Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Gobernadores corruptos

27.11.16 | 08:00. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Editorial Desde la fe / SIAME. 27 de noviembre.- Recientes escándalos en la administración pública de los gobiernos de los Estados confirman de nuevo el mal lacerante que agobia a México: la corrupción. Después de los procesos electorales del presente año, y en el contexto de la transición de poderes, las irregularidades salieron a flote para conocer los gravísimos delitos de quienes sólo pueden ser definidos como gobernadores feudales, déspotas y absolutistas, que se creyeron dueños de los Estados para beneficiarse a sí mismos y a sus amigos, creando redes de nepotismo y criminalidad al amparo del poder desmedido, evidenciando así el fracaso del sistema federal de contrapesos.

Una vez que la alternancia política fragmentó la hegemonía del partido único, los gobernadores tuvieron la mesa servida para dominar absolutamente. La megalomanía de estos personajes, su avaricia enfermiza, su indolencia ante la pobreza extrema de sus gobernados, los llevó a cometer abusos de todo tipo, sin que la autoridad federal –conocedora de sus actos delictivos– pusiera un freno a sus excesos de ambición que ahora tendrán que pagar y seguirán pagando por décadas los ciudadanos a los que debieron servir, y no explotar y expoliar como impunemente lo hicieron.

Y como en el viejo oeste, ahora las autoridades ministeriales anuncian recompensas por varios ex gobernadores prófugos de la justicia. Cada vez más, y con justa razón, la sociedad está harta de estos excesos, de ver cómo los políticos roban a manos llenas y burlan impunemente la ley. Ningún partido ha salido libre de corrupción, por eso la población los desprecia y los coloca en el mismo casillero de la ignominia.
En gran media, el drama de nuestro hermanos que han tenido que emigrar a los Estados Unidos tiene su origen en la corrupción de la clase política, que no aplica los recursos para los fines que son autorizados, sino para enriquecerse obscenamente a costa de chupar la sangre de los pobres, privándolos así de la oportunidad de tener una vida digna, y obligándolos a salir a buscar en otro país lo que la corrupción les ha negado en el suyo.

Los gobernadores feudales deberían abrir nuestros ojos porque nada garantiza que en los próximos meses esto no se repita, mientras se den las siguientes transiciones de poder ante los próximos procesos electorales. Estos casos demuestran cómo la corrupción permea y son necesarios sistemas de control, de responsabilidad hacendaria honesta, coordinación fiscal eficaz y del gasto adecuado, además del ejercicio eficiente y riguroso de los recursos públicos bajo la lupa de transparencia y la rendición de cuentas. Ahora más que nunca debe revisarse la conveniencia de la revocación del mandato y la reforma total del juicio político, hoy paralizado e infectado por las complicidades partidistas.


Subasta de papamóviles

24.11.16 | 17:44. Archivado en Iglesia católica en México

La Casa Morton de subastas, Autopolanco y Continental automotriz programaron hoy 24 de noviembre, a las 21 hrs, la subasta de dos lotes: los papamóviles que sirvieron para los traslados del Papa Francisco. El cocktail fue convocado a las 19:30 hrs. El catálogo de la subasta presenta las bases y condiciones para estar en la puja cuyo precio de salida, para ambas unidades es de 500 mil pesos. El primer lote es una camioneta RAM 2500 sport, 2016, automática 305 kilómetros; el segundo lote reúne las mismas características a excepción de los kilómetros recorridos, 139 aproximadamente.

Ambas camionetas se anuncian con esta leyenda: CON CERTIFICADO DE LA NUNCIATURA APOSTÓLICA EN MÉXICO.
Y para más validez, echa mano de los símbolos y emblemas pontificios, el escudo de armas de Francisco que adorna la contraportada cuyo colofón describe el orgullo de Grupo Continental por participar en toda la movilidad del Papa Francisco durante su visita a México. Según los promotores, el resultado de la venta será a beneficio de la Fundación "Ayúdate a dar" presidida por el empresario Ricardo Guzmán Perera.

Quién sabe en qué consista la certificación de la nunciatura según los interesados, pero horas antes de la subasta de los vehiculos papales, la CEM anuncia en pocos términos y palabras: "Ante la eventual subasta de los "Papamóviles" anunciada en diversos medios de comunicación, la Conferencia del Episcopado Mexicano y la Nunciatura Apostólica informan que no han tenido comunicación alguna sobre este evento por parte de los organizadores. Asimismo, que la Nunciatura Apostólica no ha emitido ningún certificado de autenticidad de los "Papamóviles", para efectos de la subasta mencionada". Por las dudas, para que no haya gato por liebre... O no se pagó el copyright papal.

Y vamos a ver qué habrá para los demás autos...


El amparo concedido por un juez justo

23.11.16 | 20:41. Archivado en Iglesia católica en México

Guillermo Gazanini Espinoza / 23 de noviembre.- El 23 de noviembre de 1927, cuatro personas fueron pasadas por las armas sin mediar juicio justo, en condiciones arbitrarias de un gobierno nada menos que tiránico. Eran los tiempos de un conflicto religioso presagiado por la aplicación de leyes que rebasaban a las libertades sometiendo las conciencias y las convicciones íntimas. Eran los años de gran crisis que desatarían un derramamiento de sangre prolongándose por más de un lustro sin alcanzar la paz.

En esa época, los presidentes sonorenses se sucedían en el cargo para consolidar la revolución y hacerse del título de Jefes Máximos, prolongando sus mandatos, intercambiando la silla y legitimando reelecciones. Después la presidencia del general Álvaro Obregón (1920-1924), Plutarco Elías Calles recrudeció la persecución contra la Iglesia al sancionar leyes y reglamentos que pretendían hacer cumplir la letra de la Constitución, pero que en realidad excedían en la intención de su aplicación.

La situación generó conflictos y choques hasta llegar al cisma de la iglesia mexicana del patriarca Pérez y el cierre de templos católicos. La decisión llevó a ejecutar las leyes contra las escuelas confesionales y en 1926, uno de las clausuras más significativas, el cierre de la iglesia de la Sagrada Familia. Las expresiones de irreligiosidad y profanación llegaban al borde del paroxismo cuando oficiales y tropa parodiaban los actos sagrados del culto y clausuraban recintos cultuales amparados por la arbitrariedad. El clero, el clero político, era enemigo del Estado.

La inseguridad e incertidumbre por la aplicación de las leyes reglamentarias llevaron al anuncio de la suspensión definitiva del culto público en julio de 1926. Ni los acercamientos con el presidente de la República ni los memoriales del episcopado mexicano lograron cambiar los ánimos que desatarían la guerra religiosa. A partir de este momento, el país estaría en conflicto y en ciernes, la sucesión presidencial de 1928, de la cual sería protagonista el general en retiro, Álvaro Obregón.

