Sursum Corda El blog de Guillermo Gazanini

Se acabó el malentendido

26.02.15 | 01:33. Archivado en Iglesia católica en México

Tres días bastaron para terminar una “crisis de malos entendidos” por un mensaje privado, ni siquiera formal y entre particulares. Una escalada mediática que movilizó los engranajes de la diplomacia entre México y la Santa Sede para sacudir un dicho que según no quiso lastimar al pueblo. Y en unos párrafos, así fue la justificación.

Dijo la Santa Sede: “Considera que el término “mexicanización” de ninguna manera tendría una intención estigmatizante hacia el pueblo de México...

Reconoció que los programas implementados por el gobierno de México para la preservación de la paz y la tranquilidad sociales, conllevan a enfrentar las causas que la originan, de ahí que el Papa Francisco haya insistido a los obispos mexicanos sobre la conveniencia de establecer programas de cooperación y colaboración…

Considera que la gravedad del fenómeno del narcotráfico en Latinoamérica ha obligado a que los gobiernos, como es el caso de México, establezcan programas para combatir la violencia, devolver la paz y la tranquilidad a las familias…
Reconoció el excelente momento por el que atraviesan las relaciones con México y, en ningún momento, ha pretendido herir los sentimientos del pueblo mexicano ni los esfuerzos del Gobierno de la República…

Dijo la CEM y la SRE: Esta tarde en la Cancillería, el Secretario de Relaciones Exteriores, Dr. José Antonio Meade Kuribreña se reunió con el Nuncio Apostólico en México, Mons. Christophe Pierre y el Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Mons. Eugenio Lira Rugarcía. En el encuentro se congratularon por la satisfactoria y pronta solución al tema entre el Estado Mexicano y la Santa Sede. Además, se conversó acerca de la colaboración que, en pleno respeto a la laicidad del Estado, puede darse entre el Gobierno y la Iglesia en beneficio de la sociedad, como es el caso de la juventud, los migrantes y la paz social.

Y al final, la foto que circula en medios, aquí no ha pasado nada y el Gobierno y pueblo de México esperan al Papa Francisco.


El estigma de la mexicanización

25.02.15 | 19:59. Archivado en Iglesia católica en México

Guillermo Gazanini Espinoza / 25 de febrero.- No fue un buen fin, no para el gobierno de México ante las declaraciones del director ganador del Óscar por Birdman y la filtración de un correo del Papa Francisco que movilizó al Canciller Meade a expresar el rechazo de la estigmatización de México en conferencia de prensa por la visita del Ministro de Relaciones Exteriores y de Emigrantes del Líbano. Según la Cancillería, el nuncio apostólico Christophe Pierre fue llamado a consultas en una encerrona de media hora en la que se defendieron los esfuerzos de México contra el narcotráfico. A pregunta expresa, el Secretario de Relaciones Exteriores recalcó, “más que buscar estigmatizar a México o a cualquier otra región de los países latinoamericanos, lo que debiera es buscarse mejores enfoques, mejores espacios de diálogo y mayores espacios de reconocimiento de los esfuerzos que México y Latinoamérica hacen respecto de un tema que mucho nos preocupa, y que mucho esfuerzo nos ha implicado”.

Lo que más sobra son espacios de diálogo y reconocimiento. Todavía está fresco el acercamiento que, con bombo y platillo, se dio en julio pasado cuando la Santa Sede y el Gobierno de México celebraron un coloquio sobre migración y desarrollo augurando una buena época de relaciones motivada por la visita del presidente de México al Vaticano en junio y reiterando la generosa invitación del pueblo y gobierno para visitar el país, anhelada presencia papal confirmada, pero aún sin fecha concreta para efectuarla.

Independientemente de la violación del sigilo en las comunicaciones privadas del Papa o de una velada y estratégica movida política de difusión del breve correo y la mexicanización de Argentina, las pocas líneas del Santo Padre esbozaron lo que las cifras no dicen de la realidad. En ocasión de la presencia del presidente de México al Vaticano, escribí: “Si bien (la visita) correrá por las vías de la cortesía, podría indicar la preocupación y el malestar del Pontífice por el estado actual de cosas en México y cuestionar los beneficios reformistas”.

Unos meses después, el dicho de la mexicanización demuestra cómo y hasta qué grado México está en el ánimo del Papa Francisco, “la cosa está de terror”. Lo contrastante del asunto son las cifras y la realidad contrapuestas donde miles sufren la incertidumbre y el horror en localidades donde se libra una guerra o, sencillamente, la autoridad es ilusoria. El 5 de febrero, mientras se refrendaba el compromiso por hacer valer la Constitución exaltando los valores de unidad y del rumbo cierto y seguro de México, El Mañana de Nuevo Laredo, diario blanco de atentados y levantones contra sus directivos, reportó treinta muertes en cuatro días de enfrentamientos. El mismo periódico, un día después de la difusión del correo de Francisco, publicó en primera plana el terror que viven los ciudadanos de Reynosa, Matamoros y Río Bravo por “Los reportes constantes de usuarios de redes sociales de la presencia de hombres armados, convoyes del crimen organizado, puntos de venta de droga o gasolina robados, bloqueos carreteros de la delincuencia organizada, autos incendiados, asaltos y hasta el plagio de personas en plena luz del día”. En Tamaulipas se duplican los homicidios ante un vacío de seguridad que ninguno podría negar si se quiere reconocer la urgencia y no sólo vivir por efectos triunfalistas de las cifras.

