Y sin embargo se mueve… Un blog de Juan Granados

Max Aub vuelve a casa

21.03.07 | 01:49. Archivado en Literatura

“No es que no sepamos lo que quieren decir las palabras. Es que las palabras, en el fondo, no dicen gran cosa. La inteligencia tiene tales límites que dan ganas de llorar.” (Aub, Aforismos)

Ha sido cosa y empeño de Javier Quiñones que, además de novelista en alza es experto en la literatura del exilio y en especial en la obra de Max Aub (1903-1972). Era Aub, polígrafo incansable, tenido por uno de los mejores prosistas de nuestro siglo XX y, no obstante, uno de los más olvidados. Quiñones nos recuerda que él mismo así lo reconocía y así lo hizo constar cuando su regreso casi furtivo al país que consideraba más suyo, a pesar de haber nacido en París y ser vástago de padres alemanes: “Recuerdo —nos dice Quiñones en un artículo reciente— la amargura de la queja de Aub ante el desconocimiento del público lector cuando efímeramente regresó a España en 1969: "¿Quién soy yo para todos estos que llenan estos cafés del centro de Barcelona y sus enormes terrazas? Nadie. No, nadie sabe quién eres."

Bueno, diremos, no hay porqué preocuparse, tal vez aquello del olvido personal en el fondo no le importaba tanto al viejo dramaturgo, si nos fiamos de algunas de las sabrosas sentencias que el mismo Javier Quiñones recuperó en su obra Aforismos en el laberinto (Edhasa, 2003), para quien un día se llamó Max Aub Mohrenwitz sólo la obra cuenta, y ésta, de ser fecunda, pertinente o necesaria, como es el caso, acaba por conocerse y perdurar: “No importará quién fui, sino lo que hice. Apréndelo: no importará quién fuiste sino lo que hiciste. Sólo lo que se hace se deja; quién eres no cuenta mañana.” Nos dejó dicho de forma casi premonitoria.

Hoy Javier, en animosa connivencia con el editor Josep Mengual, que afortunadamente es también el mío y espero que siga siéndolo por muchos años, completa el ciclo, cierra el círculo aubiano proponiéndonos su versión narrativa de un autor imprescindible. “Max Aub, novela” (Edhasa, 2007) nos servirá a todos para recuperar la sabiduría de una de esas vidas pródigas y generosas de las que tuvimos hasta ahora sólo fragmentaria noticia en parte por efecto de aquella guerra de los abuelos que parece que nunca acabaremos de enterrar.

Allí leerán de Aub, de su vida, de cómo se fabrican textos con oficio y sentido, de su tiempo, del prodigioso mosaico cubista de personajes que formaron parte de aquel mundo convulso y doloroso, pero también pródigo y creativo; Alberti, Jules Romain, Buñuel, Machado, Malraux Cela; demonios, se dice uno, ojala todavía siguieran aquí, hablándonos del valor infinito de la palabra escrita. Alivia saber al menos que Aub ha vuelto a casa, como a él mismo le gustaba decir: “Siempre se acaba siendo lo que se parece.”


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 27 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    El Gran Capitán Sartine

    Síguenos

    Hemeroteca

    Junio 2017
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
       1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    2627282930