Para esta reelección, el Congreso de la Unión reformó la Constitución y hacer posible que un expresidente pudiera ocupar el cargo, Así, el 22 de enero de 1927 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación la reforma al artículo 83 constitucional, el presidente “no podrá ser electo para el periodo inmediato. Pasado éste, podrá desempeñar nuevamente el cargo de presidente, sólo por un periodo más”.

>> Sigue...


Mensaje del Emmo. Carlos Aguiar Retes después de su elevación a la dignidad cardenalicia

21.11.16 | 07:13. Archivado en Iglesia católica en México

Cardenal Carlos Aguiar Retes. Arzobispo de Tlalnepantla / Colegio Mexicano, 19 de noviembre.- En estas breves palabras, que lleno de emoción les dirijo, quiero iniciar con una referencia al momento de mi decisión por el sacerdocio, que ocurrió en mis años de seminarista de la etapa de teología, en el seminario de Montezuma en el año 1971. Ahí los estudios teológicos, que mis maestros centraron en las Constituciones y Decretos del Concilio Vaticano II, me hicieron ver con claridad lo que la Iglesia quería y debía ser para cumplir su misión en fidelidad a Cristo y respondiendo a los desafíos del mundo actual. Eso me convenció que valía la pena ser sacerdote, no obstante la masiva deserción del ministerio, que en esos momentos se estaba viviendo. Esta decisión la vi confirmada por el testimonio de quién era entonces mi Obispo de Tepic y que me confirió los tres grados del Sacramento del Orden, me refiero a Don Adolfo Suárez Rivera, hombre de Dios y hombre de Iglesia, quien formó parte del Colegio Cardenalicio.

Cuando fui llamado al Episcopado, tanto en mi querida Diócesis de Texcoco como en la entrañable Arquidiócesis de Tlalnepantla he compartido mi convicción de trabajar con toda pasión por la aplicación del Concilio Vaticano II.

Hoy al haber sido integrado al Colegio Cardenalicio he renovado mi firme decisión de seguirme entregando por hacer realidad lo que los últimos tres Papas han señalado para vivir el Concilio.

En 1983 en Haití el Papa San Juan Pablo II dirigiéndose al Celam afirmó:

La conmemoración del medio milenio de evangelización tendrá su significación plena si es un compromiso vuestro como obispos, junto con vuestro presbiterio y fieles; compromiso, no de re- evangelización, pero sí de una evangelización nueva. Nueva en su ardor, en sus métodos, en su expresión.

Despues en Novo Millennio Ineunte señaló la espiritualidad de la comunión como clave indispensable para suscitar la pasión de la NE afirmando en el número 43:

Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comunión: éste es el gran desafío que tenemos ante nosotros en el milenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios y responder también a las profundas esperanzas del mundo.

¿Qué significa todo esto en concreto? También aquí la reflexión podría hacerse enseguida operativa, pero sería equivocado dejarse llevar por este primer impulso. Antes de programar iniciativas concretas, hace falta promover una espiritualidad de la comunión

El Papa Benedicto XVI en Spes Salvi afirmó también una característica fundamental de la Esperanza que garantizará ese ardor indispensable de una comunidad evangelizada y evangelizadora afirmando al final del No. 2:

El mensaje cristiano no era sólo « informativo », sino « performativo ». Eso significa que el Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que comporta hechos y cambia la vida. La puerta oscura del tiempo, del futuro, ha sido abierta de par en par. Quien tiene esperanza vive de otra manera; se le ha dado una vida nueva.

El Papa Francisco ha señalado la Sinodalidad como el método de la NE en su discurso del 17 de octubre pasado al decir:

La sinodalidad, como dimensión constitutiva de la Iglesia, nos ofrece el marco interpretativo más adecuado para comprender el mismo ministerio jerárquico.

Y también el Papa Francisco ha delineado varias características de las nuevas expresiones de la NE: Una Iglesia en Salida que de testimonio de la misericordia y acompañe de manera privilegiada a los más pobres y excluidos del desarrollo y bienestar de nuestro tiempo. Así afirma en Evangelii Gaudium No. 15 al hablar de la NE:

La actividad misionera «representa aún hoy día el mayor desafío para la Iglesia» y «la causa misionera debe ser la primera». ¿Qué sucedería si tomáramos realmente en serio esas palabras? Simplemente reconoceríamos que la salida misionera es el paradigma de toda obra de la Iglesia.
Por tanto, la NE es nueva en su ardor con la Espiritualidad de la Comunión, es nueva en su método con la Sinodalidad, y es nueva en sus expresiones como Iglesia Misionera, en Salida, que testimonia la Misericordia del Padre.

Aprovecho esta ocasión para expresar mi renovada disposición para continuar dando cauce al Concilio Vaticano II, ahora, al asumir la responsabilidad como miembro del Colegio Cardenalicio, y para servir, de la mejor manera posible, a la Iglesia, cum et sub Petro.

Pidan a Dios, nuestro buen Padre providente, que con la ayuda del Espíritu Santo, y siguiendo a Jesucristo, el Señor de la Historia, así sea.

¡Muchas gracias por acompañarme esta noche!


¿Qué vamos a hacer?

20.11.16 | 14:30. Archivado en Análisis y Opinión

Editorial Desde la Fe / SIAME. 20 de noviembre.- Después de las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, las líneas de acción, durante los primeros cien días de la nueva administración, irán encaminadas a endurecer las políticas migratorias, deportando a cientos de miles de personas que tengan antecedentes penales. Con ello –según Donald Trump–, estará “purificando” a los Estados Unidos de “elementos indeseables” para devolver la grandeza a la nación. Esta idea ha sido aprovechada por grupos racistas para incitar el odio contra las minorías, especialmente hispanos, quienes ahora afrontan una persecución amparada por el irresponsable discurso oficial del presidente electo.

Es sabido que millones de migrantes –de muchas nacionalidades– han contribuido a la grandeza de la nación estadunidense; sin embargo, hoy los dardos de la intolerancia apuntan hacia los de origen hispano quienes, desde la administración de Barack Obama, han sido acosados y perseguidos; baste recordar que durante los ocho años de administración del demócrata, el vecino país del norte prácticamente deportó tantos mexicanos como los que ahora pretende expulsar Trump.

La iniciativa de Obama de legalizar a los inmigrantes no fue más que una coartada hipócrita que nunca tuvo la intención de ayudarlos, por lo que también es falso que con la señora Hillary nos hubiera ido mejor. La separación de familias, por ejemplo, es uno de los dramas ordinarios de padres e hijos, sin que a nadie parezca importarle la formulación de condiciones aceptables y políticas capaces de proteger los derechos humanos sobre el interés superior de la niñez y de la integración familiar.

