Speculum

Los indicadores educativos OCDE 2017 y la religión

13.09.17 | 13:53. Archivado en Profesores de religión, Educación

Una de la razones para denostar la religión en la escuela pública es la instrumentalización que se hace de las horas lectivas que se imparten de esta asignatura. Algunos proponen que se utilicen para reforzar otras materias. Pero lo cierto es que el informe de los indicadores OCDE 2017, sobre el Panorama de la Educación, presentado por el Ministerio de Educación es muy elocuente.
El análisis comparativo entre los países que se estudian en el presente informe revela diferencias muy llamativas. En Educación Primaria, Finlandia es el país con menor número de horas de clase anuales, con una media de 651 horas. En el extremo opuesto se sitúa Chile, con 1.046 horas anuales de clase, y EE.UU., con 970. En la primera etapa de Educación Secundaria, Suecia presenta el número de horas de instrucción más reducido (766 horas al año), mientras que España se cuenta entre los países que imparten más horas de clase: 1.054.

Al analizar los porcentajes de tiempo de instrucción dedicado a las áreas de Lengua, Matemáticas, Ciencias y Lengua extranjera en España respecto a los promedios de la OCDE y de la UE22, se observa que los de España son superiores en Matemáticas y Lengua extranjera, tanto en Educación Primaria como en la primera etapa de Educación Secundaria. También es superior el tiempo dedicado a la asignatura de Lengua en Secundaria. Sin embargo, en España la asignatura de Ciencias tiene el mismo porcentaje en Primaria y un punto menos en Secundaria, no siendo significativo. Destaca en ambas etapas la diferencia en Lengua extranjera, que alcanza los 5 puntos con respecto a la OCDE en Primaria y los 3 en Secundaria.

En definitiva, el tiempo de instrucción no da pistas sobre la calidad de la enseñanza que se está llevando a cabo. Análisis de la OCDE concluyen que la calidad de las clases tiene mayor impacto en el rendimiento del alumno que la cantidad de horas. Respecto a las horas de docencia impartidas por los profesores, en España se supera la media de los países de la UE22 y al promedio de la OCDE.

En los centros públicos de España es de 880 horas en el caso de Educación Primaria, 713 horas en la primera etapa de Educación Secundaria y 693 horas en la segunda etapa de Educación Secundaria. Son, por tanto, valores superiores a los promedios de la UE22 y OCDE con la única excepción de la segunda etapa de Educación Secundaria respecto al promedio de la OCDE donde es muy similar.
Queda en evidencia que las horas lectivas de religión en centros públicos, no tiene incidencia en los resultados —en todo caso su incidencia sería una mejora—, sino que tenemos que buscar herramientas para que la mayor inversión en horas lectivas se transforme en muchos mejores resultados para nuestros alumnos.


Islam sí, pero no todo…

20.08.17 | 11:21. Archivado en

En Barcelona pasé algunos años antes de afincarme, de forma definitiva, en Madrid, por otro lado mi tierra natal. Siempre percibí esa ciudad como un crisol de culturas y de anhelos de una periferia desventajada; siempre fui recibido —tal vez porque frecuentaba círculos bohemios—como uno más, sin tener problemas ni con la lengua ni con su singular idiosincrasia.
No es el momento de entrar en otras consideraciones respecto a la «cultureta» que se ha ido desarrollando en las últimas décadas.

Me gusta Barcelona; he crecido en muchos aspectos en Barcelona; la siento tan mía como los nacidos, ya sea por suerte, por circunstancias varias o por necesidad, en ese suelo y terruño privilegiado, aunque desgraciadamente, hace años que no la visito.

He sentido el dolor, como la mayoría de la ciudadanía patria y allende nuestras fronteras, al ver que la sinrazón y la barbarie destrozaban y truncaban la vida de muchas personas que, simplemente, paseaban en familia por la Rambla o estaban en las inmediaciones de su puesto de trabajo en el mercado de la Boquería. Hemos sentido como nuestros el sufrimiento de aquellos cuerpos, heridos o fenecidos, que habían sido derribados a la fuerza por unos malnacidos, aunque mantienen la dignidad que a los asesinos les falta.

