Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

65 aniversario sacerdotal del Papa emérito Benedicto XVI ‘Va bien así, estás en el camino justo’

29.06.16 | 09:05. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 29 de junio.- Joseph Ratzinger, el Papa emérito Benedicto XVI, cumple 65 años de vida sacerdotal en una vida de retiro y meditación. Este aniversario fue propicio para que el Santo Padre Francisco rindiera el homenaje justo al hombre que, con su oración, ha hecho gran bien a toda la Iglesia. El discurso del Papa emérito, ayer en el Palacio Apostólico, se resume en agradecimiento, no sólo por el don del sacerdocio recibido, también a Jesucristo por transformar, -transustanciar lo llamó- este mundo y hacerlo bendición por la cruz del Señor. Apenas descubrimos y damos cuenta de estos signos de los tiempos en la Iglesia cuando, no mucho tiempo atrás, se concebía imposible que un Papa emérito vigilara al reinante a través del sostén de la plegaria. El Vaticano se convirtió en el sitio del monasterio de Benedicto XVI quien dimitió conforme al Espíritu del Evangelio.

El 29 de junio de 1951 fueron cuarenta candidatos ordenados por la imposición de manos del Arzobispo Cardenal Michael Faulhaber. Joseph Ratzinger lo apunta en sus memorias como el “espléndido día de verano” e inolvidable como el momento “más importante” de su vida. Al ser llamados por su nombre, los escogidos dieron un paso al frente con la respuesta adsum, presente, como en los tiempos de los patriarcas, reyes y profetas del Antiguo testamento: “Aquí estoy, Señor, porque me has llamado”.

En su autobiografía, “Mi Vida”, describe un signo particular sucedido mientras el Cardenal Faulhaber le imponía las manos. Advierte a los lectores, “No se debe ser supersticioso”, pero en ese momento “un pajarillo, quizá una alondra, se elevó del altar mayor de la Catedral y entonó un breve canto gozoso, para mí fue una voz de lo alto que me dijese: ‘Va bien así, estás en el camino justo’”.

>> Sigue...


Católicos y armenios ante la tragedia secularista

27.06.16 | 08:59. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 27 de junio.- Francisco regresó a Roma este domingo después de tres días de peregrinación al primer país cristiano. Un tuit en @pontifex_es dio cuenta de la felicidad del Pontífice por haber visitado Armenia dando gracias a todos por la cálida acogida.

Las imágenes televisivas dieron cuenta del testimonio de la memoria y reconciliación reafirmando los lazos del ecumenismo. Francisco lo enfatizó en la celebración entre las dos Iglesias en la Plaza de la República el sábado 25 de junio. No era un encuentro meramente sentimental, más bien el intercambio de dones espirituales para impulsar la unidad no como “beneficio estratégico para buscar mutuos intereses, sino lo que Jesús nos pide y que depende de nosotros cumplir con buena voluntad y con todas las fuerzas, para realizar nuestra misión: ofrecer al mundo, con coherencia, el Evangelio”. (Celebración ecuménica en la Plaza de la República, sábado 25 de junio).

El Santo Padre apeló a la recuperación de la memoria. Tener en cuenta siempre el don de la sangre de los mártires y del intricado camino del pueblo armenio ante la catástrofe del genocidio que motivó el reclamo de Turquía acusando a Francisco de incitar pensamientos de las Cruzadas.

A pesar de lo anterior, la peregrinación quiso acentuar los aspectos de unidad entre Iglesias para fincar un destino común ante los desafíos del secularismo. La tarea pasa, según Francisco, por emprender iniciativas comunes que lleven a la consolidación de sociedades más justas en el mundo “marcado por las divisiones y los conflictos, así como por formas graves de pobreza material y espiritual, incluida la explotación de las personas, incluso de niños y ancianos, y espera de los cristianos un testimonio de mutua estima y cooperación fraterna, que haga brillar ante toda conciencia el poder y la verdad de la resurrección de Cristo”. (Discurso durante la visita a la Catedral apostólica de Echmiadzín. Viernes 24 de junio).

>> Sigue...


Metz Yeghérn, el Gran Mal

25.06.16 | 08:13. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 25 de junio.- Memoria, reconciliación. El Papa Francisco evoca a las víctimas y lo llama por su nombre, genocidio, palabra que azuza la indignación de los negacionistas turcos, pero que cala hondamente en el corazón del pueblo del Cáucaso, encrucijada entre dos continentes. Tragedia que, por desgracia, “inauguró la triste lista de las terribles catástrofes del siglo pasado, causadas por aberrantes motivos raciales, ideológicos o religiosos, que cegaron la mente de los verdugos hasta el punto de proponerse como objetivo la aniquilación de poblaciones enteras”, Metz Yeghérn, la Shoá del pueblo armenio. (Papa Francisco, Encuentro con las autoridades civiles y cuerpo diplomático de la República de Armenia, 24 de junio, 2016)

El recuerdo del Gran Mal es de los motivos principales en la peregrinación del Santo Padre consecuencia de la conmemoración que, en el centenario del genocidio armenio, fue recordado en la celebración de la Eucaristía en la Basílica de San Pedro, el 12 de abril de 2015, con la presencia del Presidente de la República y el Katholikós Karekin II. Ahí, el Santo Padre se refirió a tres tragedias inauditas del siglo XX: el exterminio turco contra los armenios, el holocausto judío del nazismo y las purgas de la era staliniana.