Ante estas eventuales políticas económicas y migratorias del nuevo gobierno republicano, el Estado mexicano ha lanzado una estrategia, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, para proteger a los ciudadanos mexicanos que viven en Estados Unidos. Destacan, por ejemplo, los consulados móviles, la atención telefónica inmediata a migrantes en estado de vulnerabilidad, facilidades para tramitar la matrícula consular, pasaportes y actas de nacimiento, entre otras. En este contexto, el episcopado norteamericano –siempre cercanos a los mexicanos indocumentados–, y el mismo Papa Francisco –incansable defensor de los inmigrantes–podrían ser invaluables aliados.

La estrategia de las autoridades mexicanas es un primer paso digno de reconocerse, pero sin duda se requiere el apoyo de todos los sectores de la población para enriquecerla con nuevas propuestas que permitan atender el problema que se avecina. Por lo pronto, es urgente dejar de levantar muros entre nosotros mismos para generar riqueza, y para ello, lo primero que debemos hacer es trabajar con mayor precisión en el combate a la corrupción a fin de crear condiciones de seguridad que favorezcan la inversión; recuperar zonas pobres a través de políticas económicas a largo plazo; procurar el desarrollo social integral de zonas marginadas; favorecer la economía social y productiva de localidades en la incertidumbre por la carencia de oportunidades; vencer la injusta distribución de la riqueza e indecentes desigualdades entre millones de mexicanos.

Si logramos hacer esto, lo que ahora parece una catástrofe que se cierne sobre nuestro pueblo, podría convertirse en la coyuntura que tanto necesitamos para despegar como país en busca de mejores oportunidades para todos.


Sacerdote torturado y secuestrado pide orar por él

19.11.16 | 14:01. Archivado en Iglesia católica en México

Abimael César Juarez García / SIAME. 19 de noviembre.- El pasado domingo, el padre José Luis Sánchez Ruiz apareció con vida, aunque con notables huellas de tortura, luego de haber sido secuestrado en su domicilio la madrugada del viernes 11 en la diócesis de San Andrés Tuxtla, Veracruz.

​En entrevista para Desde la fe, el vocero de dicha Iglesia particular, el P. José Gabriel López Castilla, explicó que el sacerdote se encuentra estable de salud y ya se recupera.

El P. López Castilla detalló que las huellas en el cuerpo del P. Sánchez Ruiz revelan que fue maniatado, esbozado y vendado de los ojos; también muestra algunos hematomas en el cuerpo, pero no graves. Explicó además que en el interior de la casa parroquial había evidencias de que el secuestro se realizó con violencia.

Sobre el móvil, existe la hipótesis de que pudiera haber sido una represalia a la protesta que el sacerdote encabezó recientemente por las altas tarifas que la Comisión Federal de Electricidad cobra por el consumo de luz, o por manifestarse en contra de la inseguridad y la ingobernabilidad en la región. “Estas hipótesis tienen cierto sentido, pues jamás se pidió un rescate por el P. José Luis”.

Dijo que el sacerdote llegó por su propio pie a un lugar a pedir auxilio. “Ahí acudieron las autoridades correspondientes para dar fe, y de esta manera comenzar los trabajo de investigación para que este asunto se aclare de la mejor manera posible”, dijo. En tanto, dejó en claro que el P. José Luis no logró reconocer a ninguno de sus captores, ni siquiera el tono de su voz

​El P. Sánchez Ruiz acostumbraba manifestar con firmeza, incluso en las homilías, su molestia ante la inseguridad que se vive en el estado de Veracruz. Al respecto, el vocero de la diócesis explica: “Efectivamente, en el Estado priva un gran clima de inseguridad e ingobernabilidad, pues nos encontramos en la imprecisión de saber quién realmente gobierna y lleva la autoridad”.

Dijo que en estos momentos se le está brindando todo el apoyo al P. José Luis para su pronta recuperación, pues si bien se encuentra estable y recuperándose, sí sufrió afectaciones físicas, psicológicas y espirituales. Además, se le ha ofrecido seguridad para salvaguardar su persona.

Añadió que el sacerdote aún no está en posibilidad de realizar algún tipo de declaración a la prensa. “Lo único que ha pedido a los fieles es orar por él para que se restablezca lo más pronto posible y pueda incorporarse en breve a sus actividades pastorales”.

Por último, el P. José Gabriel López externó que dicha diócesis, principalmente el Obispo Fidencio López Plaza, agradece a las autoridades por los esfuerzos realizados, lo mismo que las muestras de solidaridad del Card. Norberto Rivera Carrera; del Nuncio Franco Coppola; de la Conferencia del Episcopado Mexicano; de la Provincia de Xalapa, y de cada uno de los fieles que se sumaron en oración por la salud del sacerdote José Luis Sánchez.


Hiperextremismo islámico y populismo de derecha vulneran libertad religiosa: AIN

17.11.16 | 16:17. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

Felipe de Jesús Monroy / 17 de noviembre.- La persecución religiosa continúa ganando terreno en buena parte de los escenarios globales debido, en gran medida, a dos fenómenos sociopolíticos recientes: el hiperextremismo islámico, cuya más cruda expresión es la daesh del ISIS; y el resurgimiento de grupos populistas de derecha con actitudes de agresión y discriminación a grupos o credos minoritarios.

Según el informe 2016 sobre Libertad Religiosa en el Mundo realizado por la fundación Ayuda a la Iglesia Necesitada, la situación ha empeorado en casi la mitad de los países cuyas realidades ya tienen signos de acoso a la libertad de los creyentes y apenas tres de los 38 países con graves violaciones a la libre expresión religiosa muestran “signos de mejoría”.

Más allá de los datos del informe elaborado a lo largo del 2016 por la fundación en 196 naciones, las historias detrás de cada acto contra la libertad religiosa en el mundo reflejan fenómenos sociales y culturales cuyos crímenes no suelen ser visibilizados ni atendidos por autoridades internacionales. Las agresiones contra las expresiones religiosas de comunidades enteras van desde la discriminación hasta el artero asesinato de personas cuyo único ‘delito’ es profesar un credo distinto al del grupo dominante.

“Este informe pone de manifiesto que en el periodo estudiado, la libertad religiosa ha disminuido en 11 de los 23 países clasificados como de ‘persecución’. En otros siete de los países incluidos en esta categoría, los problemas ya son tan agudos que apenas pueden empeorar”, apunta AIN.

En las conclusiones del informe se aclara que “contrariamente a la opinión generalizada, los gobiernos no son los principales responsables de la persecución” y señala a organizaciones fundamentalistas o terroristas como principales perseguidores, los cuales utilizan tácticas de intimidación y crueldad con sus víctimas, reclutan a seguidores a través de redes sociales, siembran miedo a través de la exhibición de sus atrocidades en medios de comunicación y cuyas operaciones están financiadas por redes dotadas de grandes recursos económicos.