>> Sigue...


En México "la cosa es de terror": Francisco

24.02.15 | 19:59. Archivado en Análisis y Opinión

FELIPE DE J MONROY | Revista Vida Nueva México.- Lo que aterrorizó al gobierno mexicano y al partido político del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, fue que en una sola semana los obispos del país, el ganador del Óscar y hasta el papa Francisco señalaran las inquietudes que provoca la inestabilidad, la violencia, la corrupción y la ingobernabilidad de la nación. Ninguna de las declaraciones fue en tono de descalificación, pero las autoridades mostraron una piel muy sensible a los comentarios.

El 17 de febrero, el Consejo Permanente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) redactó y difundió un comunicado conjunto con un energético titular “¡Alto a los corruptos!”. En él, los pastores –colocándose en primer lugar como ciudadanos mexicanos- dijeron sentir “gran preocupación por el presente y por el futuro de nuestro país, que, entre otras cosas, se ve aquejado, desde hace muchos años, por el grave mal de la corrupción”.
Recuperando el magisterio y reflexiones del papa Francisco, los obispos aseguraron que la corrupción favorece la impunidad y el enriquecimiento ilícito, la falta de confianza con respecto a las instituciones políticas, “sobre todo en la administración de la justicia y en la inversión pública, no siempre clara, igual y eficaz para todos”.
Al tiempo de recomendar un Sistema Nacional Anticorrupción autónomo, independiente, profesional y confiable, los obispos solicitaron ‘revisar’ el fuero de servidores públicos y pidieron ‘replantear’ el modelo de juicio político en representantes y autoridades civiles.

El comunicado advierte que “son siempre los pobres quienes pagan el precio de la corrupción de los políticos, de los empresarios y de los eclesiásticos que descuidan su deber pastoral”; aseguran que la corrupción es una forma de violencia que “al inocularse en las estructuras de servicio público, se transforma en delincuencia organizada” y reconocen que “todos somos tentados de corrupción”.
Los obispos exponen: “La gravedad del problema exige soluciones de fondo e inmediatas y no ‘maquillajes’ que ya no engañan a nadie y sólo exacerban los ánimos”. Dicen que “hay una deuda con la nación; la sociedad necesita recuperar la confianza en aquellos en quienes ha depositado una responsabilidad institucional en bien de México ¡Es la oportunidad para hacerlo y mejorar nuestro País!”

Sin haber digerido aún el mensaje, una carta que el papa Francisco escribió a su amigo Gustavo Vera, líder de la organización no gubernamental La Alameda, perturbó a las altas esferas del gobierno mexicano.

Vera había comentado al pontífice su preocupación por “el crecimiento sin pausa del narcotráfico” en Argentina, a lo que Francisco le respondió: “Pido mucho para que Dios te proteja a vos y a los alamedenses. Y ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror”.
La misiva, aunque escrita de manera coloquial, refleja los comentarios que los obispos mexicanos han hecho al pontífice durante la visita Ad Limina en mayo del año pasado y en los recientes comentarios de los cardenales en el Consistorio durante el cual creó cardenal a Alberto Suárez Inda, arzobispo de Morelia, una región especialmente azotada por el narcotráfico, el crimen organizado y la ingobernabilidad.

De manera inmediata, el gobierno de la República, a través del secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribeña, expresó “su dolor y preocupación” por las expresiones del papa Francisco. Meade lamentó lo escrito por el pontífice (a pesar de lo difícil de corroborar el hecho), aseguró que el tema del narcotráfico “no es exclusivo del país” y anunció el envío de una nota diplomática de extrañamiento a la Santa Sede. El mismo secretario, quien fuera enviado por Peña Nieto el 12 de diciembre del 2014 a Roma para convencer al Papa para viajar a México –sin éxito-, reveló que se entrevistó con el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, para manifestarle el malestar del gobierno de México e informarle que se enviará dicha nota diplomática.

Las inquietudes que desde el extranjero algunos líderes manifiestan sobre la crisis mexicana agudizan la sensibilidad del gobierno; pasó con el presidente de Uruguay, José Mujica, y su percepción de 'Estado fallido', la más reciente sucedió durante la entrega del Oscar en Estados Unidos, el director de la multilaureada Birdman, Alejandro González Iñárritu, expresó su inquietud por el modelo de gobierno vigente en su país de origen: “Quiero dedicarle este premio a mis compatriotas mexicanos, los que viven en México. Rezo porque podamos encontrar y construir el gobierno que merecemos”. Inmediatamente, la reacción de la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional, el partido del presidente, fue revirar “estamos construyendo un mejor gobierno”.


