Galería de Arte

El coltán. El oro gris

09.04.07 | 08:45. Archivado en 2 FOTOGRAFÍA, República Democrática del CONGO

El coltán, conocido como el oro gris, por ser ese su color al ser extraído, es un mineral fundamental para la construcción y mantenimiento de centrales nucleares y para fabricar proyectiles perforantes y misiles de largo alcance. También es imprescindible para la industria de los videojuegos y, por supuesto, para los teléfonos móviles de tercera generación, para los que se destina cerca del 60% de la producción mundial. El Gobierno de EE UU, a través del Pentágono, lo ha declarado materia prima estratégica.

El coltán, apenas arena, fue el verdadero objetivo de la segunda guerra del Congo, conocida por ello como Guerra del Coltán, en la que murieron cerca de cuatro millones de personas. Fallecieron de hambre, por enfermedades, tiroteadas o a machetazos. En esa cruenta guerra, que supuestamente acabó en 2003, participaron nueve naciones, además de veinte facciones distintas de lealtad indefinida. Estas naciones y facciones, que para la opinión pública luchaban por motivos étnicos y políticos, estaban fuertemente armadas. ¿Cómo fue ello posible, teniendo en cuenta que esas nueve naciones, entre las que se encontraba Ruanda, son consideradas las más pobres del planeta?

La respuesta es sencilla, pero escalofriante. El coltán no sólo se extrae en la República Democrática del Congo, donde que está el 80% de los recursos estimados de este mineral. También hay minas en Brasil, Tailandia y Australia. Pero en estos últimos países hay que pagar mano de obra en condiciones dignas que resultan muy caras. Impuestos y tasas gravan la extracción del coltán.

En el Congo es más fácil. Según datos de la ONU, entre 1998 y 2002 se extrajeron de esta República cerca de 3,9 millones de kilos de coltán, que alcanzaron en el mundo desarrollado un valor de 793 millones de dólares. Casi el doble de lo que se obtuvo con los famosos diamantes que también se extraen en el Congo.


Piedras en la mano de un niño de la R. D. del Congo. Foto: Siro López

>> Sigue...


Somos todos africanos

02.02.07 | 14:18. Archivado en 2 FOTOGRAFÍA, República Democrática del CONGO

Siempre que entran en crisis, las civilizaciones comienzan a mirar hacia su pasado, buscando inspiración para el futuro. Hoy estamos en el corazón de una fenomenal crisis planetaria que afecta a todas las civilizaciones. La crisis puede significar un salto hacia un estado superior de la hominización, o bien una tragedia amenazadora para toda nuestra especie. En un momento tan radical, es de mucho interés sondear nuestras raíces más antiguas y aquel comienzo seminal en que dejamos de ser primates y pasamos a ser humanos. Aquí debe haber lecciones que nos pueden ser muy útiles.

Hoy hay consenso entre los paleontólogos y antropólogos en que la aventura de la hominización se inició en África, hace cerca de siete millones de años. Se aceleró pasando por el Homo hábilis, erectus, neandertalense, hasta llegar al homo sapiens, hace cerca de cien mil años. De África, éste se propagó hacia Asia, hace sesenta mil años, hacia Europa, hace cuarenta mil años, y para las Américas, hace treinta mil años.

África no es sólo el lugar de los orígenes. Es el arquetipo primordial, el conjunto de las marcas, impresas en el alma del ser humano, presentes todavía hoy como informaciones indelebles a semejanza de aquellas inscritas en nuestro código genético. Fue en África donde el ser humano elaboró sus primeras sensaciones, donde se articularon las crecientes conexiones neuronales (cerebralización), brillaron los primeros pensamientos, se fortaleció la juvenilización (proceso semejante al de un joven que muestra plasticidad y capacidad de aprendizaje) y emergió la complejidad social que permitió el surgimiento del lenguaje y de la cultura. Hay un espíritu de África, presente en cada uno de los seres humanos.


Foto Siro López

>> Sigue...


