Secularizados, mística y obispos

Las órdnenes en el Seminario

14.11.18 | 11:39. Archivado en Secularizados de ambos sexos

Voy a gusto al Seminario. Las circunstancias lo exigen. El penúltimo curso de la carrera, a menos de dos meses de las órdenes menores. Esto se acerca. Al llegar, visito a Jesús antes que a otros, media hora con Él. Le hablo del paso que me queda para mi ingreso en el clero, le pido fuerza.

Pocos días más tarde, a Palacio. Examen de órdenes, requisito indispensable. Curioso control: traducir algo del Catecismo de San Pío V; Teología Fundamental, y Moral. Lo aprobamos todos; por eso, todos habíamos de pasar hacia la sagrada tonsura.

Otro requisito: estar con el Padre Espiritual. Poco a poco se han ido disipando los nubarrones psicológicos. Velasco me da el plácet. Con Don José Mª Pérez comento los acontecimientos que se avecinan; le agradezco todos sus desvelos. "Dale gracias a Dios", me decía con humildad Lerendegui.

>> Sigue...


La parábola de los talentos. Puntos de meditación 14-11-18

14.11.18 | 04:52. Archivado en Espirtualidad mística

1.- Considero hoy con la imaginación la parábola de los talentos. Miro al señor que va a viajar a lejanas tierras, cómo entrega a cada uno de los tres criados su capital... Voy pensándolo con detalle. Y miro el momento del regreso. Los que recibieron dos y cinco talentos habían conseguido algo. El otro, nada. Y fue castigado éste. Miro la vergüenza que se pasa. Y enseguida veo la aplicación a mi vida.

2.- Yo no quiero ser el vago que no explota sus talentos. No tengo mucho ahora, más bien poco. Acabé mi trabajo remunerado y me queda ahora todo el tiempo para gastarlo por el Reino de Dios. Señor, aquí estoy en oración contigo. Te ofrezco este trabajo sencillo de pedirte.

3.- Tú mismo dijiste, "Rogad al Señor de la mies que envíe operarios a su heredad". Y aquí estoy; te pido eso: que envíes a tu Reino trabajadores dignos, llenos de celo. Y a mí, ya mayor, dame fuerza para estar hasta el último momento de mi vida haciendo algo por tu Reino.

4.- Pero dame fuerza para trabajar, para orar, para vivir con la única ilusión de ser útil en tu Reino, de cumplir tu voluntad. Que me dé cuenta que lo poco que yo puedo hacer, no lo hará ni el Papa, ni el mayor talento del mundo.

>> Sigue...


Obispos. Sobre ecumenismo

13.11.18 | 11:40. Archivado en Espirtualidad mística


Quiero añadir que, naturalmente, no es el debate teológico lo que crea de por sí la unidad; es una dimensión importante, pero toda la vida cristiana, el conocerse, la experiencia de la fraternidad, aprender, a pesar de la experiencia del pasado, esta fraternidad común, son procesos que exigen también gran paciencia. Pero me parece que precisamente estamos aprendiendo la paciencia, así como el amor, y con todas las dimensiones del diálogo teológico seguimos adelante, dejando que el Señor decida cuándo nos dará la unidad perfecta. 4 junio 2010 en Chipre. Benedicto

>> Sigue...


Permaneced en mi amor. Puntos de meditación 13-11-18

13.11.18 | 05:05. Archivado en Espirtualidad mística

1.- "Permaneced en mi amor". Así les decías a los tuyos, Jesús, en el sermón de la Cena. Así deseas para nosotros. Permanecer en tu amor; ayúdame. Permanecer en el amor mutuo; ayúdame.

2.- Miradme, oh mi amado y buen Jesús, postrado ante vuestra santísima presencia: os ruego con el mayor fervor que imprimáis en mi corazón vivos sentimientos de fe, esperanza y caridad; verdadero dolor de mis pecados y firme propósito de nunca jamás ofenderos.

