Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

"Se mata porque se estorba"

23.05.15 | 05:49. Archivado en Cristianismo


Beato Óscar Romero, mártir por odio a la fe

Guillermo Gazanini Espinoza. 23 de mayo.- / “El que se compromete con los pobres tiene que recorrer el mismo destino de los pobres: ser desaparecidos, ser torturados, ser capturados, aparecer cadáveres”. Palabras de Monseñor Óscar Romero, el nuevo beato proclamado santo desde su muerte violenta en un país lacerado, agonizante por el poder de los que hacían gobierno. Su elevación a los altares es una proclamación moderna de esperanza en medio de la violencia de los sistemas económicos generadores de millones de sufrientes.

La violencia fue amenaza cotidiana para el obispo de los pobres. Durante su ministerio habría recibido constantes avisos como el acaecido en aquella capilla, el 24 de marzo de 1980. Su muerte fue como la de muchos más, los sacerdotes eran perseguidos y asesinados; los activistas, silenciados y la violación de los derechos humanos, constante. Identificarse como defensor de la dignidad de la persona era equivalente a ser subversivo, enemigo del régimen y del poder. Ante esta violencia, monseñor Romero preguntaría porqué se persigue y asesina, porqué el ser humano toma las armas contra sus semejantes. En 1979 dijo la causa obvia de esa vorágine destructiva: Se mata porque se estorba.

Para Romero, sacerdotes y fieles asesinados son mártires en el sentido popular, hombres y mujeres predicadores de la encarnación en la pobreza que van a los límites peligrosos donde incomodan y molestan al gobierno, al establishment, a los señores y capos, a los líderes corruptos, a los políticos podridos y hacedores del mal, a los mercenarios comerciantes de la dignidad de las personas, a los clérigos apáticos y acomodaticios. Como Romero, los mártires populares apuntan y denuncian recibiendo la palma de martirio a la manera de Cristo. Y más allá, el Beato de América pregunta sobre la condición moral y espiritual de estos mártires: “Y si tuvieron sus manchas, ¿quién no las tiene hermanos? ¿Qué hombre no tiene de qué arrepentirse? El hecho de haber dejado que les quitaran la vida, su persecución y tortura, el sufrimiento y la forma violenta que arrebató sus existencias, afirmaría, son tan valiosos como el mismo bautismo de sangre que los ha purificado, son los cristianos, verdaderos seguidores de Cristo, el único y real líder de la liberación, del camino que lleva a la Vida Eterna”.

>> Sigue...


Nuestra fe en las elecciones

22.05.15 | 05:49. Archivado en Consejo Analistas Católicos

“Nuestra fe en las elecciones. Exhortación a los católicos al voto responsable”. Documento del CACM

A casi dos semanas de la jornada electoral del 7 de junio de 2015, los obispos de México han ofrecido lineamientos y orientaciones para emitir un sufragio responsable, animando a la participación ciudadana y valorar, conforme a los criterios de respeto a la vida, la dignidad de las personas y el bien común, las propuestas de los partidos políticos y candidatos a contender por más de dos mil cargos de elección popular entre las que se compite por nueve gubernaturas: Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora además de la totalidad de la Cámara de Diputados a la LXIII Legislatura del H. Congreso de la Unión.

En respuesta a estos criterios y animados por las palabras de los obispos, el Consejo de Analistas Católicos de México (CACM) publica “Nuestra Fe en las elecciones, exhortación a los católicos al voto responsable” a fin de orientar con cuestionamientos actuales esta responsabilidad política del ejercicio democrático. En el documento, el CACM analiza cuál es papel del laico en la transformación social sustentado por los lineamientos ofrecidos en la Doctrina Social de la Iglesia; el interés y papel de los ministros de culto para orientar a los fieles sobre esta corresponsabilidad y hacer posible el Reino de Dios en la Ciudad temporal conforme a las leyes y principios que forman a nuestra entidad política llamada México. El documento quiere alentar a todos los creyentes a ser testigos de esperanza, superar las tentaciones del desaliento y las decepciones que podrían justificar la abstención o la nulidad del sufragio.

El documento está dividido en VIII secciones donde se responde sobre la importancia del voto, el proceso electoral, los partidos políticos, el compromiso de los laicos, la participación de la Iglesia, la acción política, el desarrollo social y los políticos católicos.

