Sintonía cordial

Una manta grande y abrigada

¿Qué les pides a los Reyes este año? ¿Ya escribiste la carta? «No la escribí aún, pero voy a pedirles una manta grande y muy abrigada, que no deje pasar el frío, para que nos tape a todos por las noches. »

Tiene 6 años, vive en Manresa y no pidió un juguete, ni la Play, ni un I-phone, ni todo lo que estamos acostumbrados a escuchar que piden hoy los niños de su edad o mayores de nuestro entorno
y de nuestro satisfecho primer mundo. Pidió una manta, porque de noche no pueden dormir por el frío. Tiene 6 años y dos hermanitos de 4 y 2 respectivamente. Ah, y tiene a sus padres sin trabajo.

Esta carta no escrita pero deseada desde lo más profundo de su infancia arrebatada es el relato real y cotidiano de miles de familias con historias dramáticas, que seguramente no interesan a nadie

>> Sigue...


Enamorados de la Humanidad

20.02.16 | 18:10. Archivado en Solidaridad, Familia, Servicio, Justícia, Compromiso

Hace una semana a raíz de la Campaña de los comprometidos y el inicio de #INVULNERABLES una campañas de ámbito estatal –la primera- y de ámbito catalán –la segunda- a favor de la infancia, me preguntaron: ¿No tenías bastante con la tarea de la Plataforma de alimentos, la Residencia para personas sin hogar, y todo lo que tienes entre manos, como para meterte en un proyecto tan grande por la infancia? Simplemente respondí, -desde el corazón- que el amor no tiene límites y que esa es la razón para ello: para no parar, para imaginar, para implicarme e implicar a muchos.

>> Sigue...


Defendamos el derecho de la Familia: Vivir con dignidad

30.12.12 | 17:01. Archivado en Amor, Familia, Justícia, Compromiso

Se celebra hoy el día de la Familia. Y mirando a la Familia de Nazaret, e intentando sintonizar con el corazón de su mensaje de amor entrañable, no puedo menos que, en nombre de Jesús, el Dios de la vida, y su Madre, María, mujer cercana, la mujer de nuestra raza que tuvo el privilegio de acoger “a la Vida”, que evocar e invocar los auténticos derechos de la familia humana.

Y lo hago desde la Familia-Comunidad, que es la Iglesia, pidiendo a todos mis hermanos y hermanas en la fe, que seamos coherentes con los lazos de esta familia, que son tan fuertes o más que los de la sangre, y en virtud del evangelio, que es la norma que rige la convivencia de esta familia dentro de la gran familia humana.

>> Sigue...


Carta a Clara, en el día de su Primera Comunión

24.06.09 | 00:02. Archivado en Fe, Educación, Familia

Este domingo hizo su Primera Comunión Clara, la hija de dos buenos amigos,el Dr. Jordi Forés y la Dra. María Pérez,ambos médicos homeópatas, y personas de fe y de profundas convicciones y compromiso humano y cristiano.

Al acabar la Eucaristía, que fue preparada y vivida con mucha emoción por Clara y por cuántos amigos y familiares compartían ese momento tan importante en su vida, Jordi quiso hablar al corazón de Clara, y para eso, abrió su corazón, y dijo cosas muy buenas, muy profundas, tanto que a todos nos hizo pensar… y hasta la pequeña Clara se emocionó al escuchar a su padre.

>> Sigue...


La frivolidad de dos ministras

12.05.09 | 18:05. Archivado en Diálogo, Familia, Jóvenes, Salud

Sin duda ayer la ministra de Sanidad Trinidad Jiménez y la de “la igualdad”, Bibiana Aído, se llevaron la palma de la frivolidad al presentar la liberalización de la píldora del día después casi casi como la panacea para prevenir los embarazos no deseados.