3.- Permanecer, Señor, en la fe, esperanza y caridad; en la compunción del corazón.

4.- Concédeme, Virgen María, la gracia de estar hoy unido al amor de Dios. Dame fervor, más fervor. Pídelo al Padre, por tu Hijo. Que hoy viva del todo una vida digna de un hijo de Dios. Que deseo la santidad; con tu presencia en mí, dame la santidad.

>> Sigue...


¿Cómo te atreves a escribir a los Obispos? Quedé perplejo. 30 abril 2002

12.11.18 | 11:14. Archivado en Crítica

Querido amigo Don X: Fue para nosotros muy gratificante el encuentro contigo del 8 de abril, cuando estábamos terminando nuestro retiro de Pascua en la capilla del Hospital de Pamplona. Unos días después llegó la noticia de tu cese como obispo residencial, que deseo hayas acogido con el gozo que da el descanso y el poder dedicarse más a la oración, ilusión de todo apóstol, después de largos años de ministerio. Pido al Señor por tus familiares que estaban enfermos; mucho te va tocando a lo largo de la vida, pues sois muchos hermanos.
Quedó pendiente para mí el dar respuesta a una pregunta que me hiciste, porque se desvió la conversación por otros derroteros. Me dijiste, cuando me presenté: "¿Cómo te atreves a escribir a los obispos?"

Es una pregunta que yo mismo me he hecho muchas veces. Y, a pesar de que mis escritos son siempre llenos de respeto y consideración a vuestra dignidad sacramental, me encuentro lleno de apuro interior cada vez que escribo a mis queridos obispos. Pero es como una exigencia, como un impulso y deseo constante de la oración. Durante muchos años lo he hecho en conjunto con Don Félix Beltrán, que firmaba conmigo, y con Don Miguel Sola que, aunque no firmaba, nos estimulaba e incluso él quería colaborar costeando los gastos de envío. Los dos han muerto en olor de santidad, y me he quedado solo con una mayor perplejidad de seguir adelante. Sé que no soy digno de nada, pero me parece que el Señor me lo sigue pidiendo y mis dos amigos me estimulan desde el Cielo. Y es que, aunque sé muy poco de toda la problemática de los obispos, algo sí sé a través de las más de quinientas cartas que conservo de ellos y de algunas conversaciones privadas que he mantenido con varios.
De todos los modos tal vez puedas comprender un poco mi atrevimiento, si te analizas a ti mismo, al comprobar el apuro enorme que te dio aceptar el episcopado. Estoy seguro de que también dirías: "¿Quién soy yo para tal honor y para una misión tan difícil?" Y es que las personas somos tan poca cosa con relación a Dios...

>> Sigue...


Dentro de tus llagas, escóndeme. Puntos de meditación 12-11-18

12.11.18 | 05:11. Archivado en Espiritualidad - Mística

1.- Dentro de tus llagas, escóndeme. Señor, que dijiste, mi paz os dejo; mi paz os doy; no mires mis pecados, sino la fe de tu Iglesia y a ella, según tu voluntad, dígnate pacificarla y dale la unidad.

2.- Dentro de tus llagas, escóndeme. Deseo, Señor, vivir todo el día en tu paz interior, en tu amor.

3.- No permitas que me aparte de ti en ningún momento y siempre con esa paz que me das.

4.- Te agradezco esta paz que me ayuda a vivir siempre junto a ti.

5.- Dame tu luz, dame el don de consejo que lo necesito para iluminar a las personas que me lo piden.

6.- Dame fervor para calentar en el alma a personas que pueden estar zozobrando.

>> Sigue...


Ambrosio Eransus, el final

11.11.18 | 16:19. Archivado en Ejemplos de vida

Ambrosio Eransus 3
El final
La muerte física, un acontecimiento rápido, un sprint acelerado en el camino de la vida eterna, a la llegada a la puerta de la casa del Padre. Hemos nacido y necesariamente hemos de morir. ¿Cuándo, dónde y cómo ha de ser el paso de este túnel? Aunque incierta la hora y el modo, es seguro que a la salida de este túnel nos encontraremos con el Padre. Por eso, lejos de asustarnos la muerte, debemos esperarla con alegría, porque ¿quién no siente alegría al haber que a va a encontrase con su Padre?

