Speculum

La fe como ideología

04.06.17 | 21:18. Archivado en Papa, Iglesia

Como la luz del alba se encarna en el día, el discernimiento es palabra del Espíritu. La exhortación de Francisco en Santa Marta, a finales del mes florido, fue la de “dejarse inquietar”, es decir, dejarse interpelar por el Espíritu Santo que nos hace discernir, es decir, rechazar una fe ideológica. El resto, podría ser religión que, en palabras de Gutiérrez, invocando a Karl Barth o Dietrich Bonhoeffer, rechazaba la amalgama entre cristianismo y religión.

>> Sigue...


La perspectiva Nevski y el Papa Francisco

08.12.16 | 11:48. Archivado en Papa, , Educación

Recientemente he leído “La perspectiva Nevski”, el breve cuento del ucraniano Nicolai Gogol, amigo íntimo del fundador de la literatura rusa moderna Alexander Pushkin. Una delicia literaria de un autor que me era desconocido.

Ello me ha llevado a redactar estas líneas que fueron descritas por un amigo, en un primer esbozo, con el refrán atribuido a Fray Pedro de Córdoba: “espulgar perros y predicar a frailes es trabajo en balde”, aunque también sugirió la famosa frase de S. Pablo de que hay que “insistir a tiempo y a destiempo...”. En fin, en eso estamos…

>> Sigue...


Carta contra Francisco y a favor de “solo legem”

20.11.16 | 13:19. Archivado en Papa, Iglesia

Cuatro cardenales han dirigido una carta al Papa, con afectada y venenosa presunción de sinodalidad, pidiendo respuestas sobre la Exhortación Apostólica Amoris laetitia”, y que ya habían obtenido con el ejemplo pero que no aceptan. Son cuatro cardenales que prefieren la ley al Evangelio.

Las preguntas, como neófitos que pretenden coger en un renuncio al maestro, y con deseo de confrontar, sin conseguirlo, con otros documentos del magisterio, son las siguientes, y que la propia “Amoris laetitia” desvela.

1. “La expresión “en ciertos casos” de la nota 351 (n. 305) de la exhortación “Amoris laetitia”, ¿puede aplicarse a divorciados que están en una nueva unión y siguen viviendo more uxorio?”

El Papa les ha respondido en la propia Exhortación, que es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia. Por tanto, en la nota 351, está cuanto contiene el Evangelio: Dios es amor y misericordia.

2. “¿Sigue siendo válida, después de la exhortación post-sinodal “Amoris laetitia” (n. 304), la enseñanza de la encíclica de San Juan Pablo II, “Veritatis splendor” n. 79, fundamentada en la Sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia, respecto a la existencia de normas morales absolutas, válidas sin excepción alguna, que prohíben acciones intrínsecamente malas?”

El contenido de la “Veritatis splendor” (n. 79), es: “Así pues, hay que rechazar la tesis, característica de las teorías teleológicas y proporcionalistas, según la cual sería imposible calificar como moralmente mala según su especie —su «objeto»— la elección deliberada de algunos comportamientos o actos determinados prescindiendo de la intención por la que la elección es hecha o de la totalidad de las consecuencias previsibles de aquel acto para todas las personas interesadas. (...)”.

Por su parte, el n. 304 de “Amoris laetitia”, en un párrafo más extenso, dice: “Es verdad que las normas generales presentan un bien que nunca se debe desatender ni descuidar, pero en su formulación no pueden abarcar absolutamente todas las situaciones particulares”.

La confrontación que pretenden no existe, y la respuesta que no quieren encontrar podría estar en el n. 305 de la “Amoris laetitia”, que dice: “Por ello, un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran piedras que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados, que suelen esconderse aun detrás de las enseñanzas de la Iglesia «para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas”.

3. “Después de “Amoris laetitia” n. 301, ¿es posible afirmar todavía que una persona que vive habitualmente en contradicción con un mandamiento de la ley de Dios, como por ejemplo el que prohíbe el adulterio (cfr. Mt 19, 3-9), se encuentra en situación objetiva de pecado grave habitual (cfr. Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Declaración del 24 de junio del 2000)?”

En este caso, la respuesta podría estar en el n. 303 de la Exhortación:

“(…) la conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en algunas situaciones que no realizan objetivamente nuestra concepción del matrimonio. Ciertamente, que hay que alentar la maduración de una conciencia iluminada, formada y acompañada por el discernimiento responsable y serio del pastor, y proponer una confianza cada vez mayor en la gracia. Pero esa conciencia puede reconocer no sólo que una situación no responde objetivamente a la propuesta general del Evangelio. También puede reconocer con sinceridad y honestidad aquello que, por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, y descubrir con cierta seguridad moral que esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo”.

