Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

"Señor, gracias por quitar el celibato para tus sacerdotes" (MJose)

27.12.09 | 18:48. Archivado en Sacerdocio

El 10 de diciembre, este blog publicó el post Curas casados ¿por qué no? una ficción del pbro. Juve sobre la existencia, acongojada y triste, de un cura que tiene que soportar el peso del ministerio, la labor de mantener una familia y llevar su vida junto a una esposa. El final del relato concluye con el grito de angustia del padre José: “… tiene insomnio y en el silencio de la noche casi se escucha su grito interior de angustia que dice: «Señor, ¿porqué no estableciste el celibato para tus sacerdotes?»” al ver lo difícil que resulta la vida de familia. (http://blogs.periodistadigital.com/sursumcorda.php/2009/12/10/curas-casados-ipor-que-no-)

Un lector de "Sursum Corda" envió a este post “otro punto de vista”. Ahora, José vive su ministerio sacerdotal en perfecta realización al ser papá y esposo. Un relato, si bien ficción, que contrasta con la angustia de nuestro primer padre José…

Gracias MJose.

Desde otro punto de vista

6:00 A.M. El padre José se levanta de la cama, después de una buena ducha y refrescante rasurada, se dirige a su rincón favorito para en la intimidad dirigir sus acostumbradas oraciones matutinas, cuando su esposa se acerca a él para compartir ese momento porque ella también tiene necesidad de orar y dar gracias a Dios por lo que tiene, compartir este momento es un encanto espiritual matutino.

7:00 A.M. Después de haber llevado a los hijos a la escuela, se encuentra él en la sacristía tranquilo y relajado; su mujer está en su trabajo y él en el suyo, al final del día lo comparten todo. Aunque su sueldo es pequeño, él es sacerdote por devoción, gracias al trabajo de su mujer tienen cubiertas todas sus necesidades.

7:50 A.M. Se le acercó un feligrés con deseos de confesarse, lo hizo, lo entendió y como cualquier profesional, sea médico, psicólogo, etc. supo hacer su labor imparcial totalmente; le ayudó y, a la vez, se ayudó a sí mismo.

8:00 A.M. Inicia la celebración de la Santa Misa, en la palabra habla del amor al prójimo y él sabe de eso, se siente bien, amado, comprendido y a su vez comprende mejor a sus feligreses.

8.45 A.M. Regresa, como es su costumbre, a desayunar a su casa. Como su mujer está trabajando, se sienta y se prepara su desayuno como cualquier otro hombre; piensa en su felicidad y que estando tan lleno de amor podrá dar aún más a sus feligreses. Como cualquier pareja tienen problemas, pero al final del día se sientan juntos, se cuentan sus problemas, comparten su día a día y entre los dos buscan soluciones a esos problemas que todos tenemos en algún momento de nuestras vidas, tanto en pareja como solos.

10:00 A.M. Inicia con su acostumbrado optimismo sus labores parroquiales: Revisar gastos, supervisar obras de remodelación, revisar la agenda de bautizos, primeras comuniones, quinceañeras, bodas, etc. Llevar reuniones con los distintos grupos de laicos comprometidos con la parroquia; atendiendo llamadas telefónicas, revisando presupuestos de gastos y planeando rifas para sufragar los gastos; elaborar informes pedidos por el Arzobispo, enviando informes financieros al ecónomo, etc. etc.

11:45 A.M. Atiende a sus enfermos que requieren de su ministerio y consuelo, aprovecha pagar el recibo de energía eléctrica y entregar el informe al Secretario Canciller y al Ecónomo Diocesano.

1:15 P.M. Pasea saludando a sus feligreses de camino al colegio para recoger a sus hijos y, de paso en la puerta del colegio, aprovecha para hacer lo que mejor sabe hacer: escuchar y ayudar a su pueblo, a su iglesia que somos todos.

1:50 P.M. Se sienta a comer con su esposa e hijos, compartiendo un rato familiar y hablando sobre cómo han pasado el día, alguna que otra vez tienen a su mesa a alguien que no tiene para comer, su mujer siempre prepara un plato de más por si acaso; ella también es una buena cristiana y está comprometida con la vida sacerdotal de su marido.

4:00 P.M. De regreso a su parroquia, continúa con su labor: Pláticas, confesiones, Misas y por fin, a punto de salir a su casa, se le acerca una señora y le dice: Padre, por favor venga a mi casa a tomar café y así pueda convencer a mi marido.

9:30 P.M. Llega agotado a su casa con deseos de orar y su hija le dice: Ven papá dame un beso, se te ve tan cansado hoy... Sus hijos, igual que su esposa, viven su vida sacerdotal desde pequeños y comparten cada minuto con él.

9:57 P.M. Recibe una llamada telefónica para decirle que fulanita está en agonía y se requiere su presencia.

