Y sin embargo se mueve… Un blog de Juan Granados

Presentación del libro: Nicolás Maquiavelo, discursos sobre la primera década de Tito Livio. De Manuel Artaza

09.04.16 | 19:42. Archivado en Política, Actualidad


La riqueza de la Libertad; un libro de Fernando R. Genovés

13.03.16 | 19:52. Archivado en Política, Filosofía


Manera en que Napoleón Bonaparte acabó con la bancarrota del Estado Francés

04.08.12 | 20:37. Archivado en Política, Historia

Que puede ser un buen aviso político para tanto desnortado que nos gobierna. Allá por 1800, cuando Napoleón accedió al Consulado, enderezó las cuentas públicas en un año...creando un cuerpo de funcionarios fiscales, miren ustedes por donde y extraigan, si les parece, las consecuencias precisas:

"Como cualquiera podría suponer, Napoleón comenzó su tarea de gobierno al minuto siguiente de ser nombrado. Era mucha la faena que tenía por delante, construir todo un Estado, pero antes de ello, debía sanear las cuentas públicas que el Directorio había contribuido a adelgazar hasta reducirlas prácticamente a la nada, o lo que es peor, a una deuda inasumible. Las cifras que se encontró Bonaparte al acceder al consulado eran ciertamente descorazonadoras: el Tesoro público poseía en efectivo tan solo 167.000 francos, en tanto debía a los acreedores 475 millones. El papel moneda que circulaba por doquier valía menos que nada debido a la inflación que se había generado. Los funcionarios civiles no cobraban desde hacía 10 meses, con el ejército era todavía peor, cuando Napoleón se interesó por el importe de las soldadas a un oficial del servicio de intendencia militar, la respuesta fue desoladora:
—Pero puede saberlo gracias a las nóminas de pago —afirmó el Primer Cónsul.
—No pagamos al ejército —respondió el oficial.
—Entonces, mediante las listas de raciones —insistió Napoleón.
—No lo alimentamos —fue la respuesta —Gracias a las listas de uniformes, entonces.
—Tampoco lo vestimos.

Lo mismo ocurría en todos las partidas que dependían del dinero público, en los asilos de huérfanos ya morían los niños de hambre, era urgente financiarse como fuese. Sin perder el tiempo, Bonaparte obtuvo un par de millones de francos de banqueros de Génova y otros tres de bancos nacionales, con eso y la creación de un juego de lotería, se pudo evitar la quiebra total durante los primeros meses del Consulado, pero no sería suficiente si no se racionalizaba el sistema fiscal y el régimen de exacciones para el Estado. Como primera medida, Napoleón dispuso la creación de un cuerpo de 840 funcionarios, ocho por departamento, dedicados exclusivamente a recaudar impuestos. Para formar parte del mismo, se les exigió adelantar un 5% del ingreso anual previsto. Ni que decir tiene que los nuevos inspectores se aplicaron con celo a su tarea, de forma que pronto aseguraron la continuidad del Estado durante diez días más, poco después un mes. Para incentivar la contribución, prometió que pondría el nombre del primer departamento que alcanzase el 100% de lo exigido a una plaza de París, el resultado del desafío fue la actual plaza des Vosges. El nuevo sistema, que grababa sobre todo las rentas y la propiedad se mostró mucho más eficaz que la desbocada hidra impositiva del Antiguo Régimen basada en docenas de gabelas exigidas al pueblo. Consiguió obtener una media anual de 660 millones de francos, 185 más que los que solía recaudar el sistema anterior. Con el tiempo, el régimen fiscal se complementó con una serie de impuestos indirectos y rentas estancadas: vino, naipes y carruajes (1805), sal (1806) y tabaco (1811).
A la vez que lograba que el dinero volviese a fluir por las venas del Estado, se propuso reducir todo gasto superfluo, enfrentando a dos ministerios como “enemigos naturales” el de Finanzas y el del Tesoro, como el mismo afirmaba: “Uno me dice: "Prometí tanto, y se debe tanto"; y el otro: "Se ha recaudado tanto". Al enfrentarlos obtengo seguridad”. Mientras murmuraba para sí “estoy rodeado por una pandilla de canallas”, el pequeño cabo consiguió equilibrar el presupuesto, retiró el papel moneda sobrante y redujo la deuda pública a la minúscula cantidad de ochenta millones de francos, cuando el Estado había llegado a deber, como ya hemos dicho, 475 millones. Todo ello a costa de revisar, muchas veces en persona, las cuentas públicas. Se cuenta que en cierta ocasión encontró un error contable de un franco con cuarenta y cinco céntimos en un presupuesto de varios miles de francos.
Para evitar el carácter usurario de los préstamos bancarios que debió suscribir al principio a un 16% de interés, cuando consideraba que cualquier tipo superior al 6% era un robo, el 13 de febrero de 1800 creó el Banco de Francia, con un capital inicial de treinta millones de francos, con capacidad de emitir moneda hasta el límite lógico de las reservas reales en oro, limitando el interés de sus préstamos al 6% establecido, cualquier ganancia adicional debería integrar sus fondos de reserva. Para mayor seguridad, en 1807 fundó una oficina de Auditoría con la misión de controlar cada céntimo del gasto público. De esta manera, nunca necesitó devaluar la moneda circulante y el costo de la vida se mantuvo estable desde el primer año de su Consulado. Para muestra la evolución del valor de de los bonos de la deuda pública, que se cotizaban a doce francos al final del Directorio, a 44 francos en 1800 y valían 94,40 en 1807."