Con argumentos inconsistentes, han presentado su “genial idea” –¡qué guay que son estas ministras!- diciendo que ante el gran número de embarazos no deseados, el gobierno ha decidido quitar todos los límites de acceso a unos anticonceptivos polémicos por sus efectos secundarios y nocivos “también para las mujeres” que dicen defender.

>> Sigue...


La vida en este mundo es un don... no es el valor supremo absoluto

10.02.09 | 20:57. Archivado en Fe, Respeto, Esperanza, Familia

Hemos asistido en estos días a la “luchar por Eluana” sin contar con Eluana.

Una lucha en la que todo el mundo se sentía con más derechos que razones para opinar, juzgar, sentenciar. El hecho tomó tales dimensiones que se acabó convirtiendo en un tema mediático y luego político. Y ante esto yo me pregunto:¿los especialistas en bioética, fueron escuchados? ¿se respetó y consideró suficientemente la opinión de los científicos? …¿la de los familiares?

Y siguen los interrogantes: ¿cómo estaba el entorno de Eluana? ¿cómo están ahora que han dejado de ser carne de cañón?. Dejarla morir, ¿era matarla? Cortarle la alimentación y la hidratación, ¿significaba para ella un sufrimiento añadido? ¿sufría?

Tantos interrogantes sin respuesta, y tanta polémica y lucha que no pocos creyentes, ante el desenlace y a pesar de todo, se olvidan, por ejemplo, de pensar: “Eluana ya ha sido acogida por la misericordia de Dios”; “Eluana ya está en paz”; “ya ha descansado”. Aunque hoy mismo un hombre sabio, bien formado, creyente, y muy humilde, me decía: “Tal vez Eluana ya lleva 17 años contemplando a Dios. Dios no puede ser un paréntesis en su vida en unas circunstancia como las que vivió”… ¡Lo más probable es que quién sabe!

>> Sigue...


Padres, ¡no exasperéis a vuestros hijos!

30.12.07 | 15:21. Archivado en Familia

De pequeños el ritual de la misa dominical en familia era infaltable. Y además, era un momento esperado. Recuerdo que hacíamos fila en la sala de estar para pasar para que nuestros padres, uno a uno, nos ayudaran a hacer el examen de conciencia cuando había que confesarse.

Uno de los días en los que durante la misa era fijo que teníamos risas de complicidad, era cuando tocaba la lectura a los Colosenses 3,12-21, que nos ofrece la liturgia en este domingo de la Sagrada Familia.

Elegíamos el sitio y casi nos pelábamos por estar al lado de nuestros padres: Cuando decía: “Mujeres, someteos a vuestros maridos, como conviene en el Señor.”… los codazos y risas iban a mi madre que reía, o a mi padre que le hacía gestos como diciéndole: “¡Escucha bien!

Llegado el turno del “ -Maridos, amad a vuestras mujeres, como Cristo ama a la Iglesia, y no seáis ásperos con ellas”, Se repetía idéntico gesto, y en este caso era mi madre la que miraba a mi padre. Además nos reíamos mucho porque mi padre era de aquellos que, siendo muy afectivo, era muy poco demostrativo de sus sentimientos.

Pero cuando llegaba el mensaje a los hijos, nos escabullíamos cómo podíamos: “ Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso le gusta al Señor”. Ahí se repartían miradas a cada uno de los siete hermanos, y cada uno miraba para otro lado como si no fuera con uno.

Llegada la exhortación a los padres, en alguna ocasión, incluso, se suscitó un aplauso de todos los hermanos que estábamos muy metidos en la escena: “ Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan los ánimos.” Y tan a fuego nos quedaba guardado lo que “obligaba a nuestros padres” a “no exasperarnos”, que cada vez que nos mandaban algo que no nos gustaba, o cuando nos recriminaban por algo, no faltaba la sentencia infaltable en nuestros labios en la que apelábamos a la autoridad del apóstol Pablo: “Padres, no exasperéis a vuestros hijos,…”

>> Sigue...


Jueves, 19 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930