La distribución del documento se realiza de forma impresa y está a la disposición de todo el público en formato electrónico en el sitio del CACM bajo el vínculo http://analistascatolicos.org/2015/05/nuestra-fe-en-las-elecciones-exhortacion-a-los-catolicos-al-voto-responsable-pdf/


Laicos de México llaman al voto responsable

20.05.15 | 00:54. Archivado en Análisis y Opinión

Ante las próximas elecciones del 7 de junio de 2015 en nuestro país, el Consejo Nacional de Laicos que representa a millones de mujeres y hombres organizados en México, en el marco de nuestra XXIII Asamblea Nacional celebrada en Mérida, Yucatán, manifestamos lo siguiente:

En el actual escenario social y político que vive México, queremos caminar con esperanza y corresponsablemente en la construcción de la justicia, la paz y el bien común a través de nuestra participación ciudadana, “como hombres de iglesia en el corazón del mundo y hombres del mundo en el corazón de la Iglesia”.

Para recorrer este camino, se presentan muchos obstáculos derivados de la pobreza que viven millones de mexicanos, la violencia en varias partes de nuestro país y la corrupción pública y privada que nos afecta como sociedad. Esto ha derivado en un clima de desconfianza, falta de credibilidad e incluso malestar hacia las instituciones públicas, partidos políticos y nuestros representantes populares.

Asimismo, vemos con gran preocupación que a pesar de que el sentir de la inmensa mayoría de los mexicanos está a favor de la vida, del matrimonio y de la familia, hay una agenda pública que quiere imponer políticas que atentan contra la vida de los más indefensos que son los no nacidos y contra la familia que es la institución base que sostiene a nuestra sociedad.

México vive en un sistema democrático que se ha ido construyendo con mucho esfuerzo. Aunque de manera imperfecta se ha ido avanzado en la pluralidad, la apertura y en la alternancia en el poder. Por ello es nuestro deber conocer las plataformas de los partidos políticos, los candidatos y sus propuestas, para salir a votar de manera libre y responsable por aquellos hombres y mujeres que creamos nos representarán mejor en nuestra comunidad.

Somos corresponsables de dignificar nuestra vida comunitaria, incluyendo la política que, si se desarrolla conforme al bien común también es una forma de caridad. No podemos dejar sólo en manos de la clase política el rumbo de nuestra nación. Debemos exigirles resultados, transparencia, rendición de cuentas y que se comprometan a defender la dignidad de la persona humana. Y también debemos participar como ciudadanos de manera urgente para trabajar por los que más sufren material y espiritualmente.

Debemos pasar de la protesta a la propuesta. Trabajemos unidos y organizados para salir y transformar el orden social y temporal. “A un mundo mejor, se contribuye solamente haciendo el bien ahora y en primera persona, con pasión y donde sea posible”.

Mérida, Yucatán a 16 de Mayo de 2015

Por el Consejo Nacional de Laicos.

Presidente: Jorge Carlos Estrada Avilés

Secretarios: Antonio Negrete Ortiz/Esthela Ramos de Negrete


Cardenal Suárez Inda llama a orar por los gobernantes

19.05.15 | 18:17. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Cardenal Alberto Suárez Inda, Arzobispo de Morelia / CEM. 19 de mayo.- Estamos ya a tres semanas de las elecciones, en las que se definirá quiénes recibirán cargos en los municipios y responsabilidad de gobernar o legislar en los Estados. El domingo 7 de junio estamos convocados a votar todos los ciudadanos.

En la historia reciente de México y de otros países hemos tenido muchas experiencias negativas en el campo de la política. Con tristeza hemos de reconocer que los humanos estamos inclinados al pecado y que nadie está exento de afrontar tentaciones. Especialmente para quien ejerce la autoridad es fácil caer en la soberbia y en la ambición del dinero.

A pesar de todo ello, no podemos afirmar que la acción política sea sucia por naturaleza; más bien es una de las formas más altas y exigentes de vivir el servicio a los demás y, por lo mismo, de ejercitarse en la virtud de la caridad. Ciertamente se necesita una resistencia a toda prueba, pero esto es posible con la ayuda de Dios.

