Secularizados, mística y obispos

DOMINGO 27º DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B

06.10.18 | 09:21. Archivado en Homilías

7 octubre DEL 2018. Mc. 10, 2-16
1.- Dos cosas muy distintas en el Evangelio de hoy. Primera: la cuestión del divorcio. Dice claramente Jesucristo, cuando le replicaron que en la ley de Moisés estaba permitido el divorcio: "Por vuestra terquedad dejó Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre". So uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio".

2.- El divorcio es algo del todo contrario a nuestra doctrina cristiana. Por consiguiente solamente tiene valor civil. Desde el punto de vista cristiano se comete cuando se casa alguno por lo civil, después de estar válidamente casados por el sacramento del matrimonio.

3.- El segundo asunto de hoy: los niños. Es un privilegio ser niño para Jesús: "Dejad que los niños se acerquen a mí; no se lo impidáis; de los que son como ellos es el Reino de los cielos. Os aseguro que quien no acepte el Reino de Dios como un niño, no entrará en él".

Pág. 1 2


Viernes, 22 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728