Sintonía cordial

CARTA ABIERTA AL SR. CARLES PUIGDEMONT

14.01.16 | 16:25. Archivado en Solidaridad, Respeto, Reconciliación, Servicio, Justícia

Sr Carles Puigdemont, President de la Generalitat de Catalunya.

Estimat President:

El pueblo de Cataluña le ha confiado la responsabilidad de conducirlo hacia la libertad, de trabajar por el bien de todos los catalanes y catalanas y de todos los que vivimos en esta tierra y formamos parte de su vida, sintiéndonos plenamente identificados con su identidad y forma de ser. Le ha confiado el reto de conseguir que todos aquellos que vivimos en Cataluña podamos vivir con dignidad, viendo respetados nuestros derechos y cumpliendo nuestras obligaciones, trabajando juntos para que este sea un país grande y próspero.

Le escribo al comienzo de su servicio al País, desde el lugar en el que he querido situarme en estos años: al lado de los últimos, de los que no cuentan, de los humillados; al lado de los que estoy trabajando para conseguir un País y un mundo en el que no tengamos que avergonzarnos de que haya personas a las que se les cierra el paso a una vida digna, libre, feliz; personas que sufren la esclavitud laboral con sueldos de miseria, y que a pesar de trabajar de sol a sol, continúan siendo pobres porque sus salarios son del todo insuficientes. Pero también de tantos y tantas hombres y mujeres a los que cada día se les cierran las puertas cuando reclaman lo que tienen derecho a reclamar: trabajo, vivienda, alimentación, salud, educación, etc. Le escribo desde el dolor que me provoca que tengamos entre nosotros tantos niños a los que no se les deja crecer y a los que imponemos cargas que sus espaldas no pueden soportar.

Le escribo desde la búsqueda de alianza con tantas empresas, entidades y personas de buena voluntad y compromiso con la justicia y la paz, con quienes buscamos complicidades para conseguir crear sinergias a favor de una sociedad integrada e integradora, para luchar contra la fragmentación y el estigma que conlleva la pobreza y la miseria, pero también –y no menos grave- contra la corrupción, el egoísmo y la prepotencia de los que ignoran a sus semejantes y velan de forma voraz por sus únicos intereses.

Le escribo con el corazón lleno de esperanza por la hora en la que vivimos en la que tenemos mucho camino recorrido, pero sabiendo que todavía nos queda mucho por andar. Lo hago con la certeza de que todo es posible, si somos capaces de imaginarlo, pero sobre todo de construirlo desde el compromiso personal y la creación de redes solidarias.

Me dirijo a Vd. porque creo que debemos ser fieles al imperativo del Pueblo de Catalunya que anhela una sociedad justa, fraterna y solidaria, y que debe ser fiel a todos aquellos que dieron su vida para hacer de este País un espacio de libertad y oportunidades. En esta hora es bueno no perder la memoria para saber de dónde venimos y tener la suficiente capacidad para mirar hacia adelante y saber hacia dónde nos dirigimos, no obviando cómo queremos caminar ni a aquellos a los que tal vez les cuesta más avanzar.

President, estoy segura, como decía Mandela, que “para construir nuestra nación, todos debemos superar nuestras expectativas”. El camino está claro y la meta también. Sólo le pido que no se canse de trabajar a tiempo y a destiempo por y con aquellos que están en las márgenes; que les escuchemos, para que en la construcción del País, todos contemos, y lo hagamos sin resentimientos, rencores ni demagogias.

El momento histórico que vivimos es muy grave y hay quienes se empeñan en fomentar la violencia o en minar las legítimas esperanzas con amenazas, con el miedo o la descalificación. Tener ideales altos, nobles y justos, nos permitirá superar nuestras expectativas, y estoy segura hará de Cataluña una Nación de la que todos nos sintamos orgullosos, en la que todos sean bienvenidos y acogidos; en la que existan oportunidades para todos y se acabe con cualquier tipo de discriminación, que levanta vallas, expulsa del sistema a las personas o declara que unos son “ilegales” o de segunda clase.

No temamos a los que amenazan y siembran la inestabilidad por la derecha o por la izquierda; desde dentro o desde fuera. Le invito a trabajar con todos, desde la realidad, no esquivando los problemas; desde un corazón pacífico que busque la reconciliación y promueva la fraternidad.