El Papa Francisco insiste en que es una obligación moral para los cristianos ser también buenos ciudadanos, y especialmente a los laicos les corresponde tomar parte en los asuntos de la vida pública. Oímos quejas y críticas hacia los partidos y los candidatos, pero lo peor que podemos hacer es no ir a votar. Los que prefieren abstenerse y no acuden a las urnas, dejan que otros decidan en su lugar.

Nadie está obligado a responder a encuestadores, ni antes ni después de las elecciones, por cuál candidato o partido tiene preferencia. El voto es secreto y libre y por lo mismo nadie debe sentirse presionado. Tampoco hay que dejarse impresionar por las encuestas que a diario se publican, la encuesta verdadera la conoceremos el día en que se publiquen los resultados.

Recomiendo a todos que se preparen a dar un voto razonado, que no lo hagamos a la ligera, ni menos aún demos el voto con un interés de recibir regalos o favores. Motiven a sus familiares y amigos para que ejerzan este derecho y así contribuyamos a construir una mejor sociedad.

Los cristianos estamos también obligados a orar por nuestros gobernantes, a fin de que el Señor les conceda sabiduría para encontrar soluciones que conduzcan a la paz y a la prosperidad del pueblo. Especialmente en estos días hemos de intensificar nuestra oración al Espíritu Santo para que anime a todos a participar con sentido de responsabilidad y así sepamos elegir a quienes nos han de guiar.


Obispo de Tlaxcala anima a denunciar irregularidades en proceso electoral

18.05.15 | 18:19. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión


Mons. Francisco Moreno Barrón / Obispo de Tlaxcala. CEM. 18 de mayo.- La Santísima Virgen de Ocotlán, patrona de nuestra Diócesis, baja hoy de su basílica a recorrer las calles de la ciudad de Tlaxcala, bendiciendo sus hogares, comercios, hospitales, plazas, centros de trabajo y a cada uno de sus hijos que acuden a su encuentro en esta procesión desde distintos lugares de nuestro Estado y de nuestra Patria.

Ella ha caminado a nuestro lado desde que en 1541 se nos manifestó en un ocote ardiente. Nada de lo que vive su querido pueblo tlaxcalteca le es ajeno, por eso le encomendamos todo lo que somos y tenemos, todas nuestras necesidades materiales y espirituales, para que nos alcance de su Hijo Jesucristo las gracias que vamos necesitando a cada momento de nuestra vida, sobre todo en los acontecimientos o contextos más significativos.

Nuestra fe en Jesucristo y nuestro amor a la Virgen Santísima de Ocotlán nos comprometen en la transformación de las realidades temporales con sentido cristiano. Por eso hemos de conocer nuestra realidad y colaborar en la edificación de una sociedad mejor.

A tres semanas de las elecciones del próximo siete de junio, la realidad que vive hoy Tlaxcala no es diferente de lo que está sucediendo en nuestra patria. Por eso, recogiendo muchas voces en las comunidades tlaxcaltecas y unido a mis hermanos obispos de México, expreso ante la Santísima Virgen de Ocotlán y ante su pueblo Tlaxcalteca lo siguiente.

México llega a un nuevo proceso electoral en medio de una profunda crisis de credibilidad en la mayoría de sus instituciones, funcionarios y políticos. La corrupción y la violencia se han extendido. La pobreza no cede. La falta de acceso a servicios de salud, educación y nuevas tecnologías agigantan la desproporción entre unos cuantos privilegiados y muchos desfavorecidos. Los ciudadanos perciben que los partidos políticos no están ofreciendo propuestas claras y concretas para mejorar la situación.

Pese al desánimo que todo esto puede provocar, el proceso electoral del 7 de junio es una oportunidad para hacer algo ¡El voto es un derecho y un deber! Por eso:

1.- Invito a todos los ciudadanos y ciudadanas a que conozcamos, analicemos y compartamos opiniones sobre las propuestas de los candidatos y sobre la seguridad de que son honestos y de que cumplirán sus promesas. Este diálogo debemos hacerlo respetando los puntos de vista y la decisión de los demás.

2.- Animo a todos, para que acudamos a votar responsable y libremente, sin dejar que nadie quiera “comprar” nuestro voto a cambio de una despensa, dinero u otra cosa. Si algún candidato ofrece algo de esto, no le vendan su voto.