"Dios no es indiferente a las estructuras de pecado"

19.02.15 | 22:11. Archivado en Iglesia católica en México

Mons. Carlos Garfias Merlos. Arzobispo de Acapulco / CEM. 18 de febrero.- Durante la cuaresma que es tiempo sagrado de renovación para la Iglesia y para cada creyente, quiero hacer un llamado a todas las comunidades de la Provincia Eclesiástica de Acapulco para que juntos realicemos experiencias profundas de conversión que se manifiesten en expresiones de perdón y de reconciliación.

De frente a la realidad de violencia, corrupción, inseguridad, crisis moral, y relativización de la vivencia religiosa, que se expresa en la pérdida del sentido de Dios que en los últimos tiempos ha herido profundamente a nuestro Estado de Guerrero, y a nuestra Iglesia Arquidiocesana de Acapulco, quiero expresar mi profundo dolor y solidaridad con las víctimas de las violencias y, al mismo tiempo, invitarles a renovar nuestra esperanza, fundamento de una vida con sentido para la vida cristiana y confiar plenamente en el Señor, fuente de misericordia y de paciencia amorosa.

El Papa Francisco en su mensaje de Cuaresma para este año 2015 nos exhorta a ?fortalecer nuestros corazones? (St 5,8). Y abrir nuestros corazones a Dios, así como están en estos momentos de nuestra vida, con las frescas ilusiones de la juventud, o la sabiduría que dan los años, con el amor sencillo y sincero de quien se compromete con Dios, o tal vez herido, lastimado, cansado, desilusionado, o traicionado por el mismo pecado personal.

Nuestro Dios es un Dios cercano, que habita en la ciudad, en la montaña, en la costa y en la playa, en cada hogar y en cada corazón del ser humano, si quieres encontrar a Dios busca en lo más profundo de tu corazón, haz silencio y escucha su voz en el interior de tu conciencia.

Dios no es indiferente a nuestra realidad personal y comunitaria duramente lastimada y herida por la violencia, la corrupción, las injusticias, o la manipulación maquiavélica de la información. O ante las estructuras de pecado. El Papa nos hace un llamado para decir no a la globalización de la indiferencia en todas sus manifestaciones. La indiferencia vuelve a las personas apáticas, insensibles y frías, y es lo contrario a la empatía, a la solidaridad fraterna. Incluso, muchas veces, la indiferencia se puede presentar como un medio autodefensivo, que lleva al aislamiento, dificultando las sanas y gratificantes relaciones con los demás, llegando a ocultar un miedo no expresado, escondiendo dolor, sufrimiento, mentira o traición, matando la motivación en la vida y debilitando poco a poco nuestras creencias.

Quiero unir mi corazón a la palabra de los profetas que levantan la voz y nos despiertan. ¡Tenemos necesidad de Dios en nuestras vidas, de profunda renovación, de conversión y de expresiones concretas de perdón!

El Santo Padre nos propone tres alternativas para meditar acerca de la renovación.

1. «Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26)

Estamos llamados a dar testimonio de solidaridad fraterna ante el sufrimiento del otro, y a dejar a un lado la indiferencia que a menudo parece tener tanto poder en nuestros corazones. Quien es de Cristo pertenece a un solo cuerpo y en Él no se es indiferente hacia los demás. «Si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro es honrado, todos se alegran con él» (1 Co 12,26). Dejémonos tocar por la ternura del amor de Dios revelado en Jesucristo y aprendamos a servir como Él, a compartir lo que somos y lo que tenemos.

2. « ¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9)

A la luz de la espiritualidad de comunión, se nos invita a sentir al hermano de fe en unidad profunda del Cuerpo místico y por tanto como ?uno que me pertenece? para saber compartir sus alegrías y sus sufrimientos, para intuir sus deseos y atender a sus necesidades, para ofrecerle una verdadera y profunda amistad. El otro es un regalo de Dios: un ?don para mi? que tengo que cuidar y defender.

Rechazando las tentaciones egoístas que continuamente nos acechan y engendran competitividad, ganas de hacer carrera, desconfianza y envidias. Hagamos de cada comunidad, y de cada parroquia, islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia.

3. «Fortalezcan sus corazones» (St 5,8)

También como individuos tenemos la tentación de la indiferencia. Estamos saturados de noticias e imágenes tremendas que nos narran el sufrimiento humano y, al mismo tiempo, sentimos toda nuestra incapacidad para intervenir. ¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia?

En primer lugar, podemos orar. No olvidemos la fuerza transformadora que tiene la oración en la vida de las personas. Por este motivo el Papa Francisco desea que se celebre en toda la Iglesia Universal y en cada diócesis, las 24 horas para el Señor en los días 13 y 14 de marzo, respondiendo a la necesidad de encontrarnos con Dios en la oración. En segundo lugar, podemos ayudar con gestos de caridad mostrando nuestro interés por el otro, con un signo concreto, aunque sea pequeñito, esto tiene un gran valor cuando se hace por amor. Y, en tercer lugar, el sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos. Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios.

Vivamos esta cuaresma como un camino de formación del corazón. Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro. De ese modo tendremos un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia.

Quien vive la experiencia de conversión se dispone a acoger libremente el don de la fe, que da a su vida un horizonte nuevo, una frescura al alma y una orientación decisiva; ya que la fe libera del aislamiento del yo, de la indiferencia, de la apatía y de la pereza espiritual, llevándonos al perdón, a la reconciliación y a la comunión, como don de la misericordia divina.