Sr Carles Puigdemont, President de los catalanes, en nombre del Dios de la vida, de la dignidad de las personas, de la tierra y del Planeta que debemos cuidar; desde las raíces cristianas de nuestra sociedad, desde el querer y el sentir del pueblo de Cataluña, le pido que no se canse de promover un proyecto en el que, en el centro, esté la persona –toda persona- y en el que tengan cabida todas las ideologías, razas, culturas y religiones sin privilegios, y todo aquello que se ordene al servicio y al bien común.

Tenemos la gran oportunidad de promover la corresponsabilidad entre todos los sectores de nuestra sociedad. Todos somos importantes, todos contamos. Nadie puede sentirse excluido. No hay excusas: esta es la hora de construir, y no podemos dejar de hacerlo con rigor, perseverancia, sacrificio y con mucha generosidad.

Deseo que su límite como el mío y el de tanta gente, esté en darlo todo a cada momento. Esa es su responsabilidad y la que tiene derecho a exigirnos a todos los que amamos la libertad y queremos que todos los hombres y mujeres del mundo puedan gozar de ella.

Quedo a su disposición y le ofrezco lo que soy y lo que puedo: Mi compromiso con los más pobres, el trabajo en red para conseguir un nuevo orden, y mi oración confiada y fraterna

Sor Lucía Caram


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Casaus 05.06.16 | 02:52

    Pero tu no eras la novia de Artur Más? Ay Caram, Caram... no seas vicioslla...

  • Comentario por Francisco Tostón de la Calle 26.01.16 | 15:52

    Hola, amigos. Como parece que hay dificultades para el mensaje, lo repito aquí. Me sorprende que desapareciera mi comentario a la carta de SOR LUCÍA al señor PUIGDEMONT. Da la impresión de que la libertad de expresión solo funciona cuando los comentarios coinciden con la titular del blog o viceversa.

  • Comentario por PaCO 15.01.16 | 16:02

    NO SE LA HA DADO EL PUEBLO!!!!

  • Comentario por Humilde 15.01.16 | 14:22

    Estimada Lucía:
    Soy de una región más pobre de España pero no soy muy pobre porque hay redistribución de la riqueza entre regiones. Se que usted tiene buen corazón y buena cabeza... ¿ porque cree que los movimientos independentistas siempre son de las comunidades mas ricas? La quiero mucho...

  • Comentario por [Blogger] 15.01.16 | 02:20

    Sólo el comienzo define la inanidad del resto: ¡conducir al pueblo hacia la libertad! ¿¿?? Si supiéramos de qué libertad se trata, podríamos hablar, pero pedir a este señor que nos traiga libertad es pedir que gobierne contra sí mismo.
    Menuda verborrea la de este artículo.

  • Comentario por Prima de Primo 14.01.16 | 20:26

    Bueno, sor Lucía, usted viene de Tucumán, me parece. ¿Qué pone su pasaporte? ¿Ha perdido su identidad? ¿Ha abominado de sus padres? ¿De sus hermanos? Quizá, no lo sé, sus raíces estén en el Líbano. O en algún país de Oriente Medio, como los Menem, por ejemplo. ¿Ha invitado a Menem a tomar la identidad de la nación catalana?
    Resultaría cómico, si no fuera trágica la menestereosidad intelectual de la que hace gala. No diga tonterías, porfavor sobre nación, identidas y demás mantras. Se ve a la legua que su formación no ha pasado de un baño de urgencia por alguna clase apresurada de teología barata. Usted no se da cuenta del ridículo que está haciendo. Alguno le tomará a chifla su cambio de amor de Mas por Puigdemont. Sabe usted muy bien, y se lo han avisado quien tiene autoridad (o tenía pues ahora son provincia dominicana única y nueva), que sea prudente, en román paladino, que se calle de una vez. No diga más majaderías, envueltas en el celofán de los pobres.

  • Comentario por Moisés 14.01.16 | 17:24

    "En nombre de Dios..." dice Sor Lucía. (El 2º No tomar el nombre de Dios en vano).


    "Niños a los que no se les deja crecer..." ¿En Cataluña? Denuncie, denuncie, con nombres y domicilios... o calles, si no tienen casa.

    "Para luchar contra la fragmentación" ¿De quién?

    Si Dios le ha mandado expresa y personalmente que publique esta carta, quizá esté Dios de broma. (Ya sabe lo que dice el antiguo proverbio hebreo : El hombre -supongo que también las mujeres- piensa; Dios ríe"). Como no sea por eso...

Domingo, 17 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Marzo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031