4. “Después de las afirmaciones de “Amoris laetitia” n. 302 sobre las “circunstancias que atenúan la responsabilidad moral”, ¿se debe considerar todavía válida la enseñanza de la encíclica de San Juan Pablo II, “Veritatis splendor” n. 81, fundamentada en la Sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia, según la cual: “las circunstancias o las intenciones nunca podrán transformar un acto intrínsecamente deshonesto por su objeto en un acto subjetivamente honesto o justificable como elección”?

La Exhortación “Amoris laetitia” (n. 308) responde a lo anterior:

“Pero de nuestra conciencia (…) se sigue que, sin disminuir el valor del ideal evangélico, hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día, dando lugar a la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible. Comprendo a quienes prefieren una pastoral más rígida que no dé lugar a confusión alguna. Pero creo sinceramente que Jesucristo quiere una Iglesia atenta al bien que el Espíritu derrama en medio de la fragilidad (…). El mismo Evangelio nos reclama que no juzguemos ni condenemos (cf. Mt 7,1; Lc 6,37)”.

5. “Después de “Amoris laetitia” n. 303, ¿se debe considerar todavía válida la enseñanza de la encíclica de San Juan Pablo II, “Veritatis splendor” n. 56, fundamentada en la Sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia, que excluye una interpretación creativa del papel de la conciencia y afirma que ésta nunca está autorizada para legitimar excepciones a las normas morales absolutas que prohíben acciones intrínsecamente malas por su objeto?”

De nuevo, la respuesta se podría encontrar en el n. 311 de la “Amoris laetitia”:

“(…) A veces nos cuesta mucho dar lugar en la pastoral al amor incondicional de Dios. Ponemos tantas condiciones a la misericordia que la vaciamos de sentido concreto y de significación real, y esa es la peor manera de licuar el Evangelio. Es verdad, por ejemplo, que la misericordia no excluye la justicia y la verdad, pero ante todo tenemos que decir que la misericordia es la plenitud de la justicia y la manifestación más luminosa de la verdad de Dios. Por ello, siempre conviene considerar “inadecuada cualquier concepción teológica que en último término ponga en duda la omnipotencia de Dios y, en especial, su misericordia”.

En definitiva, hay respuestas contundentes y sin contradicción alguna, que no sea la requerida por un corazón de piedra.


De la misericordia a la ternura

07.01.16 | 08:06. Archivado en Papa, , Iglesia

En su momento y desde estas mismas páginas decíamos que la misericordia, como concepto definible, es la inclinación a sentir compasión por los que sufren y ofrecerles ayuda. También afirmábamos que referido a Dios, es la cualidad en cuanto Ser perfecto, por la cual perdona los pecados de las personas. A su vez advertíamos que, como todo concepto, su etimología no abarca toda su verdadera dimensión [(misere (miseria, necesidad), cor, cordis (corazón) e ia (hacia los demás)], puesto que la misericordia posiciona a la persona en una intensa búsqueda.

>> Sigue...


Doctrina Social de la Iglesia y misericordia

24.09.15 | 07:10. Archivado en Papa, Doctrina Social

La misericordia, como concepto definible, es la inclinación a sentir compasión por los que sufren y ofrecerles ayuda. Referido a Dios, es la cualidad en cuanto Ser perfecto, por la cual perdona los pecados de las personas: “la misericordia es lo propio de Dios, y en ella se manifiesta de forma máxima su omnipotencia” (Suma Teológica, 2-2, q. 30, a. 4). Pero como todo concepto, su etimología no abarca toda su verdadera dimensión [(misere (miseria, necesidad), cor, cordis (corazón) e ia (hacia los demás)], pues un corazón solidario con los necesitados, posiciona a la persona en una búsqueda ante el misterio de su propio ser y del Ser trascendente y su interrelación con la casa común y con los demás.

>> Sigue...


Nulidad del matrimonio canónico

10.09.15 | 07:10. Archivado en Papa, Iglesia

El Papa Francisco, de nuevo, manifiesta su “hoja de ruta” no sólo con gestos sino con obras, acercando y simplificando las gestiones, esta vez, del procedimiento de nulidad del matrimonio.

Tal modificación se ha efectuado con la Carta Apostólica en forma de “Motu proprio” del Sumo Pontífice Francisco “Mitis iudex Dominus Iesus”, sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad del matrimonio en el Código de Derecho Canónico, así como con la Carta Apostólica “Mitis et misericors Iesus” sobre el mismo asunto pero dirigido a las Iglesias Orientales. Tiene una “vacatio legis” hasta el 8 de diciembre de 2015, a partir de cuya fecha se dictarán las sentencias con estas novedades.

>> Sigue...


Religión: Los Padres de la Iglesia y la propiedad privada

03.07.15 | 11:50. Archivado en Papa, Doctrina Social

De la reciente lectura de un valioso texto de 1981, de José Vives: “¿Es la propiedad un robo? Las ideas sobre la propiedad privada en el cristianismo primitivo”, acompañado por el magnífico Diccionario Social de los Padres de la Iglesia de Sierra Bravo, nacen estas líneas para la reflexión.