Hoy es hora de recogimiento y pésame, de acompañamiento y unidad, pero también es hora de actuar. No podemos seguir como si estas acciones fuesen el resultado inevitable de unos asesinos. No podemos seguir manteniendo la cantinela de que la seguridad al cien por cien no existe, porque lo único que esconde es la inoperancia, no de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sino de unos políticos que han corrompido, hasta la médula, sus funciones y responsabilidades. Todos quieren ser tan progres que cierran los ojos antes realidades bien palpables y que tienen algunas soluciones. Pero para ello hay que tener «dos cojones», desvestirse de estupideces pseudoprogres y enfundarse el mono de trabajo de la racionalidad y el sentido común.

Sí a la libertad religiosa; sí al Islam de concordia y paz; pero a su vez se debe actuar con la máxima dureza contra los movimientos y tipejos que, desde el Islam, quieren subvertir los valores y formas de vida occidentales. También asistir en lo posible, en sus países de origen, a las ramas islámicas moderadas que son exterminadas.

Todos conocemos que existe un Islam sunita, que a su vez tiene distintas ramas, no todas extremistas, pero entre la que se encuentra la «salafista», que considera que el Islam ha perdido su esencia primigenia debido a la contaminación con otros pueblos, y que propugna la vuelta a la época del profeta siguiendo lo establecido en el Corán, los Hadith (los dichos y las acciones del profeta) y la Sunna (la tradición). Para ello son partidarios de una yihad contra el infiel. No una yihad como lucha interior en una búsqueda espiritual de Alá, sino como la derrota, militar, ideológica y religiosa, de todos aquellos que no comparten sus particulares creencias. Eso provoca perseguir a los musulmanes de la rama de los chiitas o a cualesquiera otras tendencias del Islam. Es decir, todos somos infieles: cristianos, judíos y musulmanes no pertenecientes a esa rama extremista, pero también los ateos o los agnósticos. El «salafismo» considera que los elementos como la democracia, el modernismo, el capitalismo o los modernos sistemas sociales, son agentes nocivos para el Islam.

Es una necesidad absoluta prohibir estas manifestaciones «salafistas» en todo occidente y considerarlas, no solo como incitación al odio, sino como configuradoras de grupo terrorista. Toda mezquita y todo imán que predique esta tendencia, deberían ser cerradas y sus imanes detenidos por pertenencia a banda armada y/o por realizar actos preparatorios para cometer un delito. En su caso, debería ser deportado sin posibilidad alguna de volver a pisar, jamás, suelo español.

Pero claro, el problema es que el principal valedor de este movimiento es el reino de Arabia Saudí, cuyo gobierno es una monarquía absoluta que promueve en todo el mundo al movimiento islámico conocido como «wahabismo», versión sunita incluso más extremista que la «salafista». Al mismo tiempo la monarquía saudí es un aliado vital, tanto militar como por su petróleo de la Unión Europea, Japón y, especialmente, Estados Unidos.

Debemos elegir: O seguimos con una actitud pasiva y pseudoprogre o enfrentamos la realidad con las mejores armas del Estado de Derecho. Hay que actuar.


Los jueces y la integridad

19.07.17 | 10:01. Archivado en Sindicalismo, , Derechos Fundamentales

El último informe publicado por la Comisión Europea, con el objetivo de medir la percepción de independencia judicial que tienen los ciudadanos residentes en los 28 países de la UE, indica que un importante porcentaje de españoles opina que la situación de la independencia judicial en nuestro país es “mala” o “muy mala”. Solo tres países obtienen una peor calificación que España: Bulgaria, Croacia y Eslovaquia.

>> Sigue...


