Sesión Golfa

La leyenda del indomable: Braveheart

08.06.08 | 18:22. Archivado en Cine, Cineclub, DVD

Ante la desesperante languidez de la actualidad cinematográfica, creo que es una buena ocasión la que brinda el cuarenta aniversario que se cumplió hace poco del estreno de La leyenda del indomable, y su salida en DVD conmemorativo, para aprovechar y matar dos pájaros de un tiro revisando una de las mejores películas carcelarias que se han rodado e ignorar unos estrenos que no merecen ni siquiera mención.

Sin ser una cinta redonda desde la óptica estrictamente artística, se trata de una obra tan legendaria en el mundo del cine como sugiere su título en español. Nominada a cuatro Oscar y merecidamente ganadora de uno de ellos en la figura de un George Kennedy en estado de gracia como Mejor Actor de Reparto, es la historia de un héroe de la Segunda Guerra Mundial que regresa y tiene, además de un carácter muy particular y graves problemas de adaptación a su nueva vida en paz, un indestructible espíritu libre que no podrán doblegar en todo el transcurso del metraje. Terco como una mula y condenado por dañar propiedad pública en estado de embriaguez, el personaje protagonista –Paul Newman es el actor que lo encarna con precisión y naturalidad dignas de uno de los más grandes-, pícaro, tenaz y cómplice del espectador desde que aparece ante nuestra atenta mirada con esa sonrisa suya de pillo, cautivará a todos en el proceso de demostrar que se puede encerrar a un hombre, pero no privar de libertad a su espíritu. Se trata de una producción dura en su fondo y aligerada en la forma, que insta gracias a ello y por igual a la reflexión y al entretenimiento, que no es poca cosa.

Para la historia quedan tomas como las de los presos pidiendo permiso para cosas tan básicas como beber o quitarse la camisa, esas gafas de sol del guardia, el lavado del coche de la chica que revolucionó a toda la prisión o, sobre todo, a Newman engullendo cincuenta huevos en una hora para ganar una apuesta –seguro que más de un lector que aún no había ubicado la película acaba de pensar: “ah, ésta es la peli de los huevos”.

El personaje de Luke, inadaptado y orgulloso de ello, sería difícil de concebir sin el físico y el talento de Paul Newman, que no sólo permitió a La leyenda del indomable entrar en la lista de películas carcelarias memorables, sino que construyó un icono a lo Braveheart de esos que sólo aparecen de vez en cuando y que te hacen salir con sobredosis de adrenalina y reforzamiento anímico del cine.

Un acertadísimo elenco de secundarios (encabezado por el ya nombrado Kennedy, que se llevó el Oscar por su papel de amigo de Luke), una música estupenda y un gran trabajo artesanal -con algún exceso en minutos de planos parecidos como único pero- del director remando a favor del resultado final y cediendo generosamente protagonismo al personaje principal, completan esta gota de calidad que salió de esa década prodigiosa del cine norteamericano que fueron los años sesenta. Indomablemente permanecerá en la historia de este arte, y a las distintas versiones en formatos digitales y remasterizaciones o versiones especiales conmemorativas me remito.

¿Con qué moral mira ahora uno la cartelera esta semana para ir al cine?

Dirección: Stuart Rosenberg. Año: 1967. Título Original: Cool Hand Luke. Guión: Donn Pearce & Frank R. Pierson (basado en la novela de Donn Pearce). Intérpretes: Paul Newman, George Kennedy, Dennis Hopper, Harry Dean Stanton, Strother Martin, Lou Antonio, J.D. Cannon, Ralph Waite, Anthony Zerbe, Joe Don Baker, Wayne Rogers. Música: Lalo Schifrin. Fotografía: Conrad Hall. Productora: Warner Bros. Pictures / Seven Arts.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 22 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930