Soñamos España

ALINOVI INCENDIA PARÍS

01.09.16 | 18:03. Archivado en Literaturas


Hay relatos que son como un relámpago en un campo oscuro: sirven para dejar iluminados ciertos perfiles de animales, fantasmagóricos en una breve eternidad. París y el odio (Editorial Entropía, Buenos Aires, 2016) es el relámpago que inventa Matías Alinovi, quien ya había sorprendido a la literatura en castellano con su novela anterior La Reja, para eternizar y dejar a la vez en la oscuridad, un círculo de ciertos personajes de la cultura argentina que pasaron parte de su vida en la capital francesa.
Tres historias se cruzan y se tocan: un joven argentino pretendiente a escritor pero profesional de la Física, un autor glorioso y ridículo a la vez, y un proyecto arqueológico desmesurado y surrealista. Así, todos mezclados, en medio de un París por momentos elevado a la categoría de mito y por otros vulgar y embustero, las viejas glorias argentinas se dejan llevar por la prosa de Alinovi. Alinovi, que bebe de Saer y de Cortázar y de Copi y de ninguno, compone un fresco de arrabal y nostalgia, de sueños rotos y pandillas de desclasados, y de un plan que acabe con la ciudad de Eiffel. Una novela que los mata a todos para revivirlos, y que crece al ritmo de una lengua literaria, la de Matías Alinovi, que arrastra a los lectores hacia el incendio magnífico de una gran literatura.
Foto: Página 12.


Justicia poética

27.04.16 | 19:17. Archivado en Literaturas


A veces ciertos libros no quieren hacer más que justicia poética. Los Encuentros con el 50, la voz poética de una generación representa el caso por antonomasia. Miguel Munárriz ha coordinado la edición de un testimonio que deja en las bibliotecas y para la historia de la literatura en castellano, el encuentro celebrado en Oviedo en 1987, de siete destacados poetas de la generación del 50: Carlos Barral, Francisco Brines, José Manuel Caballero Bonald, Ángel González, José Agustín Goytisolo, Claudio Rodríguez y Carlos Sahagún; quienes conversaron con Emilio Alarcos Llorach, Víctor García de la Concha y Luis García Montero, entre otros.
En esta edición que enriquece la primera de 1990, Munárriz da cuenta de una cita que se ha vuelta un momento histórico para la poesía, donde se trata de poner en valor la figura de “un grupo de escritores resistentes que lucharon contra una dictadura con las armas de las letras, vivieron y bebieron con fruición la vida”.


El fuego cotidiano

27.04.16 | 18:56. Archivado en Literaturas


Al mundo de lo horrendo algunas veces sólo le hace falta ser realista para ser registrado. En Las cosas que perdimos en el fuego (Anagrama, 2016) Mariana Enriquez (Buenos Aires, 1973) lo que encontramos a nuestro pesar es el realismo en el sentido más grave de la palabra, realismo como lo que es y no puede dejar ser lo que convive con nosotros. En los doce cuentos que pueblan el volumen se respira el aire de una pluma deudora del periodismo, como es la de la autora argentina, que representa con detalles escalofriantes las historias locales que saben ser universales.
En los sitios cerrados y en las calles porteñas siempre hay un acecho. Hay sangre y locura y mutilaciones y personajes destinados al final trágico. Pero lo que hace a la prosa de Enriquez humana y de una narrativa profunda, es que detrás de lo horrible hay almas, sueños, libertades adolescentes, conciencia de la solidaridad entre vecinos, necesidad de denuncia.
El libro de Mariana Enriquez resulta conmovedor porque sabe desde una escritura llana y de sintaxis precisa, contarnos historias terribles pero de las que probablemente no hemos podido escaparnos allí, aquí o en todas partes. Léanla.