Parasindicalismo y comerciales

03.07.17 | 16:16. Archivado en Sindicalismo, Profesores de religión,

(La utilización de «para» como prefijo, en sus acepciones en la RAE, significa: «junto a, semejante a, al margen o en contra de»).

El sindicalismo fue consecuencia del modelo productivo capitalista y de la Revolución industrial, que forjaron una nueva clase social: la clase obrera. Ésta desarrolló un interés colectivo profesional, un interés de grupo, cuya satisfacción no es divisible por cuotas partes, sino colectivamente.

>> Sigue...


La fe como ideología

04.06.17 | 21:18. Archivado en Papa, Iglesia

Como la luz del alba se encarna en el día, el discernimiento es palabra del Espíritu. La exhortación de Francisco en Santa Marta, a finales del mes florido, fue la de “dejarse inquietar”, es decir, dejarse interpelar por el Espíritu Santo que nos hace discernir, es decir, rechazar una fe ideológica. El resto, podría ser religión que, en palabras de Gutiérrez, invocando a Karl Barth o Dietrich Bonhoeffer, rechazaba la amalgama entre cristianismo y religión.

>> Sigue...


Encuesta vs. Propuesta

13.05.17 | 14:50. Archivado en

Mientras el mundo gira a la deriva, cuando se hace más necesaria una presencia que invierta la falta de ecología integral; o cuando estamos ante un nuevo debate educativo, la delegación episcopal de enseñanza de Madrid, con un paternalismo agotador, envía una ENCUESTA por correo electrónico a los profesores de religión de todos los niveles educativos, en cuyo cuerpo del mismo, sostiene con la vehemencia de los redentores, que:

>> Sigue...


Ley de Arbitraje y Tribunales de la Sharía

06.01.17 | 12:08. Archivado en Derechos Fundamentales, Educación

Con fecha 30 de diciembre de 2016, se ha publicado en una Web (sinpermiso.info) un artículo con el siguiente título: Tribunales de Sharía en Gran Bretaña: “Los ‘súbditos’ británicos no gozarán de igualdad ante la ley como sus amos coloniales”. Se entrevista a Marieme Hélie-Lucas, activista argelina.

Por razones obvias sólo nos podemos referir a la Sharía de forma escueta, señalando que ésta conforma un cuerpo de derecho y un código de conducta, abarcando la totalidad de los preceptos de Alá referidos a las acciones de los hombres. Establece deberes religiosos, políticos, privados y públicos, regulando la relación externa entre los creyentes.

>> Sigue...


Asignaturas de Derecho canónico y de Religión

18.12.16 | 12:39. Archivado en Profesores de religión, Educación

En estos pasados días me ha llegado la revista Ius Canonicum, correspondiente a la segunda edición anual, la de diciembre de 2016. La misma se inicia con un recordatorio-panegírico a uno de los más insignes canonistas españoles: “Pedro Lombardía. A los treinta años de su muerte”, escrito por Javier Martínez-Torrón y Alberto de la Hera.

Sus autores nos indican que Pedro Lombardía supo superar la “escuela exegética” del Derecho canónico imperante hasta ese momento, la cual entendía que esa materia debía ser estudiada exclusivamente con la finalidad de comprender y explicar, a través de un análisis exhaustivo y meticuloso, el preciso significado de la legislación eclesiástica para transmitirlo fielmente y, en caso necesario, defenderlo de ataques o críticas.

No hay que olvidar que hasta la década de 1980, la asignatura de Derecho canónico se enseñaba en nuestras Facultades de Derecho de titularidad pública, de manera obligatoria y anual. La mayoría de sus profesores (clérigos), seguían el modelo exegético empleado en los Seminarios y Facultades Eclesiásticas, con finalidad apologética, percibiéndose sin duda alguna, por alumnos y los demás profesores, como una educación religiosa confesional en las universidades públicas.