Se silencian los conflictos del Congo por el codiciado Tántalo

El tántalo es un elemento metálico raro. En la naturaleza aparece principalmente como pentóxido de tántalo, junto con el Niobio. Las mayores reservas se encuentran en Australia, Brasil, Canadá y África (sobre todo en la República Democrática del Congo, antiguo Zaire). En otras zonas, por ejemplo en Malaysia y en Nigeria, el tántalo también se encuentra como producto "residual en las escorias de estaño.
En el Congo, la combinación columbita-tantalita es denominada la abreviada como coltan. El coltan se extrae, a mano, o utilizando herramientas rudimentarias, a partir de sedimentos aluviales y eluviales (fluviales y erosivos). Su aspecto se asemeja al de una grava o arena sucia y grisácea. (Continúa...)



Niño a la entrada de un dispensario de salud en la R.D.CONGO. Foto: Siro López.

>> Sigue...


El CONGO que no es noticia

El dolor de la República Democrática del Congo sigue sin ser noticia, pese a que este año se celebrarán con toda probabilidad las elecciones democráticas que clausuren los tiempos de la guerra. Siro López y Verónica Macedo han ido, con sus narices de clown, a esta porción olvidada de África para recibir las sonrisas de los niños y el abrazo de sus gentes, a medio camino entre el desaliento y la esperanza.
“Se recomienda no viajar, salvo por razones imperiosas, sobre todo al interior del país… Condiciones sanitarias muy deficitarias. Salvo casos de absoluta necesidad no es recomendable acudir a ningún hospital local…_Los mayores riesgos para el viajero son: paludismo, infecciones intestinales, SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual y accidentes de circulación.
Los desplazamientos en el país por avión (…) no son seguros en absoluto._La toma de fotos está absolutamente prohibida. Su infracción puede llevar a la detención de la persona que las realiza. El Estado no resultará responsable en modo alguno ni por concepto de los daños o perjuicios que pudieran ocasionarse a personas o bienes que ampare reclamación alguna…”
Éstas son algunas de las notas importantes que emite la embajada española a aquellas personas que quieren viajar a la República Democrática del Congo.
Lo más tranquilizante es haber leído estas recomendaciones después de haber viajado al Congo. ¿Ingenuidad, inmadurez, aventura, trabajo…? No lo sé. Verónica Macedo y yo fuimos.
Estando en el avión nos anuncian por megafonía a modo de aperitivo que está totalmente prohibido hacer fotos en el Congo. Es de noche y las únicas luces de la gran ciudad que se divisan desde la ventanilla del avión son las de la pista de aterrizaje. Pisamos tierra y la primera sensación que invade mi piel es la de estar ante un gran cementerio de elefantes alados, oxidados y hechos chatarra. Nuestro avión pasa a ser especie protegida.
Enseguida es rodeado por soldados... (Continúa)


Textos y fotos: Siro López. Un niño con guante de boxeo con la bandera y las letras de U.S.A. República Democrática del Congo.

>> Sigue...


Encuentro

05.01.06 | 14:26. Archivado en República Democrática del CONGO


Niña que contempla absorta mi admiración. República Democrática del Congo. Fotografía Siro López.


Mi esperanza

05.01.06 | 14:25. Archivado en República Democrática del CONGO


Niña sonrie ante nuestra propuesta de juego. República Democrática del Congo. Fotografía de Siro López.


Mi tiempo de escuela

05.01.06 | 14:24. Archivado en República Democrática del CONGO


Un niño esperando su turno en la cola de recogida de agua potable en el pozo ofrecido por los misioneros (Sagrados Corazones). A primera hora de la mañana mujeres y niños se encargan de ir a buscar agua potable. República Democrática del Congo. Fotografía de Siro López.


Quiero salir en la foto


Varios niños se ríen extrañados de mi admiración por sus juguetes e intentan salir en la foto. República Democrática del Congo. Fotografía de Siro López.


Lunes, 18 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031