Sintonía cordial

¡Tienen hambre!

29.12.11 | 23:36. Archivado en Solidaridad, Pobreza, Servicio, Compromiso
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Hace una semana, se presentó en el convento Milagros. Tiene 23 años, cuatro hijos y una pareja que le da muy mala vida. Venía llorando porque no tenía nada para dar de comer a sus hijos, le habían cortado la luz, por falta de pago, y ya hacía una semana que había pasado lo mismo con el agua. El panorama era desolador, y las puertas se le cerraban una tras otra. Dijo que los hijos eran su única fuerza para luchar y seguir viviendo.

Al marchar, me encontré con Pilar que venía de la Plataforma de alimentos, estaba derrumbada. Jane, una mujer ecuatoriana, con siete hijos estaba a punto de ser desalojada de su casa. Hace meses que no paga, y el propietario de la casa pidió se la expulsara. Fue a ver a Pilar y de forma desesperada a pedir una ayuda.

El 24 por la tarde vino a verme Gaspar, un hombre de unos 40 años, pero que parece de 70. Cobra 900€ al mes, pero está enganchado a la droga: quiere y no puede dejarla. Está en la calle, nadie de su familia le quiere, y pedía desesperado un sitio para pasar la noche. Pude colocarlo en el albergue de la Policía local, después de darle algo de comer.

Y suma y sigue… Y sigue sumando. Parece que estamos en una escalada de miseria que no se detiene, y la situación se evidencia cada día con una desesperación que ralla la locura.

La solidaridad ha aumentado. Parece que somos más sensible al sufrimiento de los más pobres, y que todos vemos que ese drama, en un abrir y cerrar de ojos, puede ser nuestro propio drama, porque la pobreza cambia de dueño fácilmente y no avisa ni pide permiso.

Y pienso en la Navidad que estamos celebrando, y que año tras año nos recuerda que tampoco había sitio para ellos en la posada, y que María tuvo que dar a luz a su hijo en un pesebre, en la pobreza plena, en la humildad profunda, en el frío intenso… Y sin entender nada, intento adorar el misterio. El misterio de la humanización de nuestro Dios.

Él se abajo para besar nuestro barro, se humanizó hasta el extremo, ¡hasta la miseria y la pobreza más absoluta! Y los de lejos y los de cerca vinieron a adorarle, y adorándole comprendieron que Él sólo quería una cosa: poner su tienda entre nosotros.

Y para poner su tienda, no nos pide más que sencillez, acogida, humildad, escucha, un corazón disponible, y unas manos vacías y abiertas para acogerle.

Este es el misterio de la navidad, esta es nuestra fe, ésta es la nueva evangelización: acoger el clamor de la humanidad en el llanto de los mas pobres, darles la oportunidad de poner su tienda entre nosotros, y adorar el misterio de la humanidad que día tras día es besada por nuestro Dios que nos visita, cuando uno de estos más pequeños llaman a nuestro corazón.

Feliz Navidad y un 2012 en el que la acogida del pobre sea el pan nuestro de cada día y en el que compartiendo, a nadie le falte el pan.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por jjc 13.04.12 | 00:07

    Considero que hay que ir más allá de la caridad.

  • Comentario por jjc 13.04.12 | 00:05

    Cáritas hace un encomiable servicio a la gente. Merecen mi más sincera enhorabuena. Pero yo no creo en la caridad, no me gusta que tengan caridad. Creo en la solidaridad, la justicia y el amor hacia los demás. Pero no en la caridad. Así que.... no me gusta ser caritativo.

  • Comentario por Ivanhoe 23.02.12 | 15:04

    He leido que el Ayuntamiento de Barcelona ha pagado 700.000eur por una estatua de homenaje a los castelliers.
    ¿Si esto es cierto, qué opina Vd de ello, Hermana?

  • Comentario por Elena 12.02.12 | 16:05

    Pues claro que la situaxción es patética, pero grandisima hipócrita, ¿qué esperabas tras tantas décadas de latrocicios, corruptelas y despilfarros autonómicos y delirantes fantasías de independencia etc etc etc
    Esto estaba cantado y a los que lo advertíamos nos llamabas "profetas de calamidades"
    Realmente ¿eres tan tonta como aparentas?
    Ah, no... ¡Ibas por una subvencionita! O más.Como tantos.
    Hala! Después de cargaros la justicia más elemental, ahora tocan a rebato las campanas de la caridad.

  • Comentario por Masa 22.01.12 | 10:19

    Creo que los religiosos hablamos mucho de pobreza.
    Caritas hace un excelente servicio de ayuda caritativa.
    Pero no ¿Podriamos en nuestros colegios formar a los jovenes en crear una sociedad más igualitaria?

  • Comentario por mercedes 04.01.12 | 15:59

    El problema es tan ingente que una siente que solo puede aportar un minusculo granito de arena..... aunque nunca hagamos lo suficiente no hemos de desanimarnos.
    Estemos atentos a a cada hermano necesitado que encontremos en nuestro camino, una mirada, un gesto, una palabra un apreton de manos , una ayuda....todo con AMOR.

  • Comentario por lluis enric 30.12.11 | 10:40

    Él que nació en un a choza y murió en un patibulo, despues de sufrir tortura, nos enseña el camino. Apreciada hermana y si en vez de ser ornitologos nos convirtieramos en pajaros, que pasaria si renunciasemos a las ataduras de trabajo, sueldo, saldo, coche, movil, internet, gastronomia, etc, etc y le siguiesemos sin miedo...
    Que tenga acierto y suerte en el año entrante.

  • Comentario por m 30.12.11 | 09:37

    Estoy de acuerdo con su reflexión pero añadiría algo más: que no sólo hemos de ayudar dando el pez, sino también enseñando a pescar...

    La pobreza sabemos que la mayoría de veces no sólo es económica, sino que es mental-cultural-educacional, y es ese ámbito en el que hemos de ayudar a integrarse en la medida que les sea posible.

    Seamos tienda acogedora e impulsadora de nuevos caminos.

    SÍ, YA SÉ QUE PRIMERO ES EL PEZ...PERO VEAMOS TODAS LAS POSIBILIDADES QUE PODEMOS PROPONER. Un abrazo.

Miércoles, 23 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2013
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Sindicación