Sor Consuelo te ayuda

Caminos

27.06.17 | 20:51. Archivado en Cuentos con valores, Vida y muerte

Aunque Gabriel Montes apenas salía de casa, ese mediodía se estaba pegando a la puerta de un bar, con uno de los peores vecinos de Albera.

Sor Consuelo pasaba a sus cotidianas labores de piedad y, al ver la reyerta, apartó en seguida a Montes, antes de que fuera peor y le mataran de un navajazo, con esa energía impropia de su edad que Dios le otorgó (pues los otros vecinos se limitaban a mirar la pelea con morbo sin intervenir).

Los demás, al ver a la monja, se fueron retirando. Cuando sor Consuelo llevaba a Montes, que estaba bebido, camino de su casa, le dijo:

-¿Qué te pasa, hijo mío? Tú nunca te metes en problemas.

-Ya no puedo más -dijo Montes-. Todo son problemas en casa: mi mujer, mis padres, mis suegros... Y Dios no hace nada por mí. La rueda sigue y sigue.

Sor Consuelo le tomó las manos y le dijo:

-Tienes que confiar en Dios. Aférrate a Él. ¿O quieres seguir pegándote por las calles?

Aquellas palabras hicieron reflexionar a Montes. Entró en casa sin discutir con su mujer, se metió en la cama para pelar la mona y lloró hasta dormirse.


Pacheco

15.06.17 | 20:03. Archivado en Cuentos con valores, Piedad

Pacheco era un joven algo díscolo e inestable. De pequeño asistió a la catequesis de sor Consuelo en la iglesia de San Pablo en Albera. Ahora hojeaba en la biblioteca libros de espiritualidad oriental, budismo, jainismo, taoísmo, buscando nuevos cauces.

>> Sigue...


Bermejo

10.06.17 | 19:43. Archivado en Vida y muerte, Piedad

Sor Consuelo rastreaba Albera a diario, buscando personas que necesitaran ayuda. Esa mañana, en el paseo, vio a Bermejo sentado solo en un banco, sin trabajar; miraba absorto a los grandes árboles de enfrente.

Al preguntarle la monja, Bermejo le dijo:

-Mi padre se ha ido al cielo. Y la vida sigue: tienes que continuar comprando el pan todos los días. Es un poco retorcido.

Sor Consuelo le tomó las manos y le dijo:

-Sé muy bien cómo te sientes. Piensa que no eres el primero en la humanidad que pasa por esto, ni serás el último. Busca a Dios. Él te está esperando.

-Es difícil creer así.

-Si te cierras a Dios, entonces te quedarás sin nada. En la vida todo nos conduce a Él. Pero debes abrirle la ventana de tu corazón. Ése es el secreto.

El gesto de Bermejo cambió. Agradeció a sor Consuelo sus palabras, y después fue con esfuerzo a comprar el pan y volvió al trabajo.


Lunes, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Junio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930