Una delicatessen sobre Virginia Woolf

15.03.16 | 11:33. Archivado en Literaturas


"Su prestigio siguió creciendo con el tiempo tanto en el medio académico como en el sentir popular", esto escribe el editor Federico Sabatini, responsable del volumen Sobre la escritura. Virginia Woolf (Alba, 2014). El prestigio al que alude Sabatini explica la publicación en los últimos años de una gran cantidad de estudios, biografías y análisis de sus textos, todos provenientes del legado de una de las escritoras más influyentes del siglo XX.
En este caso, Sabatini se toma el trabajo de analizar las cartas que Wollf envió a lo largo de su vida a amigos escritores, en los cuales habla de sus dilemas y sus certezas sobre su trabajo literario y sobre sus lecturas. La mirada inteligente, profunda y crítica, también se hermana con la confesional, donde se muestra dubitativa o inquieta sobre esas cuestiones de un oficio dificultoso hasta lo enigmático. El acierto principal del montaje es que, siguiendo el formato de la colección "Guías del escritor" de Alba, Sabatini titula pequeños fragmentos con títulos que resumen la idea principal con aire pedagógico: "Leer las propias obras con desagrado", "Expresar cosas sin decirlas".
El compendio está divido en dos partes: "El arte y el proceso de escribir", y "Virginia Woolf: la mujer, la escritora, la crítica".
Una pequeña joya.


Tríptico de la infamia de Pablo Montoya

15.03.16 | 11:01. Archivado en Literaturas


El escritor colombiano Pablo Montoya ha ganado el Premio Rómulo Gallegos 2015 con una novela estupenda, digna del prestigioso galardón, titulada Tríptico de la Infamia (Literatura Random House, 2015). Enmarcado en eso que llamamos novela histórica y más precisamente novela del descubrimiento, tres protagonistas principales europeos nos llevarán a conocer el nuevo mundo. Son tres pintores europeos: Jacques Le Moyne, cartógrafo y pintor de Diepa; François Dubois, pintor de Amiens, y Théodore de Bry, grabador de Lieja. Ellos relatarán sus andanzas en medio de aquellos habitantes en medio de junglas y parajes tan prestos a la aventura, pero también llenos de peligros, al sometimiento por la religión y al exterminio de la conquista.
La prosa exuberante y refinada a partes iguales de Montoya, le da un realce extraordinario a lo que se cuenta. Hay detallismo en cada gesto, realismo en cada diálogo y una fuente inagotable en cada página de aromas, colores, ruidos y cantos. La lectura de Tríptico de la infamia es hija de las grandes gestas literarias como las emprendidas por Abel Posse o William Ospina. Una aventura para embarcarse, muy recomendable.


El Reino de Emmanuel Carrére

15.03.16 | 10:45. Archivado en Literaturas


Para acceder a un lector al que se le quiere contar un época histórica sin que tenga un especial gusto por la novela histórica o de alguna versión narrada de la historiografía, hay que contar desde otro lugar. En la búsqueda de ese punto distintivo y particular, literario y biográfico, se colocó el gran Emmanuel Carrére para componer El Reino (Anagrama, 2015). “Hace ya tiempo que Emannuel Carrère ha acostumbrado a sus lectores a esperar de él lo inesperado”, se lee en la contraportada de la edición española, y es una gran verdad. El autor de Limonov despliega su gran saber para entramar diferentes niveles de sentido para hablar de nada menos que de su vida y de la relación con la fe, para terminar desarrollando una mirada antropológica y épica sobre personajes bíblicos y pasajes de los evangelios.
La mirada del escritor francés juega a ironizar contraponiendo a los gestos y modos de vida de aquellos antiguos ciudadanos de un mundo en formación, webs porno o la ideología bolchevique.
Un abordaje distinto sobre la historia que no dejará de contarse jamás.