Para los especialistas de AIN, gran parte de la problemática nace del surgimiento de un ‘hiperextremismo’ cuya principal ideología es “sustituir el pluralismo religioso por una sola religión”. El reporte de libertad religiosa apunta que, si bien, la mayoría de los casos de ‘hiperextremismo’ corresponde al fundamentalismo islámico no se limita a esta religión y pone de muestra casos donde grupos de derecha populista comienzan a agredir a minorías étnicas o religiosas (principalmente a migrantes refugiados) o países con regímenes autoritarios que ejercen nuevas campañas contra grupos religiosos que se niegan a seguir la línea del partido dominante.

AIN también alerta sobre los ataques terroristas derivados de la intolerancia o persecución religiosa, dice que “desde mediados del 2014 se han cometido violentos atentados islamistas en uno de cada cinco países del mundo, desde Suecia hasta Australia, pasando por 17 países africanos” y afirma que “por lo menos una de cada tres personas en el mundo vive en un país sin libertad religiosa”.

México estable, pero…

>> Sigue...


Construir la paz en Michoacán, principal tarea de Mons. Garfias

16.11.16 | 12:30. Archivado en Iglesia católica en México

Abimael César Juárez García / SIAME. 16 de noviembre.- Tras conocer la decisión del Papa Francisco de nombrarlo nuevo titular de la Arquidiócesis de Morelia, en sustitución de Mons. Alberto Suárez Inda, Mons. Carlos Garfias Merlos compartió a Desde la fe su sorpresa, pero también su alegría por la oportunidad de regresar a su tierra natal a servir al Pueblo de Dios.

“Es una decisión que me llena de alegría, pues fui formado e inicié mi vida sacerdotal en el Seminario de Morelia. Ahora, después de 20 años, luego de haber sido obispo en Ciudad Altamirano, Nezahualcóyotl y Acapulco, este nombramiento, por parte del Santo Padre, es para mí motivo de satisfacción, pero a la vez un desafío muy grande, pues tengo la oportunidad de ser profeta en mi propia tierra”, expresó.

Mons. Carlos Garfias Merlos dijo que el reto principal que tendrá como titular de la Arquidiócesis de Morelia será trabajar por la construcción de la paz en Michoacán, asunto que ha asumido como una prioridad, sobre todo porque su labor como sacerdote es la de acompañar, consolar, fortalecer y dar esperanza a las víctimas de la violencia. “Conozco la situación de violencia e inseguridad que se vive en la entidad, y vamos a fomentar algo del proyecto de construcción de paz que venimos desarrollando en Acapulco, ya con una experiencia firme”.

>> Sigue...


Sacerdote plagiado aparece vivo con señales de tortura

14.11.16 | 06:21. Archivado en Iglesia católica en México

La desaparición del padre José Luis Sánchez Ruiz, el pasado viernes, provocó la ira del pueblo y miembros de diversas organizaciones civiles quienes atacaron diversos inmuebles municipales de la localidad de Catemaco, Veracruz, para demandar la aparición con vida del clérigo.

La mañana del domingo 13 de noviembre, la Conferencia del Episcopado Mexicano publicó un comunicado firmado por monseñor Fidencio López Plaza, obispo de San Andrés Tuxtla, dando cuenta de la aparición con vida, sin embargo con evidentes huellas de haber sido sometido a torturas, del padre Sánchez Ruiz. En el documento, López Plata agradece la oportuna intervención del gobierno del Estado de Veracruz y la solidaridad de la Conferencia del Episcopado Mexicano; asimismo, solicita "respeto" ante la situación actual del clérigo y la intervención del fiscal general de Veracruz para tener resultados en las indagatorias.

El comunicado de la diócesis de San Andrés Tuxtla se ofrece a continuación como fue publicado en el sitio de la Conferencia del Episcopado Mexicano:


Trump, entre el miedo y el enojo

14.11.16 | 06:02. Archivado en Arquidiócesis México, Análisis y Opinión

Editorial Desde la fe / SIAME. 13 de noviembre.- Lo impensable sucedió, y quien era considerado el peor de los candidatos es ahora, contra todo pronóstico, Presidente electo de los Estados Unidos. Las encuestas lo ubicaban en segundo lugar, y la victoria –se aseguraba– era para la candidata demócrata, Hillary Clinton, aunque por escaso margen, apretado, pero al final asumiría como la primera mujer en gobernar ese país. Ahora, a hacerle frente a esta realidad.

Trump no es un hombre político. Usó el miedo y el enojo, el resentimiento de millones de estadunidenses, víctimas del capitalismo salvaje, pero una cosa es la campaña y otra la realidad sobre la que deberá gobernar.

Trump es un hombre de negocios; no tiene una ideología de gobierno coherente, pero se valió de los arrebatos del ultranacionalismo y del proteccionismo que parecían superados en el proceso de globalización. Lo que le valió el triunfo al republicano fue la marginación y el diseño de políticas que desampararon a las mayorías blancas, que parecen haberle otorgado el voto cómodo y relativamente amplio, confirmando la vigencia de las viejas ideas de la potencia americana.

Ahora la incertidumbre parece ensombrecer el futuro económico de México que sufrió, en las primeras horas del triunfo de Trump, la depreciación del peso y el clima pesimista por el futuro de millones de migrantes, las relaciones bilaterales y la renegociación o cancelación del Tratado de Libre Comercio que desmantelaría una de las mayores alianzas comerciales del orbe. Si bien las autoridades financieras de México, el Banco Central y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se afianzan en la presunta estabilidad macroeconómica, la realidad nos asesta el duro golpe del trago amargo para darnos cuenta de lo profundamente dependientes que somos de los Estados Unidos.

Durante la campaña de Trump, los mexicanos fuimos testigos de una cruzada en los medios de comunicación, con tinte apocalíptico, pero la realidad política hará ver que muchas de las iniciativas en contra del pueblo mexicano simplemente son irrealizables, ya sea la deportación de todos los inmigrantes indocumentados, e incluso la construcción del muro. Por ello, México debe mostrar capacidad e inteligencia en lugar de unirse a la vorágine de horror y pesimismo. Se trata de un Presidente, en un país democrático que tiene contrapesos efectivos, no de un emperador o un dictador.

Es cierto que durante la campaña de Trump las autoridades diplomáticas de nuestro país se mostraron tibias y pasivas ante las ofensas y amenazas del empresario; también es cierto que la visita de Trump en septiembre pasado tuvo consecuencias negativas; sin embargo, el gobierno de México le debe dar la vuelta a esos vergonzosos episodios y serenarse para iniciar, ahora sí, una política exterior seria que vele con firmeza por nuestro país y los derechos de los migrantes mexicanos.