Obispos de México contra la corrupción

17.02.15 | 19:49. Archivado en Iglesia católica en México

México, D.F., 17 de febrero de 2015

“¡Alto a los corruptos!”
Comunicado del Consejo Permanente del Episcopado Mexicano

Como ciudadanos y como pastores, los Obispos de México, al igual que muchos compatriotas, sentimos gran preocupación por el presente y por el futuro de nuestro País, que, entre otras cosas, se ve aquejado, desde hace muchos años, por el grave mal de la corrupción, “que favorece la impunidad y el enriquecimiento ilícito, la falta de confianza con respecto a las instituciones políticas, sobre todo en la administración de la justicia y en la inversión pública, no siempre clara, igual y eficaz para todos” (“Iglesia en América”, No. 23).

“Todos somos tentados de corrupción”, ha recordado el Papa Francisco, quien señala que son siempre los pobres quienes pagan el precio de la corrupción de los políticos, de los empresarios y de los eclesiásticos que descuidan su deber pastoral. “Pagan los hospitales sin medicinas, los enfermos que no tienen remedio, los niños sin educación (...) cuando hay corrupción, también el pobre corre el riesgo de perder los valores, porque se le imponen costumbres, leyes, que son contrarias a los valores” (Meditación del 16 de junio de 2014).

Desde hace cinco años, en el Mensaje “Que en Cristo Nuestra Paz México tenga vida digna”, los Obispos afirmábamos que la corrupción es una forma de violencia que, “al inocularse en las estructuras de servicio público, se transforma en delincuencia organizada, ya que de manera descarada se impone «la mordida» como condición a los ciudadanos para recibir un beneficio o servicio gratuito” (No. 46).

Para hacer frente a este gravísimo mal se requieren múltiples acciones conjuntas. Entre ellas, la reforma de leyes y la creación de instituciones que, de forma integral, coordinada y en tiempo real, prevengan, identifiquen, investiguen y modifiquen situaciones o condiciones que propicien la corrupción; sancionen oportunamente a los corruptos y hagan realidad el resarcimiento de los daños causados.

En este sentido, es necesario que las posibles reformas constitucionales y legales susciten un Sistema Nacional Anticorrupción, conformado por organismos autónomos que, gozando de independencia, profesionalismo, confiabilidad, facultades y recursos, incluyan en su rango de acción a todos los Órganos del Estado a nivel federal, estatal y municipal, sin olvidar a los poderes judiciales federal y locales, así como a los órganos constitucionales autónomos.

No puede quedar fuera de esta reforma la revisión del “fuero” del que gozan algunos servidores públicos y que podría hacer naufragar el sistema entero si es utilizado como “escudo” de impunidad. También debe replantearse la figura del “juicio político” tanto en sus sujetos como en los supuestos que lo pueden originar, ya que actualmente existe demasiada discrecionalidad y laxitud. Es indispensable que el combate a la corrupción no sea usado con fines de persecución política o de revancha mediática. Cualquier acto de corrupción amerita por sí mismo todo el peso de la ley.

En el Mensaje “Por México, ¡actuemos!”, recordábamos que el País es de todos, y que entre todos tenemos que sacarlo adelante haciéndonos más participativos a nivel personal, familiar, empresarial y social, valorando, respetando, promoviendo y defendiendo la vida, la dignidad, los derechos y los deberes de toda persona, actuando siempre con honestidad, verdad, justicia, rectitud, solidaridad y respeto al Estado de Derecho. Necesitamos educarnos para esto. Y quienes ostentamos alguna forma de autoridad, debemos ser los primeros en contribuir con el ejemplo.

Haciéndonos eco de las inquietudes de nuestro pueblo, pedimos a los legisladores, a los diversos órdenes de gobierno y a los partidos políticos un decidido y eficaz compromiso en la lucha contra la corrupción, que provoca innumerables males y pone en riesgo la confianza, valor fundamental para una convivencia pacífica y para el progreso. La gravedad del problema exige soluciones de fondo e inmediatas y no “maquillajes” que ya no engañan a nadie y sólo exacerban los ánimos.

Hay una deuda con la Nación; la sociedad necesita recuperar la confianza en aquellos en quienes ha depositado una responsabilidad institucional en bien de México ¡Es la oportunidad para hacerlo y mejorar nuestro País!

Que Santa María de Guadalupe interceda por todos los mexicanos, autoridades y pueblo, para que Dios nos conceda la inteligencia, la sabiduría y la valentía de construir juntos un México mejor.

