Y sin embargo se mueve… Un blog de Juan Granados

Los bobos del fútbol

19.06.12 | 20:43. Archivado en Política, Economía

ABC-Galicia. 18/06/12

"Todos los signos meteorológicos de la economía indican un crecimiento de la no-libertad."
Max Weber

Finalmente ha sido en sábado, día festivo para el pueblo judío y bastante detestado en tiempos por la parte calvinista del mundo. Se dice que los supporters más rendidos del merkelianismo, Finlandia, Austria, Holanda y una pequeña y combativa Estonia, llegaron a ponerle difícil a la misma Alemania aquello de echar una mano a la España cañí y derrochona. Para los maestros de la meta moral y la predestinación, el óvolo donado a tanto la pieza de plata es poco castigo para unos papistas desahogados, cigarras parasitarias de una Europa industriosa sin persianas ni visillos tras las ventanas. A los maestros del interés y el filibusterismo, todo les parece poco, excepto la cantidad de cerveza que debe trasegar un adulto sensato en período de asueto.
Diríase que vistos los casos precedentes de Grecia, Irlanda y el hermano portugués, no hemos salido por el momento tan mal librados, aunque resulta evidente que hoy estamos todavía un poco peor que ayer. Por más que se nos diga que esto es cosa de bancos, el contribuyente será quien pague la cuenta, esto nadie lo duda, la única incógnita que resta es saber si se nos permitirá mantener cierto nivel de subsistencia o, siendo que nada parece ser bastante para los niñatos que juegan a subir y bajar primas ante un ordenador, volveremos a los tiempos del gasógeno y la cartilla.
En el ínterin, todos aquellos constructos bancarios formados con retazos de las malhadadas cajas de ahorros, parece que podrán subsistir aunque no se lo merezcan. Entre ellos nuestro Novagalicia Banco, que aún después de la que han liado sus muchos padres, se permite prejubilar generosamente con dinero que nunca ha sido suyo, en tanto los genios que rigen la confederación de empresarios sostienen que los 67 años no son edad suficiente para el retiro laboral.
Del otro lado del cauce del río, mentes de parecida lucidez critican el rescate prestatario, como si alguna maldita vez hubiesen hecho algo razonable para evitarlo. Pero esto no es lo peor, lo trágico es que tengamos que escuchar el machacón lugar común que cacarean por doquier, aquello de “os roban y vosotros a ver fútbol”. El fútbol es trigonometría, geometría no euclidiana, poesía creativa y batalla simbólica, el espectáculo de los espectáculos, sepan de una vez que lo sabemos, que conocemos cada día que permanecemos agónicos y medio muertos, pero eso, demonios, no tiene porqué evitarnos el disfrute y la contemplación de la belleza, es lo que nos queda, alguien debería decírselo de una vez.


El futuro de la CRTVG

06.06.12 | 22:34. Archivado en Actualidad, Economía


Basura mental

30.05.12 | 17:31. Archivado en Política, Economía

ABC-Galicia 28/05/12

La agencia de calificación Fitch considera ya como mera basura el rating de solvencia de Novagalicia Banco. No es para menos, el esperpento creado a partir de las principales cajas gallegas sólo ha logrado obtener el pasado año un margen neto de 74,9 millones de euros. Con eso es con lo que debe comenzar a provisionar los 2.465 millones de euros que se nos obliga a cederle vía impuestos, más, al menos otros 1.109 que ha de asegurar para garantizar los requerimientos de estabilidad que ha impuesto el gobierno.

Esto es lo que nos ofrecen unos llamados gestores que han tenido el privilegio de manejar la mayor parte de los dineros de los gallegos durante lustros. Administrando como si fuesen regalías de la corona, por ejemplo, las nóminas de los funcionarios y las pensiones de jubilación de nuestras clases pasivas. Aquellas cajas más bien antipáticas, expertas en organizar colas de viejitos privados de tarjetas de débito cada primero de mes, siempre atentas al servicio del poder político y sus delirios faraónicos, muestran ahora a qué clase de sujetos se había encomendado su gestión. Ahora sabemos que esa legión de mangantes, que están ya en sus casas gozando de liquidaciones y finiquitos millonarios, poseían el sentido común y el conocimiento de un paramecio. Tal parece que entre tanto cóctel y tanto golf no encontraron momento para estudiar, prever y entender qué demonios es un mercado.

