Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Mons. Carlos Garfias Merlos, "De Guatemala a Guatepeor"

20.01.17 | 00:01. Archivado en Análisis y Opinión

Pbro. Lic. Sergio Alberto Urueta Calderón / Blog Sursum Corda. 18 de enero.- Las Provincias eclesiásticas de Acapulco y Morelia son distintos escenarios de un mismo protagonista: la violencia. Ahora son sede de un mismo pastor, quien se ha caracterizado por su efectiva participación en los conflictos sociales y políticos de su grey. Este obispo no sólo habla bonito: es impulsor incansable de una cultura de la paz; de la defensa de los derechos de la mujer; de la formación de una conciencia social en los jóvenes y en los futuros sacerdotes; e instauró, como obispo de Acapulco, una pastoral que responde a los problemas de violencia, no sólo en su diócesis, sino en toda su Provincia. Es un pastor que “huele a oveja”.

Fue obispo de una de las diócesis más golpeadas por la delincuencia y la corrupción, la pobreza, la marginación, la migración y los atropellos de los derechos humanos en México. De las más de 25, 000 desapariciones (entre las oficiales y las no conocidas), 3 de cada 10 se suscitaron en su provincia y ha estado en el ojo de huracán del caso Ayotzinapa, que sólo es un caso de los miles en los dos últimos sexenios. Ha acompañado, desde el principio, a los papás de los jóvenes normalistas en su calvario y, junto con ellos, ha sido discriminado por la impunidad de las autoridades civiles y maltratado por la prepotencia de las autoridades eclesiásticas (como el reciente caso de la Basílica de Guadalupe).

El 18 de enero, Don Carlos tomó posesión de la diócesis en el estadio Venustiano Carranza de la ciudad de Morelia; ahí donde, precisamente, durante la visita del papa Francisco, la gente comenzó a gritar “1, 2, 3, 4... 43 ¡Ayotzinapa!” y los organizadores subieron el volumen de la música para sofocar el grito de protesta. Al final, los testimonios de algunos jóvenes, mediáticamente seleccionados, resultaron ser muy suaves.

Su sede será la Catedral de Morelia, donde al papa le ofrecieron un encuentro con hijos de empresarios e influyentes. Luego le cantaron en el atrio; ahí se les olvidó decirle al papa que a 20 metros detonaron granadas de fragmentación contra los civiles, en plena celebración patria, en 2008.

Don Carlos sabe de los estragos de la delincuencia organizada; sólo que aquí en su nueva diócesis está mejor organizada. Recordemos que Guerrero fue el escenario de muchas matanzas, por parte del ejército, que iniciaron como autodefensas y terminaron en guerrillas: Acapulco 1923, Chilpancingo 1960, Iguala 1962, Atoyac 1967, Aguas Blancas 1995 y El Charco 1998. En Michoacán se enfrenta a una realidad distinta de las autodefensas. Acá los enfrentamientos entre el ejército y la larga tradición de grupos delictivos (La Familia michoacana, los Templarios y Nueva generación, actualmente) fue encarnizada; pero terminó con la institucionalización de las autodefensas (plagadas de delincuentes infiltrados) y en la creación de un mando único del cuerpo policial, donde se despidieron a cientos de elementos para dar lugar a los nuevos y, al final, la gente ya no supo de quien cuidarse.

Le recibe un clero que ejerce su ministerio entre balas. Ambas provincias están consideradas entre las más peligrosas para ejercer el sacerdocio. El reto es monumental, pues se suma a esto la pobreza, la impunidad, la corrupción, la migración, el endeudamiento público, la crisis económica (con su gasolinazo en enero de 2017), la delincuencia organizada, la extorsión, los atropellos a los derechos humanos, de la mujer y los indígenas, las desapariciones, la violencia en las calles, la incapacidad del estado en cuestiones de seguridad pública, las protestas y marchas cotidianas de todo tipo, una pastoral que, actualmente, no responde a todo esto, la indiferencia y poco compromiso social de muchos clérigos y laicos, el clericalismo tradicional, la simonía y el sacramentalismo.

Lo recibe, no obstante, una diócesis que tiene puesta su esperanza en su dirección pastoral, una renovación de la pastoral y la elaboración de un Plan que responda a los conflictos sociales. Pero la realidad es que no se puede ni se debe tratar de maquillarle la verdad, como al papa Francisco. No se le puede disfrazar de cielo el infierno a quien viene de ahí.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comments

No Comments for this post yet...

    Martes, 16 de enero

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Enero 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031