Por los Obispos de México:

+José Francisco, Cardenal Robles Ortega
Arzobispo de Guadalajara y Presidente de la CEM

+Javier Navarro Rodríguez
Obispo de Zamora y Vicepresidente de la CEM, Provincia de Morelia

+Eugenio Andrés Lira Rugarcía
Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General de la CEM

+Oscar Roberto Domínguez Couttolenc
Obispo de Ecatepec y Vocal de la CEM

+Sigifredo Noriega Barceló
Obispo de Zacatecas y Vocal de la CEM, Provincia de San Luis Potosí

+Carlos Garfias Merlos
Arzobispo de Acapulco y Vocal de la CEM, Provincia de Acapulco

+ Rafael Romo Muñoz
Arzobispo de Tijuana, Provincia de Baja California

+Juan Frausto Pallares
Obispo Auxiliar de León, Provincia del Bajío

+Jesús José Herrera Quiñonez
Obispo de Nuevo Casas Grandes, Provincia de Chihuahua

+Leopoldo González González
Obispo de Tapachula, Provincia de Chiapas

+José Antonio Fernández Hurtado
Arzobispo de Durango, Provincia de Durango

+Luis Artemio Flores Calzada
Obispo de Tepic, Provincia de Guadalajara

+Jonás Guerrero Corona
Obispo de Culiacán, Provincia de Hermosillo

+Domingo Díaz Martínez
Arzobispo de Tulancingo, Provincia de Hidalgo

+Adolfo Miguel Castaño Fonseca
Obispo Auxiliar de México, Provincia de México

+Jorge Alberto Cavazos Arizpe
Obispo Auxiliar de Monterrey, Provincia de Monterrey

+Oscar Armando Campos Contreras
Obispo de Tehuantepec, Provincia de Oaxaca

+Francisco Moreno Barrón
Obispo de Tlaxcala, Provincia de Puebla

+Guillermo Francisco Escobar Galicia
Obispo de Teotihuacán, Provincia de Tlalnepantla

+José Trinidad Zapata Ortíz
Obispo de Papantla, Provincia de Xalapa

+Emilio Carlos Berlie Belaunzarán
Arzobispo de Yucatán, Provincia de Yucatán


Confianza en Dios y gratitud

15.02.15 | 07:03. Archivado en Análisis y Opinión

Cardenal Alberto Suárez Inda, Arzobispo de Morelia / CEM. 15 de febrero.- Ya desde Roma, envío un saludo fraterno a toda mi querida Arquidiócesis de Morelia. Muchas veces había estado en la Ciudad Eterna, donde he vivido experiencias inolvidables, desde que llegué como joven seminarista en 1958, hasta la última Visita ad Limina, en mayor, del año pasado. Tuve la gracia de conocer de cerca de San Juan XXIII, al Beato Pablo VI, a San Juan Pablo II, y al Papa Emérito tan querido, Benedicto XVI, que hace dos años nos dio ejemplo de humildad y valentía al renunciar al ministerio de Sucesor de Pedro.

Pero ahora resulta que el Santo Padre Francisco ha querido llamarme, lo cual sigue siendo para mí sorprendente, para hacerme Cardenal de la Santa Iglesia Romana, es decir, cercano colaborador suyo, sin dejar el cargo de Arzobispo de Morelia.

No puedo ocultar que, aunque trato de vivir en paz, en estos días hay fuertes emociones en mi interior, temor e incertidumbre, confianza en Dios y gratitud por tantísimas muestras de amistad y solidaridad. Bien sé que es Dios quien todo lo dispone y que Él siempre nos asiste con su gracia; por ello me abandono en sus manos, dándome cuenta de lo riesgoso que supone decirle: “Toma, Señor, y recibe mi libertad…”

Es importante y significativo formar parte del Colegio Cardenalicio, pero más trascendente haber sido admitido en la familia de los hijos de Dios por el bautismo, sacramento que recibí por estas mismas fechas hace ya 76 años; porque no hay dignidad más grande que pueda imaginar o alcanzar una persona humana.

Ser bautizado es también el principio y la fuente de toda bendición, de ahí viene la vocación a la santidad que cada uno de nosotros ha de vivir según su condición particular. Recordemos que Santa Teresa del Niño Jesús ambicionaba diferentes vocaciones, pero en el corazón de la Madre Iglesia encontró el supremo llamado del amor.

Al estar lejos de Morelia y de México, más allá de la nostalgia vivo el gozo de sentirme miembro de la Iglesia Universal. Me he encontrado en estos días con cardenales y muchas personas de los cinco continentes, de diversas razas y naciones.

He experimentado también con profunda alegría el recibimiento en dos instituciones profundamente queridas, pues marcaron mis años de estudiante, el Colegio Pío Latinoamericano y la Pontificia Universidad Gregoriana, en donde residí y realicé mis estudios, hace más de cincuenta años.

Reitero mi gratitud y la súplica de que sigan orando por su servidor.