3.- A los sacerdotes, diáconos, consagradas, consagrados y agentes laicos de pastoral, les urjo a seguir promoviendo la dignidad de toda persona y el respeto a sus derechos humanos y políticos, conforme a lo que mandan las leyes del país y el Código de Derecho Canónico.

4.- A los funcionarios y candidatos, les pido un comportamiento ético-político sensible a la necesidad de los tlaxcaltecas, justo y respetuoso del Estado de Derecho.

5.- A los medios de comunicación les recuerdo la gran oportunidad que tienen de servir a nuestro Estado y a México, informando con la verdad, para que los ciudadanos, debidamente enterados, podamos ejercer mejor nuestro voto.

6.- ¡Votemos el 7 de junio! Y si notamos alguna anomalía, ¡denunciémosla a las autoridades!

7.- Tras la elección, seamos protagonistas en la construcción de nuestro Estado y de nuestro País. Unámonos, participemos y apoyemos el trabajo de las autoridades legítimamente elegidas, y vigilemos y exijamos juntos que cumplan sus compromisos de campaña y que escuchen y atiendan a las necesidades del pueblo. No dejemos sólo en manos de los políticos el destino de nuestro Tlaxcala y de nuestro México.

Virgen Santísima de Ocotlán, gracias por tu presencia maternal entre nosotros. Ayúdanos a que nuestra fe en tu Hijo Jesucristo se manifieste en un compromiso diario por construir una sociedad donde reinen los valores de la verdad, la justicia y la paz. Amén.


Un jugoso negocio

17.05.15 | 18:07. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Editorial Desde la Fe / 17 de mayo.- Después de las reformas en materia político-electoral se apostó por la democracia transparente y procesos impecables para suscitar la confianza ciudadana. La Ley General en Materia de Delitos Electorales tipifica las conductas contrarias al sistema de participación en beneficio ilegal de candidatos y partidos por prácticas que se creían superadas, típicas del viejo régimen sustentado en fraudes y corporativismos lesivos de la libertad. No obstante la especialización de legislaciones, es más la maldad de contendientes por encontrar resquicios, empoderarse indecentemente y violar la ley defenestrando a los electores, considerados como objetos negociables, prescindibles, de fácil uso para la consecución de su voracidad desmedida.

México sufre una herida supurante y no hay medicina para lograr la pronta recuperación. Llegamos a la jornada electoral de junio ante la vergonzosa realidad del nepotismo, parejas imperiales, familias que viven como magnates a costa de los cargos de representación popular y por el cobijo de partidos solapadores de mafias; usan los puestos para fincar reinos monolíticos, incapaces de ceder un centímetro del poder acumulado por las complicidades y corrupción de las estructuras.

La Ciudad de México es ejemplo icónico de la descomposición a manos de unos cuantos quienes hacen negocios multimillonarios en el poder. Vistos como mecenas y campeones de la caridad, en realidad son mercenarios de la pobreza y necesidades de los desvalidos, haciendo de las delegaciones del Distrito Federal otros pequeños feudos donde ni una hoja se mueve si no es por los dictados de su podrida voluntad. Así, de primera mano, es ilusoria, impensable, cualquier oposición política. ¿Cuestionar? Jamás. Quien lo hace, corre el riesgo de ser amenazado, perseguido, golpeado y hasta desaparecido por grupos de choque leales a esas familias y parejas, un corporativismo sostenido con dinero público, porros azuzados por la voluntad de sus amos prestos para acabar a los enemigos.

En esta carrera por el poder se ha hecho énfasis en la transparencia y rendición de cuentas. Lamentablemente son pocos los candidatos que presentaron declaraciones patrimoniales reales y objetivas, en coherencia con la ética política urgente para nuestro país. La opinión pública se da cuenta de ilógicas e inauditas riquezas de la clase política, de vástagos y juniors que presumen en redes sociales sus viajes, fiestas y menajes, cortesía de papá quien compite, de nuevo, por otro trienio en demarcaciones pobladas de pobres y humildes. Cuando José Luis Abarca y esposa aparecieron a la luz pública debido a la ignominia de los desaparecidos de la Escuela Normal de Ayotzinapa, los ciudadanos fueron azorados por un imperio hecho en un Estado pobre, atrasado y azotado. El poder de esa pareja sólo es explicable por el encubrimiento de otros beneficiados de sus crímenes.

