Sintonía cordial

El mensaje de Pascua

15.04.17 | 23:59. Archivado en Fe, Iglesia, Pascua, Justícia

La historia se repite. No somos tan originales como para no reeditar los errores del pasado y también la fuerza y todo aquello que nos lleva, a los humanos, a superarnos y a luchar para salir adelante. Alguien dijo que esa capacidad de ser y hacer el bien, y a veces el mal —que no queremos—, está en el ADN de nuestra condición humana, ya que todos estamos hechos del mismo barro «marca Adán». Pero también es cierto que la historia humana tuvo un momento culminante, que determinó nuestro caminar, y que llenando de sentido la lucha por la vida, nos aporta la certeza, de que aunque todo parezca que acaba en la muerte, a la que inexorablemente nos dirigimos,ella no es el final.

El mensaje de la Pascua nos dice que estamos amenazados de vida y de resurrección, y que la muerte, el mal, el pecado, no tienen la última palabra. Hay Uno que nos abrió camino, y que se hizo pan para nuestro camino, y vino para la fiesta de la vida. Caminamos y avanzamos como pueblo de Dios, como pueblo que sueña, aspira, trabaja, construye; como pueblo que a veces se equivoca, y que también muchas veces acierta, sobre todo cuando se juega las cartas de la vida en el amor, el servicio, la confianza,el bien de los otros, la bondad.

Andamos errantes, a veces sentimos que estamos «como ovejas sin pastor», pero no podemos culpar a «los pastores» porque eso sería una excusa y tal vez un pretexto para no hacer lo que nos toca. Nada ni nadie nos puede impedir vivir el Evangelio, y nada ni nadie nos puede expulsar de él y de su vivencia hasta el final: hasta dar la vida, hasta perderla, que en cristiano ¡es ganarla! Somos un pueblo maduro, que tiene un pastor y guía, que camina con su pueblo y que nos ha regalado la clave para vivir y avanzar: amaos siempre y a fondo perdido «amaos unos a otros, como yo os he amado»; que ora para que seamos uno «como yo y el Padre somos uno» y que nos dice que la salvación está en el camino de Jerusalén a Jericó —y no en dirección inversa— y que se hace realidad cuando somos capaces de descabalgar de nuestro bienestar, de detenernos ante los heridos del camino, de curarles las heridas, y algo más, cuando somos capaces no de dar lo que sobra sino de hipotecarnos para que el otro tenga vida: «…y todo lo que gastes de más, te lo pagaré a mi regreso.»

El sepulcro está vacío. No hay excusas. Dejemos de buscar entre los muertos, en medio de la competencia, las envidias, los recelos, las luchas de poder, los egos, el carrerismo, el dinero, etc. al que está vivo y es la Vida. Le encontraremos en Galilea, al lado de la gente, anunciando la Buena Noticia de la Salvación: que hay vida para todos, que la fiesta debe continuar y que el banquete está a punto.


Y RESUCITÉ DE ENTRE LOS MUERTOS

21.05.12 | 23:19. Archivado en Fe, Festejar, Pascua

Un diario íntimo, una novela, “las memorias del resucitado”. En todo caso, un relato inédito y en primera persona de los latidos del corazón de Jesús de Nazaret, una vez que resucitó, y antes de regresar al Padre.

Un conjunto de recuerdos, encuentros, sensaciones, emociones, que nos revelan el rostro más humano de Jesús, el amigo, el Maestro, el Hijo, el profeta de Nazaret, que se encuentra con los elegidos, con los doce, con su madre, con los que le condenaron y con los que le amaron y a los que amó.

>> Sigue...


Mis causas valen más que mi vida

Cuando el obispo Pere Casaldàliga ponía en valor sus causas por encima de su propia vida, no hacía más que decir una verdad más grande el mismo Mato Grosso en el que vive y que es testigo de su lucha, de su compromiso y de su amor ilimitado por la vida de las personas y la vida del Planeta, que son, en definitiva sus causas.

“Mis causas valen más que mi vida”, y no porque la vida de este pequeño-gran profeta sea insignificante, ¡todo lo contrario!, sino porque su causa es la causa de la humanidad, del Planeta; es la causa de la justicia y de la paz, es la causa del sueño de una humanidad reconciliada; es la causa de todos. Sin duda es la que se inauguró en el Evangelio, cuando alguien proclamó con voz altra y clara las Bienaventuranzas del reino.