¿Por qué este Gran Mal? ¿Qué nos dice la historia de este capítulo oscuro del siglo XX? La tragedia armenia no comenzó en abril de 1915 cuando el mundo se despedazaba en la Gran Guerra. La persecución data desde finales del siglo XIX cuando Abdul Hamid II, sultán del Imperio otomano (1876-1909) perpetró las llamadas “matanzas hamidianas” de armenios que quitaron la vida a casi 30 mil personas. Depuesto y desterrado en 1909, el “Sultán rojo” es el antecedente inmediato del genocidio cuando el partido de los Jóvenes Turcos estaba en la cúspide del poder y el Imperio otomano era aliado de la Triple Alianza contra la Entente Cordiale.

>> Sigue...


El Papa en Armenia, el primer país cristiano

24.06.16 | 04:05. Archivado en Cristianismo, Análisis y Opinión


Guillermo Gazanini Espinoza / 23 de junio.-
Francisco inicia este viernes 24 de junio el décimo cuarto viaje apostólico que lo llevará a las fronteras de Asia y Europa, la República de Armenia, que presume de ser el primer país que asumió la fe de Cristo en los albores del siglo IV, antes del Edicto de Milán de 313 del emperador Constantino, por el que se toleró al cristianismo en el Imperio romano.

Ese país se dice heredero de la evangelización de los apóstoles Judas Tadeo y Bartolomé y afianzada por Gregorio, el Iluminador, el santo que renunció a su vida matrimonial y que sufrió padecimientos indecibles por más de catorce años encerrado en un pozo en la llanura del Monte Ararat, lugar donde, según las tradiciones, estarían los restos del Arca bíblica de Noé. El Papa reafirmará los importantes lazos de comunión entre la Iglesia católica y la Apostólica de Armenia encabezada por el Katholicós de todos los armenios, Karekin II, quien desde 1999 es el Patriarca supremo de la Iglesia monofisita separada desde el Concilio de Calcedonia de 451.

En la época contemporánea, el Papa Juan Pablo II dirigió una Carta apostólica con motivo del 17 centenario del bautismo del pueblo armenio. Ahí el Pontífice santo, resaltó la historia de mártires que dio origen a la Iglesia apostólica manifestando su gratitud por la “fidelidad a Cristo, fidelidad que ha conocido la persecución y el martirio. Los hijos de la Armenia cristiana han derramado su sangre por el Señor, pero toda la Iglesia ha crecido y se ha robustecido en virtud de su sacrificio. Si hoy Occidente puede profesar libremente su fe, se debe en parte a los que se inmolaron, haciendo de su cuerpo una defensa para el mundo cristiano, hasta sus últimos confines”.

>> Sigue...


Paremos la violencia, la injusticia, la corrupción y la impunidad

23.06.16 | 00:29. Archivado en Iglesia católica en México

Mons. José Luis Chávez Botello. Arzobispo de Oaxaca / 23 de junio.- Es triste y grave lo que nos pasa. La violencia siempre es camino equivocado para solucionar los conflictos porque genera más violencia, divide, radicaliza, envenena la mente y el corazón, daña a inocentes y, tarde o temprano, lleva a desastres sociales. Tengamos el valor de poner alto a la violencia, a la injusticia, a la corrupción y a la impunidad; podemos lograrlo y hasta sanar graves heridas si recorremos otro camino, el de la reconciliación y de la paz. Exhortamos y hacemos el llamado urgente a impulsar la reconciliación y la paz social desde la familia.

Urge el acercamiento y diálogo en vistas a detener de inmediato toda expresión de violencia con el compromiso de atender las causas reales del malestar social; un diálogo transparente que esté cimentado y guiado por la verdad, la unidad y el bien común, es decir, que sean estos los referentes para discernir lo que se debe corregir o fortalecer, el termómetro para determinar las mejores soluciones. Sin dejar de atender las necesidades de algunos sectores se dé prioridad el bien de toda la sociedad, el futuro de Oaxaca a corto, mediano y largo plazo.