11:00 P.M. Está a punto de meterse a la cama cuando su esposa le dice: Te habló zutanita, que desea que la recibas mañana para una consulta, ¿por qué no la animas para que entre en el grupo pastoral? ¿Quieres que hable con ella? Entre los dos podríamos ayudarla, a lo mejor a mi por ser mujer me habla más claramente.

11:15 P.M. Se levanta de la cama para apagar todas las lámparas que dejaron los hijos encendidas, arropa a sus hijos, les da el beso de buenas noches y les mira, es feliz, se siente lleno de felicidad.

11:25 P.M. Ya en la cama su mujer le dice cuánto le quiere, lo orgullosa que está de su labor, de su familia, hablan del día, de sus preocupaciones, de los problemas que han tenido, se dan ánimos el uno al otro, se abrazan, se quieren y son felices.

1:00 A.M. Se despierta el padre José y en el silencio de la noche casi se escucha su grito interior que dice: "Señor, gracias por quitar el celibato para tus sacerdotes"

MJose. 26 de diciembre, 2009.


Comments are closed for this post.

Comments
  • Comentario por Merche 23.07.10 | 15:47

    Me parece una historia muy bonita por que no tener una familia,en que lugar de la biblia dice que es obligatorio el celibato.
    Es mejor que se casen a que se oiga abusos a menores o se vayan con mujeres de la vida,son hombres y tienen la sexualidad como otro hombre,creo que tienen derecho a ser felices se puede amar a Dios y a una familia.Todos trabajamos y amamos a Dios, ayudamos a nuestra parroquia,no por eso dejamos a la familia de lado.
    Creo que no les dejan casar por que les pagan muy poco y eso supondria mas gasto para la iglesia siempre el tema economico primero.
    Yo estoy a favor de que se casen por que no.
    Un saludo a todos y en especial a los curas que saben amar a Dios y una familia.

  • Comentario por Renée 22.01.10 | 21:56

    Llevar reuniones con los distintos grupos de laicos comprometidos con la parroquia"

    Olvida el autor del articulo que los grupos no se reunen en las mañanas, sino a partir de las 6pm, pues los laicos TRABAJAN en sus respectivos oficios y profesiones.


  • Comentario por Renée 22.01.10 | 21:45

    "Se le acercó un feligrés con deseos de confesarse, lo hizo, lo entendió y como cualquier PROFESIONAL, sea médico, psicólogo, etc. supo hacer su labor imparcial totalmente; le ayudó y, a la vez, se ayudó a sí mismo"

    Cierto: El sacerdote que me pintan aquí es un auténtico PROFESIONAL DE LA FE, no un hombre de fe.

    Algo es un hecho: ESO no es un sacerdote.

  • Comentario por Renée 22.01.10 | 21:40

    "Sus hijos, igual que su esposa, viven su vida sacerdotal desde pequeños y comparten cada minuto con él"

    ¡Ay de los chicos si no lo hicieran! Los feligreses no se lo perdonarían. Pregunten a los hijos de pastores protestantes y de sacerdotes ortodoxos.

  • Comentario por Renée 22.01.10 | 21:38

    Una pregunta, ¿EN QUÉ MOMENTO ESTE SACERDOTE ORA ? En todo el post no se ve UN SOLO MOMENTO DE ORACIÓN PERSONAL.

    Y sobre todo, ¿de dónde saca el dinero para vivir tan bien? Supongo que la feligresía da el diezmo. Lo que antes servía para las obras sociales de la parroquia, ahora sirve para que este sacerdote mantenga a su mujer y a sus hijos. Se nota que es sacerdote de ciudad, no de esos lugares a donde sólo se llega en burro o en llama.


  • Comentario por Mar 29.12.09 | 18:33

    He leído los dos post con sumo cuidado, incluso los he comparado una y otra vez, supongo que cada uno ha dado su punto de vista desde la situación que vive, quizá uno con un celibato íntegro y amor a lo que implica su sacerdocio, y alguién más por qué no, también con ese mismo amor y entrega al ministerio pero además con la necesidad de un calor no solo de Dios sino también humano (una compañera), juzgar quien tiene la razón no me pertenece, sin embargo, creo que si bien como han comentado que la disposición del sacerdote no siempre es como en éste post la pintan, también considero que tampoco han dibujado bien la imagen de la mujer como compañera en el otro post. No hay solo momentos difíciles también los hay maravillosos y visceversa. Mi pregunta es: ¿Qué pensará Dios de todo ésto y cuál sería su real respuesta?

  • Comentario por ELESSAR 27.12.09 | 21:56

    ME SUMO A LA ACCIÓN DE GRACIAS, DE MJOSÉ.

  • Comentario por Antoni 27.12.09 | 20:37

    Sentimentalismos. Suerte tendrían los curas si su agenda fuera así y su disposición de animo igual. Al que no le agrade el celibato que no se haga sacerdote pero si quiere ser un putañero ....

Sábado, 20 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031