Cualquier democracia promueve la sana competencia, y el sistema legal preserva el Estado de Derecho contra esa corrupción. Desafortunadamente, la política mexicana es un jugoso negocio, cortesía del voto y de partidos complacidos por el nepotismo de familias que hacen del oficio político el comercio más redituable para sus mezquinos propósitos, lucrando con el bien y diezmando la vida de millones de mexicanos.


Nace el Consejo Ecuménico de México

14.05.15 | 23:49. Archivado en Iglesia católica en México

Carlos Villa Roiz / SIAME. 14 de mayo.- El pasado 7 de mayo, representantes de distintas iglesias cristianas y apostólicas que tienen presencia en el Distrito Federal, suscribieron la creación de un Grupo Ecuménico como Asociación Civil, cuyo nombre es Consejo Ecuménico de México.

Este grupo acordó guardar y respetar la libertad y pluralidad religiosa, practicando la tolerancia como valor de la unidad en la diversidad. Ante la Secretaría de Gobernación, figurará como una Asociación Religiosa, AR.

Entre sus actividades figuraran aspectos culturales, educativos y de apoyo a las clases sociales desprotegidas. Ninguno de los asociados tiene autoridad sobre las asociaciones religiosas y/o civiles y personas físicas integrantes, las cuales conservan su autonomía e identidad propia.

Dada la pluralidad de confesiones religiosas, se propone una conformación jurídica que conserve, por un lado, la identidad religiosa, y por la otra, la posibilidad del diálogo interreligioso y con los nuevos movimientos que demuestren el interés por realizar genuinas aportaciones a la paz de México.

Cada uno de los miembros fundadores de este Consejo Ecuménico de México, cuentan con voz y voto para involucrarse en las actividades de la organización.

Las autoridades legales de esta agrupación son un presidente, vicepresidente, secretario, tesorero y un representante legal.

Los fundadores de este Grupo Ecuménico son los representantes de las iglesias Eparquia Nuestra Señora de los Mártires del Líbano, Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquía en México, Iglesia Ortodoxa Griega, Iglesia Ortodoxa Católica en México exarcado de la Iglesia Ortodoxa en América, Iglesia Metodista en México, Iglesia Nacional Presbiteriana de México, y el sínodo luterano de México, la Arquidiócesis Primada de México, en cuya sede en la colonia Roma, fue suscrita la creación de este Grupo Ecuménico.

En cuanto a las personas, son los miembros fundadores el Cardenal Norberto Rivera Carrera, el obispo Andrés Hernández, el Arzobispo Antonio Chedraoui, el Arzobispo Antonio Alejo, el Arzobispo Metropolitano Athenagoras Anesti, el obispo Georges Saad Abi Yunes, David Monroy y el pastor Álvaro López.

Esta agrupación trabajará en la oración, en proyectos sociales útiles para la sociedad y en obras religiosas que serán regidas por los criterios universales del ecumenismo.


Obispos de México llaman al voto

12.05.15 | 18:46. Archivado en Iglesia católica en México

Mensaje de los obispos de México en ocasión del proceso electoral 2015

Conferencia del Episcopado Mexicano. 12 de mayo.- En México enfrentamos una compleja situación, que hace que muchos sientan desconfianza y desánimo. Pero los mexicanos podemos construir el país que queremos, donde haya paz y progreso para todos. El futuro lo escribimos cada uno de nosotros ¡Seamos protagonistas!

Estamos a la puerta de las elecciones, es el momento de redoblar nuestro esfuerzo por nuestro país. Conozcamos quiénes son y qué proponen los candidatos ¿Tienen principios y los sostienen? ¿Garantizan que trabajarán por reconstruir el tejido social en un país dañado por la violencia, la corrupción, la impunidad, el narcotráfico y la pobreza? ¿Respetarán la vida, dignidad y derechos de la persona? ¿Actuarán con transparencia y honestidad? ¿Velarán por la justicia? ¿Qué proponen para crear fuentes de trabajo y erradicar las causas de la pobreza, o seguirán teniendo a los pobres como clientela electoral?