Asumamos todos la tarea de educarnos para la paz desde la situación, capacidad, trabajo y responsabilidad de cada uno; sembremos y cultivemos en nosotros y a nuestro alrededor palabras de paz, sentimientos de paz y acciones de paz en la familia, en cada comunidad y en toda nuestra sociedad; los gobernantes y autoridades, los dirigentes y líderes en los diferentes sectores y organizaciones de la sociedad, los MCS tienen una misión y tarea histórica irrenunciable. Desde estos campos seamos todos sembradores, artesanos, educadores y custodios de la reconciliación y la paz en Oaxaca.

Sembremos y cultivemos palabras de paz; recojamos y reflexionemos las palabras y frases que nos hablan de paz, sobre todo aquellas que más nos llaman y nos abren a la verdad, a la unidad y al bien común; los creyentes tenemos en el Evangelio toda una mina: "Bienaventurados los pacíficos porque serán llamados hijos de Dios"(Mt.5,19); "La paz les dejo, mi paz les doy; no como la da el mundo" (Jn.14-27); "Vivan en paz y el Dios del amor estará en ustedes" (2 Cor. 13,11). "La paz es obra nuestra: exige acción decidida y solidaria, pero inseparablemente y por encima de todo es un don de Dios" (San Juan Pablo II). Evitemos palabras que expresan mentira, división y agreden.

Sembremos y cultivemos en el corazón sentimientos de paz como el respeto, aprecio, perdón, compasión, gratitud y, sobre todo, el amor que es la mejor medicina y arma contra la violencia; estos sentimientos, cultivados con paciencia y constancia, limpian el corazón y doblegan egoísmos, soberbia y ambiciones; mueven a las personas a sacar lo mejor que tienen para ponerlo al servicio de los demás. Aprender a sembrar y a cultivar estos sentimientos nos lleva a ser comprensivos, pacientes, tolerantes y constructivos porque lo que queremos es el bien común y vivir en paz con todos. Evitemos inyectar desconfianza, resentimientos, odio.

Sembremos y cultivemos acciones de paz. Queremos una sociedad sin violencia, sin injusticias, sin corrupción, sin impunidad; queremos una vida más humana pero muchos solo esperamos y exigimos que otros actúen y cambien; comencemos por nosotros y en nuestra familia; limpiemos a toda costa nuestro hogar y comunidad de toda expresión de violencia, de todo veneno. Seamos puentes de diálogo, de reconciliación, de unidad, de justicia, de superación de personas y del bien común; compartamos lo bueno que tenemos y desalentemos toda violencia, todo lo que lleve a la mentira, a la división o al deterioro del bien común.

Imploremos la intercesión, protección y compañía de la Santísima Virgen para avanzar en la justicia y alcanzar la reconciliación y la paz social para Oaxaca. Pido a todos los sacerdotes que, asumiendo nuestra misión, promovamos e intensifiquemos con esta intención la oración personal, en familia, en nuestras celebraciones y capillas.


Obispado de Tehuantepec expresa preocupación por los hechos violentos de Oaxaca

21.06.16 | 18:29. Archivado en Iglesia católica en México

DIÁLOGO CON TRANSPARENCIA Y VERDAD

A toda la Comunidad Diocesana,

El Obispo y los Sacerdotes de la Diócesis de Tehuantepec vemos y sentimos las dificultades que se han agravado en estos días, con el consiguiente el sufrimiento de las distintas comunidades de toda esta región, a raíz de los reclamos del Magisterio al Gobierno Federal. La actual tensión social no puede verse como un problema pasajero o aislado, pues tiene como caldo de cultivo los rencores alimentados por las carencias y las frustraciones sociales que han padecido estos pueblos. Eso hace que cualquier problema se convierta en un catalizador que agrupa a otros, haciendo más grandes los conflictos y más difíciles las soluciones.

Ante esta situación, en primer lugar, queremos decir que nuestra palabra sólo puede estar movida por el interés de reconstruir el tejido social dañado ya, desde hace bastante tiempo, por la violencia, la injusticia, la pobreza, la ignorancia, el crimen, la corrupción. Todos estamos llamados a trabajar con urgencia para que en nuestra región y en todo el estado sea posible una convivencia social armónica que permita el desarrollo integral de los niños y los jóvenes, cuyo futuro no puede verse como moneda de cambio para los intereses de cualquier grupo. Nadie debe hipotecar el porvenir de las nuevas generaciones.

Todas las personas de buena voluntad y en particular los cristianos estamos llamados a participar en la búsqueda de soluciones, para que se superen los conflictos que nos impiden vivir en paz y trabajar en el mejoramiento personal, familiar y social. Para lograr eso es necesario tender puentes de diálogo, pues lo que se consigue con autoritarismo o violencia sólo puede alimentar respuestas de la misma naturaleza. Autoritarismo y violencia son dos caras de la misma moneda. Además, todos sabemos y vemos que en los conflictos se cuelan y se cuelgan muchos intereses diversos para sacar “ganancia del rio revuelto”. Sepan que sería criminal desear siquiera el derramamiento de sangre de alguna persona. Por eso nuestro llamado a poner la razón por encima de la pasión es a las dos partes: Autoridades y Maestros.