"Lampedusianos"

02.07.12 | 15:07. Archivado en Política, Actualidad

ABC-Galicia 2/06/12


Los bobos del fútbol

19.06.12 | 20:43. Archivado en Política, Economía

ABC-Galicia. 18/06/12

"Todos los signos meteorológicos de la economía indican un crecimiento de la no-libertad."
Max Weber

Finalmente ha sido en sábado, día festivo para el pueblo judío y bastante detestado en tiempos por la parte calvinista del mundo. Se dice que los supporters más rendidos del merkelianismo, Finlandia, Austria, Holanda y una pequeña y combativa Estonia, llegaron a ponerle difícil a la misma Alemania aquello de echar una mano a la España cañí y derrochona. Para los maestros de la meta moral y la predestinación, el óvolo donado a tanto la pieza de plata es poco castigo para unos papistas desahogados, cigarras parasitarias de una Europa industriosa sin persianas ni visillos tras las ventanas. A los maestros del interés y el filibusterismo, todo les parece poco, excepto la cantidad de cerveza que debe trasegar un adulto sensato en período de asueto.
Diríase que vistos los casos precedentes de Grecia, Irlanda y el hermano portugués, no hemos salido por el momento tan mal librados, aunque resulta evidente que hoy estamos todavía un poco peor que ayer. Por más que se nos diga que esto es cosa de bancos, el contribuyente será quien pague la cuenta, esto nadie lo duda, la única incógnita que resta es saber si se nos permitirá mantener cierto nivel de subsistencia o, siendo que nada parece ser bastante para los niñatos que juegan a subir y bajar primas ante un ordenador, volveremos a los tiempos del gasógeno y la cartilla.
En el ínterin, todos aquellos constructos bancarios formados con retazos de las malhadadas cajas de ahorros, parece que podrán subsistir aunque no se lo merezcan. Entre ellos nuestro Novagalicia Banco, que aún después de la que han liado sus muchos padres, se permite prejubilar generosamente con dinero que nunca ha sido suyo, en tanto los genios que rigen la confederación de empresarios sostienen que los 67 años no son edad suficiente para el retiro laboral.
Del otro lado del cauce del río, mentes de parecida lucidez critican el rescate prestatario, como si alguna maldita vez hubiesen hecho algo razonable para evitarlo. Pero esto no es lo peor, lo trágico es que tengamos que escuchar el machacón lugar común que cacarean por doquier, aquello de “os roban y vosotros a ver fútbol”. El fútbol es trigonometría, geometría no euclidiana, poesía creativa y batalla simbólica, el espectáculo de los espectáculos, sepan de una vez que lo sabemos, que conocemos cada día que permanecemos agónicos y medio muertos, pero eso, demonios, no tiene porqué evitarnos el disfrute y la contemplación de la belleza, es lo que nos queda, alguien debería decírselo de una vez.


Basura mental

30.05.12 | 17:31. Archivado en Política, Economía

ABC-Galicia 28/05/12

La agencia de calificación Fitch considera ya como mera basura el rating de solvencia de Novagalicia Banco. No es para menos, el esperpento creado a partir de las principales cajas gallegas sólo ha logrado obtener el pasado año un margen neto de 74,9 millones de euros. Con eso es con lo que debe comenzar a provisionar los 2.465 millones de euros que se nos obliga a cederle vía impuestos, más, al menos otros 1.109 que ha de asegurar para garantizar los requerimientos de estabilidad que ha impuesto el gobierno.

Esto es lo que nos ofrecen unos llamados gestores que han tenido el privilegio de manejar la mayor parte de los dineros de los gallegos durante lustros. Administrando como si fuesen regalías de la corona, por ejemplo, las nóminas de los funcionarios y las pensiones de jubilación de nuestras clases pasivas. Aquellas cajas más bien antipáticas, expertas en organizar colas de viejitos privados de tarjetas de débito cada primero de mes, siempre atentas al servicio del poder político y sus delirios faraónicos, muestran ahora a qué clase de sujetos se había encomendado su gestión. Ahora sabemos que esa legión de mangantes, que están ya en sus casas gozando de liquidaciones y finiquitos millonarios, poseían el sentido común y el conocimiento de un paramecio. Tal parece que entre tanto cóctel y tanto golf no encontraron momento para estudiar, prever y entender qué demonios es un mercado.