¡Votemos! Participemos, unámonos y organicémonos para exigir como ciudadanos el cumplimiento de las promesas de campaña de quienes resulten ganadores. Abstenernos no conduce a nada.

Exhortamos a todas las autoridades a garantizar que el derecho a votar y ser votado se ejerza libre, plena y pacíficamente en todo el territorio nacional.

A los partidos y candidatos les pedimos campañas austeras, limpias y propositivas. Que presenten públicamente sus propuestas de campaña y cómo incluirán a la sociedad para cumplirlas. Y a quienes resulten ganadores, les exigimos no defraudar la confianza y esperanza de los mexicanos. Recuerden que toda autoridad es para servir y no para servirse de la gente.

Pedimos a Dios, por intercesión de la Virgen de Guadalupe, que este proceso electoral sea pacifico y participativo, en bien de nuestra gran Nación.

No olvidemos que con nuestro voto el próximo 7 de junio podemos contribuir a la construcción del México que necesitamos.

Los obispos de México.


Narcoterror

11.05.15 | 18:41. Archivado en Análisis y Opinión

Editorial / Semanario Desde la Fe. 11 de mayo.- Era un secreto a voces. En Jalisco, un grupo criminal ocupó el lugar de los cárteles desmantelados. No eran noticia en los informativos nacionales, pero las narcomantas fueron medios para advertir a la población de su presencia. Las cosas escalaron hasta los hechos del 1 de mayo, cuando Jalisco, Colima, Michoacán y Guanajuato fueron presa de la violencia: 40 narcobloqueos, 15 muertos y diez detenidos, fue el resultado de la reacción contra el “Operativo Jalisco” ante el frustrado intento de captura del líder del cártel que se alza amedrentando al gobierno errático de la entidad y a la perpleja autoridad nacional cuando carreteras, áreas urbanas, bancos, gasolineras, comercios y vehículos militares fueron bloqueados, derribados e incendiados, representando uno de los mayores desafíos a la seguridad de la población que, entre los estados afectados, suma casi veinte millones de personas.

Días antes, el 28 de abril, el Presidente de la República visitó Jalisco para inaugurar el tramo carretero entre León y Lagos de Moreno, con una inversión de 580 millones de pesos. Sin embargo, estos logros en infraestructura cubren la miopía de las autoridades que dicen no ver lo evidente ni impidieron lo naciente. Al grupo criminal se le atribuyen dos de los hechos más graves contra las fuerzas del orden federales y estatales: el de Ocotlán, el 19 de marzo, y la emboscada de la carretera Mascota-Vallarta, el 6 de abril. A esto hay que sumar que en la administración actual de Jalisco, más de cien funcionarios han sido asesinados, el caso más conocido y lamentable fue el del diputado federal Gabriel Gómez Michel, secuestrado el 22 de septiembre pasado y cuyas pesquisas no tienen resultados definitivos en las indagatorias.

Jalisco es ahora el punto de donde surgen más preguntas sobre el poder corruptor del narco y la incapacidad del Estado de garantizar su principal cometido: brindar seguridad a sus gobernados. Lo lamentable es cómo la población padece la negligencia, azotada por los responsables invisibles que han permitido que esto llegue al caos: crímenes contra funcionarios, autoridad sometida, narcoterror, corrupción, inseguridad y encubrimiento, son elementos que tapizan el camino hacia el Estado fallido.

Cuando se pensaba que el asunto Michoacán era el último y el desmantelamiento de cárteles había sido exitoso, el emblemático Jalisco muestra cómo la ineptitud y corrupción reforzaron la cadena de fracasos de la guerra contra el crimen, que va creando más células violentas. El crimen organizado paralizó una de las ciudades más importantes de la República. Parece que las lecciones de Michoacán no fueron suficientes al destapar la corrupción que sometió todos los aspectos de la vida de esa sufriente entidad. Ahora es Jalisco. Aun cuando se llama a confiar en las autoridades que aseguran el pronto desmantelamiento del cártel, los ciudadanos sólo pueden preguntarse: ¿Hasta dónde debe escalar la violencia para ser detenida? ¿Hasta que el narcoterror cobre sus cuotas de muerte y someta a otras grandes ciudades?