El Papa Francisco, en su reciente visita a México, dijo que esta realidad nos lleva inevitablemente a reflexionar sobre la propia responsabilidad a la hora de construir el México que queremos, el México que deseamos legar a las generaciones venideras (Discurso a la Autoridades). Ese es el desafío de la vida social que nos pide respuesta. El diálogo es la forma civilizada de escucharnos y juntos buscar respuestas y solución a los problemas que afectan ahora la vida social. Quien sólo se escucha a sí mismo nunca se abre al diálogo.

Reconocemos que la Iglesia no tiene soluciones para todas las cuestiones particulares. Pero con las diversas fuerzas sociales, acompaña las propuestas que mejor respondan a la dignidad de la persona humana y al bien común. Al hacerlo, siempre propone con claridad los valores fundamentales de la existencia humana, para trasmitir convicciones que luego puedan traducirse en acciones políticas. (EG. 241). Para eso, todos necesitamos

conocer con claridad y trasparencia las propuestas de ambas partes, a fin de que nadie sea engañado por el rumor o por la mentira. Jesús nos ha dicho que la verdad nos hace libres. (Cfr. Jn. 8,32). La mentira manipula y cualquier manipulación es ya una forma de sometimiento injusto que degrada la vida personal y social.

Diálogo en búsqueda de una justicia que ayude a superar tantos retrasos sociales en la vida de nuestros pueblos. Diálogo fundamentado en la verdad. Diálogo trasparente y honesto. Diálogo por encima de la violencia. Esa es nuestra petición y sin duda es el deseo mayoritario de quienes buscan verdaderamente el bien de nuestras comunidades.

Ponemos en las manos amorosas de la Virgen de Juquila la petición para que interceda por nosotros y estos problemas se superen para bien de todos. Por eso, no olvidemos promover en nuestras parroquias y capillas de la Diócesis la oración de la comunidad para pedir por todo nuestro Estado de Oaxaca y particularmente por esta región del Istmo, pues el diálogo para trabajar por la justicia, la verdad y el bien común, necesitan de la caridad, es decir del amor que procede de Dios para que se construya una sociedad justa y fraterna que permita a las nuevas generaciones un futuro mejor.

Que el Señor ilumine su mente y encienda su corazón para que como verdaderos discípulos suyos seamos testigos de su amor.

Santo Domingo Tehuantepec, 19 de Junio de 2016

+ Oscar A. Campos Contreras

Obispo de Tehuantepec


Nuevos diáconos para la Arquidiócesis de México

19.06.16 | 16:11. Archivado en Arquidiócesis México

Esta tarde de sábado 19 de junio, el Arzobispo Primado de México confirió la ordenación diaconal a 24 personas quienes se integran al ministerio de la caridad. Serán 10 diáconos transitorios y 14 permanentes. El Cardenal Rivera Carrera les exigió configurarse en un ministerio de "bondad y con alegría, y ese servicio resplandecerá como una manifestación de la presencia de Cristo, y de la bondad y misericordia del Señor. Nunca hagan las cosas por las malas, por la fuerza, a regañadientes. Háganlas con bondad y con alegría..."

ESte bloguero desea a los nuevos diáconos un fecundo ministerio efectivamente centrado en el amor, servicio y disposición. Más que ministros del altar, serán signos de la presencia viva de Dios en la efectiva disponibilidad traducida en la caridad. Enhorabuena.

Rubén Alanís Baltazar, Miguel Agustín Garcidueñas, Emanuel Augusto Montaño, Héctor Rodríguez, Marcos Luis Chávez, Roque Antonio Escalante Méndez, Jonathan Isaac Andrade Cruz, Luis Antonio Bobadilla, Natanael Flores Vargas, Miguel Ángel Campos, Giovanni Pérez Jiménez, Juan Reséndiz Muñoz, Daniel Aguilar, Daniel Hipólito Méndez, Alberto Orozco del Pino, Jesús Bolaños Ramírez, Pedro Durán García, Miguel Ángel Alcántara, Ricardo Vidal Marín, Alejandro Rueda Gómez, Jesús Alejandro Contreras, Francisco Javier Reyes, José Luis Ávalos Ramírez y José Luis Vázquez Lucio.