Finalmente, no cabe duda que muchos católicos apoyaron a Trump para frenar las políticas criminales del aborto y la dictadura de la ideología de género promovidas por el partido demócrata e impulsadas con fuerza por Barack Obama, y que Hillary Clinton buscaba continuar aún con mayor ímpetu, argumentando que los bebés en el vientre no tienen derechos, defendiendo la práctica del aborto incluso horas antes del nacimiento, y aumentando la asistencia económica de los criminales centros abortistas en Estados Unidos y en otros países del mundo, mientras que el republicano se manifestó abiertamente provida. Esto, sin duda, constituye una advertencia más para nuestros políticos mexicanos.


Plagio de sacerdote en Veracruz, México, deriva en disturbios sociales

13.11.16 | 09:02. Archivado en Iglesia católica en México

Guillermo Gazanini Espinoza / 13 de noviembre.- Tras el secuestro del sacerdote José Luis Sánchez Ruiz (1962), el pasado viernes 11 de noviembre, los ánimos de la ciudad de Catemaco, Veracruz, localidad perteneciente a la diócesis de San Andrés Tuxtla, se exacerbaron en las últimas horas cuando integrantes del Movimiento Autónomo Indígena y Antorcha Campesina incendiaron el Palacio Municipal y varias oficinas municipales, entre ellas las de seguridad pública y vialidad municipal, exigiendo resultados de las investigaciones sobre el paradero del párroco de la iglesia de Los Doce Apóstoles.

De acuerdo con las versiones hechas públicas por la diócesis de San Andrés Tuxtla, el sacerdote fue secuestrado de forma violenta de su casa durante la madrugada del viernes; varios feligreses constataron el desorden que evidenciaría una sustracción violenta del presbítero desaparecido. Ante los escasos progresos en las investigaciones, este fin de semana ha sido violento en Catemaco cuando se reporta el bloqueo de la carretera federal 180, la quema de unidades de la policía municipal, el incendio de las oficinas del Palacio Municipal y la vandalización de dependencias públicas municipales.

Según un comunicado de la diócesis de San Andrés Tuxtla, el padre José Luis Sánchez inició una resistencia contra el pago de altas tarifas eléctricas que perjudicaban a la parroquia y vecinos de Catemaco; “CFE quedo de dar una solución favorable en 10 días hábiles a partir de esta fecha; se llegó el día y el Padre José Luis junto con algunas personas afectadas se dirigió nuevamente a las oficinas para saber si derogarían el pago del recibo pero ellos al no resolver nada a favor se vieron obligados a insistir con otra manifestación que se llevó a cabo el día martes 8 de noviembre convocando nuevamente a todos los afectados, ese día el padre recibió una llamada del senador Yunes en la cual puso en altavoz para que todos escucháramos. De esta segunda manifestación quedaron acuerdos poniendo como fecha de reunión con dirigentes de Jalapa, Ver., y las personas allí reunidas el día 22 de noviembre a las 12 hrs”.

No fue únicamente esta resistencia realizada por el padre Sánchez Ruiz quien fue ordenado el 31 de mayo de 1989. Algunas informaciones mencionan su estilo y compromiso evangélicos denunciando la corrupción y violencia que azotan al Estado. Era “enemigo de los lujos” y la sobriedad era característica de un ministerio dedicado a los más pobres y sufrientes. Según el vocero de la diócesis de San Andrés Tuxtla, el padre Aarón Reyes, su compañero en el ministerio había recibido amenazas, “pensamos que mucho de lo que pasó tiene que ver con que el padre, en sus sermones, daba nombres y apellidos de los responsables de la inseguridad, saqueadores del pueblo y generadores de pobreza… No le gustaban las injusticias, para luchar contra ellas vivía, por eso no dudó en meterse a las protestas contra la CFE, era una causa del pueblo y la feligresía exigía de su liderazgo”.

La Conferencia del Episcopado Mexicano se unió en oraciones, solidaridad y apoyo a la diócesis de San Andrés Tuxtla y a su V Obispo, Mons. Fidencio López Plaza. Tras el secuestro del padre José Luis Sánchez, los obispos de México recordaron “que vivimos tiempos difíciles en donde la violencia parece cobrar terreno, sin embargo no debemos perder la esperanza, ni desanimarnos frente al mal, la misma Palabra de Dios nos invita siempre a vencer el mal con la fuerza del bien (cfr. Rm. 12,21). Con esta certeza y mirada amplia llena de esperanza y sostenida por nuestra fe anhelamos la paz y el bienestar para nuestra patria y nuestros pueblos”. Sin embargo, Catemaco ha sufrido horas de disturbios sociales demandado la aparición del clérigo plagiado quizá por encabezar las causas que demandan cientos de personas atropelladas por las injusticias y corrupción del Estado ahora sumido en bancarrota.

La diócesis de San Andrés Tuxtla fue creada el 23 de mayo de 1959 por voluntad del Papa San Juan XXIII a través de la bula “Quibus Christiani”. El V obispo, Mons. Fidencio López Plaza (1950), fue designado por el Papa Francisco en marzo de 2015.


¿Qué quiso decir el nuncio Coppola?

11.11.16 | 09:08. Archivado en Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 11 de noviembre.- La primera prueba del nuncio Coppola fue ante los medios de comunicación en el marco de apertura de la 102 Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Y en la víspera de la discusión sobre matrimonios del mismo sexo en la Cámara de Diputados fue cuestionado y su respuesta dio cauce a polarizaciones y malas interpretaciones que molestaron algunos de los ánimos más conservadores dentro de la Iglesia.

Después de las declaraciones, según los medios de información, el nuncio apostólico estaría abogando por un acercamiento con la comunidad homosexual y el desacredito de las marchas en defensa de la familia. En rueda de medios, el representante de la Santa Sede quiso remarcar el daño que pueden provocar las confrontaciones desplazando el diálogo. Coppola, a su llegada a México, habría de manifestar que, para conceder los derechos a los miembros de la comunidad LGBT, se debería hallar una "solución mexicana" para poner fin a las discrepancias.

No obstante, el nuncio apostólico reconoció que sus declaraciones pudieron ser malinterpretadas provocando molestias y disgustos en algunos. Supo muy bien que algunos radicales aún dentro de la Iglesia parecen mostrar susceptibilidades heridas y confusiones ante lo que parece el errado pensamiento del nuncio.

Justo en el último minuto del 10 de noviembre, Franco Coppola subió a su muro de FB una especie de "aclaración" para precisar el sentido de sus palabras, quizá tergiversadas y no del agrado de los identificados con las posturas más radicales y hasta de intransigencia.