Para Clemente Alejandrino los ricos no han de considerarse excluidos del reino de los cielos, si hacen un buen uso de sus riquezas, desterrando del alma los sentimientos que proceden de la riqueza: Lo más conveniente es poseer lo suficiente (...) estando en disposición de socorrer al que convenga.

Basilio, entre los padres griegos, predica el sentido social de la propiedad, donde la comunicación de bienes de la primitiva comunidad apostólica es presentada como el ideal de la fraternidad cristiana, pues Dios es el único Señor de todo, que ha creado todo para el disfrute de todos; el hombre es un administrador, siendo la única explicación de la desigual repartición de bienes. Para Basilio, cuando la propiedad no cumple su función eminentemente social ha de decirse un “robo”, algo que defrauda a otros de aquello a lo que tiene derecho según el designio de Dios al crear los bienes de la tierra.

>> Sigue...


Iglesia católica, Ciudad del Vaticano y Santa Sede

25.06.15 | 07:00. Archivado en Papa, Iglesia

En muchas ocasiones utilizamos indistintamente denominaciones que pretendemos sinónimas, cuando en realidad distan o son dispares entre sí, pese a su relación. Ello ocurre con la Iglesia católica, el Estado de la Ciudad del Vaticano y la Santa Sede.

Sin entrar a explicar qué es la Iglesia Católica, por todos conocida o cuanto menos intuida, por su extensión religiosa y sociológica, nos remitimos por razones de espacio a la definición dada por la Real Academia de la Lengua, que aunque de manera paupérrima, la define como: Congregación de los fieles cristianos regida por el Papa como vicario de Cristo en la Tierra.

Es la única religión cuyos órganos poseen subjetividad internacional.

>> Sigue...


Religión y medio ambiente

03.06.15 | 07:00. Archivado en Papa, Doctrina Social, Derechos Fundamentales

En los próximos días se publicará la primera encíclica, a una sola pluma, del Papa Francisco, con el título “Laudato sii”, y un subtítulo del todo elocuente: Sobre el cuidado de la creación”.

Este acontecimiento tan esperado como desconocido en su contenido, tendrá una línea, que intuyo innegable, no sólo de profundo y reverente respeto por nuestro entorno, entendiendo éste con la mayor amplitud, sino que será una apuesta por la analogía de las relaciones de hermandad entre todas las creaturas, pues así se asoma en las entretelas –negro sobre blanco- del “nomen Encyclia”, es decir, en el “Cántico de las criaturas” de San Francisco de Asís, que constituye la base poética de la defensa ecológica por excelencia, y en el que la silenciosa melodía que Dios canta en la creación, viene reverberada por el “poverello” de Asís.

>> Sigue...


La pobreza y su religión: Responsabilidad y redistribución

28.05.15 | 07:00. Archivado en Papa, Doctrina Social

A colación de las elecciones municipales y autonómicas, que nos han dejado un panorama muy abierto y dispar, debemos preguntarnos el por qué y el para qué de la representación o, lo que es lo mismo, de la democracia representativa, entendida como la forma de gobierno en la que el soberano (el pueblo) no ejerce el poder político por sí mismo, sino por medio de representantes. Pero el objeto de la representación no es el pueblo. Los representantes nos representan, pero no somos nosotros. El pueblo y la nación no son órganos del Estado, aunque sí lo son los Parlamentos y, por lo tanto, el cuerpo de representantes.

>> Sigue...


Religión: El Papa Francisco y la justicia distributiva

14.05.15 | 07:00. Archivado en Papa, Doctrina Social, , Derechos Fundamentales

A finales del pasado año (20 de noviembre), el Papa Francisco visitó la sede romana de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con motivo de la II Conferencia internacional sobre nutrición, donde su voz criolla dejó un profundo impacto entre los asistentes a su discurso.

El foro de acogida (FAO), tiene como objetivos principales la erradicación del hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición, la eliminación de la pobreza y el impulso del progreso económico y social para todos, así como la ordenación y utilización sostenibles de los recursos naturales, incluida la tierra, el agua, el aire, el clima y los recursos genéticos, en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

>> Sigue...


La fe en la intención matrimonial

29.01.15 | 07:14. Archivado en Papa

En la Sala Clementina del Vaticano, el viernes 23 de enero de 2015, tuvo lugar el encuentro del Papa Francisco con el Tribunal Apostólico de la Rota Romana, inaugurando el año judicial.

En su alocución indicó, entre otras, que la pérdida de una perspectiva de fe “desemboca inevitablemente en una falsa conciencia del matrimonio, que no está privada de consecuencias en la maduración de la voluntad nupcial.

Ciertamente el Señor, en su bondad, dijo el Papa, “concede a la iglesia alegrarse por las muchas familias que, sostenidas y alimentadas por una fe sincera, realizan en la fatiga y en la alegría diaria los bienes del matrimonio, asumidos con sinceridad en el momento de la boda y continuados con fidelidad y tenacidad”.

>> Sigue...


Lunes, 11 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930