Y si cada uno, hacemos nuestra la causa de los otros, en una suerte de solidaridad cósmica construida con los gestos más cotidianos y sencillos, pero que pueden resultar significativos, la esperanza no podrá fallar y el cambio y la armonía harán de nuestro Planeta, no sólo un lugar más habitable y hermoso, sino el hogar acogedor en el que puede crecer una nueva manera de vivir la vida.

Jesús, el profeta y amigo de Nazareth nos abrió el camino. Su causa era nuestra vida vivida en libertad y en plenitud. Y aunque le mataron para que claudicara en su empeño de anunciar un Reino universal, no le hicieron claudicar. Nuestra vida, su causa, era innegociable con los “sabios de este mundo”, con las autoridades religiosas que pretendían suplantar al mismo Dios, y para los que sólo unos pocos merecían tener acceso al banquete de la Vida. Jesús, dio su vida libremente, pero no traicionó su causa.

El mensaje de la Pascua y del Resucitado es este: Hay vida para todos, y aunque me maten siempre lo diré: El Padre os ama y todos estáis salvados”. Id y anunciad a todos, a todo el mundo que la Fiesta, el banquete ya ha comenzado. Que se apresuren a entrar, porque el vino generoso está a punto.

Que se contagie la Buena Noticia y que ninguno, se quede fuera. ¡Hay vida para TODOS!


Juan XXIII, Benedicto XVI y el Espíritu Santo

22.05.10 | 22:58. Archivado en Iglesia, Pascua

El Bueno de Juan XXIII, abrió las ventanas de la Iglesia para que entrara el aire. Había llegado la primavera y era necesario ventilar la casa. Y para eso qué mejor que abrir –y no cerrar- puertas y ventanas para que corriera el viento, para que entrara el Espíritu que todo lo renueva y que permite respirar a pleno pulmón en un ambiente saludable.

Tal vez el Papa Bueno al ser elegido en el cónclave, en el que sopló con fuerza el Espíritu –porque Jesús lo había prometido- se sintió asfixiado, por el ambiente cargado que hacía irrespirable el aire en la Iglesia; tal vez se sintió agobiado por

>> Sigue...


Id a Galilea

19.04.09 | 23:02. Archivado en Fe, Libertad, Pascua

Nos dice el libro del Éxodo que Moisés pastoreaba el rebaño de su suegro Getró. Y que de repente vio una zarza que ardía sin consumirse y que quedó inquieto y se preguntaba: ¿Cómo es posible que arda y no se consuma? Y se dijo “-Voy a acercarme”.

Y oyó una voz que le dijo: “Descálzate que estás pisando tierra sagrada”.

Y luego esa voz, que era la voz de Yahveh, le habló. Pero no le habló de grandes principios de fe que hay que creer para salvarse, ni de grandes elucubraciones teológicas, ni de …. etc.: Le habló de la justicia. Y el mismo Dios le dijo:

>> Sigue...


He visto a Dios

15.04.09 | 12:01. Archivado en Fe, Oración, Pascua

Es Pascua y quisiera compartir con los lectores, un relato del libro “Espiritualidad: Un camino de transformación”, de Leonardo Boff. Allí el cuenta una experiencia con su madre, quien nunca quiso aprender a leer, y que me parece exquisita.

Cuenta que en cierta ocasión, Leonardo, llevó a su madre un cuaderno y un lápiz, bendecidos por el Papa Pablo VI, para ver si la animaba a aprender. Pero ella nunca aceptó - ¿Para qué quiero aprender a leer y a escribir?“. Decía la mujer, quien tuvo once hijos que habían ido a la universidad y que, casi todos, eran doctores. A pesar de su renuncia, Boff la consideraba una mujer sabía y profundamente piadosa.

>> Sigue...


Hoy es Pascua: María. ¡Raboni!

14.04.09 | 23:04. Archivado en Esperanza, Pascua

Esto es lo que vivimos cada día en la liturgia durante lo que llamamos la “octava”. Cada día se nos recuerda “el primer día de la Semana”, aquel en el que Jesús se apareció a las mujeres y a los discípulos.

Este año me ha impresionado particularmente la imagen de María Magdalena: -Mujer, ¿por qué lloras?. Y más aún, su respuesta: “- Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde le han puesto”.

El Señor la llama por su nombre, y ella le reconoce como ¡Raboni!, Maestro.

>> Sigue...


Miércoles, 23 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31