Editado por

Manuel María VenturaManuel María Ventura

Buscar
Temas
Archivos
Hemeroteca
Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
Sindicación
PARTICIPACIÓN
SERVICIOS


Cumpleaños

Permalink 08.08.07 @ 08:58:42. Archivado en La Ciudad

Un cumpleaños no es más que una fecha, un dato estadístico al cual es posible desproveer de toda carga emotiva o sentimental a poco que el interesado se lo proponga. Unicamente consiste una forma más de reflejar el paso del tiempo.

Me resulta curioso, por tanto, aunque humano comprobar como cuantos conocidos y desconocidos se empeñan por ocultar y esconderse de dicho elemento, llegando a extremos casi risibles como la ocultación, la negación, y la mentira.

En mi caso, siempre me agradó cumplir años. Entiendo que es una manía inocente como otra cualquiera (inocente, se entiende).

Y, conforme fui creciendo, se fueron revistiendo, en mi fuero interno, de hitos tales como "el año que el hombre pisó la luna", "el año que llegó el Rey", "el año de las primeras elecciones democráticas", "el que estudié Historia Antigua", "el de mi boda", el que "nacieron mis hijos". Y así tuve siempre, quizás a toro pasado, un buen motivo de celebración.

Cumplo cuarenta y cinco. No era complicado, para el que me conozca, establecer un hito, personal o no, para este año dos mil siete: "el año en que mis hijos recibieron su Primera Comunión".
Fácil, ¿verdad?

Sin embargo, cuando apague las velas que todos los años dispongo mentalmente sobre la tarde de mi cumpleaños presiento que tendré un cierto momento de desasosiego. He elegido este día para separar los dormitorios de mis mellizos y, a partir de esta noche, dormirán cada cual en su propia habitación.

Y, sinceramente y por vez primera desde que cumplo años, no sabré si el hito que escojo no me traicionará y se autocambiará por otro: "el día en que no pude leer un cuento".

Porque esta noche, cuando mis hijos me reclamen cada uno desde su cama, se habrá soltado una más de las amarras que los mantienen en el puerto abrigado que es la familia y mucho me temo que, de ahora en adelante, me rondará un poso liviano de nostalgia cuando leamos un cuento, no ya en el dormitorio de los niños, sino en el comedor.


Bookmark and Share

Comentarios:

Aún no hay Comentarios para este post...

Se muestran únicamente los últimos 40 comentarios de cada post.

Los comentarios para este post están cerrados.

Blogs
El blog de X. Pikaza

El blog de X. Pikaza

800 años de Merced. (2) En carcer era... hostal no había

Xabier Pikaza Ibarrondo

Fe y vida

Fe y vida

El papa Francisco en Chile: Dignidad, perdón, justicia, unidad

Consuelo Vélez

Religión Digital

Religión Digital

Convertirse y seguir a Jesús

Religión Digital

Punto de vista

Punto de vista

Puigdemont – Junqueras, duelo al sol

Vicente Torres

Crónicas Bárbaras

Crónicas Bárbaras

Cadena perpetua, sí

Manuel Molares do Val

El buen vivir de Juan Luis Recio

El buen vivir de Juan Luis Recio

Valnera, el especial vino de manzana de la asturiana Finca La Rionda

Juan Luis Recio

El Blog de Otramotro

El Blog de Otramotro

Que la verdad prevalezca

Ángel Sáez García

Un minuto para el encuentro

Un minuto para el encuentro

¿sabemos pasar desapercibidos?

Ana Bou

Secularizados, mística y obispos

Secularizados, mística y obispos

SALUD DE LOS ENFERMOS

Josemari Lorenzo Amelibia

No más mentiras

No más mentiras

Turismo en masa: "Semáforos en Venecia"

Antonio García Fuentes

Ríase, aunque sea de mí

Ríase, aunque sea de mí

Antonio Lucas, también se pira de Twitter como uno mas de los grandes

Chris Gonzalez -Mora

Un país a la deriva

Un país a la deriva

Cuando los independentistas se ponen "estupendos"

Vicente A. C. M.

In itinere

In itinere

EL NIÑO JESÚS NO QUIERE MÁS BESOS

Antonio Aradillas

El Blog de Francisco Margallo

El Blog de Francisco Margallo

Teología de J. Ortega y Gasset. Evolución del cristianismo

Francisco Margallo

Rumores de Ángeles

Rumores de Ángeles

"Todo lo puedo en aquel que me conforta"

José Manuel Vidal

Mi vocación

Mi vocación

El perseguidor

Sor Gemma Morató

Tres foramontanos en Valladolid

Tres foramontanos en Valladolid

El arte moderno, ¿es arte?

Bustamante, Arévalo y Pardo de S.

Aeterna Christi Munera

Aeterna Christi Munera

Oh, bendita cruz

Jose Gallardo Alberni

Parresía

Parresía

Jonás: complejo del oprimido

Juan Manuel González

Acción-formación social y ética

Acción-formación social y ética

Discernimiento espiritual y moral liberadora desde Francisco con Tomás de Aquino

Agustín Ortega

Haz de PD tu página de inicio | Cartas al Director | Publicidad | Buzón de sugerencias | Publicidad
Periodista Digital, SL CIF B82785809
Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España)
Tlf. (+34) 91 732 19 05
Aviso Legal | Cláusula exención responsabilidad

redaccion@periodistadigital.com Copyleft 2000

b2evolution Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons License.
Noticias Periodista Digital | Periodista Latino | Reportero Digital | Ciudadano Digital