Feroz y angelical

15.12.15 | 11:20. Archivado en Literaturas


“Has entrado a un mundo como el tuyo…” comenzamos a leer en la contraportada de Los ángeles feroces (Galaxia Gutenberg), y sabemos que de algún modo esa frase quiere seducirnos o engañarnos… y hacemos bien. Es y no es. Puede ser pero quizá no lo sea. El mundo futuro creado por la pluma elegante y cruda a la vez del madrileño José Ovejero, es un espacio donde jugar a la literatura, pero en serio.
La sangre de Alegría, la joven protagonista, será disputada por un político para fines electorales, y por Loco, un adorador de la Santa Muerte. AM (los nombres son parte del universo enigmático) será el hombre que intentará ayudarla para zafar de los malos.
Y en medio de un camino que es una aventura violenta con rasgos místicos, gótica y psicológica, de pesadilla y de lucidez, y siempre tremendamente humana, lo que hilvana con contundencia y ritmo, con sapiencia estilística y encarnizamiento literario, es la prosa de Ovejero. Se diría que el dolor y los dilemas de este grupo de perdidos en la niebla de un tiempo futuro e imperfecto, se consagran en el uso notable de una narrativa que hasta sabe proponer en medio de la trama, preguntas sobre la misma hechura de la novela que leemos, sobre la realidad y la ficción, sobre el arte de contarnos historias.
Altamente recomendable.
Foto: El Cultural


La literatura de Martín Schifino

29.08.15 | 02:47. Archivado en Literaturas


Una de las vanas polémicas de la gente de Letras es la inclusión, o no, de la crítica como una más de las posibilidades de la literatura. Martín Schifino (Buenos Aires, 1972) consigue con sus reseñas y críticas que las lecturas escritas sean literatura, si se entiende por literatura un arte hecho con palabras. Sus “Páginas críticas. Formas de leer y de narra de Proust a Mad Men”, artículos reunidos por la editorial argentina Fiordo, nos llevan a recorrer tres territorios: Transatlántico, donde se hará referencia a Nabokov y Thomas Bernhard; Trayectorias, sobre Borges y Cortázar; y Pulp Fiction; la parte más moderna del conjunto, en la que brilla la inteligencia irónica e hipercrítica de Schifino, en “Cómo leer un best seller”.
El prólogo de Graciela Speranza explica con una frase un valor que se respira y se goza en medio de críticas a ediciones fallidas de las obras completas borgeanas, y los interesantísimos caminos de una lengua a otra transitados por Nabokov. Dice así: “Si los ensayos críticos de Schifino se leen ahora en un libro (…) es porque siempre ha escrito en la prensa cultural sin el atenuante del plazo (…), con la misma vocación de perdurar que la de los libros que comenta”.


Un manual de escritura

26.08.15 | 18:06. Archivado en Literaturas


La Gotham Writer's Workshop es una de las escuelas de escritura creativas más famosas del mundo, enclavada en Nueva York. Cuenta la leyenda que la primera clase impartida en 1993 fue gratuita, pero que se le pidió a los pocos alumnos que concurrieron que podían irse si querían, pero si decidían continuar con el curso debían quedarse y pagarlo. Todos los pagaron.
La tarea democrática que usa esta institución es la de que todos podemos escribir y que esto puede enseñarse. El manual que publica Alba –Escribir Ficcción, guía práctica de la famosa escuela de escritores de Nueva York– se plantea como muy didáctico, muy claro, y sin ninguna idea extravagante ni revolucionaria en lo que hace a lo que aquí conocemos como un Taller literario. Resultará muy útil a quien crea que puede hacerse con la disciplina necesaria para crear obras literarias, y aplique los ejemplos prácticos en su propia experiencia.
Un detalle interesante y que da fundamento a muchas de las referencias pedagógicas, es la publicación en el mismo volumen del magnífico relato de Raymond Carver titulado Catedral.