Papa Francisco designa nuevo Arzobispo de Tijuana, México

16.06.16 | 17:08. Archivado en Iglesia católica en México

Esta mañana de jueves 16 de junio, se dio a conocer el nombramiento de monseñor Francisco Moreno Barrón (1954), a la fecha obispo de Tlaxcala, como V Arzobispo de Tijuana, entidad creada por el Papa Paulo VI el 24 de enero de 1964. Moreno Barrón también se convierte en sucesor de Juan Jesús Posadas Ocampo, quien fuera II Arzobispo de Tijuana, y después Arzobispo de Guadalajara quien perdiera la vida de forma injusta y trágica el 24 de mayo de 1993.

Este bloguero desea al nuevo pastor de la Arquidiócesis de Tijuana un fecundo ministerio episcopal, en una región dinámica y compleja, paso de migrantes y lugar de desafíos que hacen necesaria la demostración del Evangelio de la Alegría y la Palabra llena de misericordia. Enhorabuena!


"La Iglesia no está en contra de bodas gay", secretario CEM

15.06.16 | 16:14. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

El Universal / 15 de junio.- La Iglesia católica no está en contra de las uniones entre personas del mismo sexo ni de que la ley ampare sus derechos, pero pide que estos enlaces no sean igualados al matrimonio, conformado entre un hombre y una mujer, puesto que no tiene por qué atentarse contra un modelo reconocido histórica y jurídicamente, afirma la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

En entrevista, el secretario general de la CEM, Alfonso Miranda Guardiola, admite que la iniciativa presidencial sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo los tomó por sorpresa, sin embargo, rechazó que haya una ruptura con el gobierno de la República, sino que están abiertos al diálogo y con deseos de que su voz sea escuchada en la discusión del proyecto de reforma.

“Todas las voces sin excepción deben ser escuchadas. También proclamamos que la nuestra debe ser escuchada y la nuestra es la enseñanza del matrimonio como hombre y mujer, abiertos a la procreación con la calidad de perpetuidad, de fidelidad, de ayuda mutua. No un concepto de matrimonio frágil, que sea reducido, que sea empobrecido; al contrario, una defensa del valor grande que tiene la familia”, apunta el clérigo.

Respecto al presunto voto de castigo que promovieron diversos obispos del país en contra del PRI, Miranda Guardiola comentó que no se puede minusvalorar la inteligencia de los ciudadanos, sino que se orientó el voto para que fuera razonado y tomara en cuenta los valores humanos, puesto que es parte de su función como pastores.

Indicó que si un obispo o sacerdote se pronunció a favor o en contra de algún partido o candidato “es libre de expresión y cada quien cuando habla que asuma lo que dice”.

Hoy las familias entre personas del mismo sexo con niños son una realidad, más allá de que si se aprueba o no la iniciativa. ¿Qué proponen ustedes?

—Aceptamos que en la propia ley mexicana existan por lo menos cinco figuras legales en las que se reconocen, se amparan uniones con personas del mismo sexo. Eso existe aquí en nuestro país y no estamos en contra de que existan estas sociedades o estas uniones, y se amparen en derechos. Lo que deseamos nosotros es puntualizar la no identificación, no similitud con el matrimonio hombre-mujer. Nada más marcar, no igualar, porque no es así, son diferentes, y que cada diferencia pueda ser albergada o amparada por la ley. Adelante, estas uniones que existen de facto, puesto que la sociedad deba garantizarles y deba ampararlas, pero no tiene por que menoscabar, no tiene por que atentar contra un concepto, contra un modelo que en sí mismo está garantizado, está protegido está reconocido históricamente, jurídicamente, universalmente. ¿Por qué romper? no se trataría de eso.

Si existen o hay que crear nuevas figuras, adelante, pero no tenemos porque destruir este concepto, este modelo de matrimonio hombre y mujer. Si existen uniones donde hay niños con ellos, no están fuera de la Iglesia, la Iglesia no va a abandonar a nadie.

Otra cosa es la cuestión legal, las figuras jurídicas. Mantenemos nuestra promoción de los valores en los que creemos y vivimos, hombre-mujer, matrimonio y los hijos con su derecho a ser educados, a ser adoptados por un papá y una mamá, un hombre y una mujer. Creemos que en el modelo de matrimonio hombre-mujer están las circunstancias suficientes y necesarias para un desarrollo pleno de la persona.

La iniciativa del presidente sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo ¿provocó una ruptura entre el gobierno y la Iglesia?
—La Iglesia tiene un tono de querer participar. No estamos sintiendo ningún corte ni nada por el estilo; al contrario, los canales siguen abiertos y seguimos, y esperamos poder participar en este diálogo. No, al contrario: la Iglesia tiende puentes, solamente quiere construir puentes, una actitud solamente de diálogo. Tenemos un respeto a las autoridades, como es nuestro deber y así tiene que ser, pero deseamos que se mantengan, que existan siempre estos puentes de diálogo.