Seminario Conciliar de México visita la Cámara de Diputados

08.05.15 | 22:27. Archivado en Arquidiócesis México

Guillermo Gazanini Espinoza / 08 de mayo.- Como parte del proceso de discernimiento hacia la vida sacerdotal y previo a los estudios de filosofía, los alumnos del Curso Introductorio del Seminario Conciliar de México realizaron una visita a la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión este viernes 8 de mayo. En punto de las 10 de la mañana y acompañados del responsable del Curso Introductorio, el padre Joel Ortega Arellano y del director espiritual, el padre Estanislao Vega González, inició el recorrido que los llevó a contemplar los lugares más emblemáticos y representativos del complejo arquitectónico del recinto legislativo de San Lázaro. Conocieron el significado del monumento icónico del edificio, el mural del frontispicio “Pluralismo Político”, de José Chávez Morado, el recorrido histórico a través de “Las Constituciones de México” grabado de madera en el vestíbulo principal, obra del michoacano Adolfo Mexiac y el esplendor del salón de sesiones de la Cámara de Diputados. Además participaron en un taller impartido por el personal del Museo Legislativo “Los Sentimiento de la Nación” en donde los alumnos conformaron partidos políticos y simularon la discusión de un proyecto de Ley sobre el maltrato infantil como lo harían los diputados en las sesiones de la Cámara Baja.

Posteriormente visitaron las oficinas de las Comisiones que los acercó a los trabajos parlamentarios y reflexionaron sobre algunos puntos de la vida política nacional. El padre Joel Ortega Arellano animó a quienes inician el camino de la formación sacerdotal a discernir sobre el papel del cristiano en el mundo y conocer los designios de Dios para poder servir no sólo en el ministerio y llevar la presencia de Cristo, el Evangelio y la Iglesia a cualquier situación como es la actividad política. La visita concluyó hacia las 14:30 hrs.


Junípero Serra, el fraile anticuado

07.05.15 | 19:06. Archivado en Cristianismo

Guillermo Gazanini Espinoza / 07 de mayo.- Comenzó una campaña legislativa para modernizar a los personajes fundacionales del Estado de California. En enero, el senador estatal Ricardo Lara, demócrata, presentó el proyecto de proposición al pleno de ese cuerpo colegiado para retirar del salón de estatuas del capitolio nacional, la imagen del gran evangelizador y misionero Fray Junípero Serra (1713-1784) quien será elevado al grado de santo por el Papa Francisco durante la visita de septiembre en ocasión del Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia.

La proposición de Lara pasó por el voto favorable del senado estatal. Desde el inicio, la campaña fue maniobrándose a fin de colocar a Lara como paladín de los derechos de los grupos homosexuales atizando discrepancias e inconformidades particularmente por el hecho de la inminente canonización del franciscano. Los argumentos del legislador y activista gay, nacido en California en 1974 e hijo de padres mexicanos, apuntan a la necesidad de renovar las estatuas de los ciudadanos distinguidos que cada Estado envía al Capitolio. Modernizar, según sus argumentos, con un personaje de la historia contemporánea. Con desdén, Lara refiere a Junípero Serra como “el elocuente predicador y fundador de numerosas misiones…” cuya estatua puede ser colocada en un lugar de honor en el Estado donde los visitantes puedan admirarla y ser recordado por el impacto histórico en California”. El lugar sería ocupado por la imagen de Sally Ride, primera astronauta norteamericana al volar en una de las misiones del transbordador Challenger y tercera en el espacio después de Valentina Tereshkova y Svetlana Savitskaya. Sally Ride nació en California en 1951. Desde niña se interesó por las ciencias y en junio de 1983 se convirtió en la primera astronauta, después de un concurso nacional, a los 32 años. En 1987 dejó la NASA y enfocó sus esfuerzos en la enseñanza de las ciencias a las jóvenes. La doctora Ride se divorció en 1987 e inició una vida de pareja con una antigua amiga de la infancia. Juntas dieron inicio a la fundación Sally Ride Science dedicada a la promoción entre los jóvenes de la ingeniería, ciencias, tecnología y matemáticas. Sirvió como asesora en ciencias de la presidencia y fue directora del Instituto Espacial de California además de ser reconocida con premios gracias a su dedicación en esas áreas. Murió en julio de 2013 por un cáncer pancreático.