La primera excusa del nuncio fue el limitado manejo de nuestro idioma: "Me da pena que mi dificultad, todavía en exprimir mi parecer en español haya herido y -puede ser- disgustado algunos". La segunda disculpa es que "nunca" se le solicitó "expresar la posición de la Iglesia sobre los homosexuales y sus derechos; si alguien me lo había pedido, yo habría repetido los artículos del catecismo de la Iglesia católica..."

Y más bien fue a título personal "no mi profesión de fe, sino cómo yo veía la iniciativa presidencial y todo el debate y el enfrentamiento que había generado". La respuesta del nuncio enfatizó la esterilidad de enfrentamientos por marchas y denuncias que "no son en general necesarias". Tratando de ejemplificar con la naturaleza de una huelga , las relaciones sindicales y el paro laboral, defendió un argumento por la posible necesidad de echar mano de marchas y denuncias para llamar la atención de la sociedad sobre la dimensión del problema, pero que no son la solución definitiva y exclusiva.

Para Coppola, tanto marchas como denuncias habían puesto en la mesa las inconformidades de las partes, pero no siempre serían las mejores soluciones y sí habría que "cesar con los enfrentamientos y empezar a escucharse para ver si y cómo era posible continuar juntos el camino por una finalidad sí noble y fundamental por una comunidad como es la garantía de los derechos de todos..."

Quizá el medio, el muro de FB, haga sentir al nuncio más cómodo para expresar un punto de vista personal despojándose de la calidad diplomática y ser un interlocutor enriquecido por algún comentario o punto de vista de sus seguidores en las redes sociales. No obstante, esta opinión informal nos indica la calidad humana de un pastor que no pretende tener el control total de verdad, pero sí estar dispuesto a emprender el camino y buscar a la oveja perdida. Coppola llegó a México desde un ambiente más violento, inhumano y bárbaro. No podía haber mejor solución que sentarse a la mesa para aplacar la furia e inhibir el horror de la guerra en culturas muy dispares a la nuestra. Y no creo que el nuncio apostólico tenga un pelo de ingenuo.

Convencido de esto, las polarizaciones por un tema que impacta y es muy sensible, provocaron más confrontaciones que capacidad para el diálogo y apertura para saber qué opina el otro. Ambas partes apostaron por el descrédito. La iniciativa del Presidente de México se saltó esto creyendo que nadie saldría ofendido y, sin embargo, las confrontaciones hicieron emerger la escasa calidad y altura de los argumentos.

Humildad para escucharnos. ¿Esto implica aceptar el matrimonio gay? No necesariamente, pero sí saber que las mejores soluciones vienen de mentes dialogantes y corazones aperturantes. La defensa de los derechos parte de un profundo conocimiento de la naturaleza humana y de la dignidad de las personas, no de tendencias, modas o ideologías. Es necesario conocer por qué la iniciativa del presidente de México fue enterrada en la Cámara de Diputados, en esto confluyen múltiples factores y no sólo movilizaciones o miles de firmas por las que se quiere cantar una victoria como fruto de un gran cruzada sagrada y divina por México

Lo que el nuncio quiso decir es que los mexicanos debemos deponer armas para aceptar humildemente que todos somos necesarios en la construcción de una sociedad justa basada en el respeto y reconocimiento de la dignidad de la persona humana.


Mensaje de los Obispos de México. CII Asamblea Plenaria

10.11.16 | 07:40. Archivado en Iglesia católica en México

“Planificar la siembra en la esperanza de una buena cosecha”

Saludamos a todas las personas de buena voluntad que están abiertas a la esperanza de que juntos podemos construir una Patria más justa, reconciliada y en paz.

Somos conscientes de los amplios cambios culturales de nuestra época y deseamos asumirlos desde una comprometida y conjunta acción pastoral, enfrentando con responsabilidad sus posibilidades, peligros, retos y desafíos presentes y futuros.

Nos hemos reunido para orar, reflexionar y redefinir nuestro caminar, a través de la elaboración y puesta en marcha de un “serio y cualificado Proyecto Pastoral”, como nos lo ha urgido el Papa Francisco en su reciente visita, expresado con un lenguaje claro y honesto que comprometa cada día más nuestra vida y misión episcopal, ante la grave situación que enfrenta nuestra País.

Con este “Proyecto Global de Pastoral” queremos, en el contexto de la conmemoración del V Centenario de las apariciones de la Virgen de Guadalupe en el año 2031, y en el contexto del segundo milenio del Misterio de la Redención en el 2033, profundizar y responder desde la fe, a la realidad que desafía a nuestra sociedad y a la Iglesia en México, impulsando nuevos procesos evangelizadores.

Así mismo, con motivo del 1er Centenario de la Constitución Mexicana que pronto celebraremos, estamos convencidos que tanto el Gobierno como la ciudadanía hemos de superar con el diálogo las diferencias que han marcado nuestra historia y los conflictos actuales. No se puede gobernar sin escuchar a los ciudadanos. Junto con la sociedad, queremos repensar y construir una historia más reconciliada y reconciliadora.

Nuestra vocación exige anunciar la Verdad en Cristo sobre la persona y el mundo, sin pretender imponerla, sino ofreciéndola como un servicio a nuestro pueblo. Estamos dispuestos a escuchar las distintas voces de la sociedad mexicana, con humildad y apertura, y deseamos que este diálogo sea permanente, propositivo y respetuoso.

De esta manera, buscamos ser una Iglesia en salida, de puertas abiertas, dialogante, misericordiosa; que acoja, atienda y acompañe a la persona, y que sea pobre con y para los más pobres.

Este Proyecto Global de Pastoral, a realizarse en los próximos años, lo viviremos inspirados en la misericordia del Padre que se nos manifiesta en Jesús, y bajo la mirada tierna de Santa María de Guadalupe “que custodia los más altos deseos de nuestro pueblo, sus más recónditas esperanzas, sus alegrías y sus lágrimas”, y con el compromiso de todos los pastores y laicos de proyectar nuestra fe, acompañando especialmente a las familias y a los jóvenes y colaborando en la construcción de una nueva y mejor sociedad.

Lago de Guadalupe, 10 de noviembre de 2016


Iglesia mexicana, camino al 2031

09.11.16 | 08:57. Archivado en Análisis y Opinión

Felipe de Jesús Monroy / 9 de noviembre.- Del 7 al 11 de noviembre próximos, se realizará la 102ª Asamblea Plenaria de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) donde casi un centenar y medio de obispos podrán ponerse en sintonía con los acontecimientos del último semestre del año. Hay noticias por celebrar y hay decisiones que se deben ir tomando anticipando los escenarios del 2017.

Los dos acontecimientos centrales que los obispos mexicanos estarán conociendo de primera mano son: la llegada del Nuncio apostólico, Franco Coppola, quien hace apenas dos semanas entregó sus cartas credenciales al presidente de México, Enrique Peña Nieto, y quien además sostuvo un encuentro con el secretario de Gobernación el 3 de noviembre pasado; y además, está el nombramiento cardenalicio que el papa Francisco confió al arzobispo Carlos Aguiar Retes, el cual será impuesto el próximo 19 de este mes en Roma.