El pensamiento de la muerte, lejos de ser un trauma para un creyente, debe hacernos estar atentos y vigilantes en postura de entrega desde la cuna hasta el sepulcro, porque este camino que todo el mundo ha de recorrer necesariamente, es el camino hacia el encuentro con Dios, con el Dios de los Mandamientos, que nos ha dado el precepto del Amor, a Él y al prójimo como a nosotros mismos, con ese Dios de los Sacramentos que nos ha puesto en el camino como fuentes de perdón, de entrega, de fuerza para hacer la ruta más llevadera, con ese Dios que quiere sepamos perdonar como Él nos perdona.
El examen al que Dios nos someterá ya lo sabemos de antemano; por eso es fácil llevarlo bien preparado: ¿Nuestro camino ha estado sembrado de amor y de perdón? ¿Hemos sido por encima de todo, incluso de la ley, testigos fieles del amor? ¿Han podido decir de nosotros, “Mirad cómo se aman”?

>> Sigue...


VIVIR CON OPTIMISMO

11.11.18 | 11:16. Archivado en Enfermos y debilidad

Los optimistas disfrutan de una personalidad que les impulsa más a ver lo bueno que lo malo con relación a las situaciones de su existencia. A otros, por el contrario, su pesimismo les lleva a un estado de ánimo triste y decaído y a una visión catastrófica de la vida. La felicidad de la persona es posible sea cual sea el temperamento de cada uno. Lo tienen algo más difícil los pesimistas, pero si se conocen pueden llegar a un equilibrio perfecto, a un proyecto de vida lleno de amor a sí mismos y a los otros, con gran afición al trabajo y a la cultura.

Hemos de saber enfrentarnos a la vida. Son inevitables los disgustos, sinsabores, errores, altibajos y contratiempos, pero es preciso vencer estas situaciones. Algunas cosas buenas tenía el famoso Don Pablo del prestigioso serial televisivo "Cuéntame cómo pasó": sabía encarar las circunstancias más negativas y aprovecharlas como experiencia positiva. Es el favor que hacen a nuestra vida todos los infortunios a quien sabe encajarlos.

>> Sigue...


Tened confianza; yo he vencido al mundo. Puntos de meditación 11-11-18

11.11.18 | 05:12. Archivado en Espirtualidad mística

1.- "Tened confianza; yo he vencido al mundo". (Jn. 16,33) Contemplo a Jesús en la noche de Jueves Santo, cuando dice estas palabras llenas de amor a los suyos. Las dice en momentos críticos para él; las dice dentro de un largo discurso en la primera Eucaristía; en un clima de gran piedad.

2.- Me uno a aquel grupo dentro de la Misa, dentro de la Comunión; me uno del todo a Jesús, a todo el Cuerpo Místico de Cristo.

3.- Yo he de tener gran confianza en Jesús y en la Iglesia; confianza, a pesar de ver a tantas personas infieles a la verdad, creyendo además que ellos son la auténtica Iglesia de Cristo.

4.- Creer, Señor, en ti y con amor a quienes ya no creen, pero fingen ser la verdadera Iglesia. Tener paciencia. Orar. Te pido, Señor, por quienes ya no rezan.

5.- Dame siempre la seguridad en mi fe. Y sobre todo dame fuerza para amar, para querer a todos, para estar siempre dispuesto a la entrega total. Mi oración por tu Iglesia.

6.- Envía, Señor, obreros a tu mies. Mira Señor este mundo, este tu pueblo que se aleja de la verdad y del amor. Ten compasión de nosotros.

>> Sigue...


