Sesión Golfa

Euro Oscars

25.02.08 | 15:50. Archivado en Cine, Actualidad, Festivales

Más bien tirando a poca la trascendencia de una gala de los Oscars que no será recordada por sus anécdotas, ni por su despliegue de infraestructura o sus catastróficas actuaciones musicales interpretando las no menos catastróficas nominadas a la mejor canción. Si algo se puede destacar, además de los laureles a los hermanos Coen con los premios gordos a Mejor dirección y película, es que la huelga de guionistas ha hecho peligrar el show y que, más que nunca, éste ha sido el año del Viejo Continente: así, tenemos categorías copadas por europeos como Mejor corto (Bélgica), Mejor película de habla no inglesa para Los falsificadores (Austria), Mejor maquillaje (Francia), y las británicas Mejor corto de animación, Mejor canción y Mejor banda sonora. Pero, sobre todo, Europa se lleva la palma a nivel interpretativo, con la escocesa Tilda Swinton (Michael Clayton) como mejor actriz de reparto, la francesa Marion Cotillard (La vida en rosa) como actriz principal, el inglés Daniel Day-Lewis (Pozos de ambición) como actor principal, y… ¡Javier Bardem! como mejor actor de reparto por su papel de más malo que un dolor de muelas en No es país para viejos, la gran triunfadora de la noche. Sí, señores, la primera noticia es que Bardem ha ganado, estaba bastante cantado –desde aquí nuestra más sincera felicitación por el justo premio a un trabajo bien hecho-; la segunda noticia es que en su discurso (gran parte en español) ha estado muy correcto, sin dejarse llevar por esa costumbre que tiene de sacar los pies del tiesto, dando las gracias a su mamá (para eso es su madre, que no hay más que una), a España y a los “cómicos” españoles, cosa que le honra.

En lo que resta de premios, podemos mencionar que la estupenda Ratatouille, que podía haber aspirado a algo más, ganó el Oscar a mejor película de animación, que Alberto Iglesias (la cruz) se quedó en puertas del de mejor banda sonora (otro año será, -y no es una frase hecha, porque Iglesias es uno de los grandes-) y que, como el que no quiere la cosa, El ultimátum de Bourne se ha llevado por méritos propios las tres estatuillas técnicas a las que optaba.

Las grandes derrotadas fueron Expiación –quizá demasiado “british” para Hollywood-, y la grandilocuente Pozos de ambición, tan ambiciosa como su título y su realizador, el pretencioso Paul Thomas Anderson, que se quedó sin “su” premio a la Mejor dirección que le reconociera lo gran artista que se sabe.

Además, añadiré al “ni fu ni fa” que ha sido el tinglado este año, que Diablo Cody, ganadora del Oscar a Mejor guión original por Juno, con su espantoso traje dio un posible motivo por el cual antes se ganaba la vida como stripper (tiene un serio problema de vestuario), que las películas que más me han gustado este año ni siquiera estaban nominadas (Promesas del Este y En el valle de Elah), con lo que no puedo estar muy identificado con los resultados, aunque del mal, el menor, en las manos de los Coen. Si de mí dependiera, no habría recompensado un trabajo, aunque muy bueno, pelín pasado de rosca en algunas escenas de desmesura de Day-Lewis, el flamante “mejor actor”, que bien podían haberse ido a Viggo Mortensen o Tommy Lee Jones, o de una Tilda Swinton que tiene una actuación y un papel convincentes (ambas cosas), pero que no son para morirse de gusto interpretativo. Por lo demás, sin mucho que objetar en el resto de premiados.

Espero que el año que viene “la mayor fiesta del mundo del cine” vuelva a ser lo que ha sido casi siempre; y no hablo de justicia en la lista de premiados, que de ésa siempre han escaseado y, a fin de cuentas, cada cual tiene sus preferencias, sino de que al menos a los sufridores que trasnochen les merezca la pena ver lo que ven…


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 26 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930