Estos dos hechos reconfiguran sutil pero eficientemente el perfil del episcopado mexicano frente a la difícil agenda eclesiástica que se aproxima. Por un lado, los cinco cardenales mexicanos (nunca hubo tantos purpurados mexicanos con tanto peso de participación) podrán asumir un protagonismo interesante en las futuras sucesiones arzobispales de gran impacto para el país (Morelia*, México, Oaxaca) y, por otro, va a ser fundamental el conocimiento y diálogo del Nuncio con la Iglesia nacional para encontrar coincidencias en esa ‘vía mexicana’ que el propio Coppola desea para abordar agendas sociales polémicas.

Aunque la mayoría de los analistas religiosos ocupan largas conjeturas sobre las decisiones que el Papa estará en breve tomando para reemplazar a dos polos importantes de la vida eclesial en México (el cardenal Alberto Suárez Inda, de Morelia, está a meses de cumplir 78 años; y el cardenal Norberto Rivera Carrera, de México, cumple la edad canónica de retiro en junio próximo); la propia Conferencia del Episcopado intentará llevar más allá de las coyunturas un plan global pastoral cuyo cuerpo esté soportado en un muy amplio lapso del siglo: 2017-2031.

El periodo no es un capricho. Responde a la conmemoración de medio milenio de presencia católica en México: desde los primeros actos de evangelización realizados por los misioneros españoles con los nativos hasta el mayúsculo Acontecimiento Guadalupano, el cual confirmó la plena inculturación cristiana en los pueblos indígenas mexicanos.

El plan parece ambicioso y veremos si es posible llevarlo a cabo, porque para lograr un extendido consenso entre los obispos, antes se requiere que los organismos de la CEM realmente trabajen coordinadamente y logren articular los diferentes esfuerzos que a lo largo y ancho del país se realizan en áreas específicas de la llamada ‘Nueva Evangelización’. Un desafío no menor para el cardenal Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara, quien como presidente del Episcopado Mexicano se ha mantenido al margen de varios de los escenarios de la Iglesia en México quizá siguiendo las sugerencias del Papa: “el objetivo general y los proyectos que elaboremos han de favorecer que nos acerquemos más a nuestra gente… Esto es lo esencial… no perdamos tiempo y energías en cosas secundarias, como habladurías e intrigas, carrerismo, planes de hegemonía, clubs de intereses o de consorterías, murmuraciones y maledicencias”, dijo el cardenal apenas en abril pasado parafraseando al papa Francisco.

Lo cual lleva al último punto –pero no el menos importante- por reflexionar para la presente asamblea general: ¿Qué dejó el papa Francisco en su paso por México? ¿Qué dinámicas, compromisos o acciones se han puesto en marcha para no dejar el mensaje del pontífice en mero espectáculo? En febrero del 2017 se cumplirá un año de su trepidante estancia en el país y aún hay sectores eclesiales que no han pasado de la anécdota. ¿Dónde se ha manifestado el compromiso de la Iglesia con la juventud, esa ‘riqueza de México’? ¿Cuáles obras religiosas sí han dado un paso adelante en la audacia por transformar al país y no resignarse al modelo de exclusión imperante? ¿Qué tanto se ha trabajado con las comunidades indígenas para que la sociedad mexicana aprenda de su relación ecológica con la Tierra? ¿Cómo se ha involucrado la grey católica en el diálogo, confrontación y encuentro entre el mundo empresarial y el sector laboral para remediar la inequidad y desigualdad económica? ¿Cómo se ha llevado el consuelo maternal de la Iglesia –siguiendo la mirada de Guadalupe- a los desposeídos, las víctimas, los migrantes, las familias en situación de pobreza, los heridos, los hambrientos, los excluidos, los discriminados…?

Entre las peticiones del Papa a la Iglesia de México, Coppola tiene su propia encomienda: mejorar las relaciones entre los episcopados mexicano y estadounidense. Tema de gran interés para Francisco pues no en vano ha enviado al exnuncio en México, Christophe Pierre a su sede diplomática en Washington, dio luz verde para la diócesis fronteriza de Nogales y quizá se sigan escuchando muchas sorpresas de los obispos y diócesis ubicadas en la frontera de ambas naciones. Las coyunturas políticas, económicas y sociales de ambos países requieren de un gran diálogo entre sus Iglesias.

Porque para conmemorar los 500 años de catolicismo en México no son pocas las obras y los actos históricos de los creyentes que se pueden –y se deben- celebrar; pero para no sólo jactarse del pasado y para dar razones de futuras conmemoraciones es preciso que cada generación dé un testimonio que perdure porque “el tiempo es superior al espacio”.


Conferencia del Episcopado Mexicano inicia la CII Asamblea Plenaria

08.11.16 | 08:20. Archivado en Iglesia católica en México

Carlos Villa Roiz / SIAME. 8 de noviembre.- Con una misa en la Basílica de Guadalupe que presidió el Nuncio Apostólico en México, Mons. Franco Coppola, la Conferencia del Episcopado Mexicano dio inicio su Asamblea Plenaria número 102. A la santa Misa asistieron cardenales, arzobispos y obispos, quienes al término de la ceremonia religiosa, partieron rumbo a su sede en Cuautitlán Izcalli, donde tendrán una semana de sesiones de trabajo continuas.

Durante su homilía, el Nuncio Apostólico agradeció al Santo Padre Francisco el haberlo enviado como su representante a México, y también agradeció la bienvenida que tuvo en la Conferencia del Episcopado Mexicano y por parte de las autoridades civiles.

Habló de la cordialidad mexicana y de la cercanía de la gente, y citó como ejemplo que a cuatro horas de haber sido designado como Nuncio en México, recibió 500 solicitudes de amistad en Facebook.

Luego se refirió a su natal Italia a la que comparo con México, y dijo que ambos países comparten una rica tradición histórica y cultural. También se refirió al Papa Francisco y a la encomienda que le ha hecho de permanecer cerca de a gente y de acompañarlos en su andar cotidiano, sin olvidar a quienes viven en las periferias y zonas marginadas. “Tengo mucho que escuchar y aprender”, reiteró.

Mons. Franco Coppola se refirió a su trayectoria como diplomático en algunos países de África que han sido marcados por la pobreza y la violencia extrema.

Finalmente externó su pésame por el fallecimiento de Mons. Rafael Martínez Sáinz, Obispo Auxiliar Emérito de Guadalajara.


Las cenizas quedan...