¿Cómo tomaron la presentación de estas iniciativas?
—Fue sorpresa en el sentido de que no hubo un acercamiento previo, ciertamente, (pero) la disposición sigue siendo abierta para dialogar, para ser escuchados, para expresar nuestra voz como Iglesia, como un actor más en el país, junto con los demás ciudadanos.

¿Consideraron cierta traición estas iniciativas que no están en concordancia con los valores que promueve la Iglesia católica?

—El gobierno, el presidente, las autoridades siguen sus propias rutas. Es cierto que no tienen que pedirnos permiso para actuar. No consideramos una traición; sin embargo, sí sentimos la necesidad importante de expresar nuestra posición como Iglesia, los valores que vivimos y que creemos, especialmente el tocante a la familia y al matrimonio. Sí tenemos un deseo grande de ser escuchados y de que nuestra voz se oiga, eso es muy importante para nosotros.
¿La Iglesia motivó el voto de castigo hacia el PRI por la iniciativa presentada por el presidente?

—No podemos minusvalorar el tamaño y la inteligencia de los ciudadanos, son personas inteligentes y libres, no pueden ser conducidas por nadie, cada quien tiene su propio criterio de actuación y cada quien ve la realidad que estamos viviendo. Los obispos son los pastores y guiamos en lo que nos compete, que son los valores cristianos. Se orienta el voto, es decir, un voto razonado, que tome en cuenta los valores humanos, la dignidad, los valores evangélicos.

Nada más no podemos emitir partidos o marcas, nombres, personas… Que los obispos lo hayan hecho en otras partes, cada uno en su respectiva diócesis es libre de expresión y cada quien cuando habla que asuma lo que dice.
¿Harán algún llamado a estos obispos para que sean un poco más cuidadosos en sus expresiones?
—La Conferencia del Episcopado es un órgano colegiado que no disminuye la acción pastoral de cada obispo en su diócesis, de tal forma que cada obispo es el que preside su diócesis, el que responde por ella. También responde cada uno por sus palabras. A nivel colegiado, de alguna manera marcamos la rurta con nuestros propios comunicados, de tal forma que sirvan de orientación a los demás obispos.


Merecido voto de castigo

12.06.16 | 00:56. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión


Editorial Desde la fe / SIAME. 12 de junio.-
Pese al abstencionismo, que continúa siendo una pesada carga en la construcción de nuestra democracia, es de aplaudir la actitud madura de muchos mexicanos que salieron a votar en las elecciones del pasado 5 de junio. Y es que, al parecer, hemos entendido que nuestro voto tiene la rara peculiaridad de hacer reaccionar a muchos políticos cínicos, quienes siguen pensando que, hagan lo que hagan, seguirán disfrutando del poder y de la impunidad.

Ahora, quienes han salido favorecidos con el voto ciudadano, deben tener cuidado de no caer en optimismos ramplones, pues la población, más que elegirlos a ellos, votó en contra de los peores, de los corruptos, de los cínicos, de los vividores, de quienes chupan los recursos de los pobres sin el menor asomo de culpa. El voto de castigo fue una muestra del hartazgo de una sociedad que se cansó de ser pasiva y espectadora, ante un gobierno federal, y gobiernos estatales, caracterizados por su ineficiencia, indolencia, desvergüenza, y una indecente corrupción.

Desde los tiempos aciagos del presidente José López Portillo, la sociedad mexicana no había vuelto a vivir un saqueo de sus recursos como viene aconteciendo con en el actual gobierno. Y todavía se preguntan: ¿por qué el mal humor de los mexicanos? ¿acaso es posible ser optimistas cuando un puñado de políticos vividores se enriquecen obscenamente, mientras que la mitad de la población vive en una insultante pobreza?

No cabe duda que el hartazgo ante la corrupción, la ineficiencia y la impunidad, así como la imparable violencia y la inseguridad en la que vive secuestrada la ciudadanía, han sido los factores que llevaron a la derrota del partido en el poder. Por eso, hace unas semanas, nos preguntábamos en este espacio si el Presidente de la República no tenía prioridades que atender antes de hacer una propuesta legislativa destructora de la familia, de sus derechos y de sus valores. Ante dicha agresión de la Presidencia a la sociedad, ésta se ha movilizado de forma sorprendente en las redes sociales y en las calles, manifestando un rechazo total a una iniciativa –que se pretende autoritaria–, y detrás de la cual está el intervencionismo extranjero de poderosos lobbys auspiciados por la Organización de las Naciones Unidas, que financian esta perversión de los valores en los que secularmente se ha organizado de manera natural la familia y la sociedad.

No hay duda que la sociedad, inconforme con esta imposición destructiva e inmoral, ha reaccionado, y ha emitido un voto de castigo al Presidente y a su partido político, el mismo que, cabe recordar, propuso en la Ciudad de México la ley criminal del aborto, y que en varios estados, aún contra el sentir de la sociedad, ha aprobado los mal llamados “matrimonios entre personas del mismo sexo”.