Un abrigo blanco destaca entre chabolas

11.02.15 | 20:06. Archivado en Análisis y Opinión

Maurizio Fontana / L´Osservatore Romano. 11 de febrero.- Desde la puerta laminada sobresale un abrigo blanco: «¡Es el Papa! ¡Es el Papa!». La visita que no te esperas. Un rayo de sol en una vida llena de penurias. Antes de llegar a la parroquia de San Miguel Arcángel en la zona de Pietralata para la programada visita del domingo 8 de febrero por la tarde, el Papa Francisco quiso detenerse en el campo Arcobaleno situado en Ponte Mammolo, un barrio pobre en la periferia nororiental de Roma, en las inmediaciones del río Aniene. Acompañado por el párroco de San Miguel, don Aristide Sana, poco antes de las 16 el Papa Francisco llegó al campo que alberga nómadas y refugiados asistidos por voluntarios de la Comunidad de San Egidio. Tras la sorpresa y el desconcierto al inicio, el Pontífice estuvo literalmente envuelto por el abrazo de los pobres; familias enteras, conmovidas e incrédulas salían de sus casuchas, los niños le rodeaban. El Papa preguntó ¿Quién habla castellano? Y a gran voz el grupo de latinoamericanos respondió ¡Todos! El Papa Francisco entonces se detuvo para intercambiar algunas palabras con cada uno, regalar caricias a los más pequeños, luego invitó a todos a rezar juntos el Padrenuestro y concluyó con la bendición. Al salir del Campo el Pontífice encontró a una familia de Ucrania y quiso afectuosamente detenerse algunos minutos también con ellos. Les dijo: «oro todos los días por la paz en vuestro país».

Así es como comenzó –con la sencillez de un gesto de atención a quien ha tenido que dejar su tierra y buscar con fatiga reconstruir su futuro en un país extranjero– la tarde romana del Papa Francisco. No se necesitaron grandes discursos. La fuerza de los gestos va más allá que las palabras.


Padre Couttolenc, adiós al egregio humanista

Guillermo Gazanini Espinoza / 09 de febrero.- Cuando el doctor Tarcisio Herrera Zapién contestó el discurso del padre Gustavo Couttolenc Cortés, al tomar su Silla en la Academia Mexicana de la Lengua el 27 de agosto de 1998, indicó cuál fue la gran porción del rebaño que tocó pastorear al gran humanista fallecido el 7 de febrero en el Seminario Conciliar de México. Más de dos mil seminaristas fueron formados por un hombre de letras y sacerdote que hizo teología en la poesía. En ese discurso, Herrera Zapién trajo a colación uno de sus poemas sobre la vocación, “Dar la Vida”, que en el párrafo inicial dice:

Soy pastor al cuidado del rebaño;
mi cayado se yergue tembloroso
cuando miro los lobos al acoso
y pretenden causarle cualquier daño…

Eso distinguió a Gustavo Couttolenc Cortés quien fue ordenado sacerdote en 1947 por imposición de manos del Siervo de Dios Luis María Martínez. No hizo una vida parroquial, pero desde 1948, y aún antes de ser formar parte del orden de los presbíteros, tuvo la responsabilidad de conducir a los futuros sacerdotes, acompañarlos, pastorearlos, a enseñarles la vida de comunidad y eso se dedicó hasta que las fuerzas se lo permitieron. Fue hombre excepcional que vivió para las Letras. Preparatoriano y Universitario, desde 1967 realizó la licenciatura en Letras Hispánicas consumándola con el doctorado recibido en 1977 por una tesis titulada “la Poesía Existencial de Miguel Hernández”. (UNAM, 1979).

>> Sigue...


Partidocracia frívola

08.02.15 | 19:12. Archivado en Arquidiócesis México, Análisis y Opinión

Editorial Desde la Fe / 08 de febrero.- El recorte de 124 mil millones de pesos al gasto público –casi la mitad de lo presupuestado para el gasto de Petróleos Mexicanos– obedece, según las autoridades hacendarias, a las condiciones del exterior por la caída de los precios petroleros. Se hace creer a los ciudadanos que tendrá un impacto imperceptible, pero el principal golpe lo reciben los grandes proyectos de infraestructura, y por consiguiente, una vez más el crecimiento de la economía mexicana será mediocre y decepcionante.

Sin embargo, esta situación de austeridad parece acelerar las medidas para los otros Poderes de la Unión, particularmente en el Legislativo, en plena carrera electoral de renovación de la Cámara de Diputados. Si bien el Senado permanece intocable en la LXIII Legislatura, la Cámara Alta se suma a esta promoción de la austeridad, al recortar los gastos innecesarios y legislar bajo la mayor eficacia posible en el lánguido período que inició una semana atrás y que concluirá el 30 de abril.

Ante el descrédito, las asignaciones millonarias de cara a la competencia por el poder y los escándalos al interior, el mejor mensaje que los partidos quieren proyectar al electorado es la enérgica voluntad para amarrarse el cinturón, entrarle a los recortes y suscitar el mayor ahorro posible; sin embargo, ambas Cámaras del Congreso de la Unión son sinónimo de opacidad y de falta de rendición de cuentas, faltando así a su promesa de hacer valer la Constitución de la República.

Y es que, de acuerdo con el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2012, publicado durante el 2014, persiste la opacidad en la rendición de cuentas bajo las partidas de “Asignaciones a los Grupos Parlamentarios” que en el ejercicio 2012 ascendieron a la nada despreciable cantidad de un mil 122 millones 790 mil pesos para la Cámara de Diputados y de un mil 56 millones 636 mil pesos para los partidos en el Senado.