Los soles oscuros de Matías Néspolo

21.08.15 | 00:07. Archivado en Literaturas


Matías Néspolo (Buenos Aires, 1975) teje literatura con los mejores mimbres de la historia argentina. Con el sol en la boca (Los libros del Lince, 2015) es su segunda novela –tras la festejada por la crítica y las varias traducciones, Siete maneras de matar un gato–, en la cual se confirma como una voz potente y auténtica, que cuenta historias sin la necesidad de adornos insustanciales.
Con músicas onettianas de fondo, el relato cuenta la historia del Tano, quien atrapado por un asfixiante escenario porteño quiere abandonar el país. Un coro de personajes también confusos y perdidos, no hacen más que enredar la madeja que el protagonista tiene como vida. A saber: el hermano y el padre, una amiga flautista, Mercedes, Brizuela –un posible socio en los planes extraterritoriales del Tano– y otros perdedores.
Todo van confesándose desengañados, fumadores y bebedores en ámbitos cerrados, marionetas zombies de un teatro a media voz que estallará con una noticia que empeorará aún más las cosas. Y también hay reminiscencias trágicas de la dictadura militar de los ´70, y pedidos desesperados de préstamos de dinero imposibles para ver el sol del otro lado de la frontera, y sexo en los coches, ambiente rural para sumar lejanías y tristezas… y un cuadro de un famoso pintor argentino que puede ser el salvoconducto del protagonista, o su ruina.
Néspolo ha compuesto una notable balada, severa y doliente, del tiempo contemporáneo argentino.

Foto: El Periódico


El arte de meditar sobre la muerte

14.07.15 | 12:50. Archivado en Literaturas

Dos editoriales exquisitas para dos libros fuera de lo común: Siruela publica Cinco meditaciones sobre la muerte, del gran François Cheng (Traducción de María Cucurella Miquel); Atalanta hace lo propio con El arte de morir, de Peter y Elizabeth Fenwick (Traducción de Roberto R. Bravo)

Escribe François Cheng que “No hay más que una única aventura, la de la vida”. Por eso es tan importante hablar de la frontera que separa un tipo de existencia de la otra, “la vida como aventura en devenir, llena de una virtualidad de transformación y metamorfosis”. El autor de Cinco meditaciones sobre la belleza, también en Siruela, reflexiona en cinco encuentros transcriptos sobre la sociedad moderna, el legado de las antiguas filosofías y de la religión, y la Historia de la humanidad, para hacer hincapié en el valor de la vida. El pequeño volumen que se cierra con un puñado de poesías de Cheng de reminiscencias zen, es un tratado delicado y profundo, sobre la esencia de lo que debe ser el Hombre.


Un neuropsiquiatra y neurofisiólogo, y una asistenta psicológica de enfermos terminales, Peter y Elizabeth Fenwick, han compuesto una obra de carácter científico pero con un gran valor humanístico, esperanzador sobre el momento de la muerte. Basándose en diversos testimonios, además del aporte histórico de culturas antiguas, se conoce que “muchas de las personas que están en trance se sienten solas porque no sabemos qué decirles, ni a ellas ni a sus familiares”. Para contrarrestar miedos y soledades, las visiones de los que llegaron a la frontera del otro lado y vuelven para contarlo y los recuerdos de quienes se sintieron visitados o despedidos por los muertos, proponen un campo profundo de análisis y de contacto con lo desconocido.


Cynthia Ozick, Cuentos reunidos

13.07.15 | 17:59. Archivado en Literaturas


Probablemente ésta sea una de las mejores noticias del año: Lumen recopila en este 2015 los relatos de una de las narradoras vivas más importante del mundo, Cynthia Ozick (Nueva York, 1928). La autora, digna continuadora de quien considera su maestro, Henry James, hace en estos diecinueve cuentos un fresco del alma humana desde su cultura judía. Perfecta miembro del club de los Phillip Roth, Saúl Bellow y Woody Allen, Ozick sabe construir y deconstruir la vida de los perdedores y los mediocres, hombres y mujeres y familias desgastadas por la vida misma, y encerrados en ceremonias entre patéticas y entrañables. La ironía, el humor y el manejo de diálogos perfectos, realistas y surrealistas a la vez, terminan de pintar escenas en las que las ilusiones y los deseos, se muestran en ocasiones y se esconden lastimeramente en otras.
La prosa de Cynthia Ozick lleva la marca de la naturalidad de los grandes narradores norteamericanos del siglo XX y los dolores de un pasado de guerras y prejuicios de clase y religión, que se transparentan en cada gesto, en una literatura que parece en cada línea la confesión más cuidada sobre el modo de vivir de un clan.


Jueves, 21 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930