Lo trágico de todo esto es que nadie se plantee siquiera pedir responsabilidades a quienes han dilapidado el dinero que nunca había sido suyo. Se les ha sacado del medio, untados de parné hasta las cejas, en tanto se nos encarga a los súbditos de este reino ilusorio apuntalar la ruina que nos han regalado. Ni en la más sórdida y profunda cloaca de la edad media se hubiese tolerado algo así. Semejante forma de dominación no es solamente antidemocrática, es reducir a los ciudadanos a paganos de un sistema notoriamente injusto y cruel con los que nunca han sido partícipes de este desastre.

A la vez, y en tanto otros ciudadanos de reinos ilusorios, léase Cataluña, pitan el himno de un país que detestan, el jefe de su tribu notifica al estado central que hay que rescatar sus imposibles cuentas públicas. Se cuenta que la cosa deriva de la gestión infame de un charnego complaciente llamado José Montilla, cuya iluminada gestión catalana y de raíz dejó tras de sí un pufo no menor de los cuarenta mil millones de euros, con affaires curiosos como el asunto de la aerolínea identitaria Spanair o la captura de Endesa para los fines de la Cataluña-nación. Hoy el señor Montilla, bachiller titulado, ejerce de senador y mantiene una oficinilla para ir a pasar las mañanas; ya saben, leer un poco la prensa, el cafelito y un par de llamaditas, que cuesta al erario público unos 300.000 euros anuales. Si, decididamente asistimos al triunfo, la gloria y sacralización del paramecio, continuamos para bingo.


El mal de la China

26.03.12 | 16:58. Archivado en Actualidad, Economía


La magia y el ingenio

06.03.12 | 19:11. Archivado en Política, Economía


De fueros y dineros

30.01.12 | 17:43. Archivado en Política, Economía


Capitalismo de estufa

31.10.11 | 16:33. Archivado en Actualidad, Economía


Convergencias

06.06.11 | 20:03. Archivado en Actualidad, Economía

ABC-Galicia 6/06/11


El atraco global

28.10.08 | 21:27. Archivado en Economía

Aburre Botín, el del apellido premonitorio, cuando afirma que no descarta hacer uso del salvavidas gubernamental aún presentando un giga-balance de beneficios. Aburren aún más los parásitos en corbatín, ágrafos de cuerpo y alma, asegurando que traerán un nuevo orden de justiprecio capitalista y gubernamental, a la vez que perseveran en la manía detractora de cualquier modesto beneficio obtenido por quienes poseen alguna industria o habilidad adquirida desde un cierto esfuerzo y ansia de progreso. Tras ellos, sobre ellos, la molicie organizada por arriba y por abajo, la desidia ha triunfado definitivamente. Dependamos pues y tomemos cuanto sea posible; perpetremos el gran atraco final mientras quede algo que repartir; por ley, naturalmente; se ve que los más avisados no hacen ya otra cosa:


Cuando Bastiat visitó Compostela

05.04.08 | 14:12. Archivado en Filosofía, Economía

La verdad se defiende sola, la mentira necesita ayuda del gobierno.
(Antonio Escohotado)

Acudo fugazmente al congreso en torno a la escuela económica austríaca que se ha celebrado en la universidad de Santiago. Lástima no haber podido quedarme más tiempo, nada me gusta más que escuchar a otros hablando de economía política mientras fuera llueve a Dios dar. Y es que las cosas que tienen que ver con el modo en que se relacionan los hombres con la economía, esa hidra agreste, mueven al pensamiento subjetivo y apasionado más que otra cosa alguna. Como, además, voy creyendo que la ingerencia burocrática en asuntos de condumio y cobijo causan más males que beneficios al contribuyente, resulta muy instructivo ahondar en la historia de la predación organizada.

Abrió el fuego el profesor Miguel Anxo Bastos, con un asunto sugerente: “Los nuevos ludditas”, es decir origen, procedencia y desarrollo de los tecnófobos que en el mundo han sido, ese “odio a la máquina” que de cuando en vez aflora por medio del pensamiento de algún gurú económico. El profesor Bastos, pese a su juventud, es un clásico. Hay una especie de profesor compostelano, ya semiextinta, de tertulia en el café “Azul” y chorreo bibliográfico, que resulta inexportable. En ellos, divina verborrea, la mente apura más que las palabras, van de una esquina a otra de sus lecturas sin solución de continuidad, entretienen más que un Barça-Madrid. El primero de esa especie que tuve la suerte de conocer fue don Carlos Alonso del Real, capaz de comparar el cráneo de Ursula Andress con la osamenta de un Cro-Magnon; Torrente Ballester también era así, será cosa del granito y de la lluvia. Bastos, como sus colegas Pedro Arias o Miguel Cancio mantiene bien alto el pabellón de la vieja universidad, que ya apenas existe como tal.

