en un principio, al Papa Juan Pablo II. Serán llamados protomártires de América, es decir, los primeros evangelizados en morir por la nueva fe aún antes del hecho guadalupano de 1531.

El padre Jorge Iván Gómez Gómez (Medellin, Colombia, 1963) es administrador diocesano de la sede vacante cuando el III Obispo de Tlaxcala, Mons. Francisco Moreno Barrón, fue designado como pastor de la Arquidiócesis de Tijuana el 16 de junio de 2016. Al sacerdote nacido en Colombia, quien descolla por su memoria privilegiada en cuanto a datos y fechas precisas, le corresponde, en este momento, encabezar los preparativos hacia la canonización y encauzar la alegría de un pueblo por los nuevos santos indígenas. Me recibió en la sede del obispado de Tlaxcala, en el centro histórico de esta ciudad, donde la austeridad del edificio mantiene ese sabor provincial y del grandioso pasado de esta tierra orgullosa de sus Niños Mártires patronos de la infancia mexicana mientras aguarda por el nuevo pastor que la apacentará.

>> Sigue...


Elecciones de escándalo

02.04.17 | 14:46. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión


Editorial Desde la fe / 2 de abril.- El primer domingo de junio, las poblaciones de Coahuila, Nayarit y Estado de México acudirán a las urnas para elegir gobernador y renovar legislaturas locales y ayuntamientos. El costo de las elecciones en estas entidades –considerando también a Veracruz, donde sólo se elegirán presidentes municipales– ascenderá a cuatro mil millones de pesos, y las prerrogativas a los partidos políticos contendientes serán de mil 300 millones de pesos; es decir, un aumento de 52 por ciento en comparación con las elecciones del 2011.

La pregunta es: ¿para esto se usa el dinero del gasolinazo? Y es que los mexicanos sostenemos una democracia cada vez más cara, a costa de dinero público tirado literalmente a la basura, que conlleva recortes presupuestales a programas sociales y de salud, tan necesarios para millones de mexicanos pobres, de quienes los políticos sin escrúpulos hacen su clientela.

El Estado de México destaca, en esta contienda, por ser la segunda entidad con el voto más caro: costará 209 pesos por cada una de las más de 11 millones de personas inscritas en el padrón electoral. En esta entidad, la ciudadanía es castigada por distintos frentes y tiene que sobrevivir al fuego cruzado: guerra sucia, descalificaciones y manipulación de la verdad entre los candidatos, quienes, con tal de alcanzar la gubernatura, se acusan entre ellos de corrupción y de beneficios desmedidos, lo que, a juicio de los especialistas, podría ser una de las radiografías electorales en la carrera por la Presidencia de la República en 2018.

No obstante lo anterior, lo grave y escandaloso es cómo el pueblo mexiquense tiene que soportar la manipulación, clientelismo y compra cínica y desvergonzada de votos; entrega de despensas y teléfonos celulares, así como la distribución de tarjetas y monederos electrónicos, se unen al uso electorero de programas de desarrollo social, condicionando los beneficios a cambio de copias de credenciales de elector, lo que, por cierto, es un delito.

La población del Estado de México –donde casi la mitad vive en pobreza– se encuentra asolada por el crimen y la impunidad. Así es, la entidad que dejará la actual administración vive sitiada por hampones, y prácticamente existen localidades en virtual toque de queda. En 2016, el Estado de México fue apabullado con cerca de tres mil homicidios, y es primer lugar nacional en el índice de feminicidios.

Los mexicanos volvemos a ser testigos de elecciones caras que nos cuestionan si de verdad valió la pena una reforma estructural político-electoral, cuando los hilos de este proceso se mueven por quienes controlan millonarios recursos que avientan como migajas. Usar electoralmente el hambre, además de ser inmoral, es una de las peores faltas sociales que implican la destrucción de la democracia, poniéndola en manos de camarillas y dinastías asidas a un poder que se niegan a dejar.

Usar la pobreza de los mexiquenses puede provocar el enojo popular, así como poner en riesgo la paz social y eventualmente la legitimidad de los resultados de los próximos comicios. En la disputa por el poder debe prevalecer la idea del bien común porque todos estos despilfarros electorales, todos estos gastos ostentosos, toda esta avaricia, son escándalos intolerables.


Sábado, 26 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

April 2017
M T W T F S S
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930