Por ello la importancia del revulsivo que produjo la figura de Pedro Lombardía, ligada a una mentalidad jurídica híbrida: de canonista y de jurista civil que, junto con una apasionada renovación de la docencia y metodología del Derecho canónico, entendía que sus clases no podían tener carácter apologético y que debían centrarse en los cuatro aspectos que eran verdaderamente formativos para los estudiantes de una universidad estatal: a) la función histórica desempeñada por el derecho canónico en la modelación de la cultura jurídica occidental (tanto la tradición jurídica continental-europea como la angloamericana);b) los efectos civiles del derecho y las instituciones canónicas en España (especialmente, aunque no exclusivamente, en materia matrimonial); c) el recurso al derecho canónico como derecho comparado, es decir, como elemento de comparación para entender más profundamente la naturaleza y características del fenómeno jurídico, pues el derecho canónico ofrecía la ventaja de ser un ordenamiento completamente desarrollado y con rasgos distintivos respecto a los demás sistemas jurídicos; d) y las relaciones Iglesia-Estado, de particular importancia en un país con una larga tradición concordataria.

Evidentemente, no es casual que me haya detenido en este aspecto que supuso en su momento una revolución que, en amplios ámbitos eclesiales, no fue bien entendido.

Esto nos lleva a señalar, respecto a la enseñanza de la religión confesional en los centros públicos, unos parecidos problemas y soluciones a un fenómeno que se viene enquistando en la sociedad. A veces con explicaciones serias y, las más de las veces, con pobres y trasnochados argumentos ideológicos, aunque siempre bajo la espada de Damocles pese a ser una asignatura del currículo escolar, no por la Constitución española, sino por el Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede en materia de Enseñanza y Asuntos Culturales.

Del mismo modo que, sin grandes aspavientos ni destituciones, pues los mismos profesores de Derecho canónico impartieron Derecho eclesiástico del Estado, debemos reconocer que no tienen cabida en el sistema educativo las religiones confesionales, que por esencia son evangelizadoras, proselitistas y apologéticas, rompiendo con el principio de neutralidad religiosa del Estado.

Es necesario un cambio de paradigma en la enseñanza de las religiones, al igual que lo favoreció Pedro Lombardía, prescindiendo de la confesionalidad y que como él mantuvo, haciendo un paralelismo con los aspectos formativos para el alumnado de las escuelas públicas, la Historia o Fenomenología de las Religiones tendría que comprender:

a) la función histórica desempeñada por el cristianismo en la modelación de la cultura occidental (continental y angloamericana).

b) la configuración de instituciones en España en materias tan dispares como el matrimonio o los alimentos.

c) el recurso al cristianismo como focal en las religiones comparadas, es decir, como elemento para entender más profundamente la naturaleza y características del fenómeno religioso, pues el cristianismo y en particular el catolicismo tiene la ventaja de ser una sociedad perfecta, con un ordenamiento jurídico completamente desarrollado.

d) las relaciones Iglesia-Estado, de particular importancia en un país con una larga tradición concordataria.

Por tanto, y tomando como referencia el “sorpasso” que obtuvo la asignatura de Derecho canónico en las universidades públicas respecto a la de Derecho eclesiástico del Estado, la realidad se impone y se hace necesario un nuevo modelo de enseñanza – aprendizaje de las religiones, al estilo del que hizo Pedro Lombardía, con la intención de formar más y mejor a nuestro alumnado desde la neutralidad y la aconfesionalidad.


La perspectiva Nevski y el Papa Francisco

08.12.16 | 11:48. Archivado en Papa, , Educación

Recientemente he leído “La perspectiva Nevski”, el breve cuento del ucraniano Nicolai Gogol, amigo íntimo del fundador de la literatura rusa moderna Alexander Pushkin. Una delicia literaria de un autor que me era desconocido.