Ante el descalabro electoral del partido en el poder, cabría preguntarnos: ¿quién mal aconsejó al Presidente para tener “contentos” a un grupo minoritario y a oscuros lobbys internacionales que vienen destruyendo los valores sociales y familiares? ¿Pensó el Presidente que una propuesta tan desafortunada le bastaría para cancelar la mala imagen de México y de su gobierno en materia de derechos humanos, y borrar tragedias como la de Ayotzinapa? ¿Quién le dijo al Presidente que la prensa internacional dejaría de ser incisiva en la vigilancia y crítica a la violación sistemática de los derechos humanos que se viene registrando en el país? ¿Cuántos votos le iba a dar la ingenuamente llamada comunidad lésbico-gay, que está tan dividida y peleada?

La sociedad ha hecho muy bien en echar fuera a los políticos corruptos e ineptos, a los funcionarios cínicos y vividores; ahora, los gobernantes recién electos deben cumplir su promesa de hacer justicia y no permitir que los delitos de sus corruptos antecesores queden una vez más en la impunidad o en el olvido.

Por su parte, el Presidente y su partido deben respetar a la sociedad, que exige que se retire la propuesta de otorgar falsos derechos a las personas con preferencias homosexuales, a quienes, no obstante, se les puede dar una alternativa jurídica –que no sea el Matrimonio– para salvaguardar sus verdaderos derechos. El gobierno tiene la responsabilidad de atender los problemas que son verdaderamente graves como la inseguridad, la caída incontrolable de la economía, el combate a la corrupción, y a recuperar una verdadera vocación de servicio a la sociedad que gobierna y que ya no está dispuesta a pasar por alto el cinismo, la corrupción y la inmoralidad.


Consejo Ecuménico de México reprueba matrimonios del mismo sexo

10.06.16 | 00:01. Archivado en Iglesia católica en México

COMUNICADO DE PRENSA

Las iniciativas de ley enviadas por el Presidente de la República al Congreso para permitir que las uniones maritales entre personas del mismo sexo sean reconocidas como “matrimonios igualitarios”, tiene un supuesto propósito de luchar contra la discriminación, dice en el primer párrafo del artículo 1: “Todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado mexicano sea parte”; pues bien, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH en el número 17 de su Carta, sobre Protección a la Familia, define: “Es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser protegida por la sociedad y el Estado. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fundar una familia”, la CIDH, a la que nuestro país está adscrito, solo reconoce derechos matrimoniales a parejas de distinto sexo.

Las Iglesias congregadas en el Consejo Ecuménico de México, afirmamos nuestra convicción que no es lo mismo un matrimonio que se establece entre un hombre y una mujer, que la unión entre dos personas del mismo sexo; la convivencia como pareja entre personas del mismo sexo basada en el afecto, es objeto de reconocimiento y aceptacion social creciente, se deben encontrar formas legales para proteger sus derechos sin vulnerar la naturaleza de la familia. Reiteramos nuestro respeto a todas las personas sin distinción de creencia religiosa o identidad sexual, defendiendo al matrimonio y a la familia como base de la sociedad; no creemos que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio, sea algo que favorezca a la sociedad, hablamos de Antropología, Sicología y Sociología; la diferencia y la reciprocidad natural entre el hombre y la mujer es el fundamento antropológico de la familia, es una verdad de la naturaleza humana de todos los tiempos y de todas las culturas.

Señalamos la inconveniencia de llamar matrimonio a las uniones homosexuales; la remocion de toda discriminacion por razon de la orientacion sexual no requiere la insercion del nuevo modelo de pareja en la institucion matrimonial; las discriminaciones que se puedan dar en el tejido social no se evitan mediante la configuracion legal de un matrimonio que de cabida a dos realidades diferentes. Se requiere que las innovaciones que se puedan introducir en esta materia, esten respaldadas por un amplio consenso politico y social. Nos encontramos ante la posible reforma de mayor calado que se haya hecho del regimen legal del matrimonio en la historia de nuestro derecho, ya que afecta la me?dula de la institucion matrimonial. La reforma trasciende al cambio normativo para incidir en uno de los pilares de nuestra cultura juridica y en la mentalidad social, terminos como “marido” y “mujer” van a ir perdiendo su sentido.

La opinion unanime de la doctrina, es que el matrimonio es una union heterosexual basada en la idea de complementariedad de sexos, y que el matrimonio es la base para la constitucion de una familia; la heterosexualidad es un elemento constitutivo esencial del propio concepto de matrimonio: el matrimonio o es heterosexual o no lo es; designar a una union homosexual con el nombre de matrimonio es empobrecedor y ocasiona confusion, ya que designa con el mismo termino a realidades diferentes. La ley puede fijar la forma del matrimonio, los derechos de los conyuges, las causas de separacion y la edad para acceder a él, lo que no debe es alterar el concepto mismo de matrimonio; llamar matrimonio a la union de personas del mismo sexo, es un cambio tan radical como lo seria llamar matrimonio a la union de mas de dos personas, o a la union sometida a plazos fatales, etc.