>> Sigue...


Contra la violencia, familia

06.05.15 | 21:24. Archivado en Iglesia católica en México, Análisis y Opinión

Mons. Felipe Arizmendi Esquivel / Obispo de San Cristóbal de Las Casas / 06 de mayo.- Vemos con asombro las últimas rachas de violencia provocadas por organizaciones criminales, para demostrar su poder ante las autoridades que les persiguen e intentan desarticularles. Bloquean calles y carreteras, incendiando vehículos de todo tipo; queman gasolineras, tiendas comerciales, locales públicos y privados. Con su poderoso armamento, derriban un helicóptero y se enfrentan al ejército. No les importa matar y destruir, con tal de conservar su poder delincuencial, sea para el tráfico de drogas, sea para extorsionar a la gente.

Reacciones violentas hay en muchas partes: jóvenes que quieren obtener puestos de trabajo en forma automática sin examen, maestros inconformes contra el gobierno y contra diversas autoridades, grupos y comunidades que reclaman atención a sus carencias, organizaciones sociales que pelean por lo que consideran sus derechos, guerras internas en pueblos por un pedazo de tierra.

Violencia también hay en el hogar, en la escuela, entre seguidores de un equipo deportivo, entre partidos políticos.

Nos preguntamos el origen, el motivo y la posible explicación de por qué suceden estas cosas, de por qué se llega a estos extremos tan violentos, que tanto dañan a la comunidad. Desde luego que hay varias razones, de tipo económico, político, social y estructural, sobre todo por el sistema imperante, que privilegia a unos y excluye a otros. Sin embargo, considero que una de las causas más importantes es la degradación de la familia, la ausencia de padres que en verdad formen personas, la falta de valores humanos y cristianos en la educación familiar.

PENSAR

Dice el Papa Francisco: “Cada niño marginado, abandonado, que vive en la calle mendigando y con todo tipo de expedientes, sin escuela, sin atenciones médicas, es un grito que se eleva a Dios y que acusa al sistema que nosotros adultos hemos construido. Y, lamentablemente, esos niños son presa de los delincuentes, que los explotan para vergonzosos tráficos o comercios, o adiestrándolos para la guerra y la violencia. También en los países así llamados ricos, muchos niños viven dramas que los marcan de modo significativo, a causa de la crisis de la familia, de los vacíos educativos y de condiciones de vida a veces inhumanas. En cada caso son infancias violadas en el cuerpo y en el alma. ¡Pero a ninguno de estos niños los olvida el Padre que está en los cielos.

Con demasiada frecuencia caen sobre los niños las consecuencias de vidas desgastadas por un trabajo precario y mal pagado, por horarios insostenibles, por transportes ineficientes. Pero los niños pagan también el precio de uniones inmaduras y de separaciones irresponsables: ellos son las primeras víctimas, sufren los resultados de la cultura de los derechos subjetivos agudizados, y se convierten luego en los hijos más precoces. A menudo absorben violencias que no son capaces de digerir, y ante los ojos de los grandes se ven obligados a acostumbrarse a la degradación” (8-IV-2015).

Los obispos mexicanos, en el documento Que en Cristo, nuestra paz, México tenga vida digna (15-II-2009), decíamos: “Las relaciones familiares también explican la predisposición a una personalidad violenta. Las familias que influyen para ello son las que tienen una comunicación deficiente; en las que predominan actitudes defensivas y sus miembros no se apoyan entre sí; en las que no hay actividades familiares que propicien la participación; en las que las relaciones de los padres suelen ser conflictivas y violentas, y en las que las relaciones paterno-filiales se caracterizan por actitudes hostiles. La violencia intrafamiliar es escuela de resentimiento y odio en las relaciones humanas básicas” (No. 67).

ACTUAR

Si queremos tener una patria en paz y sin violencia, que las autoridades cumplan su responsabilidad, cierto, pero formemos familias que eduquen en valores como respeto, trabajo, honestidad, justicia, verdad, perdón, fraternidad, ayuda a los demás. Que los esposos no rompan su matrimonio ante los problemas; que se mantengan fieles y se sobrelleven con paciencia, por amor a los hijos.


Sábado, 23 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

May 2015
M T W T F S S
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sindicación