Lo trágico de todo esto es que nadie se plantee siquiera pedir responsabilidades a quienes han dilapidado el dinero que nunca había sido suyo. Se les ha sacado del medio, untados de parné hasta las cejas, en tanto se nos encarga a los súbditos de este reino ilusorio apuntalar la ruina que nos han regalado. Ni en la más sórdida y profunda cloaca de la edad media se hubiese tolerado algo así. Semejante forma de dominación no es solamente antidemocrática, es reducir a los ciudadanos a paganos de un sistema notoriamente injusto y cruel con los que nunca han sido partícipes de este desastre.

A la vez, y en tanto otros ciudadanos de reinos ilusorios, léase Cataluña, pitan el himno de un país que detestan, el jefe de su tribu notifica al estado central que hay que rescatar sus imposibles cuentas públicas. Se cuenta que la cosa deriva de la gestión infame de un charnego complaciente llamado José Montilla, cuya iluminada gestión catalana y de raíz dejó tras de sí un pufo no menor de los cuarenta mil millones de euros, con affaires curiosos como el asunto de la aerolínea identitaria Spanair o la captura de Endesa para los fines de la Cataluña-nación. Hoy el señor Montilla, bachiller titulado, ejerce de senador y mantiene una oficinilla para ir a pasar las mañanas; ya saben, leer un poco la prensa, el cafelito y un par de llamaditas, que cuesta al erario público unos 300.000 euros anuales. Si, decididamente asistimos al triunfo, la gloria y sacralización del paramecio, continuamos para bingo.


Los zapatos del muerto

26.05.12 | 18:10. Archivado en Política, Actualidad

ABC-Galicia 21/05/12

Una de las figuras impositivas más decididamente repugnantes de nuestro Antiguo Régimen, era la conocido por “Abadía” o “Luctuosa”. Según la cual, en muchos lugares de España y señaladamente en Galicia, cuando fallecía un feligrés, la familia había de entregar al párroco que oficiase el funeral la mejor alhaja que hubiese pertenecido al difunto. Esto se podía substituir por una cabeza de ganado o, póngase por caso, los zapatos de fiesta del finado si éste no poseía otra cosa de valor, de forma que a la esperable pena familiar, había que añadir la visita del recaudador para acabar de sumir en la desesperanza a los afectados.
De la misma manera, resulta altamente repugnante la pervivencia del impuesto llamado de “sucesiones” dentro de nuestro marco presuntamente constitucional. Cotizar por semejante impuesto no es más que pagar nuevamente por lo que ya se ha pagado en su día, aprovechando que se ha muerto uno de los titulares de los bienes en cuestión. Una irracional e innecesaria crueldad de un Estado supuestamente provisor para con los que, muy a menudo, quedan desprotegidos y al albur de una triste pensión.
Leo en un diario económico que las cinco comunidades autónomas donde está más penado heredar son: Andalucía, Galicia, Asturias, Extremadura y Baleares. Pero dentro de ellas, hay diferencias fundamentales. Así el mismo diario señala que para una sucesión media, es decir, el pisito familiar y los cuatro cuartos que queden en el banco, un heredero andaluz debería cotizar algo menos de 1000 €, un extremeño más o menos lo mismo, un asturiano nada, un balear 1600 y un gallego casi 3000. Fastuoso ejemplo de la igualdad legal de los españoles ante la ley.
Pero aún hay más, lejos de suscribir la lógica tendencia a eliminar estas vergonzosas y diferenciales luctuosas, gobiernos autonómicos que las mantenían en suspenso o muy minoradas como Aragón, Murcia, Castilla y León, País Vasco, Navarra, Canarias, y Cataluña, han anunciado ya su resurrección para el 2013.
Sospechábamos que todos los tejemanejes de la crisis conducirían a los gobiernos, evidentes corresponsables de este montaje económico especulativo y verdaderamente impresentable, a confundir a la ciudadanía con una informe aglomeración de cítricos a los que exprimir hasta la misma extenuación, pero el caso de las sucesiones, ilustra mejor que ningún otro la consideración en la que se nos tiene. Puesto que no somos iguales ante las leyes fiscales, no tenemos porqué serlo ante ninguna otra, no se nos considera, pues, como ciudadanos, sino como meros súbditos a expensas de lo que se vaya ordenando, por muy irracional, disparatado y notoriamente injusto que sea lo que se manda.
El establecimiento por Bruselas de gobiernos títere en los estados intervenidos, la suplantación de la soberanía nacional en los países del Euro, la permanente minorización de sueldos y posibilidades de desarrollo personal. Todo apunta en la misma dirección, vamos camino de la servidumbre, y, por lo que se va viendo, pronto vendrán hasta por los zapatos del muerto.


Cosas de familia

07.04.12 | 20:39. Archivado en Política, Actualidad


A un gato le dicen Borges

12.03.12 | 18:02. Archivado en Literatura, Política


La magia y el ingenio

06.03.12 | 19:11. Archivado en Política, Economía


De fueros y dineros

30.01.12 | 17:43. Archivado en Política, Economía


Toque a degüello

05.12.11 | 13:48. Archivado en Política, Actualidad


Lunes, 24 de julio

BUSCAR

Editado por

El Gran Capitán Sartine

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31