Más tarde, Gabriel Calzada, del Instituto Juan de Mariana, realizó una muy notable exposición en torno a los desencuentros del autor del “De Rege” con el poder. Esto es muy pertinente, aquel colegio salmantino, de jesuitas combativos, sigue representando la verdadera gloria del pensamiento económico español. Antes que Bodin dieron con el fenómeno, nuevo para aquel mundo precapitalista, de la inflación. El “discurso sobre la moneda de vellón”, aquellas cosas que avisaba González de Cellorigo, siguen en absoluta vigencia.

Y así, a media tarde, vino la profesora María Blanco con el viejo Bastiat bajo el brazo. Es sabido que a Bastiat siempre se le ha hecho más caso en América que en Europa, y es lástima, porque probablemente ha escrito las líneas más lúcidas, realistas y divertidas de la economía política, claro que sus publicaciones tenían aspecto de panfleto, no de manual, Bastiat no tenía método, sólo sentido común ¿Cómo olvidar su narración del pleito ficticio de los fabricantes de velas franceses con el sol? Todo esto, recordado a través del bisturí literario de María Blanco fue, se lo puedo asegurar, un delicado placer. Esperamos ansiosos la publicación de las actas.


Crisis?, what crisis?

09.01.08 | 09:00. Archivado en Economía

“Vous n’avez ni Parlaments, ni Etats, ni gouverneurs, je dirais presque ni Roi ni Ministres: ce sont trente maîtres des requêtes commis aux provinces de qui dèpendent le bonheur ou le malheur de ces provinces, leur abondance ou leur sterilité" (Law al marqués de Argenson)

Puede ser que las chaquetas de Xavier Sala i Martin resulten detestables, que su página web, ligada a la Universidad de Columbia, parezca la de un teenager recién iniciado en la piratería del mp3; es posible que casen mal sus amenas visiones macroeconómicas con un espíritu más bien histriónico, casi fanatizado por lo culé y la butifarra primigenia, pero cuando toma el recado de escribir se convierte en lo que en realidad es, un economista industrioso a tener en cuenta. Hace poco ha escrito en la Vanguardia un artículo que se hacía ya necesario, pueden suponer que anuncia lo que cualquiera con cierto sentido del riesgo previsible ve venir, por mucho que el gabinete Zapatero quiera endilgarnos a “todos y a todas” la especie delirante de que allá por marzo el asunto de los IPC’S, los Euribors, el paro, la pérdida de poder adquisitivo y otros asuntos parejos e irrelevantes para el devenir del común serán agua pasada, el sentido común indica perspectivas mucho menos halagüeñas.

Sala i Martí señala nada menos que seis aspectos de la economía mundial que, cada uno por si mismo, podrían justificar el hecho de que se avecina una crisis de considerables proporciones, todos juntos pueden constituir esa “Tormenta perfecta” que intitula su artículo.

Y es que no es necesario ser el más despierto de los hombres para conocer siquiera por encima que el sistema funciona así, se les llama ciclos y es lo que toca. Como en cierta ocasión le dijo el ministro Law a su homónimo francés “Vous n’avez ni Parlaments, ni Etats, ni gouverneurs, je dirais presque ni Roi ni Ministres:( es de otros, mon Ami), de quien depende “le bonheur ou le malheur de ces provinces, leur abondance ou leur sterilité”. Y, generalmente, esos otros, no tienen oficina de reclamaciones, todos formamos parte de ello, desde la empresa china que demanda más combustible, hasta el banco hipotecario del medio oeste estadounidense que endosa sus impagados a su vecino mayor de la costa. Se le dice capitalismo.

Claro que, los gobiernos pueden actuar de manera más o menos neutra o poner las cosas peor. Algo que nos recuerda muy sagazmente desde sus “Noches confusas” el inimitable Berlín Smith:

Y el final de la fiesta: desde Moisés sabemos que los años de vacas gordas vienen seguidos de años de vacas flacas y no hay keynesiano que haya terminado con el ciclo, así que el crecimiento ininterrumpido durante tantos años en plan tigre de aguas orientales termina por acabarse, incluso en la Asia más lejana: veremos qué le pasa a los chinos después de los juegos.

Culpable o no culpable (en realidad, si tiene buena o mala suerte, los gobiernos occidentales son bastante apañados en no meter la pata mucho y poco más pueden hacer de magia), lo interesante para José Luis y sus huestes, sobre todo las más cercanas, es que se ha terminado el tiempo de ese juego llamado "cuán moderno y avanzado que soy y cuán modernos os vamos a hacer" y van a tener que gobernar. Es decir, la trayectoria de convertir toda la agenda política en una versión elegante de las fiestas de un pueblo (chupinazo y encierro, si hay heridos por asta de toro sólo es culpa de los que corren), me temo que deja de servir. El juego del tío bien situado que ahora reparte unos cheques por allí y otros por allá y que regala sopa boba se va a poner complejo.