La opinión pública está informada del despilfarro en el que han incurrido los representantes populares. Viajes parlamentarios, spas, bares y cantinas, restaurantes de lujo, casetas de peaje, gasolina, uso de dispositivos celulares, tabletas, gadgets, fistoles de oro, entran en esta asignación de recursos. Todavía, en el cinismo y descaro, mientras se pedía austeridad y ajuste por parte de uno de los coordinadores en San Lázaro, sus correligionarios en el Senado celebraron reunión plenaria previa a la apertura de período ordinario en un Spa de Relajación en Baja California Sur que habría costado, por dos noches de estancia, cerca de 532 mil pesos para conformar, alejados de la atribulada realidad, la agenda del grupo parlamentario. Evidentemente, es un insulto a los electores en un país de millones de pobres quienes, en toda su vida económica activa, no tendrán la oportunidad de reunir una canasta con los elementos más indispensables para su subsistencia, salud y desarrollo.

La sociedad exige y demanda el fin de una partidocracia frívola y despilfarradora, de una clase que vive de la política y no para la política. La sociedad comienza a hartarse de estos abusos y del descaro con que se defienden los despilfarradores, y esperamos que el castigo se vea reflejado en las urnas.

No es posible seguir en este estado de cosas cuando la opacidad en el manejo de los recursos públicos corrompe y corrompe absolutamente


La Iglesia de San Felipe en Nagasaki, un legado de México

06.02.15 | 09:50. Archivado en Iglesia católica en México

Vladimir Alcántara / SIAME. 05 de febrero.- El conjunto arquitectónico del parque Nishizaka, en Nagasaki, Japón, conformado por la Iglesia de San Felipe de Jesús y el Museo de los 26 Mártires, es ya considerado un ejemplo importante de la arquitectura modernista en ese país. Fue construido entre 1958 y 1962, en el marco del centenario de la canonización de dichos mártires, gracias a donaciones enviadas principalmente de México.

En entrevista para Desde la fe, la doctora en Historia Rie Arimura nos habla acerca de dicha obra arquitectónica, de su proceso de edificación y de lo que en la actualidad representa para el mundo occidental.
Arimura comentó que en el año 2012 se celebró un doble festejo de gran importancia para las relaciones entre Japón y el mundo hispánico; por un lado, el 150 aniversario de la canonización de los 26 mártires ejecutados en Nagasaki en 1597 por orden de Toyotomi Hideyoshi, y por el otro, el 50 aniversario de la erección de la Iglesia de San Felipe de Jesús y del Museo de los 26 Mártires.

Señala que la hipótesis de Nishizaka como el verdadero lugar del martirio fue defendida por el historiador japonés Yakichi Kataoka, y que el plan de edificar un templo dedicado a San Felipe de Jesús en ese lugar se desarrolló por el año 1930, cuando el arzobispo de Guadalajara, Francisco Orozco y Jiménez, concibió esta idea al asistir a una función de cine en Los Ángeles, en la que se proyectó The 26 Martyrs of Japan, película realizada gracias al financiamiento de Dominic Masaju Hirayama, un potentado ganadero coreano, y el apoyo de varias instituciones católicas y de la compañía cinematográfica Nikkatsu, con un doble fin propagandístico: para el público nacional, eliminar los prejuicios hacia los cristianos, y para el público extranjero, mostrar el alto valor espiritual del pueblo japonés mediante la recreación del martirio de los cristianos japoneses.

>> Sigue...


¿Una nueva Constitución?

05.02.15 | 22:16. Archivado en Análisis y Opinión

Guillermo Gazanini Espinoza / 05 de febrero.- La conmemoración del noventa y ocho aniversario de la promulgación de la Constitución es motivo de una reflexión sobre la pertinencia de un nuevo Pacto Federal. Las difíciles circunstancias y la inestabilidad del país, del vacío de poder y constantes vulneraciones a los derechos humanos, parecen legitimar un nuevo pacto en base al poder popular y ciudadano y no de las clases políticas. Tales situaciones demandan refundación y nuevo gobierno. Entre los principales impulsores están importantísimos defensores de los derechos humanos, eclesiásticos –el obispo Raúl Vera y el padre Alejandro Solalinde- y activistas que exigen el cambio radical en el orden político.

La nueva Constitución tiene defensores y detractores evidentemente. Las tesis son distintas, por lo que conviene estudiarlas a fondo y saber si este nuevo Pacto sería lo más conveniente. El primer punto a destacar es precisamente el de la refundación. Algunos constitucionalistas analizan las hipótesis que llevaron a los países a conformar un poder y promulgar una nueva Constitución debido a circunstancias difíciles y desastrosas derivadas de guerras, independencias, desintegraciones, reorganizaciones en la forma de gobierno, catástrofes, rompimiento del orden, las transiciones hacia la democracia o la evidencia de un estado fallido en todos los órdenes del poder.