CONTEMPLACIÓN

10.11.18 | 15:32. Archivado en Espirtualidad mística

Me dicen, Señor, que he de aspirar a la contemplación; que si persisto fiel a mi oración mental, recibiré poco a poco tu ayuda para gustar de esa presencia amorosa tuya, sin discurrir, sin afectos, en una atención sencilla a tu Ser, diciéndote todo sin hablar nada. Como dos enamorados que se miran.
Ansío de verdad, Señor, fijar en tu rostro mis ojos y nunca jamás separarlos de ti; porque tú eres mi felicidad, el asiento de mi alma, mi luz, mi gozo y mi amor. Pero no pretendo contemplar tu rostro para saciar mi hambre de ti, y después que el mundo se hunda. No. Deseo acercar mi alma a tu Ser divino, para de ahí sacar fuerza, decisión, empuje y entrega para más amarte y darme a mis hermanos. Es mi gran ilusión extender tu Reino.

Veo con inquietud que el mundo se aleja de la fuente de Vida. Y tú necesitas apóstoles que difundan el Evangelio por la práctica del amor y la comunicación de la Buena Nueva. Precisas, Señor, de nuestras manos y de nuestros pies; de nuestra palabra y de nuestro corazón. Nos sobran técnicas de pastoral. Nos faltan cristianos enamorados, seducidos por tu Amor, al estilo de Pablo, Loyola, Javier.
Así quiero ser yo para tu causa. Esto pido, Señor, para todas las almas consagradas: fidelidad a la oración; entregadas a ti, surja en ellas la vida contemplativa, y sepan desde ese nivel entregar a sus hermanos lo asimilado al calor de tu Bondad.

>> Sigue...


DOMINGO 32 del tiempo ordinario. CICLO B

10.11.18 | 09:48. Archivado en Homilías

10 NOVIEMBRE DEL 2018. Mc. 12, 38-44
1.- Censura hoy Jesucristo el comportamiento de los fariseos, a quienes encanta que les reverencien y buscan los primeros puestos en los banquetes, y con pretexto de largos rezos, devoran los bienes de las viudas.

2.- Enseñanza para nuestra vida cristiana: Ser sencillos sin buscar ni querer alabanzas; ser también moderados en el pretender riquezas, y sobre todo, no andar buscándolas entre las personas más necesitadas, como son las viudas.

3.- Observaba el Señor a la gente mientras dinero en el cepillo del templo. Muchos ricos echaban en cantidad. Vio entonces a una viuda que se acercaba y despistaba unos pocos céntimos. Alabó Jesús a esta mujer por la gran proporción de lo que echaba. Ella necesitaba todo, pero supo prescindir de ello. Otros daban de lo que les sobraba. Alaba, Jesucristo el corazón generoso.

>> Sigue...


Ejemplo os he dado. Puntos de meditación 10-11-18

10.11.18 | 05:24. Archivado en Espirtualidad mística

1.- "Ejemplo os he dado para que como yo he obrado, así también obréis vosotros". (Jn.13, 18) Entenderlo: Precisamente, Jesús, lo dijiste para que nosotros lo entendamos. Gracias, Señor, por tu ejemplo.

2.- En aquella tarde de la última cena, te veo con deseo de servir a los hombres en lo más humilde. Yo propongo mil veces hacerlo, pero luego me cuesta y me olvido.

3.- Arrepentirme: Perdona Señor, estos olvidos, perdona mi comodidad. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Aquí estoy como un mendigo.

4.- No sé ni siquiera pedir una cosa con humildad. Y ahora he de pedirte por lo que más llevo en el corazón. Este puede ser mi mejor arrepentimiento de lo mal que te sirvo: Derrama sobre tu Iglesia los dones de tu gracia en abundancia.

5.- Proponer: propongo ser más servicial en todo. Desde aquí, en tu presencia, te pido por este mundo, este tu pueblo que se aleja de la verdad y del amor. Ten compasión de nosotros.

>> Sigue...


Lunes, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930