06.11.16 | 23:57. Archivado en Cristianismo

Mons. Alfonso Miranda Guardiola. Obispo auxiliar de Monterrey / CEM. 05 de noviembre.- El reciente documento Vaticano (Ad resurgendum cum Christo) que habla sobre la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas, y que ha causado gran polémica, no expresa una imposición caprichosa de la Iglesia Católica ni quiere imponer una obligación porque al Papa se le vino en gana, ni mucho menos la Iglesia piensa en someter a sus fieles o al mundo a su modo de vivir o de pensar.

La Iglesia cuando propone normas o preceptos a los fieles, lo hace en virtud no solo de su fe y su doctrina, sino del sentido de la historia y de la trascendencia que ella custodia.En el fondo de este documento está un respeto, no de hoy, sino de milenios en la historia hacia la persona entendida integralmente como cuerpo y alma. La Iglesia defiende a la persona humana desde su concepción hasta su muerte natural y lo considera valiosa, en su cuerpo y en su espíritu.

Es la persona entera, la que atraviesa este mundo en el devenir de su historia. Es el cuerpo, como un vaso sagrado, donde el Espíritu se ha vertido a manos llenas para producir en él frutos abundantes de servicio y caridad hacia los hermanos.

Es este cuerpo, el que al final de su vida, o sus cenizas cuando es cremado, las que guardan, conservan y custodian la dignidad de la persona; y son estos restos, los que, por tradición inmemorial, reciben el respecto, el recuerdo, el amor, las oraciones o la veneración, cuando es el caso, de sus familiares, amigos o comunidad eclesial.

Y los que, en el sentido cristiano, mantienen el lazo con la comunidad de vivos y muertos, esperando el día, en que volverán a unirse con el alma, en la resurrección futura, que Cristo ya nos ha conquistado.

La mentalidad actual está afectada por una severa miopía que le impide ver más allá del aquí y del ahora. Y la hace trivializar todo, despojando de valor perenne y trascendente a las personas y en general a todo fundamento, erosionando gravemente el concepto de Dios, el hombre, la vida, la familia y todo por una diluida y relativa visión de la verdad, sujeta a gustos, modas, acuerdos provisionales y subjetivos.

Esta forma de pensar cree que la Iglesia debe pensar como ella, todo en términos mercantiles, solo buscando ganancias económicas y no es capaz de pensar en el sentido profundo y trascendente de las cosas que toma en cuenta la dignidad superior de cada persona, con su cuerpo y con su alma, y los valores del respeto, la belleza, la fe, la historia y las tradiciones de innumerables religiones y pueblos.

Por eso es que advierte el documento de la trivialización del cuerpo y de las cenizas que, vilipendiadas sin consideración alguna, son tiradas al agua, a la tierra, al viento o convertidas en pobres y menospreciadas piezas de joyería, pues por más oro que contengan no alcanzarán el valor supremo de la dignidad de cada persona.

Lo mismo aplica cuando se guardan las cenizas en las casas, por la razón del entrañable afecto que les profesan, sin advertir que pasada la primera generación podrían quedar expuestas al mal uso, al olvido y a la indiferencia al ya no existir recuerdo, respeto ni consideración alguna.

No nos traguemos las críticas – tantas veces superficiales y sin fundamento- que se hacen a los documentos de la Iglesia sin antes hacer una adecuada y completa lectura, y una ponderación crítica tomando en cuenta su entrañable valor histórico, su riqueza y su sabiduría.

+Alfonso G. Miranda Guardiola
Obispo Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la CEM


Mons. Carlos Garfias Merlos, nuevo arzobispo de Morelia

05.11.16 | 13:16. Archivado en Análisis y Opinión

Esta mañana de sábado cinco de noviembre, se da a conocer la designación del Papa Francisco de monseñor Carlos Garfias Merlos como nuevo Arzobispo de Morelia sucediendo al cardenal Alberto Suárez Inda de quien fue aceptada su renuncia por límite de edad canónica la cual había sido presentada al Santo Padre.

Carlos Garfias Merlos nació en Tuxpan, zona norte del Estado de Michoacán, el 1 de enero de 1951. Tuvo formación magisterial titulándose como maestro en educación primaria por la Escuela Normal de Morelia. Fue ordenado sacerdote el 23 de noviembre de 1975 para la Arquidiócesis de Morelia. Juan Pablo II lo elevó a la dignidad episcopal consagrándolo obispo de Ciudad Altamirano, Guerrero, ordenación que recibió el 26 de julio de 1996. Posteriormente fue nombrado obispo de Ciudad Nezahualcóyotl, el 22 de agosto de 2003 y Benedicto XVI lo designó IV Arzobispo de Acapulco en junio de 2010.

La Arquidiócesis de Acapulco es pionera en la reconstrucción del tejido social y de la cultura de la paz donde las parroquias son protagonistas en cuanto a la constitución de escuelas para regenerar la armonía y promoción de valores y acompañamiento a víctimas. La provincia eclesiástica de Acapulco se ha ocupado en la denuncia del crimen y la corrupción política animando a mejorar las relaciones sociales en esa región del país la cual está afectada de serios problemas que vulneran la tranquilidad y actividad económica del puerto turístico más importante del Pacífico mexicano y que en los últimos días ocupa titulares por las lamentables noticias de descomposición social.

Garfias Merlos ha sido un pastor de periferias. Su paso por Ciudad Altamirano, Nezahualcóyotl y Acapulco le han dado un fuerte sello por la cuestión social y conocimiento de la doctrina social de la Iglesia para ser aplicada en lo ordinario. La sucesión que se abre es uno de los mejores movimientos del Papa Francisco, el de un prelado hecho en Michoacán sin el arquetipo clásico de formación eclesiática, pero sólidamente preparado. En el caso del nuevo Arzobispo, sus estudios magisteriales lo ponen en el lugar adecuado para observar el conflicto de maestros que mantiene en vilo al Estado de Michoacán.

En 2016, la revista "Líderes mexicanos" lo incluyó en la lista de los 300 líderes más influyentes. Según esa publicación y "ante la difícil situación por la que atraviesa la ciudad de Acapulco, Garfias Merlos ha enfocado su plan de trabajo en implementar acciones que pongan en práctica las cinco líneas propuestas por el Episcopado Mexicano para la Construcción de la Paz, entre las que destacan una campaña mediática por la paz, acercamiento a los jóvenes, acompañamiento y atención a víctimas de la violencia y la animación de diálogos sociales. Carlos Garfias ha contribuido a crear conciencia de que la paz tiene que ser una construcción social, que implique la justicia, la verdad y la reconciliación".

Deseamos a don Carlos Garfias Merlos un ministerio fecundo para que, en esa "tierra tan caliente", lleve a Cristo, nuestra paz. Enhorabuena.


Miércoles, 26 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

November 2016
M T W T F S S
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930