Ello me ha llevado a redactar estas líneas que fueron descritas por un amigo, en un primer esbozo, con el refrán atribuido a Fray Pedro de Córdoba: “espulgar perros y predicar a frailes es trabajo en balde”, aunque también sugirió la famosa frase de S. Pablo de que hay que “insistir a tiempo y a destiempo...”. En fin, en eso estamos…

>> Sigue...


Carta contra Francisco y a favor de “solo legem”

20.11.16 | 13:19. Archivado en Papa, Iglesia

Cuatro cardenales han dirigido una carta al Papa, con afectada y venenosa presunción de sinodalidad, pidiendo respuestas sobre la Exhortación Apostólica Amoris laetitia”, y que ya habían obtenido con el ejemplo pero que no aceptan. Son cuatro cardenales que prefieren la ley al Evangelio.

Las preguntas, como neófitos que pretenden coger en un renuncio al maestro, y con deseo de confrontar, sin conseguirlo, con otros documentos del magisterio, son las siguientes, y que la propia “Amoris laetitia” desvela.

1. “La expresión “en ciertos casos” de la nota 351 (n. 305) de la exhortación “Amoris laetitia”, ¿puede aplicarse a divorciados que están en una nueva unión y siguen viviendo more uxorio?”

El Papa les ha respondido en la propia Exhortación, que es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia. Por tanto, en la nota 351, está cuanto contiene el Evangelio: Dios es amor y misericordia.

2. “¿Sigue siendo válida, después de la exhortación post-sinodal “Amoris laetitia” (n. 304), la enseñanza de la encíclica de San Juan Pablo II, “Veritatis splendor” n. 79, fundamentada en la Sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia, respecto a la existencia de normas morales absolutas, válidas sin excepción alguna, que prohíben acciones intrínsecamente malas?”

El contenido de la “Veritatis splendor” (n. 79), es: “Así pues, hay que rechazar la tesis, característica de las teorías teleológicas y proporcionalistas, según la cual sería imposible calificar como moralmente mala según su especie —su «objeto»— la elección deliberada de algunos comportamientos o actos determinados prescindiendo de la intención por la que la elección es hecha o de la totalidad de las consecuencias previsibles de aquel acto para todas las personas interesadas. (...)”.

Por su parte, el n. 304 de “Amoris laetitia”, en un párrafo más extenso, dice: “Es verdad que las normas generales presentan un bien que nunca se debe desatender ni descuidar, pero en su formulación no pueden abarcar absolutamente todas las situaciones particulares”.

La confrontación que pretenden no existe, y la respuesta que no quieren encontrar podría estar en el n. 305 de la “Amoris laetitia”, que dice: “Por ello, un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran piedras que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados, que suelen esconderse aun detrás de las enseñanzas de la Iglesia «para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas”.

3. “Después de “Amoris laetitia” n. 301, ¿es posible afirmar todavía que una persona que vive habitualmente en contradicción con un mandamiento de la ley de Dios, como por ejemplo el que prohíbe el adulterio (cfr. Mt 19, 3-9), se encuentra en situación objetiva de pecado grave habitual (cfr. Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Declaración del 24 de junio del 2000)?”

En este caso, la respuesta podría estar en el n. 303 de la Exhortación:

“(…) la conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en algunas situaciones que no realizan objetivamente nuestra concepción del matrimonio. Ciertamente, que hay que alentar la maduración de una conciencia iluminada, formada y acompañada por el discernimiento responsable y serio del pastor, y proponer una confianza cada vez mayor en la gracia. Pero esa conciencia puede reconocer no sólo que una situación no responde objetivamente a la propuesta general del Evangelio. También puede reconocer con sinceridad y honestidad aquello que, por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, y descubrir con cierta seguridad moral que esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo”.