El artículo se llama: “El final de los aficionados”, de antología.


Gabriel Tortella, la hiedra invasiva y el azul Mediterráneo.

03.01.08 | 09:30. Archivado en Política, Economía

Ya sabrán que Gabriel Tortella (Barcelona, 1936) es un historiador económico o un economista historiador, que lo mismo da, perteneciente a esa hornada áurea de investigadores catalanes que como Jordi Nadal o Albert Carreras, nos ayudaban desde la editorial Ariel a entender con mayor claridad las vicisitudes del difícil proceso de industrialización en España. He de reconocer que a mí me gusta mucho Tortella, hace ya mucho tiempo leí unas más que interesantes reflexiones suyas en torno a la defensa catalana en 1869 del arancel proteccionista frente a los tímidos intentos liberalizadores de Laureano Figuerola, en los que concluía que más les habría valido a los industriales algodoneros del principado dejarse llevar por el benefactor viento de la libre competencia, que haberse agarrado a la seguridad del proteccionismo, creciendo, decía, “como un organismo natural y no como una planta de estufa”. Corría el año 1994 y el libro se llamó “El desarrollo de la España contemporánea”.

Hoy compruebo que Gabriel Tortella sigue a la suya y no se casa con nadie, sus demoledores artículos en El País criticando los excesos del nacionalismo, por su vocacional cortedad de miras, por su empecinado caminar en contra de la Historia, resultan hoy más pertinentes que nunca. Trasmite esperanza contemplar que personas como Gabriel Tortella no hayan sucumbido ante la apisonadora ideológica que hoy señorea con mano de hierro el universo cultural y político de cualquier territorio extracastellano. Lo fácil hubiera sido lo contrario, vamos que no creo que en un futuro próximo se le conceda a este historiador de pluma ágil y miles de horas de vuelo la Creu de Sant Jordi. Y fíjense, que Tortella, como hijo dilecto de su generación, es un historiador de metodología marxista, que hoy en día resulta ser idéntica a cualquier otra metodología rigurosa, pero que entonces parecía un condicionante ético inexcusable para un intelectual, no hacerlo así sería verse abocado al ostracismo más o menos expreso del mundo académico, ya decía Marc Ferro, que lo de la escuela de Annales era vergonzoso, pues conceptos como “explotación” eran considerados en aquella casa tan naturales e inevitables como “que a la primavera le suceda el verano”.

Afortunadamente, entonces, existe un pensamiento de izquierda que todavía camina libre de prejuicios de campanario, centrado en su afán antropológico. Alivia mucho pensar que existe un universo de rigor y sensatez tras las frases romas de Zapatero, Montilla o Pepe Blanco, empeñados como andan en gobernar un “Estado” con quien sea, bajo la máxima “tras de mí y los colegios de élite de mis hijos el Diluvio”, igual les da si es con los mismos cuyo único fin en este mundo es que el tal “Gobierno de España” deje de existir. Nada que ver con términos como izquierda o socialismo, esto se llama, a lo más, búsqueda del sustento y dominio del cotarro pese a quien le pese. No nos rasguemos las vestiduras, Aznar y los anteriores hicieron lo mismo o parecido, gobierno a cambio de gabelas y normalizaciones. El resultado resulta fácilmente comprobable. Hace poco compartía mesa y mantel con un afamado arquitecto que había impartido clases y conferencias en universidades del País Vasco y Cataluña. En un momento de la conversación, no siempre estamos de acuerdo, más bien al contrario, le dije: “Oye y tú irías a vivir con tus hijos a alguno de esos territorios”; “¡Ni loco!” me respondió. Luego citó algunas de las razones que todos podemos suponer: “¡En Euskadi han llegado a traducirme simultáneamente una conferencia…en español!, de locos, en cuanto a Cataluña, mis hijos no tendrían manera de aprender en la lengua que hablamos en casa”. Lo mismo, exactamente lo mismo, han conseguido ya en Galicia. En fin, el “efecto San Mamés”, a este paso, la tristísima endogamia pseudoétnica dominará por completo aquellos lugares en los cuales el nacionalismo ha hecho fructificar la hiedra de su crónico autismo. Por mí que vayan preparando el Referéndum, Nihil Obstat, ya nos buscaremos un confortable refugio al abrigo de tan insanos humores, todavía queda mucho Mediterráneo, por muchos Paisos que quieran colonizar.


Martes, 24 de octubre

BUSCAR

Editado por

El Gran Capitán Sartine

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031