El lector sabe que el actual Pacto modificó aquél del siglo XIX y fue consecuencia de un proceso revolucionario. La promulgación de la Constitución de 1917, misma que reformó la del 5 de febrero de 1857 derivada del movimiento de Reforma, instauró un sistema de división de poderes y comenzó el andamiaje social reconocido por otros sistemas jurídicos. No obstante –se afirma- el modelo de 1917 está agotado. Los vaivenes sociales y jurídicos acentúan las crisis debido a la violencia, las desapariciones forzadas, el poder del narco y la política corrompida. Los defensores del nuevo Pacto asientan su legitimidad en el Tribunal de los Pueblos conformante de una Asamblea Nacional redactora de una Constitución Ciudadana y Popular como una “una salida basada en las necesidades y anhelos de las mayorías nacionales, de las mujeres, de los trabajadores del campo y la ciudad, las clases medias y los indígenas e indígenas-mestizos, no podrá venir de la putrefacta clase política reinante, ni de sus partidos e instituciones que sólo han servido para perpetuar la impunidad de sus integrantes. Y, mucho menos, de las empresas trasnacionales que hicieron de la economía una actividad criminal en la que despojo, delincuencia organizada y ganancias empresariales son una y la misma cosa”.

>> Sigue...


Ante el drama de la migración

04.02.15 | 21:22. Archivado en Iglesia católica en México

Mons. Felipe Arizmedi Esquivel. Obispo de San Cristóbal de Las Casas / CEM. 04 de febrero.- Es una vergüenza nacional el mal trato que reciben tantos migrantes centroamericanos que pasan por nuestro país, en su intento por llegar a los Estados Unidos. Nos duelen tantas vejaciones que reciben, pues los extorsionan, los engañan, los secuestran, los obligan a trabajar para el tráfico de droga, los asesinan y les hacen casi imposible lograr su sueño. Nos preocupa en particular la trata de mujeres, pues las violan, las embarazan, las utilizan para negocios sucios y hasta para el crimen. Se les ha impedido usar el tren llamado “La Bestia”, pero ellos no se detienen y buscan caminos de extravío, donde se exponen a caer en redes de la delincuencia organizada y a ser más explotados por los llamados “coyotes o polleros”.

Chiapas tiene necesidad de mano de obra centroamericana para el corte de caña y del café, para el cultivo del plátano y para la pesca en alta mar. Sin su trabajo, se dañaría la economía local. Son necesarios. Afortunadamente, se han dado pasos para que tengan tarjetas temporales de empleo digno, con acceso a servicios de salud y a otras prestaciones, pero esto todavía se podría ampliar más. De igual modo, se les han concedido más pases locales, pero sólo para que estén en Chiapas, Campeche, Tabasco y Quintana Roo. A ellos les interesaría poder viajar por todo el país sin necesidad de visa, como lo hacen entre los países de Centro América, que tienen libre tránsito entre ellos.

Para dialogar sobre este fenómeno migratorio, nos reunimos en Tapachula obispos del Sur de México. Nuestro intento era que participaran también obispos de Guatemala, Honduras y El Salvador, pero fallaron las comunicaciones oportunas. Esperamos que en otra ocasión se pueda lograr. Intercambiamos informaciones, compartimos lo que se hace en las más de 70 casas que hay en todo el país para ofrecer a los migrantes alimento, hospedaje, salud, descanso, paz y apoyo jurídico, e hicimos algunas propuestas.

PENSAR

El Papa Francisco dijo: “La Iglesia abre sus brazos para acoger a todos los pueblos, sin discriminaciones y sin límites, y para anunciar a todos que Dios es amor. Desde el principio, la Iglesia es madre con el corazón abierto al mundo entero sin fronteras. Misión de la Iglesia es amar a Jesucristo, adorarlo y amarlo, especialmente en los más pobres y desamparados; entre éstos, están ciertamente los emigrantes y los refugiados” (3-IX-2014).

ACTUAR

En nuestro encuentro de obispos de la frontera sur, nos propusimos:

- Sensibilizar a las comunidades creyentes para que sean solidarias con los migrantes, los aprecien como hermanos y no los califiquen a todos como delincuentes.

- Reconocer como causas fundamentales de la migración la pobreza, la falta de trabajo y la violencia.

- Alentar alternativas de trabajo en los propios países, sobre todo en el campo, para que los pobres no se sientan obligados a emigrar.

- Insistir al gobierno de Estados Unidos que, en vez de gastar tantos millones de dólares en contener la migración, use esos recursos en apoyar la generación de empleos y de desarrollo digno en los países expulsores de migrantes.

- Que el gobierno de nuestro país no atienda el fenómeno migratorio como asunto de seguridad nacional, sino como problema humano de integración, para que los discursos de fraternidad con esos países correspondan a la realidad.

- Seguir proponiendo formas legales para que los migrantes centroamericanos puedan pasar con más seguridad entre nosotros; que se amplíen las cuotas para trabajadores temporales y los permisos de estancia legal en nuestro país.

- Elaborar catequesis bíblicas y pastorales, para educar a nuestros grupos católicos en la solidaridad con los migrantes.

- Seguir formando personal más capacitado para atenderlos en las Casas que ya tenemos para ellos.

- Que su atención no se reduzca a esas Casas, sino que se involucre a toda la comunidad diocesana en esta pastoral de solidaridad fraterna.

- Ver la posibilidad de elaborar un Carta Pastoral sobre Migración en forma conjunta con los obispos de Centro América, para fortalecer esta pastoral migratoria entre nuestros países.


Viernes, 27 de febrero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

February 2015
M T W T F S S
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
232425262728 

Sindicación