4. “Después de las afirmaciones de “Amoris laetitia” n. 302 sobre las “circunstancias que atenúan la responsabilidad moral”, ¿se debe considerar todavía válida la enseñanza de la encíclica de San Juan Pablo II, “Veritatis splendor” n. 81, fundamentada en la Sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia, según la cual: “las circunstancias o las intenciones nunca podrán transformar un acto intrínsecamente deshonesto por su objeto en un acto subjetivamente honesto o justificable como elección”?

La Exhortación “Amoris laetitia” (n. 308) responde a lo anterior:

“Pero de nuestra conciencia (…) se sigue que, sin disminuir el valor del ideal evangélico, hay que acompañar con misericordia y paciencia las etapas posibles de crecimiento de las personas que se van construyendo día a día, dando lugar a la misericordia del Señor que nos estimula a hacer el bien posible. Comprendo a quienes prefieren una pastoral más rígida que no dé lugar a confusión alguna. Pero creo sinceramente que Jesucristo quiere una Iglesia atenta al bien que el Espíritu derrama en medio de la fragilidad (…). El mismo Evangelio nos reclama que no juzguemos ni condenemos (cf. Mt 7,1; Lc 6,37)”.

5. “Después de “Amoris laetitia” n. 303, ¿se debe considerar todavía válida la enseñanza de la encíclica de San Juan Pablo II, “Veritatis splendor” n. 56, fundamentada en la Sagrada Escritura y en la Tradición de la Iglesia, que excluye una interpretación creativa del papel de la conciencia y afirma que ésta nunca está autorizada para legitimar excepciones a las normas morales absolutas que prohíben acciones intrínsecamente malas por su objeto?”

De nuevo, la respuesta se podría encontrar en el n. 311 de la “Amoris laetitia”:

“(…) A veces nos cuesta mucho dar lugar en la pastoral al amor incondicional de Dios. Ponemos tantas condiciones a la misericordia que la vaciamos de sentido concreto y de significación real, y esa es la peor manera de licuar el Evangelio. Es verdad, por ejemplo, que la misericordia no excluye la justicia y la verdad, pero ante todo tenemos que decir que la misericordia es la plenitud de la justicia y la manifestación más luminosa de la verdad de Dios. Por ello, siempre conviene considerar “inadecuada cualquier concepción teológica que en último término ponga en duda la omnipotencia de Dios y, en especial, su misericordia”.

En definitiva, hay respuestas contundentes y sin contradicción alguna, que no sea la requerida por un corazón de piedra.


Jerarquía eclesiástica y Administración educativa: Incumplimiento reiterado del Estado de Derecho

12.11.16 | 17:37. Archivado en Profesores de religión, , Derechos Fundamentales

El Tribunal Supremo, en línea con el Tribunal Constitucional (TC), ha fallado muy recientemente como despido nulo, por vulneración de derechos fundamentales, la falta de llamamiento para el curso escolar 2012-2013, de una profesora de religión que en el año 2000 se casó por la vía civil con un hombre divorciado, ya que entiende que se produjo violación de derechos fundamentales. Por tanto, se estima el recurso y se condena a los demandados -el Ministerio de Educación, la Consejería de Educación andaluza y el Obispado de Almería- a readmitirla y pagarle los salarios de tramitación que se devenguen hasta que se produzca la readmisión.

>> Sigue...


Cremación de cadáveres y poesía para nuestros muertos

29.10.16 | 10:41. Archivado en Iglesia

Con fecha 25 de octubre de 2016, se ha presentado la Instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe Ad resurgendum cum Christo, acerca de la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación. Para su redacción se ha desplegado una ingente cantidad de recursos: la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el Consejo Pontificio para los Textos Legislativos y muchas Conferencias Episcopales y Sínodos de los Obispos de las Iglesias Orientales…

Es un documento que, como toda Instrucción, pretende aclarar las prescripciones de las leyes y en la que se desarrolla y determina la forma en que han de ejecutarse, estando dirigido a los obispos de la Iglesia Católica, pero que atañe directamente a la vida de todos los fieles.

>> Sigue...


Martes, 19 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930