Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Mons. Carlos Garfias Merlos, "De Guatemala a Guatepeor"

20.01.17 | 00:01. Archivado en Análisis y Opinión

Pbro. Lic. Sergio Alberto Urueta Calderón / Blog Sursum Corda. 18 de enero.- Las Provincias eclesiásticas de Acapulco y Morelia son distintos escenarios de un mismo protagonista: la violencia. Ahora son sede de un mismo pastor, quien se ha caracterizado por su efectiva participación en los conflictos sociales y políticos de su grey. Este obispo no sólo habla bonito: es impulsor incansable de una cultura de la paz; de la defensa de los derechos de la mujer; de la formación de una conciencia social en los jóvenes y en los futuros sacerdotes; e instauró, como obispo de Acapulco, una pastoral que responde a los problemas de violencia, no sólo en su diócesis, sino en toda su Provincia. Es un pastor que “huele a oveja”.

Fue obispo de una de las diócesis más golpeadas por la delincuencia y la corrupción, la pobreza, la marginación, la migración y los atropellos de los derechos humanos en México. De las más de 25, 000 desapariciones (entre las oficiales y las no conocidas), 3 de cada 10 se suscitaron en su provincia y ha estado en el ojo de huracán del caso Ayotzinapa, que sólo es un caso de los miles en los dos últimos sexenios. Ha acompañado, desde el principio, a los papás de los jóvenes normalistas en su calvario y, junto con ellos, ha sido discriminado por la impunidad de las autoridades civiles y maltratado por la prepotencia de las autoridades eclesiásticas (como el reciente caso de la Basílica de Guadalupe).

>> Sigue...


Sábado, 21 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

January 2017
M T W T F S S
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031