Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

2011, un año en el que urge la paz

31.12.10 | 18:08. Archivado en Sobre el autor, Cristianismo

Guillermo Gazanini Espinoza / 31 de diciembre.- Cada fin de año es una ocasión propicia para la evaluación de nuestros logros y afrontar nuestros fracasos o lo que no cumplimos de acuerdo a esos propósitos que firmemente elaboramos para iniciar con bríos nuevos. En el ámbito personal, ya sabremos cómo decir “cumplimos” para poder ser mejores seres humanos convertidos y convencidos del mensaje del Evangelio. Hoy, en las vísperas del 2011, se asoman nuestros temores y esperanzas; nuestras carencias y fortalezas; nuestros amigos y enemigos y quienes han sido piedra de tropiezo y también de apoyo y consuelo.

Socialmente, en México, la cosa en el 2010 tuvo sus claroscuros. El crimen y la violencia fueron el pan cotidiano y la corrupción parece ese salitre desagradable que no se quita con ningún remedio o reparación; fue año de festejos, para algunos grandiosos, para otros vacíos, sin significado y sí muy caros. Nuestra perspectiva, políticamente hablando, no es muy halagüeña para el 2011 cuando los actores políticos ya debaten y se destrozan por la elección del Estado más importante de la República, en cuanto al electorado, y sobre todo cuando en octubre comenzará el año electoral que definirá al próximo presidente de la República.

Eclesiásticamente, nuestra Iglesia aún está turbada por los escándalos del más grande de los pederastas quien ahora es desterrado de la Congregación que fundó. Fue un año de reconocimiento de los errores del pasado cuando los obispos de México, gracias a las celebraciones del Bicentenario, lanzaron una Pastoral que, desde la perspectiva de nuestra historia, puso en nuestra conciencia el gran papel que el catolicismo ha jugado en nuestro país, a pesar de los embates del laicismo beligerante que legalizó el aborto, las uniones homosexuales, la adopción de menores por parejas integrados por personas del mismo sexo y la maternidad subrogada. Hacia el 2011, el reto ha sido lanzado a los laicos para que comiencen una organización inteligente que responda a las exigencias de una sociedad cada vez más secularizada, relativista y agnóstica, en esa paradoja en la que vivimos: alejados de la práctica verdadera del Evangelio pero imbuidos hasta la médula de nuestro ser por prácticas supersticiosas y mágicas que queremos disfrazar con un ropaje iluso de catolicismo.

Quien es cristiano vive en la esperanza, ese es el mensaje de nuestra religión. Cristo es dueño del Tiempo y no obstante todos esos ritos curiosos de fin de año que acostumbramos para celebrar, hemos de poner en primer lugar el señorío de Jesucristo que hace nuevas todas las cosas. Él, el Alfa y el Omega, el Principio y el Fin, por quien todo a sido creado, es quien nos lleva al Dios por el que se sostienen todas las cosas y quien nos llama a construir una sociedad sedienta de justicia y paz, como afirmó el papa Paulo VI, en ocasión de la XI Jornada Mundial de la Paz, el 1 de enero de 1978: “Una vez más nos atrevemos a dirigir al mundo, a la humanidad, la palabra suave y solemne de Paz. Esta palabra nos oprime y nos exalta. No es nuestra; desciende del reino invisible, el reino de los cielos; notamos la trascendencia profética, no apagada por nuestros humildes labios, que le prestan la voz: «Paz en la tierra a los hombres que ama el Señor» (Lc 2, 14). ¡Sí, repetimos, la Paz debe existir! ¡La Paz es posible!”.

A todos, un año 2011 lleno de la paz y bendiciones de Dios. Felicidades.


Comments are closed for this post.

Comments

No Comments for this post yet...

    Martes, 23 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031