Sesión Golfa

No es país para viejos: una historia de violencia

18.02.08 | 12:59. Archivado en Cine, Estrenos

Los hermanos Coen realizan por primera vez un trabajo que no está basado en un guión original de ellos mismos, y el resultado es una cinta que destila lirismo melancólico y una madurez que encaja a la perfección con el talento fílmico y el genuino estilo (del que no se aleja esta obra) de los realizadores “siameses”. Tenemos ante nuestros ojos una historia reflexiva y excesivamente pesimista sobre hombres sin escrúpulos y el agotamiento moral de aquellos ilusos que sí tienen conciencia. Se trata, en realidad, de un retrato caricaturesco de la naturaleza humana según el punto de vista de dos indiscutibles artistas. No en vano han recibido el aplauso unánime de todos los consumidores, profesionales o no -siempre me resisto a mencionar la pedantería inexacta del “aplauso de crítica y público”-.

Las dos horas de puro cine no tienen prácticamente desperdicio, con un ritmo pausado que dicta un metódico monstruo sanguinario tras el rastro de un tipo corriente (Josh Brolin) -siempre da mucho juego el tío normal que se encuentra por azar en un lío descomunal- que se ha topado con el devastado escenario de un tiroteo, y ha decidido solucionar su vida apropiándose de un maletín repleto de dinero que ha encontrado; ello lo condenará a ser perseguido sin prisa pero sin la más mínima pausa por el inhumano asesino que encarna con precisión contenida y milimétrica un Javier Bardem candidato y favorito al Oscar por este trabajo. Y no me extraña, porque se trata de un personaje muy complicado de interpretar, que lleva el peso absoluto de la cinta, y al que Bardem da vida (literalmente) con todos los matices que le aporta a una figura que no necesita gesticular para despertar auténtico temor. Siguiendo los pasos de perseguidor y perseguido tenemos al resto del magno reparto, con un espléndido Tommy Lee Jones que hace de veterano sheriff asqueado de la podredumbre humana, y a Woody Harrelson, en un muy secundario papel de enviado por el gran jefe para neutralizar al asesino, que trabaja por libre, y recuperar el botín.

Los Coen no faltan, por supuesto, a su dosis (esta vez pequeña) de ingenioso y delirante humor negro, que pretende poner la guinda a una cinta que se acerca a ser redonda.

Sin embargo, inteligencia en la adaptación, ingenio en los chistes, habilidad con la cámara y personalidad abrumadora de los actores, aunque sean argumentos de peso, no son suficientes para firmar una película que esté destinada a llamarse obra maestra.

El transcurso de la historia es hilvanado a costa de demasiados golpes de suerte (o mala suerte, según quien lo mire), el final flojea un poco y, sobre todo, encuentro que la cinta está huérfana de protagonista; esto es así debido a que el peso de la obra lo lleva con gran diferencia un tipo tan brutalmente cabrón y frío, que puede llegar a despertar admiración, o incluso nuestra más oscura simpatía, pero no logra que el público se identifique y centre su interés en la suerte que corra. En una trama de este tipo, en quien hay que poner los subjetivos ojos del espectador para que conecte con lo que se narra, es en personajes que van cayendo sorpresiva, realista, pero también desconcertantemente, o que salen muchos menos minutos de lo que esperamos, desconcertando igualmente al público, que intenta una y otra vez depositar su interés en figuras que no acaban dando la talla narrativa. Esto, sin embargo, no desmerece un gran trabajo estilístico que divierte y no nos dejará indiferentes. No es lo mejor que he visto este curso cinematográfico que está llegando a su fin, pero sí de lo mejor.

Dirección: Ethan Coen y Joel Coen. Duración: 122 min. Título original: No country for old men. Intérpretes: Tommy Lee Jones (sheriff Bell), Javier Bardem (Anton Chigurh), Josh Brolin (Llewelyn Moss), Woody Harrelson (Carson Wells), Garrett Dillahunt (agente Wendell), Kelly Macdonald (Carla Jean Moss), Tess Harper (Loretta Bell). Guión: Joel Coen y Ethan Coen; basado en la novela homónima de Cormac McCarthy. Música: Carter Burwell. Fotografía: Roger Deakins. Montaje: Roderick Jaynes. Producción: Joel Coen, Ethan Coen y Scott Rudin.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Lunes, 22 de abril

    BUSCAR

    Editado por

    Hemeroteca

    Abril 2019
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    2930