Todos tenemos derechos y obligaciones, y debemos ser respetados en nuestra forma de ser y actuar, siempre y cuando no perjudiquemos el bienestar de nuestros semejantes; en el Consejo Ecuménico de México sabemos que debemos anunciar lo que es propio de nuestra fe, procurando que la dignidad de la persona y de la familia sean siempre aseguradas, y al mismo tiempo denunciar todo aquello que perjudique a las personas, a las instituciones del matrimonio y de la familia, y finalmente a la sociedad.

CONSEJO ECUMÉNICO DE MÉXICO: Arquidiócesis Primada de México, Diócesis en México de la Iglesia Ortodoxa en América OCA, Eparquía Greco Melquita de Nuestra Señora del Paraíso en México, Eparquía Maronita de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano, Iglesia Católica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquia en México, Iglesia Nacional Presbiteriana de México, Iglesia Evangélica Misionera del Pacto Misión DF, Iglesia Ortodoxa Griega en México, Sínodo Luterano de México.

*Suscribe este comunicado la Dimensión Episcopal de Diálogo y Comunión de la CEM, presidida por S.E. Mons. Carlos Briseño Arch


"No podemos renunciar al matrimonio entre hombre y mujer", Cardenal Rivera Carrera

09.06.16 | 19:27. Archivado en Iglesia católica en México

Abimael César Juárez García / SIAME. 08 de junio.- Este martes 7 de junio inició el II Congreso Eucarístico de la Arquidiócesis de México, en la Basílica de Guadalupe. La Misa inaugural fue presidida a los pies de la Virgen Morena por el Card. Norberto Rivera Carrera, quien ante cientos de participantes dejó en claro que los cristianos “no podemos renunciar a proponer el Matrimonio entre un hombre y una mujer como fundamento de la familia y motivo de alegría y vida para la sociedad y la humanidad”.

Refiriéndose a la iniciativa del Presidente Enrique Peña Nieto, que promueve el mal llamado “matrimonio homosexual” y la adopción de niños por parte de estas parejas, el Arzobispo de México advirtió que de renunciar a promover el Matrimonio entre hombre y mujer, “con el fin de no contradecir la sensibilidad actual, para estar a la moda, o por sentimientos de inferioridad frente al descalabro moral y humano, estaríamos privando al mundo de los valores que podemos y debemos aportar".

Explicó que por la ofrenda que el Señor Jesús hace de su vida, es posible comprender mejor la grandeza de la promesa dada mutuamente entre los que reciben el sacramento del Matrimonio, donde la indisolubilidad, la fidelidad y la fecundidad están presentes, junto con la paternidad responsable.

Agregó: “Estos son valores que difícilmente pueden comprender quienes no conocen el amor de Jesús-Eucaristía y cierran su corazón a las realidades espirituales más profundas que brotan del encuentro con Jesucristo, que no limitan la expresión del amor entre los esposos, sino que lo sublima y se encarna en la vida diaria de los cónyuges que saben ser ofrenda de amor para los demás en su matrimonio, en su familia y en la sociedad”.

Refiriéndose al II Congreso Eucarístico Arquidiocesano, cuyo tema es: “Eucaristía, ofrenda de amor: alegría y vida de la familia y del mundo”, señaló que éste se presenta no sólo como un reto para reflexionar durante estos días, sino también como un proyecto evangelizador que debe ser asumido como fruto de este Congreso”.

Recordó que “Jesús se nos da totalmente y por eso no sólo se encarna en el seno de María Santísima, sino que sigue entregándose a nosotros en la Cruz y en el Sacramento de la Eucaristía, donde nos hace uno con Él y con los que comulgamos de su Cuerpo y de su Sangre. Por eso decimos que es el Sacramento de la Comunión”.

“Cada uno de los participemos en este Congreso Eucarístico –concluyó– somos llamados a anunciar el Evangelio y a ser ofrenda de amor: vida y alegría para nuestras familias y el mundo… Espero que uno de los mejores frutos de este II Congreso Eucarístico Arquidiocesano sea el de contar con laicos que asuman la misión de presentar razones y motivaciones que ayuden a las nuevas generaciones y a quienes están débiles en su fe, a valorar el matrimonio y la familia como lugar de encuentro con Dios y vía natural y espléndida de realización personal y familiar y en camino de santidad”.


Miércoles, 29 de junio

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

June 2016
M T W T F S S
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Sindicación